El ébola podría afectar a 1,4 millones en enero en el peor escenario posible, @pratsjaime


Por Jaime Prats, 23/09/2014

El virus del ébola podría llegar a contagiar, en el peor escenario previsible, a 1,4 millones de personas hasta enero de 2015 en los dos países más castigados por la enfermedad, Liberia y Sierra Leona, según un estudio elaborado por los CDC de Atlanta, la agencia de EE UU para el control de las enfermedades, presentado este martes.

Esta estimación se ha elaborado bajo el supuesto de no tomarse medidas eficaces de contención de la epidemia y, como consecuencia de ello, considerando que se mantiene el ritmo actual de progresión de los contagios. Los casos registrados en Liberia se duplican en un plazo que oscila, en estos momentos, entre 15 y 20 días, y en Sierra Leona cada 30-40 días.

La previsión parte de que existe una infranotificación de casos. Por cada contagio conocido, el informe estima que podría haber 2,5 reales. El otro extremo de la horquilla, el más favorable -sin tener en cuenta estos fallos a la baja en el registro- , apunta a un número de contagios dentro de cuatro meses de 550.000 personas, de acuerdo con la información ofrecida por los CDC.

Los últimos datos oficiales facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que desde el inicio del brote de ébola, en marzo de este año, que sacude a África Occidental se han producido 5.864 contagios, de los que más de 2.800 han acabado con la muerte del paciente. El país más afectado, según los datos de la OMS, es Liberia (3.022 casos), por delante de Sierra Leona (1.813) y Guinea (1.008). Nigeria (con 20 infectados) y Senegal (1) también se han visto afectados por contagios importados.

El informe estadounidense no tiene en cuenta la repercusión que tendrá el envío de 3.000 soldados estadounidenses a la zona para frenar la expansión de la enfermedad ni el incremento de ayuda que está llegando a la región, ya que obedece a una proyección informática que parte de los datos existentes en agosto, antes de que se anunciara el despliegue de tropas, entre otras medidas. Se han excluido los registros correspondientes a Guinea debido a la falta de fiabilidad de la información facilitada por este país (la oscilación de datos hace imposible incorporar las cifras al modelo estadístico empleado).

En el mejor de los supuestos previstos, la epidemia podría estar prácticamente terminada en enero (en ambos casos, el escenario más catastrófico y el ideal, la fecha que se maneja por parte de los CDC es el día 20 de enero). Para que ello suceda, se debería conseguir que un 70% de las personas infectadas fueran atendidas en condiciones adecuadas en centros médicos. Según los datos que manejan los autores del estudio, la proporción de pacientes tratados de esta forma es del 18% en Liberia y del 40% en Sierra Leona.

Otra de las condiciones por las que pasa el control de la epidemia es evitar el riesgo de contagio que se produce al enterrar a los pacientes fallecidos. El virus se transmite a través de los fluidos corporales de personas infectadas (sangre, sudor, semen, saliva, heces), por lo que los preparativos del cadáver de enfermos por parte de los familiares, una ceremonia frecuente en las zonas afectadas, representa un peligro de contagio extremo.

El director de los CDC, Thomas R. Frieden estima que las medidas que se están tomando, así como las que están previstas desarrollar en los países afectados harán que el peor escenario no llegue a ser una realidad, “pero es importante entender que esto podría suceder”, ha indicado en declaraciones recogidas por The New York Times. “Lo que nos advierten estas cifras es el enorme coste que tendría una demora [en aplicar programas efectivos contra la enfermedad]”, ha añadido. "Necesitamos aumentar los centros de tratamiento de ébola lo más rápido posible y también proveer la mejor atención posible fuera de estos centros”.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/09/23/actualidad/1411491688_441706.html