Un poema a Quevedo para un premio


Recientemente he participado en el XXXI Certamen Internacional "Francisco de Quevedo" que convoca cada verano la Orden Literaria Francisco de Quevedo. Me animé a hacerlo en la modalidad (son tres) Francisco de Quevedo, que requería que el poema tratase sobre el poeta y no fuese inferior a 50 versos. Desde el principio estuvo en mi memoria Francisco Umbral y, en buena medida, a él debo esta participación. Porque en una entrevista le preguntaron cuál era el mejor poeta vivo y Umbral respondió, sin pestañear, "Quevedo." Con la idea de esta pervivencia y la singularidad del poeta, compuse un poema plagado de reminiscencias de su obra, como no podía ser de otra manera. Lo entendí como un juego literario, y lo hice en octosílabos porque Quevedo tiene algún que otro romance sonado, como el de los Infantes de Carrión. Dado que el premio ya ha sido fallado y el poema ha quedado libre de todo compromiso, lo dejo aquí para los lectores de Silenos.


¡AH DE LA VOZ PERDIDA!

¿Quién se atreve a lastimar
hoy con verdades amargas,
a trenzar burlas misóginas
con pullas acanalladas,
a blandir nasal hipérbole
y cornudas carcajadas,
si en todas partes abunda
tal corrección que estomaga?
.....
¿Quién las gestas de rufianes
agita tan de mañana,
embridando los caballos
con correaje de sátira,
jinete zumbón que monta
cabalgadura de jácara,
si faltan voces certeras
y llueven voces cifradas?
.....
¿Quién acrecienta el caudal
con docta pluma afilada
del río que nunca muere
del agua griega y romana
─héroes y dioses desnudos,
musas y ninfas se bañan─,
si en el páramo presente
hasta el ruiseñor espanta?
.....
¿Quién exhibe su dominio
en versos varios y mañas,
lo mismo con redondillas,
que con décimas de plata,
sonetos y madrigales
y letrillas deslenguadas,
si los poetas ya no sienten
esta música callada?
.....
¿Quién iguala aquel romance
sobre el terror en la estancia,
cuando la zarpa leonina
pone en jaque las gargantas
de don Diego y don Fernando,
infanzones de la caca,
si en lo moderno germina
la virtud de la ignorancia?
.....
¿Quién del amor y su queja
dibuja tan fiel estampa,
señalando en las heridas
la hendidura que desangra
y en el sol que nos alumbra
la femenina semblanza,
si por su ausencia refulge
toda pasión encarnada?
.....
¿Y quién retar hoy podría
ley tan severa y malvada,
lanzando al negro Aqueronte
el resplandor de la llama,
ceniza viva que siente,
polvo que de amor abrasa,
si sabido es que la muerte
sepulta toda esperanza?
.....
Así que pasen los siglos

quintuplicando las almas
y vates de todo verso
conformen gran caravana,
en liza con sus canciones
de enigmáticas palabras,
no habrá voz que alcanzar pueda
la estela de su prestancia.

(Quevedo en el retrato del pintor José Madrazo)

Madrid, capital del bochorno ibérico


Regreso de un viaje de tres noches a Madrid, capital del bochorno ibérico. Nos llevan razones familiares, pero encontramos tiempo para algunas citas. Merece la pena visitar la exposición Roma. Naturaleza e Ideal. Paisajes 1600-1650 que alberga el Museo del Prado. Frente al arroyo donde se afanan las lavanderas de Domenichino, junto el templo fantástico de la Sibila en Tívoli de Jan Brueghel, entre el amor imposible de Venus y Adonis de Francesco Albani y la pobre Ariadna abandonada de Carlo Saraceni, tomo notas para el tema "El paisaje ideal" de mis clases de Tradición Clásica. Del frescor ilusorio de los cuadros, al aire rastrero de la Puerta de Alcalá, por donde buscamos el Cheese Bar de la calle José Abascal. Un descubrimiento para los amantes del queso de verdad, una buena selección de los cuales puede apreciarse, a temperatura que ya quisiéramos en estas fechas, en una gran vitrina en mitad del salón. En Chueca, cervezas al aire y pinchos variados en las tiendas-bares del mercado de San Antón. Las Tres rosas amarillas no han soportado el desamparo de agosto y se han marchado de vacaciones, con José Luis, el jardinero fiel, hasta el día de la Virgen. A ratos hemos estado cerca de los indignados. Sol en estado de sitio varias jornadas. Molestan porque viene el Papa, molestan porque hacen ruido, molestan porque se empeñan en que la "gracia" inicial dure y dure y dure. El delegado del Gobierno y Gallardón, entre Sol y el Papa. Triste país este, que asfixia en agosto las flores de marzo. En Lorca tiembla de nuevo la tierra esta mañana, tímidamente. Los indignados eran eso: la tierra temblando bajo los pies de ZP, R&R (en liza por sustituirlo) y los banqueros-mercaderes, una amenaza de tsunami social. Pero ahora toca siesta en España, y eso es cosa sagrada. Cuando despertemos, se habrán jubilado, más ricos por supuesto, ZP, R&R, Zarkozy, Berlusconi, Merkel, Obama, los banqueros, el Papa y el resto largo de la peña. También los hijos de la duquesa de Alba, herencia ya en mano. Y tal vez sigamos llorando todavía a Amy Winehouse. Ay.

(Vitrina de quesos en Cheese Bar. Madrid)

El mar de las editoriales


Llegar a publicar un libro por cuenta ajena en una editorial española que se precie suele ser tarea ardua e imprevisible, semejante a la navegación primitiva, cuando no había más instrumentos que las estrellas y perder de vista la costa equivalía a perder de vista las horas siguientes, más o menos ciertas sobre tierra firme. De ahí, queridos amigos que rondáis las letras más diversas, que cada vez haya más editoriales que nazcan, como Venus, en el mar bravío: Acantilado, Páginas de Espuma, Cuadernos del Vigía, Almadraba, Itsmo, Océano, Isla de Siltolá...

(Foto: Arrecife de las Sirenas, Cabo de Gata. Fuente: Silenos)