Estabilidad cambiaria: emergencia no atendida, @jesusalexis2020


Por Jesús Alexis González, 06/10/2014

La política cambiaria está referida a las medidas adoptadas por un Gobierno a efectos de regular (controlar) el tipo de cambio (TC) de una divisa (p.ej el US$), el cual refleja tanto su oferta (originada por las exportaciones y otras entradas de capital) y su demanda (requerimientos para lasimportaciones), como la diferencia en las tasas de inflación interna (entre  países con relaciones de intercambio); es decir la diferencia entre los precios nacionales (p,ej Venezuela con una inflación anualizada de un 80%, la más alta del planeta) y la de otros países (con inflación anualizada cercana al 3%) hecho que convierte menos competitivas las exportaciones (precios relativos más altos) y más atractivas las importaciones (precios relativos más bajos); que en el caso de Venezuela se traduce en una profundización de la dependencia petrolera (rentismo). Es de hacer notar, que la política fiscal y monetaria son fundamentales en la cadena de causalidad de la inflación con el consecuente efecto sobre el TC; situación que erróneamente impulsa una contradictoria acción gubernamental al hacer uso del TC para intentar reducir la tasa de inflación a corto plazo (abaratando las importaciones), lo cual, como ya citamos, merma la competitividad de las exportaciones (estrangulando el aparato productivo nacional) ante la presencia de masivas importaciones; que en el caso venezolano de los últimos 12 años ha configurado un estruendoso fracaso (las reservas internacionales cayeron durante el 3T 2014 en un 7,4%, un crecimiento negativo esperado del PIB 2014 de -0,5% y una disminución de las importaciones durante el 1S 2014 de un 21,8%) a la luz de una persistente sobrevaluación del bolívar que de igual forma estimula las importaciones ( el Banco Internacional de pagos de Basilea, nos califica como  la moneda más sobrevaluada del mundo con un 91%).

Del contexto antes referenciado, nos emanan al menos tres interrogantes: (1) ¿Cuál es la génesis de la crisis cambiaria en nuestro país? Respuesta: Un anclaje cambiario (cambio fijo) sobrevaluado con 3TC (más el paralelo) soportado con continuas devaluaciones (encubiertas/implícitas); (2)¿Alternativa de solución? Respuesta: Se orienta hacia la instrumentación de un cambio fluctuante con un solo TC, gestionado entre 2 bandas (techo/piso) cuya distancia es “acordada” por el BCV (inyecta dólares cuando toca techo y recoge cuando busca piso) en correspondencia con la oferta y la demanda; (3) ¿Es viable tal propuesta en los momentos actuales? Respuesta: Al corto plazo rotundamente ¡¡no!!Veamos. Cualquier esquema cambiario, está en primer término, subordinado al control de la inflación ya que en caso contrario todo nuevo TC se “sobrevaluará” irremediablemente, rebotando el esquema al inicio de la crisis; y en segundo término se han de corregir otros desequilibrios macroeconómicos en materia fiscal y monetaria vinculados fundamentalmente con la disminución (aumento de eficiencia) del gasto público y restringir la emisión de dinero inorgánico como una forma de monetizar el déficit fiscal (17% del PIB); cuyo fluir de liquidez se destina mayoritariamente (en el caso de privilegiados ciudadanos) a la compre de divisas en el paralelo, mientras que la restante liquidez se convierte en demanda insatisfecha dentro del mercado nacional ante la rígida oferta de productos (más inflación), al punto que el índice de escasez (marzo 2014) superó el 30%.

Desde otro ángulo, cualquier esquema de unificación cambiaria que fije un TC por encima de Bs6,30/$ implica una devaluación, que al propio tiempo no se traducirá en una inmediata suspensión del control de cambio que en la práctica está funcionando como (A) una herramienta de control político; (B) una fuente de corrupción (cerca del 30% del presupuesto nacional, unos Bs 21.000 millones, no entra al circuito de la economía real; y más de US$ 20.000 millones fueron liquidados a empresas “fantasmas”) y (C) un apalancamiento del gasto público mediante recursos obtenidos en el mercado paralelo. De igual modo, procurar la estabilidad cambiaria  basándose en un único TC gestionado obliga a que el Gobierno cuente con divisas suficientes (o colocar bonos) para “defender” dicho TC en el mercado de cambio, que justamente no es el caso en comento. En razón de ello, sostener el TC  será potencialmente probable si se genera una “nueva” oferta de divisas complementaria a la proveniente de Pdvsa, cuyo origen pudiera encontrarse en (1) la repatriación parcial de capitales propiedad de venezolanos (habidos en el presente y pasado), que según cifras oficiales superan los US$ 165.000 millones; (2) un estímulo a las inversiones extranjeras directas; (3) fomento de las exportaciones no petroleras;(4) un incremento de la producción y productividad de la economía (en nada parecido a la economía comunal); y (5) colocación de bonos-dólar. Alcanzar ese escenario exige, como condición indispensable, la creación de un clima de confianza donde impere la estabilidad política, coherencia de un sistema económico, respeto a la propiedad y profunda seguridad jurídica; en íntima correlación con un régimen democráticoque muestre una obvia división de poderes.

A título de reflexión final, debemos acotar que en contracorriente al necesario clima de confianza, el Gobierno Nacional creó recientemente el Consejo Presidencial para las Comunas en aras de “demoler los restos del Estado burgués”.


Economista Jesús Alexis González
@jesusalexis2020