El hipotecado en 2016

¿Qué características definirán al hipotecado en 2016?

El panorama hipotecario está en constante cambio. Tras la crisis económica y con la lección aprendida, los bancos ya no ofrecen las mismas hipotecas de hace un año y los clientes se lo piensan dos veces antes de hipotecar su vivienda. El comparador de finanzas personales HelpMyCash.com ha hecho un estudio sobre cuáles serán las características que definirán el perfil del hipotecado durante el próximo año. 

Solvente

Para poder acceder a una hipoteca los requisitos han cambiado mucho. Ahora, es casi imposible conseguir un préstamo hipotecario sin aportar un solo euro, por lo que los que quieran hipotecarse en 2016 deberán disponer de ahorros elevados, más o menos del 30 % del precio de la vivienda, es decir, unos 30.000 euros de cada 100.000. 

El cliente también tendrá que tener un perfil solvente, es decir, ser una persona que sea capaz de hacer frente a todas las cuotas. Durante los últimos años, los bancos se han hecho con muchas viviendas de familias que no han podido pagar la deuda. Es por eso que las entidades financieras exigen que tengan ingresos de unos 2.000 euros al mes y cuenten, además, con un empleo estable en un sector en auge. 

Responsable

Tanto bancos como clientes son ahora más responsables a la hora de contratar y ofertar productos financieros. Es por eso que un hipotecado ya no intentará endeudarse por encima de sus posibilidades ni un banco le permitirá hacerlo. 

En ese sentido, todos los que vayan a solicitar una hipoteca en 2016 intentarán negociar la hipoteca con el banco para conseguir la más barata, que ésta no incluya muchas comisiones y no le obligue a vincularse con demasiados productos, ya que esto aumentará el coste total del préstamo. 

Exigente

Aunque el poder para aprobar o denegar hipotecas, y por tanto, de imponer sus condiciones, lo sigue teniendo el banco, los hipotecados ya no aceptarán cláusulas que les perjudiquen a ellos y que beneficien al banco. 

Antes de contratar un préstamo hipotecario, compararán entre diferentes hipotecas de distintos bancos y una vez hayan elegido una, se leerán toda la letra pequeña del contrato. De esta forma, se asegurarán entenderlo todo y así se evitarán sorpresas en un futuro.