Otro microrrelato de "Fuera pijamas"


A la memoria de David Lagmanovich

LA LECCIÓN

Aunque la tarima es exigua y resbaladiza, el profesor pasea de un lado a otro su enésima lección. Gesticula solemne ante tan callado auditorio y diríase que acompasa la elevación del puntero con un cierto timbre de barítono. A intervalos regulares se detiene en el centro del entablado, mira circunspecto a los alumnos y grita señalando con el puntero: ¡tú!. El profesor hace preguntas que el viento sabiondo se lleva. Ante la vastedad ondulada del silencio, amenaza con suspensos y partes de indolencia y desacato. Ama su oficio y podría seguir impartiendo su lección toda la tarde, pero una voz insolente le recuerda que la cubierta del pesquero debe estar baldeada antes de anochecer.

Del capítulo "Oficios son amores", de Fuera pijamas.

La isla y la poesía



Nuevos poemarios en Isla de Siltolá. Aquí.

De Montcada



Como ya sabéis, el pasado 15 de octubre presentamos Fuera pijamas en Montcada (Barcelona). Fue un acto grande para un libro pequeño, primicias de una cosecha vacilante. Me sentí cómodo entre amigos (Lluís, Laura, Pilar, Silvia, Sonia, Pedro...), feliz de volver a la ciudad que se fijó en mí hace dos años y me retó a que escribiera un libro de microrrelatos, quizás para cerciorarse de que detrás del premio había algo más que una aparición mariana, quizás porque temía que un autobús circular no hace primavera. Leí algunos microrrelatos, temeroso de que estas piezas mínimas no estuviesen a la altura de las exigencias de los lectores. Pero hubo general asentimiento y común aceptación. Y hasta intervino Pedro Herrero, sentado en primera fila, para comentar con su habitual perspicacia el relato que da título al libro. En la mesa, Sonia Hernández, miembro del jurado de aquel certamen (junto con Juan Antonio Massoliver y Fernando Valls), hizo un preámbulo certero y enjundioso del libro, sugiriéndome la lectura de algunas historias que le habían gustado. No menos atinada fue la intervención de Lluís Maldonado, director del acto y alma máter de la vida cultural montcadense. En primera fila, Laura Grau, discreta como siempre, asistiendo al nacimiento de un libro que debe mucho a su competencia y desvelos. Y sí, Pedro, voy a hablar de la foto de la cubierta. Porque no sólo me sentí primerizo yo con mi opúsculo, sino también una joven de 17 años, Jessica Vega Manjón, a la que Lluís encargó, con toda generosidad, el proyecto de una fotografía que diera luz y cuerpo al libro. Y lo hizo con los temores propios del principiante, pero con la pasión de quien cree haber encontrado un camino anchuroso, una invitación a caminar. Gracias, amigos de Montcada, por esta tarde memorable.



(En la foto, Mª. Elena Pérez, alcaldesa de Montcada i Reixac,

un servidor, Sonia Hernández y Lluís Maldonado)