En Caracas comienza a penetrar en las casas la oscuridad, @isaurohernandez


Por Isauro Hernández, 13/10/2014

Gracias al juramento que hizo Jesse Chacón de resolver el problema de la electricidad en Venezuela, ahora el mal está llegando hasta la capital de la República Bolivariana de Venezuela, donde antes la cuidaban como la Joya de la corona, pero que el Ministro de energía también acabó con ella. De repente todo se apaga. Los aparatos eléctricos dejan de hacer ruido y la oscuridad se apodera de las casas. Solo se escuchan las quejas de lejos. “No hay luz y recordando a Aquilies Nazoa “empieza el trajín de policiaca novela/ para en contra una vela que nadie encuentra por fin/ voy por ella al botiquín/ dice usted desafiador/ ya sale con tal furor/ que en su seguridad de fiera/, no ve que al pasar le espera/ la pata de un mecedor”. Cesa al finel apagón y al prenderse los bombillos/un viva dan los chiquillos/ y algún que otro grandulón/ y usted que aunque cuarentón…

Esto ocurre frecuentemente en varios rincones del país. Desde enero hasta septiembre de 2014 se han registrado 10.995 fallas en todo el territorio nacional, de acuerdo con el Comité de Afectados por Apagones.

Amazonas es el estado más perjudicado por este problema con 1.622 interrupciones del servicio. Al contrario, Distrito Capital mantiene el récord mínimo desde hace tiempo y hasta el noveno mes de este año solo suman 167 cortes.

El problema del sistema eléctrico que tanto aqueja al interior del país comienza a penetrar en las casas de los caraqueños. Los bombillos y equipos eléctricos se apagan con más frecuencia que antes.

Después de que el Gobierno evidenciara la reacción de los habitantes de la entidad capitalina ante los racionamientos de 2010, las personas al mando tomaron la decisión de “blindar” y proteger Caracas ante las deficiencias en el servicio, lo afirmó la presidenta del comité, Aixa López, a Globovision.com.

El exdirector del sector eléctrico del extinto Ministerio de Energía y Minas, Víctor Poleo, quien ejerció el cargo entre 1999 y mediados de 2001, señaló que esta medida se debe a razones meramente políticas. Por ser el asiento del poder y además ser el reflejo del resto del país en cuanto a protestas, López señaló que los mandatarios temen que la falta de luz genere un efecto dominó a lo largo del territorio nacional.

“El Gobierno a veces le quita carga a otros estados para cuidar a la capital. La luz que no hay en otros lugares es porque están protegiendo a Caracas”

Los cortes de electricidad en la capital de la republica han aumentado progresivamente y comienzan a visitar ciertos sectores de Caracas. La presidenta del comité aseguró que actualmente en esta zona hay 10 apagones diarios. Sin embargo, la respuesta ante las fallas es más rápida y eficaz que en otras regiones.

La situación se agrava por falta de mantenimiento en periodos de tiempo específicos, lo que podría ocasionar que ya no se puede salvaguardar a la capital de la forma que se ha hecho en años anteriores. “No se está haciendo con la regularidad y calidad que debe hacerse y eso va repercutiendo en la calidad del servicio”, expresó López.

La otra cara de la moneda

En Amazonas un estado donde el problema eléctrico se recrudece cada día más. Es el “pan nuestro” de cada día para los habitantes, de acuerdo con Jesús Rojas, residente de Puerto Ayacucho.

En ese lado del país las quejas son más comunes. No solo tienen un cronograma de racionamientos diarios de cuatro horas establecido por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), sino que también los bajones de tensión son muy frecuentes, dañando electrodomésticos.

Los amazonenses se han ido acostumbrando poco a poco a esta situación. Según Rojas, las fallas de este tipo forman parte de la rutina de todos los que viven en esta entidad.

“La gente ya lo asume como algo normal y se han ido adecuando”. Algo muy parecido a lo que vive Amazona pasa en el Estado Sucre, se pasan noches enteras sin luz y en el día se va hasta por más de 8 horas, lo que daña los alimentos en las neveras, además de las bajas y subidas que acaban con los electrodoméstico sin que nadie responda por esas perdidas.

En el interior hay entre tres y cuatro fallas diarias, menos de la mitad de las que acontecen en Caracas. La razón por la que estos cortes no se evidencian tanto en la capital es porque son solventados con rapidez, mientras que en el resto de la nación pueden durar más de tres horas, enfatizó la vocera del Comité de Afectados por Apagones.

Quienes viven fuera de los límites capitalinos pueden llegar a esperar por un largo tiempo para disfrutar nuevamente del servicio. Todos los ciudadanos son iguales ante la ley y para López la decisión de aislar al Distrito Capital de la realidad del sistema eléctrico es una “discriminación” hacia el resto de los venezolanos.

http://notiamanece.com/noticias/?p=4924