Reducir cuota o importe al pagar la hipoteca

¿Qué es mejor, reducir la cuota o el importe total de la hipoteca?

Pagar menos por la hipoteca es el sueño de cualquier hipotecado, para ello existen fórmulas que nos permiten reducir el importe final del préstamo o la cuota mensual. Optar por una opción u otra atiende a diferentes necesidades. Sin embargo, aminorar la cuota de la hipoteca, en ocasiones, provoca un incremento del importe final del préstamo hipotecario. El comparador financiero HelpMyCash.com nos explica qué alternativa es mejor y cuándo es conveniente decantarse por una u otra.  

Pagar menos cada mes 

Rebajar el importe mensual de la hipoteca es el objetivo de aquellas personas a las que apremia contar con mayor liquidez cada mes. El endeudamiento excesivo, la reducción de los ingresos familiares o simplemente la disconformidad con la cuantía de la cuota son algunos de los motivos por los que se ejecuta esta opción.

Para reducir la cuota mensual existen varias opciones, aunque hay que tener en cuenta que alguna puede suponer un incremento del coste total del préstamo hipotecario:

Renegociar el interés: negociar con el banco la bajada del interés tiene un efecto inmediato en las cuotas y en el importe final. El coste de ambos se recorta, pero la entidad puede cobrarnos una comisión por novación (entre el 0 % y el 1 %) si figura en el contrato o exigirnos contratar algún producto extra (seguro de vida, plan de pensiones, etc.). Si el banco no acepta una novación, podemos intentar reducir el interés a través de una subrogación de hipoteca.
Amortizar la hipoteca: si tenemos un dinero ahorrado y decidimos adelantar el pago de la deuda, podemos amortizar plazo o cuota. Si optamos por lo primero, el coste de la hipoteca se reducirá, porque al disminuir el plazo se reducen también los intereses. Sin embargo, si amortizamos cuota, pagaremos menos cada mes pero el precio final de la hipoteca será el mismo. Si nuestra hipoteca cuenta con una comisión por amortización anticipada, ésta será del 0,50 % los cinco primeros años y del 0,25 % a partir del sexto.
Carencia de capital: consiste en reducir la cuota mensual o directamente dejar de pagarla durante un plazo. La carencia de capital consiste en pagar únicamente intereses durante un tiempo (normalmente tres años como máximo). Tras la finalización de la carencia parcial, el capital pendiente será el mismo, pero el plazo aumentará, por lo que el importe total de la hipoteca también crecerá.
Antes de negociar con el banco algunas de estas fórmulas, podemos hacer números y calcular cuál será la nueva cuota mensual resultante, para ello podemos utilizar una calculadora de hipoteca online.


Reducir el importe total

Rebajar el interés de la hipoteca, mediante una novación o a través de una subrogación, además de un aminoramiento de las cuotas produce un abaratamiento del importe final. Sin embargo, como ya hemos visto, tanto la carencia de hipoteca como la amortización de cuota no rebajan el precio total de la hipoteca. 

Si el objetivo que nos mueve a rebajar el coste total de la hipoteca es meramente ahorrativo y no está relacionado con la necesidad de disponer de mayor liquidez cada mes, porque contamos con ahorros suficientes, la mejor alternativa es amortizar plazo.

Esta opción implica menos tiempo para devolver la deuda, lo que significa menos intereses. De esta forma, el importe de nuestro préstamo hipotecario se verá reducido, aunque pagaremos la misma cuota, pero durante menos meses. 

Conclusiones
1. La mejor opción es intentar reducir el importe final de la hipoteca, si esto además implica una rebaja de las cuotas mensuales, mucho mejor. 
2. La carencia reduce la cuota, pero no el importe total. Cuando atravesemos una dificultad económica puntual, evidentemente la urgencia determina intentar reducir la cuota, aunque en ciertas ocasiones provoque un encarecimiento de la hipoteca a largo plazo.
3. Amortizar el plazo genera ahorro. Si disponemos de ahorros suficientes, lo ideal es amortizar plazo e incluso amortizar totalmente la hipoteca si nuestra situación financiera nos lo permite. De esta forma, pagaremos menos intereses y ahorraremos en el pago.