El modelo impuesto en Venezuela acabó con el desarrollo económico del país

El dirigente participó en el  I Congreso Regional de UNT en el Zulia

El dirigente aseguró que Un Nuevo Tiempo representa la real alternativa al mal gobierno que ha hundido a Venezuela y que desde hoy se reconstruirá el partido político de la mano de las bases

El presidente fundador de Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales Guerrero, afirmó que el modelo impuesto en Venezuela acabó con el desarrollo económico del país. “Es un modelo obsoleto que no sirve y que lo que ha traído es pobreza para los ciudadanos".

Durante su intervención en el I Congreso Regional de UNT en el estado Zulia, el dirigente social demócrata indicó que las erradas políticas impuestas al país desarticularon todo el aparato productivo nacional, y que el pueblo lo está pagando sufriendo un desabastecimiento general.

“No se consiguen los productos de primera necesidad, porque se acabó con la producción lo que ha contribuido a que haya un cementerio de empresas”, dijo a través de una comunicación vía Skype.

Rosales lamentó que debido a la crisis que enfrenta Venezuela “nunca ha sido tan difícil ser joven. A los jóvenes les está costando mucho salir adelante en un país que le cercena todo sus derechos, en especial el de tener un empleo digno”.

De igual manera, destacó que este congreso se está realizando en medio de la crisis más grande de la historia que ha tenido el pueblo venezolano, porque han sembrado el odio entre los habitantes y el gobierno nacional ha jugado a la división.

No obstante, el Gobernador del estado Zulia durante 2000-2008 aseguró que Un Nuevo Tiempo representa la real alternativa al mal gobierno que ha hundido a Venezuela y que desde hoy se reconstruirá este partido político de la mano de las bases.

Afirmó, que es necesario comenzar el trabajo desde los barrios “porque hay que convencer a los que no creen en este proyecto de unidad que busca y trabaja incansablemente por el bienestar de los ciudadanos”.

Al respecto, Manuel Rosales hizo un llamado a la militancia para que día a día visite a los más desposeídos y a los jóvenes que no tienen esperanzas, “para que le abran los brazos y le tiendan esa mano amiga que le dará una esperanza y enseñará que sí se puede lograr un cambio”.