Comisiones que no debemos aceptar con nuestra hipoteca

¿Qué comisiones no debemos resignarnos a aceptar al firmar una hipoteca?

Las comisiones son uno de los factores que más encarecen la hipoteca. Solo la de apertura puede añadir 1.500 euros al coste total de nuestra casa nada más firmar. Por suerte, existen ofertas con interés bajo y muy pocos costes añadidos, sobre todo en la banca online. 

Cada vez más personas lo saben: el coste de una hipoteca no depende solo del interés sino también de los seguros y comisiones. Pero los seguros son difíciles de controlar ya que su precio es demasiado personalizado porque dependen de factores como el valor de la vivienda, la edad del hipotecado, etc. Así, lo que sí puede controlar desde el principio el interesado en contratar una hipoteca  es que el préstamo no tenga comisiones.

¿Qué comisiones tienen las hipotecas en 2015?

Las principales comisiones que puede tener hoy una hipoteca son cinco: la comisión de apertura y estudio, que es lo que cobra el banco por estudiar nuestro caso y decirnos qué condiciones estarían dispuestas a aceptar (puede llegar hasta el 1,5 %, es decir, 1.500 euros de cada 100.000 euros de hipoteca); la comisión por cancelación anticipada, que se cobra si el hipotecado paga la deuda antes de hora, total o parcialmente (puede llegar al 0,5 % del capital pendiente); la comisión por novación, que el banco cobra cuando el hipotecado quiere “reescribir” el contrato cambiando algunas 
condiciones como por ejemplo el plazo (puede llegar al 1 % del capital pendiente); la comisión por subrogación, que es lo que nos cobrarán si traspasamos la hipoteca a otro banco (puede ser del 0,5 %); y la comisión por cancelación que es la que se cobra cuando cancelamos el contrato porque, por ejemplo, queremos abrir una nueva hipoteca (en hipotecas a tipo variable no suele pasar del 1 %). 

Una vez conocemos todos estos costes, debemos saber que hay tres tipos de hipotecas que se ofertan “sin comisiones”: los que realmente no cobran ninguna comisión, los que cobran dos o tres de las cinco citadas, y los que solo aplican un 0 % a la comisión de apertura pero cobran todas las demás.
Entre el primer grupo, el de las hipotecas que no cobran ninguna comisión (y así lo tienen por escrito en su web) encontramos la Hipoteca Naranja ING a euríbor + 0,99 %, la Hipoteca Mari Carmen de Abanca a euríbor + 1,25 %, la Hipoteca EVO Banco a euríbor + 1,50 % y la Hipoteca Unoe a euríbor + 1,10 %.

En el segundo grupo, el de las hipotecas que liberan al cliente de las comisiones más frecuentes, encontramos a la Hipoteca Net Smart de Caja España a euríbor + 1,35 % que solo cobra un 0,5 % en concepto de subrogación, la Hipoteca Open de Openbank a euríbor + 1,25 % que solo ofrece gratis la apertura y la cancelación parcial, y la Hipoteca Ahora de Liberbank a euríbor + 0,99 % que, como la de Openbank, solo aplica comisiones de apertura y desistimiento. 

Y en el tercer grupo encontramos tres hipotecas que nos liberan únicamente de la comisión de apertura: la Hipoteca Santander a euríbor + 1,25 %, la ecohipoteca de Triodos Bank a euríbor + 1,20 % y la Hipoteca Activa de ActivoBank a euríbor + 1,50 %. 

En resumen, el hipotecado debe saber que es muy fácil encontrar hipotecas sin comisión de apertura, lo que fácilmente nos ahorrará más de 1.000 euros, y también es posible encontrar hipotecas que no nos cobren si cambiamos de entidad o necesitamos cambiar las condiciones del préstamo. La comisión más fácil de esquivar es entonces la de apertura, y la más difícil, la de subrogación o cambio de banco. Para dar con las mejores ofertas, desde HelpMyCash recomiendan usar un comparador de hipotecas y no dejar de tener en cuenta las ofertas de la banca online.