¡El orgullo de ser Republicana!



Miguel Ángel Martínez Meucci en su excelente obra Apaciguamiento: El Referéndum Revocatorio y la consolidación de la Revolución Bolivariana,refriéndose a aquél evento,  dice que “(…) todos los grupos opositores compartían de uno u otro modo la sensación de que Chávez estaba destrozando el país y que era necesario detenerlo antes de que los daños fueran mayores (…)” (páginas 116 y 117).

En efecto, la “doctrina” chavista ya dio sus frutos. Colocó a Venezuela en los primeros lugares, pero en las listas negras del planeta Tierra: 1er lugar en inflación (Ver: http://economia.elpais.com/economia/2014/03/25/actualidad/1395740817_055663.html); Primer lugar en número de homicidios (Caracas)[1]; de los primero lugares en corrupción[2] y otros primeros lugares que estamos corriendo el riesgo de seguir “conquistando”, en áreas como epidemias, embarazos precoces, en fin, las peores calamidades de la especie humana.

¿Por qué no parece existir ahora la misma convicción entre los opositores, sobre la necesidad de que el “chavismo-madurismo” salga del poder, lo antes posible, para que podamos salvarnos como país o, mejor dicho, como República? Escojo la llamada “Salida” para tratar de dar respuestas a esta pregunta.

La mera lógica diría que ante el desgobierno absoluto que existe en el país,  la presión de calle que impulsó López a inicios de 2014 debió haber sido respaldada por todos los que queremos salvarnos. Se trató, simple y llanamente, de un movimiento de protesta tan legítimocomo lo fue la rebelión civil del año 2002, basada en los Artículos 333 y 350 de la Constitución. Lo que Carlos Raúl Hernández (PhD en Ciencias Políticas) calificó entonces como“(…) un intento de restablecer la Constitución de 1961, vilmente violada por un déspota (…)” (Ver: https://www.youtube.com/watch?v=8ULcMI0QXrE)

Hoy, en cambio, el exponente del criterio de la llamada “Mesa de Unidad Democrática” (“MUD”)-  critica “La Salida”. ¿Por qué? Habrá quienes digan que puede ser por un sincero cambio de opinión, al asumir que la rebelión del año 2002, aunque fue legítima, fracasó. Sin embargo, eso no lo habría llevado a injuriar a López, pretendiendo responsabilizarlo de los asesinatos de jóvenes que sucedieron a principios de 2014, que fueron causados por fuerzas “del orden” o “colectivos”  (hoy enfrentados). Menos aun cuando él mismo reconoce que estos últimos son civiles que “están armados hasta donde dice made in China”.

¿Qué más puede estar influyendo en la división opositora? En algunos inexpertos pudiera haber “confusión”, por  la pésima“asesoría” recibida  de individuos que se mimetizan de “opositores”, sin serlo. Al estilo del otrora gurú asesor de opositores, Oscar Schemel, quien hace poco “twitteó”, refiriéndose a las largas colas que se hacen en Venezuela para comprar comida, que “(…) no son porque la gente tenga hambre, sino porque hay dinero y la gente busca estos productos (…)” (Ver:  http://informe21.com/oscar-schemel).  ¿Todavía duda alguien de a cuál sector favorecía con su “asesoría”? Pero en el caso de Hernández-MUD, descartamos la inexperiencia.

Habría que dar cabida a considerar, entonces, que pudieran estar cediendo ante presiones. Si en el régimen hay quienes fueron capaces de ordenar asesinatos y ejecutarlos, entre ellos mismos (según denuncias de los propios “Colectivos”), ¿quién duda de que hagan inimaginables amenazas a opositores? Las preguntas son: ¿Será que Hernández –o la MUD, que a los efectos es igual- sienten miedo?. ¿O serán unos “Schemel”, que sucumben ante el vil egoísmo, al “quítate tú pa´ponerme yo”?

Para complicar las cosas, hay un tercer sector en la disidencia, que no rechaza “La Salida”, más sí se opone a la “Constituyente” que ahora impulsa Voluntad Popular (partido de López). Alegan que al estar regida por las Bases Comiciales que Voluntad Popular escogió sin mayor discusión, se convierte en una “trampa comunista”. Se basan en considerar que la convocatoria a celebración de una “Constituyente originaria” no puede pasar por el CNE, como pretende V.P, porque se trata de un Poder constituido, que al igual que los otros (Judicial, Legislativo, Ciudadano), está secuestrados por el chavismo-madurismo. La Constituyente justamente busca depurar esos poderes, sacando a sus titulares a través de un nuevo texto Constitucional, legítimo, que lo permita. Y ¿cómo se consigue esa legitimidad?  Estableciendo unas bases comiciales que permitan la conformación de una Asamblea Nacional Constituyente (“ANC”) que represente auténticamente a la sociedad. No emplear –como está actualmente en las bases Comiciales que propuso V.P- los mecanismos que usó Chávez en 1999, con los que aplastó a un 42% de venezolanos, que claramente rechazaba su “doctrina”, desde entonces.

Hernández también califica a la Constituyentede  “(…) filibustera, fili embustera, indeseable e imposible (…)” (Ver: http://www.eluniversal.com/opinion/141109/el-manuscrito-de-la-ninera-feroz). Y cuando habla de quienes ya han firmado para convocarla, dice que son “(…) 70 mil respetables ciudadanos con cuya valiente decisión juegan a conciencia, porque el CNE dijo claramente que no serían válidas (…)” y añade  “(…) ¿Ese es el liderazgo de la democracia? (…)”.  Pero otros le preguntamos: ¿Cuál democracia? ¿La que puede aplastar a quien manifieste su opinión públicamente, al firmar para convocar una ANC? ¿La de un CNE que no le permitiría al pueblo expresarse conforme al Artículo 347 de la Constitución (para convocar una ANC)?- ¿Por qué ese mismo CNEcorrupto que Hernández dice que bloquea la voluntad del pueblo, sí daría por válidos los resultados desfavorables para el chavismo-madurismo de una elección como la de la Asamblea Nacional, que permitiría ir “depurando” las instituciones que mantienen al chavismo?

En definitiva,  tanto la MUD (Hernández), como Voluntad Popular (López), consideran posible una victoria electoral importante, bajo las condiciones electorales e institucionales actuales. Nosotros, en cambio, no. Porque en un país donde no hay igualdad en el proceso electoral y en especial, mientras haya “colectivos” y milicias oficialistas armados, NO HAY DEMOCRACIA. Por tanto, tampoco PUEDE HABER OPOSICION. Lo que debe haber es “resistencia, Constitucional y republicana”.


Por eso, ¿qué debería hacer la dirigencia disidente? Públicamente y antes de las elecciones a la Asamblea Nacional, exigir: 1) El desarme de los colectivos y milicias 2) La no intervención de la FAN en cualquier proceso electoral.  Ni  siquiera aceptar el tradicional “Plan República”, porque la FAN se ha declarado públicamente “chavista y revolucionaria”. 3) Una auditoría del RE hecha por entes profesionales sin sesgos ideológicos pro izquierda, porque son los que han actuado hasta hoy, diciéndole a la MUD que tal auditoría es irrelevante. Y esto no sería discriminación. Es la vieja teoría de los “check and balances” (al contrario lo revisa el adversario). Si no se consiguen esas condiciones, ni la MUD, ni nadie, deberían participar en la farsa.

Pero si la dirigencia disidente calla, la única “acción democrática” que nos queda a los republicanos parecería ser dar con alguna actitud que devele al plantea complaciente con el régimen -aún hoy, cuando importamos petróleo- la gran farsa que existe en Venezuela, donde estamos entrampados entre un REGIMEN INCONSTITUCIONAL e ILEGITIMO y una OPOSICIPON que, queriéndolo o no, le hace el juego, al no exigir condiciones para que haya auténtica posibilidad de elegir. Empecemos por considerar Ilegítimos también a quienes sigan insistiendo en repartirse “cuotas de poder”, que sólo los beneficia en lo individual, mientras continúa creciendo la jungla que es Venezuela hoy, donde la única ley que en verdad aplica es la ley del más fuerte y que inexorablemente, terminará por devorarlos también a ellos, si no rectifican a tiempo y se unen a la lucha por la auténtica democracia.



[1]El informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, Justicia y Paz, de México, reveló que 5 de las 50 ciudades más violentas del mundo están en Venezuela. En la capital venezolana ocurrieron 4.364 homicidios el año 2013, lo que da una proporción de 134,3 casos por cada 100.000 habitantes, 15 más que en 2012.  San Pedro Sula tuvo menos homicidios en términos netos, pero debido a su menor población la tasa se situó en 187,1 casos por cada 100.000 habitantes. El reporte indica que en 2013 Caracas subió del tercero al segundo lugar. La tasa de homicidios en la capital, para ese año, solamente fue superada por la de San Pedro Sula, en Honduras. Pero en número de homicidios, Caracas ocupó el primer lugar del mundo. Ver: http://www.el-nacional.com/sucesos/barquisimeto-caracas-ciudadbolivar-homicidios-maracaibo-valencia-venezuela-violencia_0_338366475.html
[2]En el índice de percepción de corrupción de Transparencia Internacional,  compuesto con la opinión de cientos de expertos y entidades especializadas, que incluyó 177 países, Venezuela está en el puesto 160, con 20 puntos, donde 100 puntos representa calificación de mayor transparencia: Está por debajo de Colombia, Zimbawe y Eritnia. Ver: http://www.transparency.org/cpi2013/results