Para leer más, IVA cero

Aprovechando que la Comisión Europea ha abierto un plazo para reflexionar sobre el IVA en la UE, la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), la Asociación de Revistas de Información (ARI) y la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) han firmado un acuerdo (con fecha 28 de abril y la adhesión también de FANDE, CEGAl y ACE) para instar a los gobiernos europeos a que supriman el IVA de las publicaciones, como otra forma de impulsar la lectura. Desde este blog mis silenos y yo nos adherimos testimonialmente a la declaración. Tenéis el texto completo AQUÍ.

(En la imagen, el libro que estoy leyendo: Lisboas, de Ruiz Vaz de Cunha, o lo que es lo mismo: la visión diferente de Lisboa de Jaime-Axel Ruiz de Baudrihaye e Ignacio Vázquez Moliní. Libro imprescindible para todo amante de la ciudad)

Pesadilla

El teniente me manda volver a la formación que ya había abandonado. Con calma me dirijo a él para explicarle que hace muchos años que terminé la mili y por tanto no tengo que volver a formar nunca más. Con la misma calma el teniente me dice que no voy a licenciarme en la puta vida si no vuelvo a la formación en este mismo instante. Toda la compañía me mira con cara burlona. Con una ansiedad creciente trato de explicar al teniente y al resto de la compañía que se equivocan, pero todos parecen dar por hecho que el errado soy yo. No lo entiendo muy bien, pero vuelvo a la fila.

Para seguir leyendo puedes Descargar Pesadilla

Cuatro elementos y un teléfono

Herminio Gil miró con desánimo su nuevo lugar de trabajo. Un espacio de apenas un metro cuadrado separado por paneles de sus inmediatos compañeros. Doce personas como él trabajaban en la misma sala, llamada la pradera. Eran televendedores. Sus herramientas de trabajo consistían en una mesa, una silla, un ordenador y, lo más importante, un moderno teléfono dotado de un kit manos libres, listín para cien números, llamada a tres y un sinfín de funcionalidades que nadie había llegado a aprender. La desastrosa carrera profesional de Herminio Gil era acorde con sus aspiraciones profesionales.

Para seguir leyendo puedes Descargar Cuatro elementos y un teléfono