Mostrando entradas con la etiqueta Al hilo del Evangelio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Al hilo del Evangelio. Mostrar todas las entradas

CUANDO EL ABRAZO SE CONVIERTE EN SACRAMENTO

SANTIAGO DE COMPOSTELA: donde el abrazo se convierte en sacramento, donde el peregrino encuentra la paz, donde el peregrino vacía su mochila, donde se encuentra consigo mismo y abraza emocionado su corazón sanado.
SANTIAGO DE COMPOSTELA:  donde el Apóstol con solemne majestad, acoge el cálido abrazo del cansado peregrino, donde termina el camino de las estrellas y comienza el sendero de la vida.
¡¡ Santiago de Compostela !! Lugar de penitencia y de oración. Lugar de silencio y abrazos silenciosos.
                                                                                                                A. Castro
Al celebrar tu memoria, 
Santo Apóstol peregrino, 
guíanos por el camino
al Pórtico de la Gloria. 
Camino de Compostela,
va un romero caminando
y es el camino de estrellas
polvareda de sus pasos.
En el pecho las vieiras,
y el alto bordón en la mano,
sembrando por la vereda
las canciones y los salmos.
Llévale, romerico,
llévale a Santiago,
llévale, romerico,
llévale un abrazo.
Romeros, sólo romeros,
dile que peregrinamos
con la mirada en el cielo
desde la aurora al ocaso.
Camino de Compostela,
todos los hombres, hermanos,
construyendo un mundo nuevo
en el amor cimentado.
Llévale, romerico,
llévale a Santiago,
llévale, romerico,
llévale un abrazo.
Ven, Santiago, con nosotros,
que tu bordón es un báculo,
el cayado del pastor
para guiar el rebaño.
¡Santo Apóstol peregrino,
llévanos tú de la mano
para ir contigo hasta Cristo,
Santiago el Mayor, Santiago!
Llévale, romerico,
llévale a Santiago,
llévale, romerico,
llévale un abrazo.
 (Liturgia de las Horas. Laudes 25 de julio)
Clic para escuchar: Himno al Apóstol Santiago

VIRGEN DEL CARMEN


Virgen del Carmen
Templo de Veracruz (Carballiño)
LA VIRGEN DEL CARMEN ES:: 
Es barca que nos adentra para conocer el contenido de la Fe.
Es vela sobre la que empuja el viento de la Fe.
Es ancla que se incrusta en la tierra firme y segura cuando nos zarandean las olas de las dificultadesUna llamada a redescubrir la figura de una mujer que en la sencillez y con la obediencia... colaboró por y en nuestra salvación.
Es portadora de la Buena Noticia.
Es aquella que se interpone constantemente como un gran escudo entre los peligros y sus hijos e hijas que somos nosotros. Es remo para navegar contracorriente.
 Es vigía para discernir el horizonte de los caminos a elegir.

LA VIRGEN DEL CARMEN ES:
Estrella que guía, en medio del mar turbulento y oscuro, los avatares de nuestra travesía cristiana
Es calma en la tempestad producida por los malos entendidos y las divisiones.
Es salvavidas cuando todo parece hundirse a nuestro paso
Es timón cuando nos falta luz en las decisiones y seguridad en el caminar.
Es brújula cuando nos torpedean con multitud de ofertas que nos distraen y nos despistan.
(P. J. Leoz)
 FELICIDADES A QUIENES CELEBRAIS LA FIESTA DE MARÍA
¡¡¡ FELIZ DIA DEL CARMEN !!!

VENID A MI LOS QUE ESTÁIS CANSADOS

En este domingo 14 del Tiempo Ordinario, Jesús nos hace esta invitación:
«Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré  descanso.Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.» (Mt 11, 25-30.

DAR VIDA // 5º Domingo de Cuaresma - Ciclo A

En un mundo, donde la cultura de muerte, intenta ganar la batalla, los signos de VIDA, nos llenan de esperanza y optimismo.
¡¡ VIVE !!     ¡¡ DA VIDA !!

SANA MIS OJOS, MIS OJOS DEL CORAZÓN

No fue el lodo, que pusiste en sus ojos,
ni fue el agua cuando él se los lavó,
fue su fe, que creció cuando pasabas,
donde él tirado estaba,
y pudo ver,  por primera vez.

Sana mis ojos, mis ojos del corazón.
Quita el pecado que no me deja ver,
sáname Jesús, que hoy quiero ver, Señor, tu LUZ
               

¿TE ATREVES A MIRAR DIFERENTE?// 4º Domingo de Cuaresma - Ciclo A

¿Te atreves a mirar diferente o prefieres seguir igual?
¿Quieres ver el mundo "en color" o prefieres seguir viéndolo "en blanco y negro"?
¡Empieza de nuevo!  ¡Ábrete a la Luz! ¡Déjate sorprender por la LUZ!

¿DÓNDE VAS , SAMARITANA?

¿Dónde vas, Samaritana, con tu cántaro vacío? ¿Dónde vas, en la tarde calurosa de tu tierra, con el sol agotador de tu país? Vas triste y cansada. No flotan ligeros tus cabellos. Sientes en tu vida el peso de los días pasados, la carga abrumadora de tu soledad.
Te ha vencido el calor. Te ha dominado la sed. Y ahora, vienes deprisa a saciarla a este pozo que tampoco te saciará.
Traes entre tus finas manos, el barro de tu cántaro vacío.
Traes en tu corazón oculto, el barro de tu ser envejecido.
 Tu mundo es tu cántaro, y tu camino el que te acerca al brocal del pozo.

Has bebido mucho agua y no sientes saciada tu ser. Has recorrido otros senderos y sólo te alejan de ti.Tienes sed.

Vienes con ansiedad a colmar tu viejo cántaro y luego, como tantas otras veces, se acabará, y tú volverás y así una y otra vez... ¡Por eso vienes cansada!

¿Sabes? Aligera tu paso, Samaritana. Levanta tu cabeza al viento y no temas acercarte: en el brocal del pozo te espera Alguien que padece tu misma enfermedad: Tiene sed.
Mira, tiene sed y necesita la tuya. También está cansado, como tú. Y necesita tu cansancio para descansar.Da de tu sed al sediento y sentirás el frescor de una nueva vida.

Te acercas, y no lo ves. Echas la cuerda del pozo y sube el agua a borbotones.
Acercas tu boca ansiosa, quieres saciar tu sed con tu agua, y sólo piensas en ti. También El tiene sed, y... ¿no ves que no tiene con qué sacar agua?
No te extrañe su demanda:
- “Dame de beber” 
No es agua del pozo lo que te pide el judío. Es el agua de tu sinceridad y tu amor, de tu don y tu amistad, de tu mismo ser, pero tú no puedes entender.
¡Estás demasiado vacía! ¡Como tu cántaro!

 Pero en tu corazón roto, en tu alma lacerada, era posible sembrar.. Y pronto surgió la flor.

Abres tu corazón a su palabra: El dice Verdad ¿no es eso lo que buscabas?
Tal vez te extrañaste de su porte, tal vez te sorprendió su compostura.
No podías admitir su sencillez, transparencia y suavidad, frente a tu nerviosismo, ceguera y suciedad.

Pronto, tú misma lo descubriste: “El dice Verdad”.
Y te dejaste sorprender por ella. El sigue hablando y vas recobrando Vida.
Quieres entender pero aún tienes tu cántaro vacío entre las manos.
Es necesario que dejes el cántaro.
Es necesario que dejes de mirar a su fondo oscuro y siempre igual.
Rómpelo , si es preciso, ante El, y recobrarás, el agua vertida en torrente de manantial.
¿No sientes ya? 
Es la Vida que nace, 
es el Manantial que brota, 
es la Luz que ilumina, 
es el Agua que sacia, 
es... tu mismo ser que descubre tu Interioridad y quiere salir. 
No te calles, Samaritana. No apagues la vida que te nace.
Díselo:
 - “Dame de beber”
Y El te dará. Tu sed ya no será tuya.
Y el mismo te dirá:
- “Has dicho verdad”
También tu eres sincera. Has reconocido tu vida ante El, y en este momento, tu cántaro se ha roto.
 Miró a través de tus ojos y vio verdad, transparencia, pureza, luz.

Ya podéis entenderos porque vais encontrando algo en común. 
                                       Párate, Samaritana. 
Bebe. 
Bebe. 
Sacia tu sed. 
Ya no necesitas cántaro porque sería insuficiente. 
Y lo has hecho. Has bebido con fuerza en las Aguas de la Vida. 
Y sin saberlo te has convertido en Apóstol, sabes de muchos sedientos y quieres que vengan al Pozo. 
Y vas corriendo a buscarlos. 
Ya no pensabas en ti. Lo habías aprendido de El. 
Sacias tu sed y la suya. Le brindas tu ser a borbotones, como el agua que fluye del manantial. 
Y tu cántaro rebosa, y tu vida se plenifica. 

Ya sé adónde vas, Samaritana: A LLENAR TU CÁNTARO Y CALMAR TU SED. 
                                                                                                                                    A. Castro

ALPINISTA DEL ABSOLUTO (San Mateo 17,1-9)

Te has convertido en escalador de cumbres, en infatigable ascensionista de alturas insospechadas, en caminante errante con meta en las montañas, en...
ALPINISTA DEL ABSOLUTO 
 Y vas conquistando metas, consiguiendo cimas, alcanzando altitudes que te acercan a la MONTAÑA SANTA que se convertirá en sede permanente de un Madero en cruz.
Hoy, eliges a tres amigos como única compañía en tu subida a la montaña galilea del Tabor.
Ellos no saben lo que va a suceder. Tú, sabes que necesitan esta experiencia para soportar la dureza de los acontecimientos que te sucederán en otra montaña de Jerusalen: el Gólgota (Calvario).
Y los preparas.
Por el camino, en andar lento y sosegado, tu Corazón hecho Amor y Cercanía, se abre en torrente silencioso y derramas a sus corazones toda la hondura de tu sublime vocación: ser ALPINISTA de ABSOLUTO, escalar la cercanía de la Trascendencia.

Y les hablas así:
  • "Subir a la Montaña: es aceptar -como Abraham- el reto de Dios:"Toma a tu hijo único y ofrécemelo en sacrificio", es cargar sobre la espalda -como Isaac- la leña para el holocausto, es tomar la cruz -como el Hijo del Hombre- sobre la que será clavado.
  • Subir a la Montaña: es acercarse con temblor a la Transcendencia es querer tocar el Absoluto, es abismarse en lo nuevo y en lo desconocido.
  • Subir a la Montaña: es acallar las voces de nuestras palabrerías inútiles para escuchar la PALABRA, es sumergirse en el terrible silencio de Dios y permanecer allí, en espera confiada.
  •  Subir a la Montaña: es dejarse envolver por la NUBE, en la oscuridad de una fe amorosa y confiada que, sin entender, se abandona por completo al Padre. 
    • Subir a la Montaña: es experimentar que: la muerte culmina en la Resurrección, el dolor en el gozo, el sufrimiento en la alegría, las realidades terrenas en la Trascendencia y nuestras vidas en la VIDA de Dios. 
    • Subir a la Montaña: es introducirse en la senda tortuosa y escarpada que conduce a la Cruz, es querer llegar a la cima más alta, donde el hombre y Dios se confunden en un abrazo de AMOR.
    •  Subir a la Montaña: es gustar -como Pedro- el acontecimiento glorioso de la Transfiguración: "¡Qué bien se está aquí!", para bajar al valle de la vida transformados por el Amor.
    •  Subir a la Montaña, llegar a la cima: es permitir la intervención de Dios en nuestras vidas, es dejarle que transforme nuestras oscuras tinieblas en transparencia de Luz, es hacerle una choza en nuestro interior y bajarle de nuevo de la Montaña: para mirar la vida desde El, para transcender los acontecimientos, para no desmayar ante la prueba, para estar firmes en el sufrimiento, para ser testigos de su AMOR. 
    Y, finalmente, les dijiste:
    • Subir a la Montaña: es aceptar que el Hijo del Hombre tiene que resucitar de la muerte. Guardadme este secreto hasta que suceda".
     Tus amigos, llenos de miedo y estupor, no comprendieron nada. Y cuando bajaban, se "entretenían"en discutir qué significaba aquello.
    Tú, en cambio, habías realizado la conquista de la Transcendencia,
                 te habías embarcado decididamente en la tarea de la transformación,
                 te sentías ALPINISTA DEL ABSOLUTO
                       y bajabas al valle con serenidad deslumbrante, con voluntad renovada
                       y... seguías ofreciendo tu VIDA en entrega total a los necesitados.

    Como un día cualquiera, seguías curando, haciendo el bien, hasta conquistar la cumbre de la MONTAÑA definitiva: el Calvario...
                                                       Y, emprendiste el camino hacia Jerusalen.
                                                                                                                A. Castro

      ABRE LOS OJOS // 2º Domingo de Cuaresma - Ciclo A

      "Se transfiguró delante de ellos y su rostro resplandecía como el sol"
      (Mt. 17, 1-9)
       ¡Abre los ojos! 
      No permitas que la oscuridad te envuelva. 
      ¡Estás hecho para la Luz!
      Porque Quien es la LUZ, hoy  te la brinda a raudales, 
      para que también tú, como ÉL,
      vayas por la vida con los ojos abiertos, 
      con las manos extendidas 
      y el corazón a punto para toda obra buena.
      Mira bien... ¿Quién te necesita hoy?

      Déjate transfigurar por la LUZ.
      Da paso a la CLARIDAD, para que ELLA guíe tus pasos. 
      ¡ABRE LOS OJOS!
                                                                                                               A. Castro

      SOY LO QUE HAGO // 1º Domingo de Cuaresma - Ciclo A


      ¿Soy lo que hago ó soy lo que "soy"?
      Quien ha dicho: YO SOY EL QUE SOY, nos capacita para ser, nos capacita para hacer, nos capacita para vivir...
      Y una Vida Nueva, sin fin.

      BLANCO+NEGRO=ROJO // 7º Domingo del T.O. Ciclo A

      A Dios no le salen las cuentas con nuestros números, 
      porque Él suma con colores. 
      En las matemáticas de Dios, 
      BLANCO + NEGRO = ROJO
      Sólo surge el AMOR cuando dos manos diferentes se estrechan.
      Sólo se dibujan corazones en el campo del respeto mutuo.
      Sólo desaparece la división cuando limpiamos las diferencias.
      Sólo transformamos los misiles en pinceles de colores cuando dibujamos el AMOR
      Y es que, sólo amando a los enemigos, somos fieles a la Palabra del Maestro que hoy nos dice:

      "Habéis oído que se dijo: 
      "Ojo por ojo, diente por diente." 
      Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas. 
       Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y aborrecerás a tu enemigo. 
      Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. 
      Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.” (Mt. 5, 38-48)
      A. Castro

      ¡TÚ DECIDES! VI DOMINGO T.O. Ciclo A

      "Si quieres, guardarás sus mandatos, porque es prudencia cumplir su voluntad; ante ti están puestos fuego y agua, echa mano a lo que quieras; delante del hombre están muerte y vida: le darán lo que él escoja. Es inmensa la sabiduría del Señor, es grande su poder y lo ve todo; los ojos de Dios ven las acciones, él conoce todas las obras del hombre; no mandó pecar al hombre, ni deja impunes a los mentirosos". (Eclo. 15, 16-21)
                    Esto nos dice hoy Jesús a nosotros:
                                  En tus manos está el bienestar de quienes te rodean,
                                  en tus manos está el pan para el hambriento,
                                  en tus manos está el calor para el refugiado,
                                  en tus manos está la acogida para el desvalido,
                                  en tus manos está la felicidad,
                                  en tus manos está la construcción de un mundo nuevo,
                                  en tus manos está el deseado cambio en la Iglesia,
                                  en tus manos está evangelizar a los pobres,
                                  en tus manos he puesto TODO lo creado...
                                                        ¿Qué vas a hacer?
                                                           ¡TÚ  DECIDES...!
                                                                   A. Castro

      ¿PUEDO? ¡¡¡ SÍ, PUEDO !!!


      Tenemos RAZONES para cambiar el mundo: 

      Porque el mundo está ahí fuera. 
      Porque se necesita un cambio. 
      Porque “no tenemos 11 años”. 
      Porque somos “pensadores globales”. 
      Porque el mundo espera de nosotros… 
      ¿O acaso percibimos que no espera nada?... 
      ¿O no nos impactan las noticias, que nos hablan 
      de miles de personas, que mueren al día de hambre…? 
      ¿O será que no nos gusta este mundo? 

      Y tenemos POSIBILIDADES de cambiarlo:

      Podemos coger las cosas del mundo que no nos gustan y darle la vuelta. 
      Podemos optar a “la buena nota”…
      Podemos empezar hoy. Y empezar juntos.
      Podemos continuar a lo largo de toda la vida… 
       No se trata de nada raro, ni de una locura, ni de un rollo… 
       ¡ES UNA POSIBILIDAD! 
       Podemos colaborar con  MANOS UNIDAS en la lucha contra el hambre en el mundo. 
      Podemos poner nuestro grano de arena para que se haga realidad el slogan de este año: 
      UN MUNDO NUEVO, PROYECTO COMÚN. 

      Éste es nuestro reto. Éste es “el reino de las posibilidades”. Acabar con el hambre es posible. ¡PODEMOS!  Basta que tú y yo queramos hacerlo. De nosotros depende. ¡Empecemos ya! ¡Estamos en la Campaña contra el hambre!...

      Pues bien, como si de alumnos se tratase, aquí tenemos una primera tarea para empezar:
      PIENSA EN UNA IDEA PARA COMBATIR EL HAMBRE EN EL MUNDO 
      (AUNQUE SEA POCO) Y LLÉVALA A LA PRÁCTICA ¡¡PÓNLA EN ACCIÓN!!
      A. Castro

      Te invito a dejar aquí tu idea. Nos ayudará a todos. Gracias

      JESÚS, REY DE REYES

      ¡Me dijeron que eras Rey!
      Y busqué en tu cabeza la corona real, pero era de espinas;
      Busqué el cetro en tu mano y tenías una débil caña;
      busqué tu trono real y estabas clavado en una cruz.
      Pregunté por tu palacio y me dijeron que ”no tenías donde reclinar tu cabeza”(Lc.9,58)
      Indagué sobre tu séquito y encontré contigo a una multitud de pobres y desposeídos (Lc. 6,17-18) Rastrée tu estilo de vida y llegué a la conclusión de que “pasaste haciendo el bien” (Hch. 10,38)
      El testimonio unánime de tus seguidores es acorde en decir que repartías Paz y Amor, que eras pobre y humilde.
      ¡Señor Jesús, me desconcierta tu Reinado!
      Sin embargo, hoy, te proclamo mi Rey y Señor.
       Diré al mundo entero que sólo Tú, Cristo, eres el REY del Universo.
                                                                                                                   A. Castro