El PP no quiere prohibir el suelo hipotecario

El PP se niega a prohibir el suelo hipotecario pero los afectados ganan terreno

El pasado martes el PP rechazó admitir a trámite una proposición de Ley del PSOE para eliminar todas las cláusulas suelo y devolver a los ciudadanos las cantidades abonadas.

¿Los motivos? Que esta medida incrementaría el coste del crédito hipotecario, y que lo importante no es que existan o no este tipo de condiciones contractuales, sino que los ciudadanos estén informados adecuadamente.

Según Teodoro García Egea, portavoz del PP, “acabar con la cláusulas suelo no solucionaría el problema de las familias a la hora de pagar sus hipotecas". Y Vicente Martínez-Pujalte, portavoz de Economía en el Congreso, ha declarado al respecto que “El PP no tomará ninguna medida que pueda romper el mercado hipotecario."

Los bancos pierden la partida

En cualquier caso, todos los datos publicados apuntan que los bancos están perdiendo más del 90 % de las demandas en los juzgados y en las audiencias provinciales en el último año por las cláusulas suelo. Incluso directivos de varias entidades admiten que están perdiendo todos los recursos interpuestos. A este cambio de situación ha ayudado sin duda la sentencia de mayo de 2013 del Tribunal Supremo en la que condenaba a BBVA, Cajamar y Novagalicia por este tipo de cláusulas, por fin consideradas nulas cuando no estén claramente explicadas en el contrato.
En este nuevo orden de cosas, los bancos están optando más que nunca la negociación individual y el pacto con el cliente con tres objetivos: no perder tiempo y dinero (casi siempre el banco es condenado a costas), evitar el daño reputacional de las noticias sobre condenas judiciales y esquivar un efecto llamada de los clientes que no reclaman.

Además, esta misma semana, el Principado de Asturias ha empezado a multar cualquier crédito condiciones abusivas. Hasta el momento, se han impuesto 53 sanciones de 8.000 euros cada una por falta grave a la Caja Rural de Asturias, Banco Popular, Liberbank (controlado por la antigua Caja Asturias), Banco Pastor y Caja España.


¿Qué significa para el afectado?
Dado que la política de los bancos está cambiando y ahora están mucho más abiertos a negociar, los afectados por esta cláusula abusiva pueden pedir cita con el director de su oficina bancaria, solicitar la retirada del suelo de su hipoteca alegando falta de información precontractual y, si el banco se niega, reclamar oficialmente al banco y comunicarle que están dispuestos a interponer una demanda que seguramente la entidad perderá en el juzgado