Que debemos pactar con el banco antes de pedir una hipoteca

Ser listo al firmar la hipoteca: 5 pactos con el banco que ahorran sustos

Las hipotecas son productos bancarios que comprometen nuestra economía mensual durante décadas, en las que puede pasarnos de todo, tanto a nosotros como al propio banco. Por eso, lo mejor es tomar algunas precauciones, según aconseja el comparador HelpMyCash.com.

1. Por si sube el Euríbor

En 2015 las cuotas de las hipotecas son más bajas que nunca. El motivo es que el Euríbor cotiza al mínimo histórico de 0,165 %. Así, este mes, una hipoteca de 150.000 euros a 30 años a Euríbor + 1 %  paga una cuota de 494 euros. ¿Cuánto pagaría si dentro de 10 años, por ejemplo, el Euríbor cotizara al 3 %? 716 euros, más de 200 euros más. 
Consejo: Pedir al banco qué cuota pagaríamos con un Euríbor mayor para saber si, llegado el momento, podremos pagar sin sobreesfuerzos. 

2. Por si vemos una hipoteca mejor

Muchas personas que firmaron hipotecas a Euríbor + 2% y 3 % hace unos años, ven cómo si hubieran contratado ahora estarían pagando intereses de Euríbor + 1,5 % o menos. 
Consejo: Si creemos que en el futuro podríamos querer cambiar, lo mejor es pactar una comisión de subrogación 0 %, que nos evitaría pagar comisiones extra si un día nos llevamos la hipoteca a otro banco. En este momento, hipotecas como la Naranja de ING a Euríbor + 1,29 % o la de Santander a Euríbor + 1,25 % o Triodos Bank a Euríbor + 1,35 % nos ofrecen esta comisión al 0 %. 

3. Por si podemos pagar antes

Es posible que, dentro de unos años, tengamos un trabajo mejor, ingresos extras, hayamos recibido una herencia… En cualquier caso, si nuestra economía mejora lo suficiente como para adelantar los pagos de la hipoteca, es muy recomendable hacerlo, ya que ahorraremos mucho dinero en intereses. 
Consejo: Firmar una comisión de cancelación anticipada del 0 %, de forma que pagar antes no nos cueste dinero. ING, Santander, Bankinter, Triodos, EVO Banco, Openbank o Unoe, entre otros, no cobran esta comisión, y recordemos que en los bancos que a priori sí la cobran siempre es posible negociar. 

4. Por si no podemos pagar

Si llega un punto en que, a causa de un paro prolongado u otra situación desfavorable, no somos capaces de seguir pagando, existen hipotecas como la Sin Más de Bankinter a Euríbor + 1,50 % que ofrecen dación en pago por contrato. Esto es que el banco nos garantiza que, si un día no podemos responder a nuestra deuda, devolver las llaves de la casa bastará para saldarla. 

5. Para que no nos suban las comisiones de la cuenta

Al firmar una hipoteca, el banco nos hará abrir una cuenta corriente en la entidad. Muchos hipotecados se han encontrado con que, aunque al principio esta cuenta era gratis, con el tiempo el banco ha ido subiendo las comisiones. Y el cliente, muchas veces, no tenía manera de defenderse, puesto que aún le quedaban muchos años de hipoteca.

Consejo: La subida de comisiones en la cuenta asociada puede evitarse de dos maneras: abriendo la hipoteca en un banco online (cuyas cuentas suelen tener política de comisiones cero) y escogiendo, en el momento de la firma, en qué cuenta de las del banco queremos depositar el dinero de la hipoteca. Se trata de escoger la cuenta sin comisiones del momento, o una con vinculación obligatoria que nos asegure que las condiciones no variarán hasta vencido el contrato.

Por supuesto, existen otros muchos factores a tener en cuenta antes de firmar el contrato hipotecario. El comparador HelpMyCash recopila las 25 preguntas que hacer al banco durante la entrevista, consejos claros y qué leyes nos amparan en su guía “Cómo pedir hipoteca al banco”, que nos ayuda a distinguir una buena de una mala oferta