Mostrando entradas con la etiqueta Estafas Piramidales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estafas Piramidales. Mostrar todas las entradas

Ésta es una pirámide y no la de Keops

Los pasados 14, 16 y 18 de marzo, Mary Kay, la multinacional estadounidense de venta de cosméticos a domicilio, celebró en Barcelona, Bilbao y Madrid sus XX Jornadas. Para el evento celebrado en la capital, la compañía alquiló por un día el Barclays Center, el palacio de deportes donde suele jugar el Real Madrid de baloncesto y donde tocan los grupos de música más relevantes. El pabellón, con una capacidad máxima para 16.000 personas, se llenó de madres, hijas, sobrinas y cuñadas de Mary Kay, como se denomina a las empleadas por cuenta propia de la empresa, denominación que van tomando en función de cómo escalan en su pirámide de éxito.
El proceso empieza cuando una persona, calificada como consultora de belleza (CB), capta a otras mujeres a las que convence al ofrecerles un curso demaquillaje gratuito. Al mismo tiempo, les propone ser una vendedora o CB al explicarles que se trata de “una oportunidad de negocio inmejorable”, de “reconocimiento personal” y que “te hace sentir importante”, según documentación interna a la que ha tenido acceso El Confidencial. Cuando la promotora persuade a 25 nuevas CB, se convierte en madre y crea una unidad.Las seducidas se convierten en sus hijas, las cuales pasan un periodo de prueba en forma de compra de productos a Mary Kay para venderlos posteriormente a nuevas clientes y aspirantes a consultoras de belleza. Las novicias serán a su vez las sobrinas y las cuñadas de la primera.
La pirámide de 'Mary Kay'.
A partir de ese momento, la compañía monitoriza todo el progreso o el fracaso de la 'familia'. A la empresaria que ha creado su unidad con 25 CB, se le exige un crecimiento del número de miembros de su tribu y de la producción (ventas). Por ejemplo, se les anima con mensajes mesiánicos -'Traza un buen camino'- que alcancen a 50 personas porque Mary Kay Ash, la fundadora de la empresa en los años setenta, “nos decía: acuérdate de que 30 es solo el principio, el verdadero éxito comienza con los 50. Aprende las reglas y comienza a trabajar”, según reza el decálogo para 'Conseguir los FABULOSOS 50'. Para ello se le da un periodo de seis meses en los que tiene que alcanzar una facturación de 25.000 euros y conseguir mantener un grupo de 50 personas.
Mes a mes, Mary Kay envía a las llamadas empresarias su hoja de cálculo en que les indica si van cumpliendo o no los objetivos. Si lo logran, pasan al siguiente escalón, alcanzan otro estatus, con el consiguiente cambio de chaqueta de traje. Porque en función de su cualificación, las trabajadores pueden vestir falda gris con chaqueta roja (aspirante), con chaqueta negra(empresaria) y camiseta negra o blanca, según su lugar en la pirámide. Las jefas nacionales llevan un traje malva, que las distingue como muestra de éxito en la pirámide que en España dirige Eva Aznar como directora general. Es lo que llaman “escalera del éxito”.
Las vendedoras de éxito de Mary Kay.
Las vendedoras de éxito de Mary Kay.
El problema es cuando la hoja de cálculo mensual indica que no llegan a los objetivos de producción y de captación. Si durante tres de los seis meses del periodo de evaluación están por debajo de lo que demanda la empresa (tamaño de la unidad, vendedoras activas, pedido medio...), pierden sus galones y su grupo pasa a la CB que mejor funciona. Según aseguran algunas de las afectadas por este sistema piramidal, cuando la jefa de equipo ve que va a perder su lugar en el escalafón, compra ella misma los productos en 'stock' para mantener el volumen y se los asigna a sus hijas, aunque posteriormente no los venda.
Para alimentar la maquinaria, la empresaria incentiva a sus CB en cada reunión semanal -son obligatorias- con regalos a las que más producen, como un viaje de fin de semana que, como el coste del local, corre a cargo de la madre. Ella anima a sus colaboradoras y Mary Kay a sus directoras para seguir engordando el sistema. Durante el periodo de calificación, los reconocimientos consisten, según la documentación a la que ha tenido este medio, en un 'banner' personalizado con el nombre de la unidad, con chapas exclusivas con frases de Mary Kay Ash para las consultoras y con una presencia especial en el escenario de las jornadas.
Si la empresaria ha alcanzado entrar en el Club de las 50, se le pide que llegue a los 75. La empresa le envía los retos a conseguir, con los premios y las penalizaciones. “¿Qué pasa si… cae una empresaria hija tuya durante la fase de calificación? Se le restará a tu unidad el número de CB de la unidad que se ha caído”. Pero si hace debutar a una empresaria hija, le dan un bono de 20 consultoras.
El objetivo de muchas es conseguir el Mini, el presunto regalo que las coloca en el 'top ten' regional. Pero el premio tiene truco, porque si durante los seis meses posteriores a que la empresa les ceda el coche en modo 'renting' (alquiler, con un máximo de 10.000 kilómetros al año) la nueva vendedora sénior no hace crecer su unidad en ventas y en personas, Mary Kay le descuenta la cuota mensual del coche de BMW. Si continúa creciendo, el siguiente reto es un Mercedes Clase C y después uno Clase E de alta gama.
Las jefas de Mary Kay, en el Barclays Center.
Las jefas de Mary Kay, en el Barclays Center.
La empresa les va avisando si están por encima o por debajo de sus metas. “¡Quedan dos meses de calificación! Trabaja la motivación, da seguimiento y anima a las consultoras de belleza de tu unidad a continuar con la pasión por compartir la oportunidad”, se indica en las cartas que enviaron en diciembre de 2016 a las jefas de equipo para ser reconocidas en “las Cortes” de las XX Jornadas Mary Kay, un acto de asistencia obligatoria y previo pago de una entrada que oscila entre los 15 y los 50 euros en función de si quieren estar más lejos o más cerca de las máximas responsables nacionales.
Lo mismo ocurre en el llamadoSeminario Mary Kay, que se suele celebrar en septiembre en el Hotel Auditorium de Madrid, evento al que tienen que acudir acompañadas de sus maridos o respectivas parejas. Ambos vestidos de gala, ella con traje de noche y él con esmoquin, previo pago de 70 euros. La presencia del cónyuge persigue motivar al núcleo de la familia en los objetivos comerciales de la empresa, pese a que en realidad la mayoría son empleadas autónomas dadas de alta en la Seguridad Social como vendedores ambulantes,pagando algo menos de 100 euros al mes.
Lo que investigan el Ministerio de Hacienda y el de Trabajo es que el importe que compran a la empresa en cosméticos no cuadra con lo que declaran, porque en muchos casos solo comunican las ventas con datáfono. El resto, las que hacen en metálico, no pasan por la Agencia Tributaria. Como se trata en la mayoría de menudeo, un número grande de pagos se hacen con dinero en efectivo. Pero a los inspectores no les encaja que adquieran productos por 1.000 euros a Mary Kay y facturen por 300, a lo que hay que unir los gastos del local donde celebran las reuniones de unidad, teléfono, luz, combustibles para desplazamientos y papelería con los eslóganes de la fundadora.
Una de las elegidas en el certamen como reina.
Una de las elegidas en el certamen como reina.
“Espectacular curso de líderes de equipo de Mary Kay España impartido por Jennifer Ayllon. ¡Qué orgullo de Área Villaverde! Ha sido un día magnífico, estoy tan contenta de veros brillar a todas las líderes de equipo, muchas de vosotras seréis empresarias dentro de muy poco. ¡Seguid brillando! Estoy muy orgullosa de cada una de vosotras”, sentencia Angélica Villaverde, la responsable de Madrid que fue una de las estrellas del Barclays Center junto con Olga Jiménez (Barcelona) y Altziber Etxebarrieta (Bilbao).

China desmonta un fraude piramidal de 7.000 millones

A primera vista Ding Ning, de 34 años, era un joven empresario chino de éxito. Siempre lucía marcas de lujo y sus empleados, por insistencia del jefe, también. Pero Ding está ahora detenido como cabeza de la mayor estafa piramidal descubierta jamás en China: la Policía le acusa de haber robado más de 7.000 millones de euros a casi un millón de personas mediante un negocio de préstamos entre particulares (P2P) online.
Como se le ha quedado el cuerpo al leer la noticia de que acaba de perder sus ahorros

Un total de 21 personas han sido detenidas hasta el momento. Todas ellas trabajaban en la plataforma Ezubao, que prometía réditos muy superiores a los intereses bancarios a quienes quisieran invertir en ella, según han publicado los medios oficiales chinos. Dos de ellas han admitido el fraude en confesiones transmitidas por televisión.
"Por lo que sé, el 95% de los proyectos de inversión en Ezubao eran falsos", ha sostenido Yong Lei, uno de los directivos de la compañía en Anhui —la provincia donde la plataforma tenía su sede, cerca de Shanghái— en una declaración que publica Xinhua, la agencia oficial china de noticias.

La investigación comenzó en diciembre. En ocasiones se hizo tan rocambolesca que obligó a la Policía a excavar agujeros de seis metros de profundidad durante 20 horas en busca de 80 bolsas de viaje llenas de documentos y enterradas en Hefei, la capital de Anhui. Cuando los agentes examinaron los libros de contabilidad de Ezubao, encontraron que de 207 compañías que aparecían mencionadas, tan solo una había llevado a cabo verdaderamente alguna operación con la plataforma, según Xinhua.
Aunque no se trata de la mayor estafa piramidal de la historia —la trama organizada por Bernie Madoff se hizo con 17.500 millones de euros antes de ser descubierta en 2008—, sí es llamativa la rapidez con la que se extendió el fraude, que en apenas 18 meses pudo adquirir tales dimensiones y afectó a 900.000 personas.


Ding no tenía formación alguna en el mundo financiero. Su actividad profesional había comenzado apenas salido de la adolescencia, cuando empezó a echar una mano en la ferretería de su familia en Anhui, una de las provincias más pobres de China. Cuando el comercio electrónico comenzaba a despuntar, supo ver la oportunidad y comenzó a vender productos a través de Internet.
Su éxito inicial no pudo con la competencia y centró entonces sus actividades en los préstamos a pequeña escala. Fundó entonces la empresa Yucheng, con la que dio sus primeros pasos en el sector financiero. En 2014, alentado por el éxito de los productos financieros en otras plataformas de comercio electrónico como Alibaba, creó Ezubao, especializada en los préstamos P2P.
Ezubao prometía rentabilidades del 14,6%. Música para los oídos de muchos pequeños inversores chinos, víctimas perfectas: con escasa experiencia dado lo muy rápido que ha crecido la economía del país y el volumen de ahorros disponibles. A eso hay que sumar los escasos vehículos donde colocarlos: el sector inmobiliario se enfriaba, el interés bancario era negligible y la Bolsa se convertía en una peligrosa aventura. La ignorancia y la avaricia hicieron aparecer muy atractiva una inversión que debería haber parecido demasiado prometedora para ser verdad.
Ding jugaba con las apariencias. Siempre lucía ropa de diseño y artículos de lujo. Sus empleados debían hacer lo mismo. La idea era transmitir una apariencia de éxito y riqueza desmesurada. Nombró una presidenta de Yucheng, Zhang Min, a la que compró un anillo de diamantes valorado en 2 millones de yuanes (280.000 euros). Zhang, que también ha sido detenida y ha confesado, según los medios oficiales chinos, también recibió un chalet y hasta 550 millones de yuanes en efectivo. El hermano de Ding recibió cerca de 12 millones de yuanes anuales (1,6 millones de euros).
Pero el éxito no era más que apariencia. En realidad, el dinero de los nuevos inversores que no se quedaban directamente los estafadores se destinaba a pagar las deudas contraídas con los más antiguos. Según Xinhua, a la que las autoridades chinas permitieron que hablara con Ding, Ezubao inventó proyectos inexistentes y pagó comisiones a terceros por valor de unos 90 millones de euros para que actuaran como operadores.
A finales del año pasado, la compañía calculaba que tendría que encontrar 900 millones de yuanes para hacer frente a sus pagos y esa cantidad seguiría creciendo a medida que transcurriera el año.
Las operaciones irregulares de la plataforma comenzaron a llamar la atención de la Policía entonces. A comienzos de diciembre, afirman los medios chinos, los directivos de Ezubao empezaron a destruir documentación y tratar de ocultar activos. En una investigación que requirió recuperar los movimientos de la plataforma y sus responsables en 200 servidores, el 14 de enero se producían los arrestos, dados a conocer este lunes. Según la agencia Xinhua, el Ministerio de Seguridad Pública tiene previsto crear una página web donde los damnificados por la estafa puedan registrar sus denuncias.
La falta de regulación del sector de financiación electrónica puede haber contribuido al éxito de la estafa. China cuenta con organismos de supervisión para el sector bancario, el asegurador y los valores, pero ninguno tiene entre su cometido explícito el encargarse de las operaciones financieras a través de Internet.

Del unete al jódete

Antes de nada, quiero felicitar a todos aquellos que sacaron el dinero del banco, por no considerarlo seguro y invertieron en un negocio tan seguro y próspero como Unetenet. También quiero felicitar a todos aquellos que piedieron un préstamo, para invertir en el gran proyecto de Unetenet.  Repito, muchas felicidades !!
El unete, una moneda virtual equivalente a un dólar inventada en 2013 por el valenciano José Manuel Ramírez Marco, ha resultado ser una monumental estafa piramidal que atrapó a 50.000 pequeños inversores, 6.000 de ellos en España. La policía ha anunciado este miércoles el arresto de 20 dirigentes de Unetenet, la firma que respaldaba esta supuesta divisa digital que captó 50 millones de euros en una decena de países.
Unetenet en España es una simple empresa “pantalla” para desviar fondos a un paraíso fiscal de la forma más ruin: convencer a los nuevos franquiciados de que debe ser así, de que ellos mismos son los que deben enviar dinero por transferencia bancaria a un paraíso fiscal, y de que todo es legal,responsabilizándose inconsciente e inmediatamente de su acción. Estos paraísos fiscales son utilizados frecuentemente por empresas offshore y empresas fraudulentas para evadir impuestos, además de por muchos nuevos empresarios que evitan o desconocen las obligaciones y compromisos que un empresario honrado debe contraer con sus clientes. No hace falta ser político para poder ser corrupto, el mal está mucho antes.

Los agentes, sin embargo, no localizaron a los presuntos ideólogos del entramado: Ramírez, de 41 años, y su pareja, Pilar Otero. Ambos se encuentran en un país europeo y podrían ser detenidos en los próximos días, según fuentes policiales.
Sobre el papel, Unetenet prometía a sus inversores triplicar sus ahorros a cambio de colocar anuncios en la red. Las víctimas eran captadas en presentaciones multitudinarias en hoteles de lujo bajo la promesa del dinero fácil a golpe de clic. Los beneficios se abonaban en la moneda virtual, que se presentaba como una alternativa al capitalismo financiero.
El grifo de unetes se cerró en abril de 2014 cuando el banco letón Rietumu congeló una cuenta de Ramírez con cinco millones de euros en el marco de una investigación por blanqueo de capitales, según la policía.
El Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, que indaga el caso, ha retenido también 22 millones de dólares vinculados a los presuntos estafadores. Unetenet operaba a través de la sociedad Union Business Online LTD radicada en el paraíso fiscal de San Vicente y las Granadinas, desde donde se transferían los fondos a Malta, Rumanía y Letonia. El antiguo informático de la empresa Adrián Trigo reveló a este periódico que la compañía llegó a manejar 70 millones de euros y planeaba montar un banco.
El nombre de Ramírez se vinculó hace seis años con la empresa System World Investment, que operaba bajo la marca Dextraplus. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) calificó en marzo de 2009 a Dextraplus de “chiringuito financiero” en una nota donde el regulador mencionaba expresamente a Ramírez.
El supuesto emprendedor compartió negocios en el paraíso fiscal con la firma Finanzas Forex del valenciano Germán Cardona. El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz envió a prisión en marzo de 2011 a Cardona por idear una estructura piramidal que esfumó 300 millones de euros de 100.000 inversores de 110 países.
Ramírez concibió su moneda, según un excolaborador, inspirándose en Serguéi Mavrodi, un empresario ruso que en la década de los 90 dejó en la ruina a cientos de miles de pequeños inversores con su pirámide MMM. El padre del unete teorizaba sobre cómo crear un banco, un sistema financiero alternativo y una ciudad, Unetecity.
La compañía presumía en sus presentaciones en hoteles de encarnar un holding desde 2008. El registro mercantil revela que el ideólogo del unete solo figura junto a su pareja, Pilar Otero, en la sociedad Union Business Online. Una empresa domiciliada en una vivienda de Rincón de la Victoria (Málaga) que no ha presentado sus cuentas.
Pilar Otero y José Manuel Ramírez Marco,


BNG International, nuevo plan de estafas piramidales

De los creadores de  TelexFree y WishClub, ha llegado BNG Internacional.  Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Pues conozco personas que les estafaron en TelexFree, despues 'invertieron' en WishClub, les volvieron a estafar, y ahora han invertido en BNG International, y les volverán a estafar muy pronto.  Me sabe mal decirlo, pero estas personas son gafes a los que todo les sale mal, y en su huida hacia adelante, van perder el dinero, y tambien a sus amigos y familiares, que no los quieren ver ni en pintura, cada vez que se acercan, para estafarles algo. 

El producto es  una bebida energética de pésima calidad, que puede dañar tu salud seriamente, y no vas a poder reclamar a nadie, cuando te des cuenta habrá afectado tu salud y tu cuenta corriente. 

El plan de compensación es insostenible, y el producto físico es solo una tapadera para esconder la estafa piramidal.

Si revisas la información oficial en su página web, no muestra nada, no sabemos quiénes son los dueños, el directorio de la empresa, registros públicos, permisos de salud, sitios de reclamación soporte a usuarios.  Cuando mañana cierre, usted no va a poder reclamar a nadies, sólo a su propia inconsciencia 
  El estómago y el bolsillo te van a doler fuertemente

Mientras existan tontos existirán las estafas piramidales.

Las empresas de inversión TelexFreeWishClub y Unetenet han atrapado desde 2012 a más de un millón de personas en todo el mundo -entre ellos, 100.000 españoles-. Se trata de inversores que han perdido más de 700 millones de euros. Con señuelos de una rentabilidad de hasta el 265% al año, estas firmas del denominado sector multinivel desembarcaron con fuerza en la España espoleada por la crisis. Ganar dinero por colocar anuncios en la red o lucrarse de una presunta moneda virtual fueron sus argumentos de seducción. Sus clientes pagaron hasta 50.000 euros por desembarcar en las supuestas fórmulas del éxito. La mayoría, lo perdieron todo en un negocio que conocieron por recomendación de amigos y familiares o en multitudinarias presentaciones a la americana donde se sucedían las imágenes de viajes exóticos y coches de lujo.
Tras la promesa del dinero fácil a golpe de clic, se esconden presuntamente esquemas piramidales Ponzi, como el que levantó hasta 2008 en Wall Street el financiero Bernard Madoff. Así actuaban las tres firmas multinivel destapadas por la sección de Investigación de EL PAÍS.


El cantante melódico cordobés Antonio Rivas, promotor de TelexFree en España / EL PAÍS
TelexFree, la codicia como emblema. El cantante melódico cordobés Antonio Rivas actuó de embajador en julio de 2012 en España de esta compañía multinivel radicada en Massachusetts. La firma captó a 50.000 españoles con la promesa de un retorno de más del 200% anual. Los aspirantes a millonario debían copiar y pegar anuncios clasificados durante diez minutos al día. El fraude planetario sumó 730 millones de euros y alcanzó a un millón de inversores. Sus tentáculos se extendieron como la pólvora por Brasil (240.000 víctimas) y República Dominicana (150.000). La farsa se desmontó cuando el FBI aterrizó en las minúsculas oficinas de Massachusetts y el regulador de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC en sus siglas en inglés) desmontó lo que devino en una monumental estafa piramidal.


El representante de WishClub en España, Rogério Alvés da Silva / EL PAÍS
WishClub, el imperio de Rogério. El veinteañero brasileñoRogério Alvés da Silva encarnó en España el rostro amable de WishClub, una compañía multinivel que prometía ganancias por ver anuncios por Internet y distribuir una revista. La sociedad sepresentó en sociedad en Madrid en junio de 2014. Alvés había abandonado meses antes su país natal después de que la Fiscalía del Estado brasileño de Minas Gerais cerrase por presunto fraude piramidal su firma BlackDever, que movió 24 millones de euros. Tras la investigación de EL PAÍS, la Policía Nacional española señaló a WishClub por un presunto delito de estafa. Desde unas modernas oficinas en el municipio madrileño de Alcobendas (hoy clausuradas), la empresa captó a 70.000 inversores de 52 países. Una parte del organigrama de WishClub opera hoy a través de la marca BNG International.


El padre de la moneda virtual 'unete', José Manuel Ramírez Marco, con su pareja, Pilar Otero, en Dubai / EL PAÍS
Unetenet, el timo de la moneda virtual. El unete, una presunta divisa cibernética, sedujo a 22.000 inversores de una decena de países. José Manuel Ramírez Marco, padre de esta iniciativa ajena al control de gobiernos y bancos centrales, recogió 50 millones de euros de pequeños inversores. Su sistema se presentaba como una alternativa al capitalismo financiero. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) calificó en marzo de 2009 a la firma vinculada a Ramírez System World Investment, que operaba bajo la marca de Dextraplus, de chiringuito financiero. Y el padre del unete compartió inversiones en Panamá con Germán Cardona Soler, conocido como el Madoff valencianopor protagonizar una estafa piramidal que esfumó 300 millones de euros de 100.000 inversores.

El tonto útil y La pirámide de Power8

Tuanjie jiu shi liliang. "La unión hace la fuerza" es la frase que desde enero reúne en un grupo de Wechat (el WhatsApp chino) a más de 200 personas de China y Taiwán que afirman haber invertido y perdido, en conjunto, millones de euros en la marca que pagó por dar nombre al estadio Cornellà-El Prat del RCD Espanyol: Power8.


"Yo no sabía qué era. Me impresionó que patrocinara un equipo de la liga española", explica Li, funcionario público de Wenzhou, una ciudad del sureste de China que asegura haber invertido 90.000 euros en Power8. Liu, un vendedor de productos electrónicos de Guang Dong, también invirtió en la firma. 


El relato siempre es el mismo: un conocido les habló de Power8 como opción interesante para multiplicar su dinero. Nadie sabía qué hacia la empresa, pero su proyección en la liga de fútbol española bastó para convencerles de su legitimidad.


Los interesados hacían una transferencia a su contacto, de al menos 4.000 euros. Ni Liu ni Li firmaron un contrato o un certificado por su compra. A cambio de su transferencia recibieron un código para tener acceso a la web de Power8, el único lugar donde podían ver los movimientos de su inversión. Los beneficios eran alrededor del 2% de interés semanal.

"Se trata de sociedades relacionadas entre sí que se pasan acciones o inmuebles acumulando beneficio pero con activo cero, ya que la tesorería sale del dinero de los depositantes (o sea del pasivo)", explica el profesor de Esade Santiago Simón del Burgo. El economista aclara que la ilegalidad reside en que las empresas no tienen rentabilidad sino que pagan intereses gracias al dinero de los depositantes. "Se le dice esquema piramidal porque pagas el dinero a los de arriba con el de los de abajo", agrega.

El viaje

No todo el mundo podía convertirse en inversor de la marca: solo quienes ingresaran al sitio desde un proveedor de internet de ciertos países veían las opciones de iniciar sesión y apuntarse. Desde China sí era posible, pero no desde Europa.

Al menos un centenar de inversores fueron invitados el año pasado a Barcelona con vuelos y estancia pagados por Power8. La empresa invitó a aquellos que habían destinado al menos 90.000 euros al proyecto, según detalla Chen, una ama de casa de Chengdu que había puesto hasta 225.000 euros en la firma. En setiembre del 2014, Chen visitó Barcelona, las oficinas de Power8 y el Power8 Stadium junto a otros cuarenta inversores. Fotos del viaje muestran a inversores sonrientes, con la camiseta del club en el estadio y frente a las oficinas de la avenida Diagonal. Hay fotos en las que salen acompañados de Philippe Cappelle, director de Power8 España y quien presentó la marca durante el anuncio del acuerdo para poner nombre al estadio del Espanyol.
"Parecía más un salón de recepción que una oficina", dice el empresario Liu. 


"Cuando vi el logo en el estadio y la gente del equipo que nos recibió me di cuenta de que la empresa era de verdad", explica la señora Chen. "Al volver a China todos teníamos maravillas que contar acerca de Power8". Hoy la central catalana que visitaron los inversores de Power8 está vacía.


En enero del 2015 los inversores recibieron un nuevo aviso: quienes quieran seguir con la empresa tendrán que pagar una nueva cuota debido a que Power8 quiere salir a bolsa. Chen se alarmó: "Esto me olió a estafa". La inversora decidió no entregar más dinero a la empresa. Al no cumplir, no pudo ingresar más a su cuenta en la página web.

Según informan los inversores, en febrero de este año Cappelle se reunió con ellos en varias ocasiones, tanto en Barcelona como en Taiwán. A unos les dijo que él era responsable del patrocinio y de la hospitalidad, nada más. A otros les anunció que Power8 pasaría a ser una empresa conjunta con City Windmills, una compañía inglesa que produce turbinas eólicas. Finalmente, a quienes querían denunciar al grupo London Capital, que identificaban como la matriz financiera de Power8, les dijo que confiaran en él, que recuperarían el dinero invertido.
A partir de ese momento la unión dejó de hacer la fuerza: el grupo de Wechat se partió en subgrupos: unos apostaron por denunciar a Cappelle por presunta estafa. Otros apostaron por hablar de otros programas de inversión.

Hacia finales del mes de abril Cappelle se comunicó con Yu, una profesora de Shanghai que había invertido 180.00 euros, y le aseguró que él también era una víctima; le informó que junto con el RCD Espanyol estaba preparando una demanda en España contra los grupos Power8 y London Capital por haber vendido acciones sin certificados. Este diario ha intentado contactar a Cappelle sin éxito.

Pero, ¿qué es el grupo Power8 si no la suma de las empresas homónimas de Costa Rica, España y posiblemente alguna otra? ¿Qué empresa con sede en España podría demandar Cappelle si la única registrada aquí es la que está a su nombre? Quedan muchas preguntas por responder.

Si, habrá que responder a muchas preguntas como ... que papel juega el Español en el asunto? de tonto útil? de colaborador necesario? Como es que no se preocuparon de auditar la empresa?  Cerraron los ojos ante el dinero? No se preguntaron por el prestigio de la empresa? y de donde vino el dinero? pudo incurrir el Español en un delito de blanqueo? ha quedado el nombre de la ciudad de Barcelona afectado para la opinión pública China?


Hay que ser gilipollas

Pero será posible !! si no he avisado mil veces no he avisado ninguna, y la historia se repite como un pais bananero mas. Y ahora a reclamar a que el estado pague a los 'inversores', por favor, si lo repito G-I-L-I-P-O-L-L-A-S !!




David Vázquez nunca pensó que acabaría en el psiquiatra. Tiene 37 años. Cobra 600 euros. Y no llega a fin de mes. Su esquilmada economía entró en shock tras invertir 1.125 euros en WishClub, una empresa del denominado sector multinivel que prometía beneficios por difundir sus propios anuncios en Internet y vender su propia revista, y que la policía sospecha que en realidad ocultaba un esquema de estafa piramidal clásica. Hoy, su dinero flota en el ciberespacio. Pero él no puede tocarlo. La compañía ha bloqueado los fondos de miles de clientes. “Lo doy todo por perdido”, dice este vendedor de móviles, que ya perdió el pasado año más de 14.000 euros en otra de estructura que resultó ser una pirámide, TelexFree.

Más de 70.000 pequeños ahorradores como Vázquez confiaron en la promesa del dinero fácil a golpe de clic. Un sistema de inversión desarrollado desde Madrid que se extendió como la pólvora por 52 países a través de la red desde el pasado marzo. La Policía Nacional investiga WishClub por un presunto delito de estafa.

WishClub ingresó en dos meses siete millones, según un exdirectivo

La empresa prometía a los que invertían en ella ganar dinero a cambio de promocionar en las redes sociales la propia marca Wishclub. La actividad exigía unos minutos diarios haciendo clic en enlaces de Internet de la compañía y moviendo la marca por Twitter y Facebook. Según sus promotores, esta actividad producía beneficios por sí misma porque mejoraba la posición de la firma —que no tenía otra actividad conocida— en los buscadores de Internet. Desembarcar en la empresa costaba 225 o 1.125 euros, según la rentabilidad prometida. Aunque WishClub contaba con una revista para dar apariencia de seriedad, lo cierto es que la difusión masiva de su publicidad solo servía para captar nuevos socios, que, a su vez, financiaban con sus aportaciones las promesas de rentabilidad de los inversores más antiguos. Un esquema piramidal de manual, según sospechan la policía y los afectados.

El promotor, de origen brasileño, cerró las oficinas de un día para otro

Con el señuelo de vídeos de ferraris rojos y cheques de cinco dígitos, los inversores sucumbieron a la fórmula del éxito proyectada en Madrid en convenciones multitudinarias. Una puesta en escena con referencias bíblicas y bailarinas brasileñas servía para colocar el mensaje de la fortuna al alcance de una clase media espoleada por la crisis. “Me prometieron una rentabilidad del 200%. Y ahora no puedo sacar mis 7.000 euros”, cuenta el comercial toledano Alfredo Vilalta, de 46 años. “Está claro que es una estafa. Nos han dado largas desde agosto para no pagar. Decían que el sistema informático se había caído”, añade la administrativa en paro Alba Vilches, de 32. Una farmacéutica de Castellón que depositó 50.000 euros de una herencia dice sentirse como “una gilipollas”. “Me pillaron en un momento muy débil. Mi madre acababa de morir de cáncer”, confiesa. Como ella, la modelo Silvia Alzamora da por perdidos sus ahorros, 25.000 euros. “Conozco a más de 200 afectados que ni se plantean denunciar. No tienen dinero para abogados”, señala. Otra clave que frena las reclamaciones es que la mayoría de los inversores recalaron en la firma de la mano de amigos y familiares.

El ocaso de WishClub arreció el pasado agosto. La sociedad despidió entonces a sus 50 trabajadores —20 de ellos periodistas— y desmanteló sus oficinas de 700 metros cuadrados en Alcobendas (Madrid). Dos semanas antes EL PAÍS había publicado que el emprendedor que promocionaba en España el negocio, el veinteañero Rogério Alves da Silva, fue señalado en 2013 por la justicia brasileña como uno de los arquitectos de un esquema piramidal que ofrecía ganancias de 63.000 euros al mes a través de la sociedad BlackDever. Entonces, el empresario tenía 21 años y llevaba ortodoncia.

El promotor de WishClub en España, Rogério Alves.

“Se fueron sin avisar de Alcobendas. Dejaron limpias las oficinas de un día para otro”, recuerda una fuente conocedora de “la espantada”. La firma justificó a sus inversores su marcha como un traslado a Dubai para crecer y consolidar su proyección internacional. Junto a España, Portugal, Brasil, República Dominicana, Ecuador y Colombia concentraban el grueso de los clientes.

Durante los cuatro meses que operó en Madrid, la caja registradora de WishClub ingresó una media de 50.000 euros diarios. “Entre marzo y mayo de 2014 se recaudaron siete millones de euros. El 60% del dinero procedía de España y el resto de Latinoamérica”, explica un exdirectivo. Esta fuente sostiene que el bloqueo de los fondos de miles de inversores respondió a la decisión de dos bancos españoles de suprimir el sistema para transferir el dinero a las cuentas corrientes. Este periódico ha intentado sin éxito contactar con WishClub.

Proyectar la imagen del éxito fácil resultaba capital. La empresa presumía en sus convenciones de figurar entre las 300 compañías más importantes de España, montó un plató de televisión para grabar anuncios. Y planeaba comprar un periódico para mitigar las noticias negativas, según un exdirectivo. “Alves nos llegó a decir que quería pagar campañas de políticos españoles para ganarse su respaldo”, añade esta fuente. Alves era el veinteañero que, enfundado en un traje negro, promocionaba el sistema encomendándose a Dios ante auditorios con 700 seguidores.

Los afectados españoles consultados desconocen dónde está hoy el joven. Tampoco saben a quién reclamar su dinero, entre los 225 y los 1.125 euros, en la mayoría de los casos. WishClub, que está registrada en Santa Cruz de Tenerife bajo la matriz Askbleu con un capital de 62.000 euros, ha atenuado su presencia en las redes sociales, su principal altavoz. Su web mantiene Alcobendas como cuartel general. Y recoge imágenes de los empleados despedidos como si nada hubiera ocurrido. Una parte de la plantilla ha recurrido sus despidos ante los tribunales.

Como ocurre en la mayoría de estos sistemas, cuando una empresa desaparece, otra recoge su testigo. Una parte del organigrama de WishClub opera hoy a través de la multinivel BNG International. El encargado de este firma en Portugal es João Mercucci, expresidente de BlackDever, la sociedad de Alves investigada por la fiscalía brasileña por levantar un modelo piramidal. BNG ofrece esta semana su fórmula de éxito en decenas de reuniones en España y Portugal. Su lema: “Un negocio sólido, legal y rentable”.

Una historia de codicia

¿Qué puede llevar a un inversor a tropezar dos veces con la misma piedra? La mayoría de las víctimas consultadas de WishClub probaron suerte antes con TelexFree, una colosal pirámide radicada en Massachusetts que esfumó los ahorros de un millón de inversores del planeta. El fraude sumó 730 millones de euros, según el regulador de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC en sus siglas en inglés). David Vázquez pidió un crédito de 14.000 euros para entrar en TelexFree. Lo perdió todo. Y ahora paga las cuotas de 300 euros del préstamo con su sueldo de 600 de vendedor de móviles a media jornada. A Vázquez le metió su tío y él introdujo en la presunta fórmula del éxito a su mujer. “Entré porque parecía legal. Tenían oficinas. Todo cambió cuando se fueron a Dubai”, indica. El comercial Alfredo Vilalta, que tiene retenido en la nube informática de WishClub 7.000 euros, resume así su decisión: “El que no se arriesga no se marea”. Vilalta entró con cuatro amigos, que depositaron más de 20.000 euros. “Con tres niños, necesitaba sacar dinero de donde fuera. La empresa parecía maravillosa. En las convenciones había bailarines. Todo, surrealista”, dice la desempleada Alba Vilches, que da por perdidos sus 300 euros. “Algunos de estos grupos tienen componentes sectarios. Incluyen la codicia como reclamo y la imagen del éxito rápido como estrategia. Es su fórmula para que aumenten las ventas”, concluye el psicólogo Miguel Perlado.