Cuidado cuando las hipotecas baratas no son lo que parecen

El espejismo de las hipotecas baratas: cuidado, no son lo que parecen

Actualmente, la hipoteca media en España aplica un interés de Euríbor + 1,50 %; sin embargo, la guerra hipotecaria en la que los bancos están inmersos en estos momentos ha provocado que algunas entidades se lancen con hipotecas a Euríbor + 1 %, como en el caso de Kutxabank o Bankoa. La última entidad en apuntarse a la moda de las hipotecas baratas ha sido Liberbank que ha estrenado una hipoteca a 30 años todavía más barata que las anteriores, a Euríbor + 0,99 %. La oferta está reservada únicamente a aquellos territorios en los que la entidad se encuentra en proceso de expansión.

Pero ¿tienen truco las nuevas hipotecas baratas? 

Cuando una entidad lanza una hipoteca con un interés tan bajo es porque consigue los beneficios a través de otras fuentes como los seguros asociados o las comisiones. Mientras que la mayoría de las ofertas solo obligan a contratar dos pólizas, en concreto un seguro de vida y otro de hogar, con un coste medio conjunto de entre 300 y 500 euros anuales, algunas ofertas con un diferencial muy bajo pueden añadir un seguro más, como el de protección de pagos o el de desempleo, o cobrar muy caros los otros dos.

Este sería el caso de Liberbank, que en la letra pequeña de su nueva hipoteca informa de que el seguro de hogar tiene un coste de alrededor de 229 euros al año y el seguro de vida, de unos 651 euros, lo que se traduce en un gasto al año de 880 euros en seguros, a lo que habrá que sumarle las cuotas de la hipoteca. 

Pero no sólo de los seguros sacan ingresos los bancos con hipotecas baratas. Otra táctica es exigir una vinculación extra del cliente, por ejemplo, obligándole a realizar aportaciones regulares a un plan de pensiones o exigirle la contratación de una tarjeta de crédito, con el coste que eso puede suponer, y realizar un gasto mínimo anual con el plástico. 

Cuidado con la comisión de apertura

A diferencia de las hipotecas con un interés medio, de Euríbor + 1,50 %, que por lo general no tienen comisión de apertura, estas nuevas hipotecas de diferencial bajo sí suelen tenerla. Por ejemplo, las dos hipotecas antes mencionadas a Euríbor + 1% obligan al cliente a pagar esta comisión que en el caso de Bankoa será de 100 euros y en el de Kutxabank, de un 0,25 % sobre el importe de la operación con un mínimo de 400 euros. En el caso de Liberbank y su hipoteca a Euríbor + 0,99 % los clientes no tienen que hacer frente a esta comisión. 

Visto lo visto, no cabe duda de que la hipoteca más barata no siempre es la que tiene el diferencial más bajo. Para encontrar una hipoteca realmente barata, es necesario mirar la relación entre el interés, las comisiones y los seguros. ¿Lo ideal? Una hipoteca con un interés competitivo, sin comisiones y con no más de dos seguros. La mejor opción es acudir a varias oficinas y comparar las propuestas, aunque por supuesto existen otras preguntas que debemos hacer al banco para distinguir una buena oferta de otra mediocre. Una buena ayuda, si no somos expertos, es la guía gratuita “Cómo pedir una hipoteca al banco” elaborada por el comparador HelpMyCash.com, que nos proporciona consejos y 25 preguntas listas para imprimir y rellenar durante la entrevista con el banco.