EL DESASTRE DEL PRESUPUESTO NACIONAL 2015




En cifras redondas, el presupuesto aprobado hace un año para el 2014 fueron unos 550 millardos de bolívares, pero a punta de créditos adicionales que son solicitados semana tras semana en la Asamblea Nacional se estima que el gasto real para este año supere los 970 millardos, estamos hablando de más de 400 millardos adicionales que NO estaban considerados en el presupuesto original, una diferencia de tres cuartas partes del presupuesto aprobado hace un año.

Para el año 2015 pretenden continuar esta chapucería al presentar un presupuesto de 742 millardos con la expectativa de seguir el próximo año con una letanía de créditos adicionales de cientos de millardos para completar los gastos, adjudicados por criterios político partidistas. Pero esta vez la situación de los precios del petróleo pudiera significar que ese colchón que el Gobierno ha disfrutado en estos años no se pueda concretar. Si este fuera un Gobierno serio presentaría un presupuesto donde se ajustaran los gastos que no son prioritarios, se acabara con la regaladera de nuestras riquezas a otros países, la compradera de armamento militar, el desangre por las pérdidas continuadas en las tierras y empresas expropiadas durante esta mal llamada revolución, y la gigantesca corrupción como las “colitas” en aviones de PDVSA. Frente a una dramática caída de los precios del petróleo tiene que ser el Gobierno quien se apriete el cinturón y no que sea de nuevo el Pueblo quien pague los platos rotos

Lamentablemente luce que será todo lo contrario. El presupuesto presentado para el 2015 está unos 225 millardos por debajo del gasto real previsto para este año 2014. Estamos hablando de una diferencia de 23%, pero al revisar las estimaciones de ingresos resulta que lo correspondiente a los impuestos que cobrarán a los venezolanos aumenta casi un 60% con respecto a lo previsto para este año 2014, sin contar que seguirá la recesión económica. Así que de nuevo Maduro y sus enchufados le meterán la mano al bolsillo del Pueblo mientras ellos siguen con su despilfarro y corrupción

La desfachatez es tan grosera que la única partida general que supera en el presupuesto 2015 lo gastado en el 2014 es lo que se denomina “Dirección Superior del Estado” que aumenta un 86%, casi se duplica esta partida enfocada en los grandes enchufados y alcanza un monto similar a lo previsto para la Educación Universitaria. En cambio, las diferencias negativas en otras áreas son dramáticas: en “Administración de Justicia” la merma es 28%, “Salud” -33%, “Seguridad Interna y Orden Público” -37%, “Seguridad Social” -37%, y “Educación”  40%

¿Dónde están las prioridades? ¿Cómo se explica que lo previsto para Defensa sea casi el doble de los recursos previstos para la Justicia en el país? Y peor aún, que sea más de 5 veces la partida que aparece en el presupuesto para Seguridad. Resulta insólito constatar que todo el presupuesto para Seguridad sea apenas un 15% superior a lo previsto para los medios de comunicación y propaganda del Gobierno. Al sacar la cuenta del monto asignado para cada venezolano nos da la ridícula cifra de unos 40 céntimos diarios ¿Eso es lo que “vale la vida” para el Gobierno, menos de un “real” al día?

Y otras “perlas” que demuestran el total divorcio entre las prioridades del Gobierno y la de los venezolanos: La inversión en armamento militar es casi igual al monto previsto para materiales y equipos para el sector salud de todo el país, es casi un 20% superior al presupuesto completo del nuevo Ministerio de Juventud y Deporte, y es más de 13 veces lo correspondiente a materiales y equipos de enseñanza. Y para la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) se destinará un 22% menos de lo presupuestado para el Instituto Nacional de Hipódromos.