Exxon vs. Venezuela ¿Quién ganó?, Eddie Ramírez


Por Eddie Ramírez, 15/10/2014

Los casos:

1- Cerro Negro: La petrolera Exxon y Pdvsa acordaron una Asociación Estratégica, aprobada por el Congreso Nacional en 1997, para extraer y ¨mejorar¨ petróleo extra pesado de la Faja del Orinoco. Se constituyó la empresa Petrolera Cerro Negro con una participación de Pdvsa del 41,67 %, Exxon con 41,67% y Veba Oel con 16,67% (posteriormente Veba vendió a TNK-BP y esta a Rosneft). En ese entonces el precio del barril era algo menos a veinte dólares. El proyecto lo manejaría la empresa Operadora Cerro Negro, propiedad de Exxon, reportando a Petrolera Cerro Negro. El mismo contemplaba un impuesto inicial de regalía de 16,67%, el cual se reduciría al 1% al iniciarse la producción comercial del crudo ¨mejorado¨ y que se aumentaría a la tasa inicial cuando los ingresos brutos del proyecto superaran la inversión inicial y como máximo al término de nueve años. El impuesto sobre la renta sería del 34%. Paralelamente Exxon y Pdvsa participaban cada una con un 50% en la refinería de Chalmette con capacidad nominal de procesar 184.000 barriles por día. El convenio en ningún caso imponía obligaciones a Venezuela o limitaba el ejercicio de su soberanía. En el 2001 se inició la producción y la inversión total entre 1997 y el 2007 fue de 3.100 millones de dólares. En el 2006 Venezuela elevó la regalía a 33 y 1/3% y el impuesto sobre la renta a 50%. Por los recortes de la OPEP, en el 2006 se instruyó al proyecto a reducir producción. En el 2007 se decretó el pase a Empresa Mixta en las que Pdvsa debía tener un 60% de las acciones. Exxon no aceptó estos cambios y demandó. Hoy se llama Petromonagas (Pdvsa 83,33% y la rusa Rosneft 16,67%).

2- La Ceiba: fue aprobada por el Congreso en 1995 bajo el esquema de explotación a riesgo y de ganancias compartidas en una zona de petróleos livianos y medianos en la cuenca del Lago de Maracaibo. Como todavía no estaba en producción, Pdvsa no había ejercido su derecho a participar con un 35%. En el 2007 Exxon tenía un 50% y Petrocanada el otro 50%. Al incrementar los impuestos y exigir que se constituyera una empresa mixta Exxon se negó y demandó. Petrocanada aceptó una compensación de 75 millones de dólares.

Aspiraciones de las partes: Exxon aspiraba una compensación total de 16.600 millones de dólares. Pdvsa la calculó en 75 millones de dólares por La Ceiba y 190.403.200 por Cerro Negro.

Sentencia del CIADI: Después de siete años de litigio el CIADI sentenció a Venezuela a cancelar a Exxon 1.420.742.482 de dólares por Cerro Negro y 179.300.000 por La Ceiba. Evidentemente Exxon sobreestimó la compensación y Pdvsa la subestimó. Cada una de las partes debe cancelar las costas y Pdvsa debe cancelar un interés compuesto del 3,25% anual a partir de junio del 2007. Por Pdvsa participaron como abogados, entre otros, la suegra y la esposa del señor Rafael Ramírez.

¿Quién ganó y quién perdió? Venezuela perdió porque Exxon era un socio con tecnología, recursos humanos y músculo financiero, además compartían la refinería de Chalmette. Lo que debe cancelar nuestro país es mucho más elevado que lo estimado, esos recursos hacen falta para satisfacer muchas necesidades y ahora Pdvsa tiene que invertir más para que el proyecto avance. No ganó en soberanía ya que el acuerdo Cerro Negro garantizaba este aspecto y pierde credibilidad internacional. Ciertamente debe compensar con una suma relativamente módica, pero no es para cantar victoria. Por su parte Exxon obtuvo mucho menos de lo que aspiraba y pierde la oportunidad de estar en la Faja, que no es un lomito, pero tampoco es despreciable y una petrolera debe pensar a largo plazo. Podemos elucubrar que más que los aumentos de impuestos, que nos parecen justos dado los altos precios del crudo y lo exitoso del proyecto, Exxon estimó que debe hacer respetar los acuerdos y que dada la politización de Pdvsa, la cual impide la contratación de personal no identificado con el régimen, sería muy difícil tenerla como socia. En conclusión, tanto Venezuela como Exxon perdieron por romper una sociedad que era ganar-ganar. Rafael Ramírez embarcó al país en un litigio que no era necesario.

Como en botica: Falleció el distinguido geólogo Hugo Velarde, quien conjuntamente con el también fallecido José Antonio Galavís, estudiaron en 1965 la Faja Petrolífera del Orinoco, concluyendo que las reservas in situ eran de unos 700 000 millones de barriles. La Faja debería llevar el nombre de estos distinguidos venezolanos y no de quien frenó su desarrollo. Rafael Ramírez ofrece apoyo solidario y económico a Rusia¨, con quien pretende ¨liberar el precio del petróleo de manipulaciones imperiales¨ ¡Una guará! Las declaraciones de Jacqueline Farías en contra de Colombia y de los colombianos ameritan repudio. Nuestra solidaridad con TalCual ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!.


Eddie Ramírez
eddiearamirez@hotmail.com