Antonio Arroyo, el mayor estafador hipotecario de España

Como ya hemos denunciado otras veces en el blog, Antonio Arroyo continua actuando y es el mayor estafador hipotecario de España. Así lo asegura la Policía Nacional y su nombre ha salido a la palestra por estar detrás de uno de los desahucios más mediáticos de las últimas semanas. Ayer dejó en la calle a Umberto, un madrileño de Tetuán que solicitó un préstamo de 4.000 euros y que no pudo reembolsarlo por los intereses aplicados.


Pero como Arroyo hay muchos más, al igual que estafados que se cuentan por miles. Entre estos últimos figura Carmen Martínez. La anciana desahuciada a finales de 2014 de su casa en el barrio de Vallecas y a quien el Rayo Vallecano decidió ayudar donando parte del dinero de lo recaudado en su taquilla. El hijo de Carmen también solicitó dinero a un prestamista. Se habla de varios miles de afectados. Sólo las víctimas de Arroyo, como él mismo ha reconocido en declaraciones al programa de Ana Rosa Quintana, superan las 1.500.

El 'modus operandi', según asegura la Policía, se repite en todos los casos. Personas como Umberto solicitan un préstamo poniendo la casa como aval. Y al final terminan perdiéndola. Antes de perder la casa, el prestamista les sube los intereses por retrasarse en el pago. Hasta un 29% de más les ha llegado a cobrar como atestiguan el medio centenar de denuncias que acumula.

Las víctimas señalan también al notario como cómplice de todo el entramado por el que Arroyo ha estado detenido en tres ocasiones por estafa y falsedad documental, aunque nunca le han condenado. Según desveló La Sexta en su programa 'Equipo de investivación', llegados a la notaría los afectados reciben una segunda sorpresa. En la escritura firmada figura que alguien ha tasado a la baja la casa con la que avalan el préstamo.
Las personas afectadas por esta práctica coinciden al reconocer que el interés fijado inicialmente para el préstamo es del 8% aunque, ya sentados ante el notario, se les obliga a firmar unas letras de cambio que multiplican la cantidad recibida y vencen a los seis meses. Hasta tres veces más que el 8% prometido ya que los intereses de demora disparan la deuda al 29% con una fecha límite para saldarla. Si en seis meses no lo devuelven, el prestamista se lo cobrará con su vivienda.

La mayoría de las víctimas de financistas privados se han agrupado en la asociación Adevif y confían en que las demandas conjuntas conduzcan a los jueces apreciar la existencia de un modus operandi y, por ende, una trama organizada.