La calidad literaria en España, a partir de un comentario de Claudio Magris

Dedica Claudio Magris un capítulo de El Danubio a Marianne von Willemer (también conocida como Marianne Jung), la Suleika amante de Goethe. Aparte de reivindicar su trabajo de poetisa en el Diván de Oriente y Occidente de Goethe, Magris introduce una digresión sobre la calidad media de las obras que se escriben:
...
Cualquier parroquiano de la sociedad literaria puede ser un autor decoroso y, en la práctica, lo es realmente con suma frecuencia; los libros auténticamente horrorosos son escasos y un clamoroso fracaso literario es un caso anómalo respecto de la aculturación estilística media, de la misma manera que lo es un vistoso error de ortografía respecto de la difundida alfabetización.
...
La primera edición de El Danubio salió publicada en 1986, época en la que Internet era aún el futuro, al menos en países como Italia y España. ¿Pensará hoy lo mismo Magris? ¿Seguirá manteniendo que la media de calidad de las obras literaria es tan "decorosa", ahora que Internet hace visible a una legión de parroquianos que exhibe sin pudor perlas de sus escritos ya en letra de molde? En el caso de España, ¿es alta la calidad media de lo que se escribe? Y si se publican tantos volúmenes al año, ¿qué mecanismos serían fiables para una valoración de este tipo, porque no hay crítico, por muy superhombre que sea, que pueda leerlo todo. Aquí no valen ni los listados de libros más vendidos, ni la gracia concedida por los premios literarios, porque si los primeros son hijos del mercado, los premios son dádivas que se reparten entre amigos. ¿Quién tiene la suficiencia de un Magris para hacer una afirmación tan rotunda?
...
(Cito por la traducción de Joaquín Jordá (Barcelona, Anagrama, 2009)