26 octubre 2014, por FERNANDO CASTRO AGUAYO

FERNANDO CASTRO AGUAYO viernes 31 de octubre de 2014

Conocer la vida del Dr. Hernández es un gran bien. No conocerla es una carencia

En esta fecha, se cumplieron 150 años del nacimiento del Dr. José Gregorio Hernández. Al trabajo de la iglesia Católica se unieron muchas instituciones para hacer eco a esta celebración en todo el país.

Se ha conseguido el objetivo de dar a conocer más la vida ciudadana y santa del Dr. Hernández. En esto hay que continuar porque en la mente de mucha gente sencilla su fe en Dios se canaliza solo a través del médico que cura. El Dr. Hernández es simplemente "el médico milagroso".

Lo grande de José Gregorio es que es un paradigma de venezolanidad, de ciudadanía y de santidad. Verlo en ese contexto es enaltecer su figura y su memoria. Un ejemplo de su vida nos ayuda: siendo todavía un niño, cuando su padre le propone ir a Caracas, para que su educación sea de más calidad que la que le puede dar el maestro de Isnotú, le dice a don Benigno, su padre, que le cuesta mucho dejarlos, pero sabe que preparándose mejor, podrá servir mejor a los demás. En esta sencilla anécdota se recoge la grandeza de alma, el sentido de la superación como estudiante como medio de servir al prójimo, y su profundo deseo de hacerlo.

AVEC y Fe y Alegría se han sumado en dar a conocer su vida. Tenemos en la Vicepostulación todos los permisos y el material terminado para difundir una biografía, por capítulos, que puede ser el cuento que los niños oigan cada noche y lo recuerden de por vida. Pronto, gracias a El Universal, pondremos en manos de niños y adultos un cómic de producción nacional.

Las universidades, la Academia de Medicina, los medios de comunicación y la ayuda generosa de muchos han hecho posible dar a conocer la vida del Dr. Hernández: es una gran ayuda para elevar la calidad moral de nuestros compatriotas e instituciones.

Conocer la vida del Dr. Hernández es un gran bien. No conocerla es una carencia. El Dr. Hernández es sin duda el personaje de nuestra patria más importante del siglo XX, y además es un modelo de vida ciudadana y santa. Debemos emprender proactivamente a todos los niveles esta noble tarea de darlo a conocer.

FERNANDO CASTRO AGUAYO