Mostrando entradas con la etiqueta Cuba. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cuba. Mostrar todas las entradas

El lado oscuro de Cuba, Por Karin Muller



Para las personas que no saben como se vive en Cuba les dejamos un documental para reflexionar... esto es lo que mucha gente no conoce como vive el pueblo de CUBA y como Los Castro se benefician de los pobres Cubanos...esto es lo que no queremos para Venezuela...

...Ningun Pais en la Historia ha progresado mediante la dictadura y el comunismo...

Documental: Al final del camino



2011 Documental de Diddier Santos y Yaima Pardo sobre la tercera edad, los problemas y carencias que viven los ancianos en la Cuba de hoy. La visión de la sociedad sobre la expectativa de envejecimiento poblacional que se vislumbra. Ganadora de dos premios en la Muestra de Jóvenes Realizadores del ICAIC, 2011.

Por Yusnaby Pérez, 06/11/2014

Esos que hace 56 años lo dieron todo por la Revolución, esos que de verdad confiaron y se sacrificaron, esos que decidieron esperar con calma por ese día donde todo mejoraría… esos son hoy los abuelos al final del camino.

Documental dirigido por Didier Santos y Yaima Pardo sobre la tercera edad, los problemas y las carencias que viven los de la tercera edad en la Cuba de hoy. Una pincelada de cómo la Revolución les devolvió todo el apoyo recibido.

No se lo pueden perder. Describe la realidad objetiva de Cuba.

http://yusnaby.com/documental-al-final-del-camino/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+yusnaby+%28El+blog+de+Yusnaby%29

Carta de una catalana después de visitar Cuba por primera vez, @yusnaby



Por Yusnaby Pérez, 8/09/2014

Querido Yusnaby,

Me llamo Andrea y soy maestra en una escuela primaria cerca de Barcelona. Te preguntarás por qué te escribo, imagino. Pues bien, desde que empecé a planear mi viaje a Cuba, sigo tu cuenta de Twitter y de Instagram. Como comprenderás cuando una organiza y busca qué visitar, qué comer, dónde ir sobre un país totalmente desconocido y con un atractivo tan visible como Cuba, no le gusta leer cosas desagradables (aunque ahora veo que muchas de ellas eran reales) como las que posteas tú.

Un día dejé un comentario en una foto tuya en Instagram diciendo algo como “algo bueno tiene que tener vuestro sistema político” y recibí algunas respuestas de otros usuarios en las que me decían que lo único bueno de Cuba era la naturaleza y su gente, cosa con la que estoy muy de acuerdo.

Después de 17 días en tu lindo país, después de haber leído algo sobre la situación de antes de la revolución, sobre la revolución y de haber visto el país (obviamente, desde los ojos de una turista curiosa) me gustaría compartir mi humilde y simple opinión y de manera resumida. Me ha dado la sensación, bueno, a mí y a mis tíos, mis compañeros de viaje, que la revolución, cuando el pueblo se levantó, fue un acto totalmente justificado y necesario para el país pero que actualmente el sistema se ha quedado estancado y de alguna manera no deja avanzar a la sociedad en muchos aspectos.

Se tiende a comparar países, los cubanos me decían que claro, en España estábamos mucho mejor (aunque cada vez el capitalismo crea más pobreza y más situaciones extremas). Pero pienso que Cuba no es un país comparable a países como Francia o Alemania, en cuanto a su desarrollo económico, social, político… Opino que hay que compararlo con los países de su alrededor geográfico y si se compara con Jamaica (país que visité en el año 2010) te puedo asegurar que está infinitamente más desarrollado en todos los sentidos.

Además, una cosa tremendamente buena que tenéis es la educación y sanidad gratuitas, cosa de la que en general estáis muy orgullosos. En España, se lograron muchos avances en educación y sanidad en cuanto a su calidad, pero desde que empezó esta “crisis” cada vez distribuyen peor el dinero y educación y sanidad está siendo privatizados. Como ves, ni el capitalismo europeo ni vuestro comunismo funciona.

Con este email sólo quería decirte que en cierta manera pude observar todo aquello que denuncias en Twitter e Instagram pero también quería decirte que tienes un país precioso y, lo más importante, una gente espectacular con mucho entusiasmo y ganas de tirar para delante. Piensa que todo esto te lo escribe una persona muy poco conocedora de política, pero a la vez muy observadora y siempre con ganas de aprender de todo, en cualquier lugar y en cualquier momento.

Un fuerte abrazo desde Barcelona,

Andrea.

Respuesta
8.9.2014

Estimada Andrea,

Me ha dado mucha alegría tu correo. Que bueno que hayas visitado Cuba y hayas visto con tus ojos la realidad de los cubanos. Comprendo que es una realidad difícil de entender para una persona que nunca haya estado en la isla. De hecho, te confieso que hay muchísimas cosas que yo aún no entiendo y tengo 26 años viviendo aquí.

Cuba es un país precioso. Como pudiste ver todas las construcciones que hay en La Habana son de antes de 1959. Ya te has imaginado seguro cómo era la capital en aquella época. Es muy doloroso ver como cada día se desploman edificios coloniales por humedad y falta de mantenimiento. Hace poco se derrumbó un edificio donde vivían 622 personas. Aún están en la calle. Me apasiona mucho la arquitectura, por eso además del sentido humano de gente sin casa me disgusta que inmuebles tan bellos desaparezcan.
Tienes toda la razón en lo que dices que Cuba no puede compararse con Alemania. Primeramente son 2 culturas diferentes, pero tampoco estoy de acuerdo en que se compare a Cuba con Jamaica o Haití. Seguro sabes que Cuba antes de 1959 era el 8vo. país en el mundo con mejor salario industrial y el 7mo. en salarios de trabajadores del campo. Los que labraban la tierra en ese entonces ganaban un mínimo de 3 dólares al día. Por encima de Cuba estaban Estados Unidos, Suiza, Suecia, Canadá, Australia y Alemania. Estábamos incluso por encima de España. Según estadísticas de la ONU, en 1951 Cuba era comparable con Bélgica. Un cambio de gobierno (o lo que algunos llaman la revolución naciente) era necesario porque de 1952 a 1958, Cuba vivía en la Dictadura de Fulgencio Batista. La Revolución que apoyó el pueblo fue pensada como un cambio hacia mejor que traería un avance democrático, pues ya contábamos con la constitución de 1940 que para la época era una de las más democráticas de la región con profundo carácter social.

Pasaron 56 años, jamás llamaron a elecciones y tenemos una Dictadura militar. El salario mínimo en Cuba es el más bajo del continente (no me atrevo a decir del mundo porque tengo ciertas dudas con Corea del Norte y algunos países del Africa). Un obrero cubano gana un sueldo de 225 pesos cubanos, lo que serían unos 9 dólares al mes. Explicarle eso a una persona que no vive en Cuba o que ni siquiera conoce Cuba, lo primero que piensa es que yo exagero y soy un mentiroso. Tú lo has visto con tus ojos.

Hoy ya no nos comparan con Bélgica, hoy nos comparan con Haití para que pensemos que “no estamos tan mal”. Pero… ¿Cómo compararnos con Haití cuando el 60% de la población cubana entre 18 y 60 años tiene estudios universitarios?

Seguro viste bonitos hoteles en La Habana y Varadero. Incluso en Cuba hay empresas hoteleras extranjeras como Meliã, Iberostar, Barceló… La mayoría de los hoteles que operan estas compañías son propiedad de las fuerzas armadas. Iberostar, por ejemplo, sólo gestiona el hotel. Las ganancias de todos estos negocios “estatales” son secretas. Tampoco es transparente la conductividad de los fondos.

Me comentas que la educación y la salud son gratuitas en Cuba. Yo diría que son de acceso universal, se eliminaron barreras para acceder a estos servicios. Pero está muy lejos de ser gratuito. Siempre digo que “gratuito” es un término capitalista, porque en el socialismo y comunismo el valor del trabajo es lo más importante, y algo gratuito significaría que tu trabajo no vale. Sin embargo, cuando estudias en la universidad en Cuba, es cierto que cualquiera puede acceder, pero una vez graduado, sí eres hombre tienes que trabajar 2 años de servicio social en un lugar donde te ubique el Gobierno cobrando el salario mínimo (9 dólares al mes). Si eres mujer, ganas el mismo salario pero te obligan a trabajar 3 en vez de 2 años. Si te niegas a cumplir ese período obligatorio, te invalidan el título como hicieron conmigo. Tengo una amiga que trabaja su servicio social en una fábrica de medicamentos que exporta a Estados Unidos. Ella con sus manos produce mínimo 1000 dólares al mes. Su sueldo es 9 al mes. Ella le está dando 991 dólares mensuales al Estado para pagar su carrera. Si multiplicamos 991 por 3 años, un graduado universitario le paga al Gobierno unos 36,676 dólares por los estudios “gratuitos“ recibidos.

No estoy en desacuerdo con que exista esta posibilidad de acceso a la universidad. Es un buen camino para los que no tengan disponibilidad financiera. De hecho, en Andalucía, España, existen becas parecidas. Te financian la universidad con la condición de que una vez graduado debes trabajar equis cantidad de tiempo en la comunidad autónoma. No se si esto también existe en Catalunya, me encantaría que me comentaras al respecto, al igual que las diferentes opciones que puede tener un estudiante y el costo medio de una carrera. Estoy en desacuerdo en que la opción de “estudia sin costo“ y luego me trabajas obligado 3 años, sea la única opción. Las universidades en Cuba, según los reglamentos de las mismas, son para los “revolucionarios“. Entiéndase revolucionarios los que apoyan al régimen y no lo critican.

Lo triste sobre el tema educación, es que aquí lo usan como una bandera de propaganda. Mi pensamiento es que el acceso a la educación no es el logro de ningún Gobierno, es la obligación de todo Estado y nuestro deber ciudadano es exigir que cada vez tenga mejor calidad y desarrollo. Aún 56 años después, la campaña publicitaria del Partido Comunista, único legal, es la educación. Tanta propaganda, tanto tiempo, de generaciones en generaciones, hace que la gente lo repita sin pensarlo. Por eso la gente te hablaba de la educación y la salud, porque es lo que escuchan 1000 veces al día en la televisión. Incluso, muchas veces cuando les cuentas que en otros países también la educación es de libre acceso, simplemente no te creen.

Nuestro mayor problema es echar para atrás 56 años de adoctrinamiento y propaganda basura, porque en una Cuba democrática, que ya cada día estamos más cerca de la transición, toda esa ideología sería contraproducente para una sociedad orientada a avanzar y compatible con el mundo.

La gente en Cuba es bella, buena y tiene unos deseos enormes de crecer. El hambre por el desarrollo es voraz. Tengo un amigo que hace 5 meses comenzó a vender frutas en la calle. Tenía 5 guayabas y dos plátanos en un cubo. Hoy ya tiene un puesto con todo, incluso tiene ruedas y puede moverse por la ciudad. Los cubanos estamos deseosos de que un día nos desamarren las manos.

Estuve en España, incluso visité un par de veces Barcelona. Vi lo malo, lo bueno y lo muy bueno. Mi interés no es imitar o comparar. Mi objetivo es aportar ideas que se que han funcionado en otros sistemas para cambiar hacia mejor el nuestro. Aquí estamos muy lejos de lo que es el socialismo o peor aún el comunismo. Esto es una oligarquía militar. ¿Cómo te explicas que en un país comunista (donde no debe existir el dinero), existan 2 monedas? Una para la burguesía y la otra para el proletariado.

En fin, tengo muchas cosas que escribirte, pero estoy convencido que ahora te resulta más fácil visualizar lo que te explico. Espero seguir en contacto. Gracias de nuevo por el bello correo. Si compartes algunas fotos de Cuba en Instagram ponme una etiqueta para verlas.

Un gran abrazo,

Yusnaby

http://yusnaby.com/carta-de-una-catalana-despues-de-visitar-cuba-por-primera-vez/

Hong Kong, fuente de inspiración, @14ymedio


Estudiantes en la marcha por los 5, La Habana
Por Eliécer Avila, 02/10/2014
La Habana, Cuba

Vi las imágenes de la marcha de los estudiantes cubanos a favor de "los cinco" y en contra del "terrorismo" y la "subversión". Telesur también se hizo eco de la noticia. Desconozco si otra televisora en el mundo abordaría el tema. De lo que sí estoy seguro es de que los participantes creyeron que estaban dando una muestra indiscutible de fortaleza, de principios y, posiblemente, de valor.

¿Qué sacó el pueblo de semejante audacia? Nada. Bueno si, muchos gastos.

En contraste con esta noticia, veo lo que está pasando en Hong Kong. Una de las ciudades más dinámicas económicamente, donde miles de estudiantes han logrado movilizar el apoyo de grandes sectores populares para exigir la elección de sus gobernantes locales al sufragio universal. El Gobierno central, en Pekín, se opone.

Comparemos estas dos situaciones, que se desarrollan ambas en territorios comunistas.

Unos toman las calles para pedir más democracia y el respeto a la capacidad ciudadana de elegir a sus representantes, enfrentándose a las fuerzas gubernamentales que pretenden impedírselo. Otros, los de aquí, acuden cómodamente en guaguas, con merienda incluida, pulóver y cuanto aseguramiento el Gobierno cubano les proporcione. Todo para hacer gala de una guapería orientada y dirigida por una agenda que nada tiene que ver con las demandas estudiantiles o sociales del país.

Los estudiantes en Hong Kong se las arreglan usando aplicaciones que burlan la censura del Estado para comunicarse entre ellos cuando los privan de Internet. Los estudiantes cubanos usan potentes megáfonos para gritar ¡vivas! a los que no les permiten tener acceso a Internet.

El desinterés de las universidades cubanas por el estado de la nación no para de sorprenderme. Si no son los jóvenes, con mayor salud y energía, los que defienden a nuestros ancianos, a nuestros pobres, a nuestros obreros y a nosotros mismos, ¿quién lo va a hacer? ¿El Estado? ¿La burocracia? ¿Los causantes de los problemas?

¿Qué valor tiene una marcha que olvida que vivimos en un país sin la más mínima libertad de prensa? Donde los trabajadores no pueden ni comer adecuadamente con el salario que reciben. Y donde la capital se está derrumbando. ¿Qué respeto puede inspirar un movimiento juvenil y universitario que no es capaz de defenderse a sí mismo para reconquistar su autonomía y su libertad?

Está claro que estas marchas no se hacen a iniciativa de los estudiantes. Debemos incluso reconocer que muchos de los que leerán este artículo, y el propio autor, asistimos alguna vez a marchas parecidas. Por romper el aburrimiento de la rutina de las clases. Por nadar sobre la ola que todos dicen que es correcta. O simplemente por salir gratis a conocer un poco más de La Habana. Cuando crecimos un poco y salimos de la burbuja ideológica en la que han convertido a nuestros campus universitarios, la realidad nos golpea con mucha fuerza en plena cara. Nos damos cuenta de la extrema manipulación a la que fuimos sometidos para defender los intereses de una minoría acomodada en el poder por nosotros mismos. Y nos duele.

Puesto que nadie escarmienta por cabeza ajena, habrá que esperar a que tantos campeones olímpicos del entusiasmo se gradúen y tengan que sostener por ellos mismos un hogar en condición de ciudadanos y de trabajadores.

Para entonces será demasiado tarde. Ya nadie les pondrá guaguas ni merienda para que vayan a las plazas a expresar su inconformidad. De hecho, si lo hacen por su cuenta, descubrirán una mínima parte del sistema que no conocían, lo que aumentará sus frustraciones pero les aclarará mucho la mente.

Algunos decidirán irse de Cuba y cambiarán sin problemas el megáfono de gritar ¡viva! por el timón del carro cómodo que el enemigo ideológico les dejará comprar a cambio de su trabajo. Otros se conformarán con vivir de lo que puedan y andarán por ahí ... a ver qué pasa. También existirán siempre los dispuestos a ocupar cargos, desde donde tendrán que convencer a la nueva masa de jóvenes y estudiantes para que marchen en contra del "enemigo histórico". Será su contribución a la castración mental de las masas, paso imprescindible hacia la construcción del hombre nuevo. Estos son los peores.

Así y todo tengo la convicción de que este ciclo de indefensión popular y de engaño no puede ser eterno. Siento que cada vez somos más los que en cada rincón de este país, incluyendo las universidades, sentimos la responsabilidad de contribuir al cambio profundo y vital que necesitamos. Solo nos falta ponernos de acuerdo como lo están haciendo los manifestantes de Hong Kong con una madurez encomiable.

http://www.14ymedio.com/opinion/Hong-Kong-fuente-inspiracion_0_1644435548.html

¡JAMÁS ANTES VISTO! Balseros cubanos graban su travesía escapando de Cuba, @yusnaby


Por Yusnaby Pérez, 26/09/2014

Ayer, todos los medios de noticias del sur de La Florida, dieron la noticia de una rústica embarcación que llegó desde Cuba. La balsa estaba construida con un motor de LADA. Por primera vez en la historia, los balseros grabaron la travesía en el inmeso mar, “con la adrenalina a full“. Podía haber ocurrido cualquier cosa, desde morir ahogados hasta ser interceptados por los guardacostas…


Pero tuvieron suerte, y coincidentemente, una señora desde su terraza grabó justo el momento en que llegaban, se lanzaban al mar y tocaban tierras de libertad. Los gritos de “Viva Cuba“ me estremecieron el alma.



La historia de Roberto, el chavista que vino a Cuba a raspar el cupo, @yusnaby



Por Yusnaby Pérez, 16/09/2014

Esta es una historia real, sólo cambié los nombres para la protección de los implicados.

Yusimí es de esas mulatas despampanantes que uno se encuentra en cualquier cuadra de Centro Habana: extensiones por la cintura, labios de un rojo más intenso que la sangre, tacones de aguja, una falda más pequeña que la cuarta de mi mano y una sonrisa 24 horas. En el barrio le dicen “La Franklin“, pues “por un billete de 100 dólares hace de todo“.

Si, Yusimí es prostituta, o jinetera como se dice en Cuba.

Ella siempre tiene ropa de hombre y colonias para vender. Por eso, cuando necesito algo paso por su casa y, como es muy divertida, me quedo conversando con ella un buen rato. Ahí me actualizo de todo lo que ocurre en el barrio; desde las “travesuras de Mercy“ hasta sus incontables historias con turistas extranjeros. Ayer, como quien cuenta una exclusiva jamás antes vista, me narraba con su amplio vocabulario popular cubano la historia que tuvo con un venezolano chavista que conoció una semana atrás.

-¡Niño! Era una cosa fea que yo no te puedo explicar y tenía un bigote igualito al de Maduro- Comenzó a contarme.

Resulta que los 2 se conocieron en una CADECA (Casa Estatal de Cambio de Monedas) del Vedado. Yusimí estaba en la cola para cambiar unos euros que tenía ahorrados y Roberto (el venezolano) quería cambiar a dólares los pesos que había “raspado“ del cupo de viajero que anualmente tienen acceso los venezolanos como resultado del control estatal de dólares que existe en esa nación. En la tarde del día siguiente Roberto se marchaba a Caracas. Fue un viaje exprés con el único objetivo de raspar el cupo y regresarse a Venezuela con los dólares.

Los venezolanos están viniendo a Cuba a extraer el “cupo de viajero“ que le otorga el Gobierno Venezolano a un cambio de 11.3 bolívares por cada dólar. Una vez en La Habana, van a un banco y extraen la cantidad asignada en la tarjeta (de 2500 a 3000 dólares) en pesos convertibles y luego en las CADECA los cambian a dólares pagando un impuesto.

-Ay papi… tienes muchísimo dinero- Le dijo Yusimí mientras Roberto le miraba las tetas.

Ahí comenzó todo.

Después de una hora de cola bajo un sol abrasador ya Roberto había invitado a Yusi a varios refrescos y un poco de maní. Tras cambiar, se fueron para la habitación que Roberto había rentado cerca del Capitolio donde ocurrió “lo que tenía que ocurrir“. El venezolano quedó maravillado con los encantos de la cubana y la invitó a cenar esa noche.

-Cuando yo me aparecí por la noche y le vi la vestimenta que tenía le dije: ¡Mira papi! Si tu quieres que yo salga contigo, te me quitas ahora mismo el pulovito (T-Shirt) rojo ese de Chávez y te me pones algo decente, que aquí en La Habana eso no se usa- Contaba Yusi muy seria, aunque sonaba gracioso.

Salieron a cenar a la Bodeguita del Medio, la cubana oliendo a Chanel y el venezolano con 3000 dólares en el bolsillo. Después de una botella de Chardonnay chileno, un enchilado de camarones y varios mojitos, ya el venezolano de 54 años se sentía Brad Pitt al lado de su mulata de 19.

-Quiero que te vengas a Venezuela a vivir conmigo- Le dijo Roberto al momento de pagar la cuenta.

-¡Claro! ¡Me encantaría! Estoy loca por salir de este comunismo.- Le dijo Yusimí, pero el chavista no mostró mucha atención al comentario político pues se había vuelto a hipnotizar con sus tetas.

Yusi le dijo que necesitaba dinero para arreglar sus papeles, pagar algunas deudas, sacarse el pasaporte y comprar el billete de avión destino Caracas. Para resumir la historia, Roberto le dio a Yusimí una buena parte de los 3000 dólares, pasaron juntos la noche y al día siguiente se marchó a Venezuela con mucho menos de lo que esperaba y con la esperanza de haber encontrado al amor de su vida.

-¿Pero niño… tú te crees que yo me voy a ir para Venezuela? Dicen que aquello está casi peor que Cuba, con las mismas colas y todo. Es como ir de “Guatemala“ para “Guatepeor“.- Me decía justo al terminar de contarme los detalles sexuales con Roberto que he decidido no publicar.

-Yusi- le respondí yo – No son sólo las colas, es la violencia. Venezuela tiene record mundial de homicidios intencionados anuales. Ahí no se puede ni siquiera caminar tranquilo por la calle.- Le expliqué a mi amiga sobre todo lo que he aprendido durante los últimos meses sobre Venezuela.

-Pero claro, para allá no voy ni amarrada. Aquí por lo menos no me matan. Ya le dije a Roberto que no hay apuro, que venga en enero a cobrar el cupo del 2015 si me quiere ver.

http://yusnaby.com/la-historia-de-roberto-el-chavista-que-vino-a-cuba-a-raspar-el-cupo-2/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+yusnaby+%28El+blog+de+Yusnaby%29