Conviene contratar seguros para bonificar la hipoteca

Hipotecas bonificadas: cuidado, los seguros no suelen salir a cuenta

La ley española especifica que los bancos no pueden obligar a sus clientes a contratar seguros vinculados a una hipoteca, salvo el seguro contraincendios, que es obligatorio. Para sobrepasar este obstáculo los bancos empezaron a lanzar las llamadas “hipotecas bonificadas” que premian a los clientes que contraten productos vinculados, como seguros, planes de pensiones o tarjetas, con una rebaja en el tipo de interés, es decir, con una bonificación. 

Un claro ejemplo de este tipo de hipotecas es el de Ibercaja que comercializa una hipoteca a Euríbor + 2,09 % cuyo diferencial puede acabar reduciéndose hasta el 1,49 %; eso sí, para conseguirlo el cliente debe domiciliar la nómina, lo que supondría una bonificación de 0,15 puntos, gastar 2.000 euros al año en compras con la tarjeta (-0,10 puntos), invertir entre 10.000 y 35.000 euros anuales en fondos de inversión, planes de pensiones o cuentas (-0,25) o suscribir un seguro de vida, uno de hogar y uno de protección de pagos (-0,10 puntos por cada seguro contratado). Aunque la suma total de puntos por bonificaciones puede llegar a 0,80, el máximo de puntos a restar del diferencial del préstamo será de 0,60.

Veámoslo con un ejemplo: un cliente contrata una hipoteca en Ibercaja de 150.000 euros a 30 años. El cliente decide que va a domiciliar la nómina y a contratar una tarjeta. De esta manera, gracias a las bonificaciones, su hipoteca pasa de ser a Euríbor + 2,09 % a Euríbor + 1,84 % (2,09 – 0,15 – 0,10 = 1,84). Llegados a este punto la pregunta que muchos podrían hacerse es: ¿vale la pena contratar, por ejemplo, el seguro de vida para obtener un diferencial del 1,74 %?

Comprobémoslo. Teniendo en cuenta el importe y el plazo del ejemplo, la cuota de la hipoteca si se contrata a Euríbor + 1,84 % sería de 556 euros, mientras que si se contrata a Euríbor más un diferencial del 1,74 % sería de 549 euros. La bonificación del seguro supone un ahorro de 90 euros anuales (7,5 euros al mes). ¿Y cuanto cuesta el seguro que nos va a permitir ese ahorro de 90 euros al año? Según la página web de Ibercaja, 298 euros anuales.
Cabe destacar que Ibercaja es sólo un ejemplo entre muchos otros posibles. Lo mismo ocurre con Kutxabank, Deutsche Bank, Caja España-Duero, Unoe o Liberbank, que promete Euríbor + 1 % con un seguro de hogar de 229 euros anuales y un seguro de vida de 651 euros anuales. El coste extra del seguro de vida sería equivalente a suscribir un contrato hipotecario a Euríbor + 1,75 %, según informa HelpMyCash.com.

¿Cómo valorar cuándo sale a cuenta?

Es sencillo. Antes de firmar una hipoteca, debemos preguntarle al banco cuánto costará el seguro al año, cuál sería nuestra cuota mensual con el diferencial bonificado y cuál sin la bonificación, y restarlas las dos para descubrir el ahorro mensual y multiplicarlo por doce para saber el anual. Con los datos anteriores, sólo hay que comparar el coste del seguro con el ahorro por bajar el diferencial. Si el primero es mayor que el segundo, la bonificación no sale a cuenta. Otra opción es utilizar la calculadora gratuita de HelpMyCash.com “Compara dos ofertas” para descubrir qué opción de las que nos ofrece el banco es más rentable. 

En cualquier caso, lo mejor es buscar entre las hipotecas no bonificadas las que tienen un interés más competitivo y menos seguros, además de exención de comisiones. Actualmente tenemos ofertas como la Hipoteca Santander a Euríbor + 1,49 %, la Hipoteca ING a Euríbor + 1,29 %, la Hipoteca Sin Más de Bankinter a Euríbor + 1,50 % o la Ecohipoteca Triodos a Euríbor + 1,35 %, todas ellas sin comisiones y con solo dos seguros: de vida y de hogar.