El gobierno condena a la clase media al empobrecimiento

Para el Secretario General de UNT, Luis Emilio Rondón, Venezuela enfrenta problemas muy serios, desde el punto de vista social y económico, mientras el gobierno no comprende que su política económica fracasó arrastrando a todo el país.

Durante una entrevista en Venevisión Rondón se refirió al aumento que el Presidente de la República anunció para el sector militar de 45 por ciento, señalando que está muy bien, pero que todos los trabajadores del país merecen que ajusten sus ingresos y que no solo debe ser ajustado el salario mínimo.

“No se pueden hacer esas discriminaciones, fundamentadas en que aquellos que tienen poder de fuego pueden increpar a los organismos públicos a que los favorezcan, en detrimento del resto de los sectores de la vida nacional: los maestros, los médicos, los empleados públicos, que tienen tanto derecho como otros de que su salario sea reivindicado”.

Indicó que la moneda se ha devaluado considerablemente, que los venezolanos tienen que soportar el peso de la inflación, que está por el orden del 70 por ciento, la más alta del continente y la tercera del mundo, distorsiones que la política económica del gobierno debería corregir, pero lamentablemente el gobierno no cuenta con un gabinete económico que pueda enfrentar la aguda crisis.

“Desde UNT estamos analizando esta situación para presentar una alternativa al país. El Socialismo del siglo XXI fracasó, y frente a ello la Democracia Social, que es lo que pregonamos, tiene herramientas y alternativas para impedir que el Estado devore al ciudadano, pero al mismo tiempo, darle la posibilidad al ciudadano de sobrevivir en circunstancias tan lamentables como la que tenemos hoy en día”.

Considera el Secretario General de UNT que es indispensable una compensación salarial de los venezolanos, para palear la inflación que devora el ingreso de los trabajadores, que se vuelve “sal y agua”.

“A la gente no le alcanza el sueldo. Un venezolano de clase media está condenado al empobrecimiento. Ya es imposible comprar una vivienda, un carro, porque el sector productivo venezolano fue atacado inclementemente por parte del gobierno y nuestro parque industrial prácticamente desapareció. No hay producción. Todo viene por la vía de las importaciones, los ingresos del país se reciben por la renta petrolera, que por cierto está bajando el precio de la cesta petrolera y en consecuencia va a haber menos dólares para satisfacer las necesidades de los venezolanos y el gobierno no da ninguna señal de comprender esta circunstancia”.

Calificó de cinismo a la actitud del gobierno de prometer a los venezolanos unas “navidades felices”, cuando la inseguridad en el país ha dejado, solo en el mes de octubre, 430 cadáveres que ingresaron a la morgue de Bello Monte.

“¿Navidades felices sin harina de maíz para hacer hallacas? ¿Navidades felices con los altos precios de los productos? Ahora dicen que van a colocar captahuellas para poder comprar un pernil para las festividades navideñas. ¿Navidades felices con la gente encerrada en su casa, porque no pueden salir a la calle a disfrutar con su familia, no saben si van a llegar? La angustia más grande que tiene la gente es el problema de la inseguridad pública, que no es atendida por el gobierno”.

Destacó que el gobierno de Maduro de lo que sí está pendiente es de perseguir y reprimir a todos aquellos que critican su gestión. “El país tiene que pensar seriamente en la necesidad de producir una alternativa de cambio en los términos constitucionales, pacífica, democrática y electoral.

“Estoy hablando de las próximas elecciones. Tendremos elecciones en 2015, 2016. El gobierno busca mantener su clientela política y no de resolver los problemas del país. No toma las políticas necesarias porque está pendiente de su clientela, que cada día está más menguada”.

Finalmente precisó que no es necesario desvestirse del color rojo, todos los venezolanos, independientemente de su punto de vista, tienen derecho a participar en la construcción del país. “Es fundamental un gobierno de unidad nacional, que no discrimine a nadie por la forma de pensar, pero que entienda que la única manera de poder resolver la cosa, es empujando todos en la misma dirección. Yo tengo mucha fe. Venezuela tiene grandes reservas morales, personales, en su banco humano, para empezar a trabajar en la reconstrucción de la sociedad venezolana”.

Prensa UNT

@PartidoUNT