Las claves de las protestas de Hong Kong, por @PabloDiez_ABC

PABLO M. DÍEZ 01 de octubre de 2014

¿Por qué se manifiestan los hongkoneses?

Para reclamar sufragio universal y libre participación de candidatos en las elecciones a jefe ejecutivo de Hong Kong (máxima autoridad política de la isla) previstas para 2017. Desde su devolución a China en 1997, este antiguo enclave británico disfruta de más libertades que el resto del país. Pero el autoritario régimen de Pekín ha venido retrasando la convocatoria de elecciones mediante sufragio universal, que tampoco se celebraban durante la época colonial porque el gobernador de la isla era nombrado por la reina de Inglaterra. Aunque el Gobierno chino ha prometido que permitirá el sufragio universal en las elecciones de 2017 a jefe ejecutivo, ha anunciado que un comité seleccionará a dos o tres candidatos, lo que ha airado a las fuerzas democráticas.

¿Cómo son ahora las elecciones en Hong Kong?

Hasta ahora, el jefe ejecutivo es elegido en unos comicios donde sólo vota un comité de 1.200 miembros. Aunque en teoría representan a todos los estratos de la sociedad hongkonesa, en la práctica son afines a Pekín. Por su parte, el Consejo Legislativo o Parlamento está formado por 70 diputados, 40 elegidos de forma directa y el resto de manera indirecta. Tras las elecciones de 2012, hay 47 diputados afines a Pekín y 23 que apoyan las reformas democráticas.

¿Por qué han empezado las protestas ahora?

Las protestas comenzaron la semana pasada, cuando los universitarios protagonizaron una huelga que vació las aulas para reclamar democracia. El fin de semana, un grupo de estudiantes invadió los jardines del complejo del Gobierno regional y fueron duramente rechazados por la Policía. Para dispersar las protestas, los antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos y esprays de pimienta. Dicha respuesta policial indignó a miles de personas que hasta ahora no habían participado en las manifestaciones por la democracia.

¿Quiénes son los líderes de las protestas?

Protagonizadas por universitarios, las manifestaciones tienen como referente a Joshua Wong, un líder estudiantil de 17 años que hace dos años paralizó los planes de Pekín para incentivar el patriotismo chino. La movilización juvenil ha sido aprovechada por «Occupy Central» («Ocupar Central»), que aboga por tomar el distrito financiero. Su fundador es Benny Tai, profesor de Derecho de Derecho que propugna la desobediencia civil. Le apoyan el reverendo Chu Yiu-ming y el doctor Chan Kin-man, así como magnates empresariales.

¿Qué hará el régimen chino?

Aunque el Gobierno chino ha condenado las manifestaciones al considerarlas «ilegales», nadie en Hong Kong cree que se atreva a aplastarlas por la fuerza como hizo con las protestas de Tiananmen en 1989. Coincidiendo con las vacaciones por el Día Nacional de China (1 de octubre), lo más probable es que Pekín deje que las protestas pierdan fuelle. Para apaciguar los ánimos, el jefe ejecutivo, Leung Chun-ying, podría dimitir.