Mostrando entradas con la etiqueta prestamos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta prestamos. Mostrar todas las entradas

SE DUPLICA LA SOLICITUD DE CRÉDITOS RÁPIDOS CON LA VUELTA AL COLE

La vuelta al cole es uno de los momentos del año en los que las familias tienen que desembolsar una mayor cantidad de dinero extra, por lo que muchas de ellas tienen que recurrir a la financiación.

En España, gran parte de la financiación para la vuelta al cole se ha realizado a través de créditos rápidos, que ha duplicado por dos su número de solicitudes respecto al periodo anterior.

Entre agosto y septiembre de 2016 se duplicaron las solicitudes de los créditos rápidos online, lo que demuestra que cada vez hay más familias que tienen que recurrir a la financiación urgente que ofrece este tipo de préstamos. Pero, ¿Qué son los créditos rápidos y cómo funcionan?

¿Qué ofrecen los créditos rápidos?

Los créditos rápidos online son préstamos a corto plazo que se solicitan a través de Internet de forma muy sencilla y rápida y con los que se pueden conseguir dinero en 10 minutos sin apenas cumplir requisitos. Gracias a esto, cualquiera puede recurrir a la financiación que ofrecen, siendo el tipo de préstamo más utilizado en la vuelta al cole.

Los créditos rápidos suelen ser utilizados para conseguir dinero rápido en situaciones de emergencia financiera o en épocas del año en las que hay un mayor gasto, como es la vuelta al cole. Es por ello por lo que el número de solicitudes de este tipo de préstamo se dispara en esta época.

A través de los créditos rápidos se puede conseguir cantidades que rondan los 1000 Euros en un plazo de 10 minutos, ya que simplemente hay que rellenar un formulario a través de la página web de la entidad financiera que los oferta, no siendo necesario realizar papeleos.

Los créditos rápidos no piden apenas requisitos para obtener su aprobación, pudiéndose obtener sin nómina o pensión y sin aval o avalista. Además, son de los pocos productos financieros que ofrecen préstamos a clientes que se encuentran en ASNEF u otros registros de morosos.

Proceso de solicitud sencillo y rápido

El proceso de solicitud de los créditos rápidos es muy sencillo, ya que simplemente hay que rellenar un formulario online y obtienes respuesta inmediata, sabiendo desde el primer momento si el préstamo ha sido aceptado o no.

El proceso de verificación de los datos introducidos se realiza también a través de Internet, por medio de plataformas que validan los datos sin necesidad de enviar ningún tipo de documentación, por lo que de forma inmediata es posible tener la aprobación del préstamo y la verificación de los datos introducidos.

Una vez verificados los datos, la entidad financiera enviará el dinero del préstamo a través de transferencia bancaria al cliente, además del contrato del crédito a través de correo electrónico con las condiciones del mismo.
Tipos de interés elevados

Los créditos rápidos poseen tipos de interés elevados, siendo posible encontrar créditos con un tipo de interés del 2000% anual. Esto es así debido a que los plazos de devolución del dinero son muy pequeños, estando entorno a los 30 días.

La devolución del dinero suele realizarse en una sola cuota al finalizar el plazo de devolución, ya que los créditos rápidos están diseñados para conseguir dinero rápido para poder llegar a fin de mes y devolver el dinero cuando cobres tu nómina o pensión.
Recomendaciones al solicitar créditos rápidos

La primera recomendación a la hora de solicitar créditos rápidos es utilizar un comparador de este tipo de créditos como productosbancarios.net, que ofrece el listado de las entidades financieras que los ofertan de forma segura, de forma que es posible comparar los diferentes créditos que existen en el mercado y solicitar el que más se adapte a las necesidades financieras en este momento.

A la hora de comparar créditos rápidos, además de los tipos de interés aplicados, hay que tener en cuenta la cantidad a obtener y el plazo de devolución del dinero, de forma que seas capaz de realizar la devolución en el plazo establecido.

También es recomendable comprobar la urgencia del préstamo, de forma que seas capaz de disponer del dinero en el momento que lo necesites, y que cumples los requisitos que pide la entidad financiera.

Te recomendamos que compruebes el listado de entidades financieras que ofrecen ofertas y promociones en sus créditos rápidos, así como la posibilidad de conseguir créditos gratis en las financieras que ofrecen esta promoción para nuevos clientes. De esta forma podrás conseguir financiarte sin intereses ni comisiones.

Por último, debido a los elevados tipos de interés de este tipo de préstamos, te recomendamos solamente solicitarlos en el caso de no poder conseguir el dinero de otra manera o con otros productos financieros más baratos, ya que a la hora de realizar la devolución tendrás que pagar más por el dinero prestado.

Un crédito rápido, poco pan para hoy, mucha hambre para mañana

Como ya hemos anticipado en este blog de forma reiterada, el asunto de los micropréstamos está alcanzando una dimensión inmoral, que ha llamado la atención de Facua. Mas vale tarde que nunca. 
La ley de la selva se cumple también en la sociedad: cuando aparecen personas necesitadas, crecen los depredadores. En España, tres de cada 10 familias no llega habitualmente a fin de mes y cinco de cada diez ha pasado apuros en alguna ocasión, según la última encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Otro dato: 3,5 millones de parados no cobra ni prestación ni subsidio, según la EPA. En este ecosistema, han surgido especialistas en créditos rápidos y fáciles, pero con veneno.
Cuando alguien tiene necesidad de dinero, puede encontrarse con cuatro tipos de ofertas: créditos al consumo (con una media aproximada del 13% de tasa anual equivalente o TAE), tarjetas de crédito (hasta el 27%), créditos rápidos (a 3.500% TAE) y microcréditos (4.500% TAE). Estos dos últimos solo se diferencian por la cuantía; los microcréditos ofrecen un máximo de 600 euros.
La Asociación de Usuarios de Banco y Cajas (Adicae), ha presentado un estudio con más de 40 abusos en comercialización, publicidad y venta de estos créditos. En las próximas semanas lo denunciará a la Comisión de Competencia, la Agencia Estatal de Consumo y el Defensor del Pueblo.




Facua-Consumidores en Acción ha detectado intereses “de hasta el 4.500% TAE en un estudio realizado sobre las web de créditos rápidos para préstamos de pequeña cuantía a devolver en un mes”. Tomando como referencia un préstamo de 300 euros a devolver en 30 días, “en las ocho entidades incluidas en el estudio los intereses oscilan entre el 1.269,7% de Vivus.es y el 4.507% de la entidad Préstamo10”.
“Son tipos absolutamente desproporcionados, de usura, sobre todo en ocho entidades: Préstamo10, Twinero, sucredito.es, ¡Qué bueno!, Ok Money, creditomovil.es, Ferratum y Vivus.es (ver cuadro). En los próximos días interpondremos denuncias contra ellos”, afirman en Facua. EL PAÍS se puso en contacto con Préstamo10, Vivus y Twinero, pero los tres declinaron responder a las preguntas.
Como regla general, los créditos se encarecen a medida que baja la solvencia del solicitante y en proporción a los menores requisitos que se exigen. Esto prueba que los prestamistas no exigen propiedades (o no comprueban lo declarado) porque no les importa que el deudor no pague al principio. Están convencidos de que lo hará más tarde y con unos intereses estratosféricos.
En España se puede prestar sin estar regulado por el Banco de España, al contrario que si se captan depósitos. La legislación establece que estas empresas (en muchos casos solo son páginas web radicadas en pequeños pisos de Madrid o Barcelona), deben estar registradas en la Subdirección General de Calidad y Cooperación en Consumo, dependiente del Ministerio de Sanidad.
“La inscripción en el Registro se formaliza mediante solicitud que deberá ir acompañada de la acreditación del cumplimiento de los requisitos legales, una memoria explicativa de la actividad, póliza del seguro de responsabilidad civil y un folleto informativo sobre precios máximos de los servicios que aplicará y las operaciones y servicios que prestan”, señalan en Sanidad. Sin embargo, la capacidad sancionadora, en caso de abusos, está en manos de las Comunidades Autónomas, lo que dificulta su control.
Las asociaciones de consumidores preparan demandas por abusos y publicidad engañosa
Las asociaciones de consumidores coinciden en señalar que la legislación sobre los prestamistas es ambigua, lo que ha facilitado que crezcan los abusos en la crisis ante las necesidades económicas de los ciudadanos, la falta de transparencia con la que trabajan y el afán consumista de la sociedad. “No se realizan controles ni se aplican sanciones contundentes”, acusa Facua.
Y en este entorno han crecido estas empresas que cobran unos intereses que, según recuerdan Facua y Adicae, “superan con creces el 24,6% de interés declarado usurario por el Tribunal Supremo en una sentencia del 25 de noviembre pasado. El caso era un crédito de una tarjeta revolving”. Se denomina revolving a los créditos preconcedidos por una cantidad limitada.
Para Adicae la sentencia “es importante porque, aunque no crea jurisprudencia, confirma que el Supremo antepone la protección al consumidor y su riesgo de sobreendeudamiento ante el que asume la entidad al conceder de forma irresponsable créditos a intereses desproporcionados”. Sanidad no se pronuncia sobre si estos tipos son abusivos o usureros: “Eso lo deben determinar los tribunales de Justicia”.
Cetelem o Cofidis están en otra liga, aunque también ofrecen créditos rápidos al 17,75% y 24,51% TAE respectivamente, si prestan 4.000 euros en 12 cuotas, según Facua. “Nos regula el Banco de España, la publicidad está controlada, rechazamos ocho de cada diez peticiones por falta de solvencia y ofrecemos créditos a largo plazo. Somos otro tipo de empresa frente a esas web que en realidad solo ofrecen aplazamientos de pago. Nosotros competimos con las tarjetas de consumo de los grandes bancos”, recuerda Carolina de la Calzada, directora de Marketing de Cofidis.
La compleja regulación de este negocio (tres leyes, de 2007, de 2009, de 2011 y una directiva de la UE) no facilita las reclamaciones. Para Adicae, falta lo más importante: trasponer la directiva de sistemas de resolución extrajudicial de conflictos en consumo, que no ha sido adaptada por este Gobierno. “En un país como España donde ni las reclamaciones ante el Banco de España y la CNMV son vinculantes, la vía extrajudicial puede ser un buen camino para acortar los procesos de abusos en este sector”, dice Adicae. A río revuelto, ganan los usureros.

Omarcux le estafó en un préstamo de 15.000 euros

Tiene 68 años y este miércoles ha afrontado el sexto intento de desahucio porque no ha terminado de pagar un préstamo que pidió para comprarse un audífono y pagar deudas en 2004. Francisco García se ha enfrentado este miércoles al sexto intento de desahuciojunto a su hija, Loli, su marido, y casi 100 vecinos que les han acompañado. Este jubilado de Javalí Nuevo (pedanía de Murcia con 3.283 habitantes) pidió 15.000 euros a una empresa especializada en préstamos rápidos para comprar el aparato y pagar unas deudas. Cinco años después comenzó un calvario en el que la empresa que le adelantó el dinero le ha reclamado su vivienda y la de su hija, una y otra vez, para compensar los gastos del impago. Finalmente, el intento de hoy, se ha aplazado.
Francisco García, de 68 años, pidió 15.000 euros a un prestamista para comprarse un audífono y pagar unas deudas. Ahora le reclaman su casa. 
Loli García y Antonio Ortega viven en una casa conjunta a la de Francisco con tres hijos de 23, 19 y 11 años. "Les intentamos mantener al margen, para que no vivan esto", asegura Ortega. "Los dos mayores están muy nerviosos", apunta este extrabajador de la empresa cárnica El Pozo. Ahora solo sobreviven con los 900 euros que él cobra del paro, que se le acabará el próximo mes. Después, le quedará el subsidio de 426 euros.
El contrato que Francisco García firmó en 2004 tenía una cláusula en la que si se producía el impago de una cuota, le solicitarían los avales: las escrituras de su casa. En 2009, tras retrasarse en el pago "unos días", según asegura su yerno, García se acercó personalmente a la oficina de los prestamistas para hacer el pago en metálico. Juan Inglés Rojo, uno de los socios de Omarcux, la empresa de prestamistas, no lo aceptó. El prestamista le exigía 100.000 euros por ese retraso.
Ante el primer impago, el prestamista le sugirió que pidiera otro crédito con la nómina de su yerno, Antonio Ortega para pagar la deuda. En principio, García estaba dispuesto a ello, pero el prestamista no le cogió el teléfono a partir de entonces o aseguraba estar ocupado. El tiempo pasó y la empresa cambió de nombre. Actualmente les reclaman en torno a 200.000 euros. Al no poder pagarlos y tener las escrituras de sus viviendas como aval, ya han intentado sacarles de su casa, a padre e hija, seis veces. García interpuso en mayo de 2014 una denuncia contra Omarcux por estafa en el juzgado de instrucción número 5 de Murcia. La demanda fue aceptada a trámite dos meses después.
Juan Inglés Rojo, socio de Omarcux, y Miguel Latorre, propietario de la empresa, ya fueron acusados en 2013 de delitos de escrituras falsas, estafa y apropiación por un grupo de inversores. Inglés estuvo en prisión provisional y Latorre esquivo esta medida tras pagar una fianza, según recogieron entonces La opinión de Murcia y otros medios locales.
El desahucio, programado para las nueve y media de la mañana de este miércoles, finalmente, ha sido paralizado. Medio centenar de vecinos, con el apoyo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, han pasado la noche con la familia. "El siguiente paso es que la demanda tenga prioridad y se paralice todo hasta que se resuelva de manera definitiva el juicio", asegura Sandra Martínez, portavoz de la plataforma.

Oferta de préstamos fraudulentos

Resulta muy habitual recibir correos ofreciendo préstamos fabulosos a un bajo tipo de interés, donde no importa el historial crediticio. Todos estos anuncios son falsos, sólo pretender estafarte, ya que para conseguir el préstamo, primero les has de enviar un pago a cuenta, esa es la estafa. Cuidado ya que tus datos pueden ser utilizados para cometer otras actividades delictivas. Por tanto eres mas pobre que cuando empezaste, y ademas puedes ir a la cárcel.

Oferta de préstamo en el 3% contacto con nosotros con Nombre, cantidad, duración, número de teléfono, edad, ingresos mensuales, País, Ponerse en contacto con nosotros a través de correo electrónico gregmoris001@gmail.com.

Cae una red de estafadores que ofertaba préstamos falso

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo de estafadores que ofertaban falsos préstamos mediante anuncios publicitarios en prensa. En la operación han sido detenidas cinco personas que, haciéndose pasar por trabajadores de bancos extranjeros, se aprovechaban del estado de necesidad económica de personas que por su situación financiera no podían recurrir a los cauces de financiación habituales. 



Captaban la atención de sus potenciales víctimas con unas condiciones muy ventajosas pero, para "liberalizar" supuestamente los fondos del préstamo, era necesario el pago de numerosas tasas que los perjudicados debían abonar por transferencia o giros postales sin llegar a recibir después el importe del préstamo. Los arrestados operaban en la Región de Murcia, Málaga y Barcelona.

En noviembre de 2013 una mujer presentó en una Comisaría de Distrito de la capital de Murcia una denuncia en la que manifestaba haber solicitado un préstamo hipotecario a través de un anuncio publicado en un periódico de la Región. Los trámites del supuesto préstamo los había realizado vía telefónica y fax y para hacerlo efectivo debía ingresar diversos importes a través de giros postales y pasarelas informáticas de transferencias de fondos, todo ello en concepto de gastos notariales, tasas y legalización de papeles. La denunciante no llegó a recibir ningún abono en su cuenta corriente por el préstamo solicitado.
Anuncios en prensa para ofertar los préstamos

Los agentes iniciaron así una investigación que les llevó a localizar varios anuncios publicitarios en periódicos locales y regionales de toda España, contratados por parte del grupo presuntamente responsable del fraude. En ellos ofrecían préstamos a un tipo de interés muy atractivo a la vez que decían trabajar para una entidad financiera internacional dedicada a la concesión de empréstitos.

Los interesados debían contactar con los supuestos prestamistas siempre por vía telefónica, intercambiando documentación por fax o email. Posteriormente uno de los integrantes de la banda informaba a sus víctimas de que el préstamo le había sido concedido y que debían hacerles llegar entre 300 y 500 euros en concepto de gastos de notaría. Seguidamente el estafador iba solicitando nuevos pagos al objeto de "liberalizar" supuestamente los fondos del préstamo que se hallan en un banco extranjero, falsificando a su vez documentos de entidades bancarias.

Para contratar las distintas publicaciones de sus anuncios, los delincuentes usaban documentación falsificada, proporcionando en cada periódico una identidad diferente. El pago de estos servicios de publicidad lo realizaban desde cajeros automáticos de la localidad malagueña de Fuengirola. Por las declaraciones de las víctimas se tuvo conocimiento de que distintas personas, todas ellas con acento extranjero, se hacían pasar por miembros de distintas entidades bancarias internacionales con objeto de motivarlas a realizar nuevos pagos de tasas.

En una fase final, la estafa se consumó con la recogida por parte de personas de la organización criminal de los fondos que las distintas víctimas habían transferido o hecho llegar por giros postales a distintos puntos de Barcelona y Málaga, e incluso al extranjero.

Cinco detenidos y dos registros

Numerosas pesquisas policiales permitieron localizar a los miembros de la organización, unos en España y otros en el extranjero, así como identificar a una gran cantidad de perjudicados. Las víctimas se encontraban en una asfixiante situación económica y no podían recurrir a los cauces de financiación habitual a través de bancos y cajas de ahorro.

Una vez que se contaba con todos los datos operativos se puso en marcha un dispositivo policial en las ciudades de Mijas (Málaga), Manresa (Barcelona) y Tarragona, que permitió la detención de los principales miembros del grupo organizado: cuatro personas de nacionalidad nigeriana y un ciudadano español, con edades comprendidas entre los 21 y los 46 años.

Asimismo se llevaron a cabo dos registros domiciliarios, uno en Mijas y otro en Manresa, en los que se intervino gran cantidad de elementos de prueba: quince teléfonos móviles, veinticinco tarjetas telefónicas utilizadas para contactar con las víctimas, material informático, documentación bancaria y resguardos de envío de dinero procedente de la estafa, guías de venta y formularios manuscritos donde se recoge qué es lo que se debe decir telefónicamente a las víctimas potenciales.

En la operación han intervenido agentes del Grupo de Delincuencia Económica de la Jefatura Superior de la Región de Murcia, del Grupo II de Fraudes Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña y del Grupo de Fraudes I de la Comisaría Provincial de Málaga.

Típico anuncio falso que ofrece préstamos

Mi coche por un préstamo rápido

La desesperación por conseguir dinero y la falta de crédito pueden empujarle a empeñar su coche. Algunas empresas se aprovechan de ello y ofrecen préstamos rápidos con la posibilidad de seguir usando el vehículo. La tendencia prolifera en distintas ciudades españolas, en las que es fácil ver los carteles que prometen cosas como: “Préstamos avalados por tu vehículo, y sigue circulando con él”. Debajo, la web y el número de teléfono.
En la mayoría de los casos, lo que se firma es un contrato de venta con opción de recompra. Y con posibilidad de seguir usando el coche, pero pagando un alquiler cuyo monto se suma a la devolución del préstamo inicial. El método, dice Enrique García, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), evita explicitar que se puede llegar a pagar mucho más dinero del recibido. Y, si no, se pierde el coche. La práctica era desconocida hace cinco años: “Ha surgido al hilo de la precariedad y la desesperación”, afirma García.
Los intereses del acuerdo pueden llegar al 150%, como ocurrió en el caso de R. R. “Simplemente necesitaba el dinero. Hoy vas a un banco y no te dan ni la hora”, ilustra este autónomo por teléfono desde Málaga. Cuando vio un anuncio a finales de 2013 creyó hallar la ayuda que necesitaba. “Me lo valoraron en 10.000 euros y me ofrecieron 4.000 de préstamo. Me dijeron que lo pagaría con 500 euros al mes durante un año”, explica. Cuando se sentó a firmar, el comercial de la empresa le dijo que era un contrato de compraventa, pero que no se llevaría a efecto. “Firmé varios papeles. En ese momento, lo que estás deseando es coger el dinero para resolver un montón de problemas”. Entregó una copia de las llaves y los documentos originales del coche, y se quedó con una fotocopia.
“Firmé. Necesitaba el dinero”, dice un cliente que ha perdido su coche
Pagó tres meses (1.500 euros), y, agobiado por su situación económica, pidió retrasar el resto dos meses más. Solo entonces la empresa le comunicó que lo que estaba pagando era un alquiler. Además de los 500 euros mensuales durante todo el año (6.000 en total), tenía que devolverles los 4.000 iniciales. Un interés del 150%, a efectos prácticos. Tras un par de semanas sin pagar, el coche desapareció de la urbanización donde vive. Cree que la empresa lo ha vendido por 9.000 euros en su tienda de Málaga. Denunció el pasado mes de junio y ahora espera a que el juez tramite el caso.
“Nuestros clientes tienen dos perfiles principales: personas de clase baja con coches baratos, que piden unos 600 euros, y empresas con coches caros que necesitan liquidez rápidamente. Estos pueden traerlos de hasta 150.000 euros”, explica Daniel Rico, director comercial de Flexicar, con base en Alcobendas (Madrid). Si el cliente no paga, la empresa se queda con el automóvil. “Entre el 25% y el 30% de ellos lo pierden. Unas 30 personas al mes vienen a empeñan su coche y lo alquilan, y otros 40 ó 50 lo venden o lo empeñan dejándolo en depósito”.
Muchas de las webs prometen el dinero en 24 horas, y no hay que presentar más garantías de solvencia económica más allá de la propiedad del coche, que es considerado el aval de la operación. Es más fácil obtener este dinero si el vehículo ya está pagado. ¿Y el seguro? “En principio lo paga usted, porque es anual”, contesta el comercial de una empresa. “Si le caduca mientras tiene un contrato con nosotros, le hacemos uno nuevo con una empresa de seguros colaboradora”, explica un vendedor de otra compañía. “En ese caso, los 15 euros mensuales del seguro se le añaden a la cuota de alquiler”.
Flexicar, establecimiento de empeño de coches en Alcobendas (Madrid). / Kike Para
La mayoría de compradores prometen “la máxima tasación”, que ronda entre el 40% y el 60% del precio que la compañía estime que merece el vehículo. Pongamos que el usuario tiene un Audi A3 de 2006. Dependiendo del kilometraje, tiene más o menos posibilidades de conseguir ese supuesto crédito que en realidad es una venta. Con 200.000 kilómetros, Flexicar le daría 3.500 euros, explica un comercial a un cliente por teléfono. Durante seis meses, deberá pagar 350 euros mensuales (2.100 euros en total), a sumar a la devolución del pago inicial más los gastos de gestión (3.850 euros). Sumando, por un crédito rápido de 3.500 euros, el cliente tiene que devolver 5.950, es decir, un 70% de intereses.
Existen varias compañías en Málaga, Valencia o Madrid. Entre ellas, Disfruting, una filial de la empresa de créditos Gedesco. Flexicar nació como empresa dedicada al empeño en 2008; hoy tiene un concesionario de segunda mano con unos 200 vehículos, y otros 400 en otra nave. Crédito por tu coche, denunciada por R. R., también se dedica a la financiación clásica: tiene acuerdos con concesionarios privados.
“Esto ha surgido por la precariedad
y la desesperación”, sostiene la OCU
“El negocio es un chollo”, afirma Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de usuarios Facua. Ellos no han realizado estudios al respecto y tienen solo registrada alguna consulta puntual. Es un fenómeno relativamente nuevo y las asociaciones de consumidores se muestran cautelosas. “Es una forma de esquivar la ley”, afirma Enrique García, de la OCU, que insiste en que eso les permite evitar decir qué TAE (Tasa Anual Equivalente) tiene el préstamo. Esta informa al cliente de cuánto le va a costar un crédito, al juntar costes y otros índices como los intereses. En los anuncios de préstamos es obligatorio señalar qué TAE tiene cada producto financiero. En las páginas web de las empresas de empeño con alquiler no se menciona la TAE, porque aquí, según dicen las empresas, no se dan créditos, sino que se compran coches.

Consejos prácticos

  • "Ojo con lo que en principio parece fácil. Al estar asfixiado por el dinero uno se mete en situaciones en las que puede perder el coche”, dice Enrique García, portavoz de la OCU. 
  • La falta de crédito dificulta el préstamo del banco. La ayuda más rápida para obtener liquidez es la tarjeta de crédito, pero esta suele tener un interés alto, explica el portavoz. Se puede vender el coche y comprar otro más barato, pero en todo caso la OCU desaconseja acudir al dinero rápido.
  • “Ha aumentado mucho la necesidad de dinero rápido”, afirma García. En 2013, la OCU realizó una encuesta de presupuestos familiares y halló que el 16% de las familias estaban en situación crítica.