El coste de las hipotecas en 2016

¿Cuánto debe costar una hipoteca en 2016?

Los bancos han abaratado sus hipotecas, pero los interesados deben mantenerse al día y conocer las claves de este producto para distinguir una buena de una mala oferta. 

El contrato hipotecario consiste en unas 60 o 70 páginas llenas de jerga financiera que la mayoría de los hipotecados han firmado sin entender del todo, a pesar de que condicionará su economía durante las próximas décadas. Además, como generalmente este tipo de contrato solo se firma una vez en la vida, los futuros hipotecados no suelen tener con qué comparar y, en consecuencia,  no saben si lo que les están ofreciendo les conviene o no les conviene.

El comparador HelpMyCash.com apunta, en su guía gratuita “Cómo pedir hipoteca al banco”, algunas directrices para que los interesados en comprar una casa obtengan la mejor financiación posible en el mercado actual.

¿Cuál debe ser el interés?

En 2015 se considera que un tipo de interés competitivo es euríbor + 1,25 %, si estamos dispuestos a contratar toda la vinculación, y euríbor + 2,5 % si no contratamos ningún seguro. En las hipotecas fijas, un 3 % se considera atractivo y más de un 3,5 % caro. Y en cuando a las mixtas, con un período a tipo fijo y otro a tipo variable, el comparador HelpMyCash.com considera que “no son las más atractivas del mercado”, ya que "lo interesante para el cliente sería una hipoteca mixta, pero al revés: que los primeros 5 o 10 años fueran a tipo variable, para aprovechar el bajo euríbor, y, después, cuando es más probable que los tipos y el euríbor hayan subido porque la economía se haya recuperado, pudiéramos pasar a un tipo fijo del 2 % o el 3 %".

¿Cuánto deben costar los seguros?

El seguro de vida en una hipoteca media puede oscilar entre los 100 y los 600 euros, según el banco, de manera que hasta 300 euros se considera un buen precio, por debajo de la media. Y el seguro de hogar suele oscilar entre los 150 y los 300 euros, según datos del comparador HelpMyCash.com, por lo que por encima de los 200 euros podemos empezar a pensar que es caro. Por supuesto, esto son solo apuntes orientativos, y el precio final dependerá del perfil de riesgo y usos de cada cual.
Además, no debemos quedarnos seguros de Prima Única Financiada, llamados PUF, que cogen el dinero que hubiéramos pagado al seguro durante 5 o 10 años y lo meten en la hipoteca, de forma que su coste queda diluido en las cuotas, pero pagaremos el precio del seguro más los mismos intereses que nos apliquen a la hipoteca (en general, entre el 1,5 % y el 3 % más). Recordemos que la Ley reconoce al asegurado su derecho a decidir cómo paga. Así pues, escojamos el pago anual en todos los seguros.

¿Cuáles deben ser las comisiones?

En 2015 existen muchas hipotecas sin comisión de apertura por lo que nos será fácil encontrar una oferta que no nos cobre un 1 % (1.000 euros de cada 100.000 de hipoteca) nada más firmar. En cualquier caso, aunque nuestra hipoteca contemple esta comisión, podemos intentar que el banco nos la elimine o al menos rebaje antes de firmar el préstamo, demostrando nuestra capacidad adquisitiva, disposición a vincularnos con la entidad o consiguiendo una oferta de otro banco al que podemos irnos que nos da la hipoteca sin esta comisión. 

La Ley española establece tres límites que los bancos no deben sobrepasar: la comisión por subrogación o cambio de banco no puede superar el 0,5 % del capital pendiente, la comisión por cancelación anticipada (pagar antes de tiempo) no puede superar el 0,5 %, y la comisión por ampliación de capital no puede superar el 0,1 %, según el artículo 10 de la Ley 2/1994. 

Por último, si se trata de una hipoteca a tipo fijo, debemos preguntar por la comisión de compensación por riesgo de tipo de interés, que puede ser del 0,5 % al 5 % del capital pendiente de la hipoteca, es decir, hasta 5.000 euros por cada 100.000, para asegurarnos de que, en caso de querer cambiar de banco, podremos hacerlo sin un sobrecoste tan alto. Podemos considerar que esta comisión se acerca al abuso cuando sobrepase el 3 %. 

En conclusión, una buena hipoteca en la actualidad sería la que tuviera un interés de euríbor + 1,5 % o menos, no aplicara comisión de apertura y sus dos seguros obligatorios no sumaran más de 500 euros anuales.