El Ebola, fruto de la injusticia social




En una sociedad más justa, el Ébola se podría controlar y evitar. Por ello, este artículo quiere reflexionar sobre la desigualdad y la injusticia social que dan origen a muchos de los males en África

El Ébola es otro drama que viene a mostrar la injusticia de la sociedad actual. Desde febrero de este año ha habido un nuevo brote del virus, el cual ha ocasionado más de mil muertes en algunos países del África Occidental. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)[1] este es el brote más fuerte desde 1976, fecha en el que se reporta el primer caso de la enfermedad.

África y el Ébola
Hablar de salud en África es entrar en un terreno delicado en el que hay, al menos, cuatro dificultades:
1.      La educación sanitaria. En los países emergentes el tema de la medicina preventiva es una tarea pendiente. África no escapa de esta realidad. La educación preventiva en gran parte de los países africanos es escasa. Esta realidad ocasiona que el VIH, la malaria y otras, estén ampliamente diseminadas y causen mayor morbilidad y mortalidad. Por ejemplo, la malaria es un gran problema de salud y una de las principales causas de muerte de los niños menores de 5 años en África[2]. La OMS reportaba para el 2010, 219 millones nuevos casos de malaria, de los cuales 80 % correspondía al continente africano[3].
2.      Pobreza y salud. La pobreza es la principal causa de proliferación de enfermedades. Esta hace que el acceso a un sistema de salud digno sea muy difícil. Por ejemplo, en África gran parte de la población tiene que recorrer largos caminos para poder conseguir un centro de salud o viajar varios días para recibir atención médica y, además, hacer un gran esfuerzo para comprar las medicinas, que tienen un alto costo[4].
3.      Vertedero de desechos tóxicos. Por otro lado, se encuentra la inmoralidad de las transnacionales que utilizan al continente para echar su basura. Caso insigne, el de la empresa británica Trafigura, que en el 2006 depositó sus desechos tóxicos en la ciudad de Abiyán, causando grandes afecciones, muertes y una contaminación del aire que, aún hoy, sus habitantes lo padecen[5]. Casos como este se pueden encontrar en muchos otros países africanos[6].
4.      Negocio de la salud. Si la guerra es un negocio en África[7], el juego con la salud no queda atrás. Este se traduce de tres formas: a) En el ensayo clínico de medicamentos no autorizado para reducir costos y conseguir permisos[8]. b) En el costo elevado de los medicamentos. c) En la extracción de recursos naturales del suelo africano que son destinados a los países ricos. Por otra parte, se encuentra la debilidad del sistema sanitario de los Estados africanos, lo que da cabida a una medicina privada muy costosa.

Como se puede ver, el Ébola es consecuencia de unas estructuras sanitarias nacionales decadentes y unas políticas extranjeras corruptas que han generado y dejado que África se convierta en un lugar de grandes males, desigualdades e injusticias.

África, comunidad internacional y los miedos
Este punto se puede representar por medio de tres ejemplos: 1) La ficción, con la películaElysium[9], 2) La reflexión de Chimamanda Ngozi Adichie[10] y 3) Los miedos.

·       La película presenta una sociedad futura, con la tierra superpoblada, contaminada y sus hombres alienados. Esto hace que la población rica cree un mundo artificial, lleno de confort y seguridades, llamado Elysium. La película es una denuncia a la situación de desigualdad, injusticia e inhumanidad, que vive la sociedad moderna. Mientras unos pocos disfrutan de los bienes de todos, muchos mueren sin nada. Un ejemplo de esta desigualdad, es el traslado de dos estadounidenses contagiados de Ébola a USA, donde están recibiendo buenas atenciones médicas y un suero que podría ser un avance para encontrar la cura de la enfermedad[11]. Es una buena noticia que estas personas estén recibiendo un trato digno y tengan la posibilidad de salvar sus vidas y que, además, haya la posibilidad de encontrar la cura al virus; pero, es sumamente dramático que más de mil 700 personas se encuentren en iguales condiciones y ni siquiera tienen centros sanitarios donde puedan ser atendidos dignamente.
·       Chimamanda presenta el peligro de asumir como única la historia oficial contada sobre África, la cual viene impuesta por las estructuras de poder de este mundo[12]. Así pues, las versiones que se conocen sobre los países africanos vienen viciadas por intereses de poderes económicos y políticos que no hacen justicia a sus realidades. Este continente es noticia para la humanidad por: a) Las diferentes guerras y representaciones injustas de los africanos como unos salvajes[13]. b) Sus enfermedades que generan situaciones de alarma a nivel mundial. c) Las campañas internacionales que mueven a la compasión y lástima por estos pobres seres. d) El lugar exótico, que lleva a muchos a pagar grandes sumas de dinero para participar en safaris. e) Sus riquezas minerales. Esto es parte de una verdad, pero no toda. Por ello, es importante despojarse de estos prejuicios para aprender a ver a África en su complejidad, riqueza y a los africanos como iguales.
·       Por último, está el miedo natural que previene al hombre del peligro. El problema es cuando esta emoción es utilizada por instituciones políticas y económicas para sacar su provecho propio. Especialmente cuando medios de comunicación hacen de una noticia un drama, desvirtuando la información y exacerbando los miedos, convirtiéndolos en fobias patológicas y egoístas. El Ébola no escapa de estas campañas mediáticas y por ello ha generado tantos miedos. Dice mucho del nivel de sugestión, cuando se observan los múltiples comentarios xenófobos, racistas y excluyentes en las redes sociales frente a esta tragedia. El problema no es el virus; menos aún las miles de personas que lo están padeciendo. El punto es cómo superar la desigualdad e injusticia camufladas con los miedos. Esta superación comienza por no caer en el juego mediático y recuperar la sensibilidad humana que teme de la enfermedad pero que, sobre todo, se solidariza y lucha por el bienestar del más vulnerable.
·       Ante esto, la comunidad internacional ha de entender “que el tema [Ébola] es una urgencia internacional y no un problema concentrado…”[14]; debido a que: 1)  Se comparte una misma humanidad. 2) Es una sociedad globalizada donde están conectadas las penas y las alegrías. 3) Es necesario un compromiso ético, humano y fraterno. 4) Es importante la superación de la desigualdad en el acceso a la salud.

También es necesario que la sociedad internacional reaprenda nuevas formas de acercase a África y que supere los sentimientos promovidos de lastima por los pobres africanos, para poder relacionarse fraternalmente[15].

Salud e injusticia
El acceso a buenos servicios sanitarios y el cuidado de la salud es un derecho humano que toda persona debe gozar. Pero para que ello sea una realidad, es necesario superar las desigualdades que se hacen patentes en el gasto que los países ricos y los países pobres hacen en el campo de la salud. Así, por ejemplo, África gasta, a nivel mundial, solo 2 % del presupuesto sanitario, mientras que los países ricos consumen 75 %[16]. Es por ello que la situación sanitaria africana no es solo un problema local. Es una realidad de injusticia social en la cual toda la sociedad está implicada.

Ahora, es el Ébola que viene a mostrar esta situación de injusticia, pero se podrían tomar otros ejemplos. Es seguro que en otras circunstancias y con una distribución justa del gasto mundial en salud, África tendría mejores condiciones sanitarias y un mejor sistema de prevención que les ayudaría a disminuir muchas enfermedades.

¿Qué hacer?

La invitación es a reaprender y rehacer las formas de relación y percepción que se tiene sobre África. Mientras que esta represente la pobreza y las catástrofes, jamás será posible construir una verdad justa y objetiva sobre los africanos. Además, se seguirá contribuyendo a que los promotores de estas representaciones sigan ultrajando las riquezas de este continente.
Por otro lado, es importante reflexionar sobre los condicionamientos, prejuicios y automatismos que se tienen, despojarse de ellos y permitirse construir nuevas representaciones sobre África desde la igualdad, la fraternidad, la justicia y la aceptación respetuosa del otro.
Notas

[1] Organización Mundial de la Salud (OMS). Enfermedad por el virus del Ébola. Consulta web: [http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs103/es/] Abiyán 05 de agosto de 2014.

[2] The burden of malaria in Africa. Consulta web: [http://www.againstmalaria.com/downloads/RBMBurdenMalariaAfrica.pdf] Abiyán 06 de agosto de 2014. También Ver: [http://www.unicef.org/health/files/Malaria_brochure_18April2013.pdf]

[3] Informe Mundial sobre el paludismo. [http://www.who.int/malaria/publications/world_malaria_report_2012/wmr2012_summary_es.pdf] Abiyán 06 de agosto de 2014.

[4] Ibíd.

[5] BBC Mundo. Juego sucio en Costa de Marfil. Consulta web: [http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2009/05/090514_1346_toxicos_costademarfil_mr.shtml] Abiyán 04 de agosto de 2014.

[6] África tan pobre y Europa tan rica ¿por qué? Consulta web: [http://publ.hegoa.efaber.net/assets/pdfs/262/Africa_tan_pobre_y_Europa_tan_rica.pdf?1317214075]. Abiyán 05 de agosto de 2014.

[7]POZO, A. (2008): África en la encrucijada: conflicto y desarrollo. Consulta Web: [http://www.ceipaz.org/images/contenido/14.%20alejandro%20pozo.pdf] Abiyán 28 de julio de 2014.

[8]JARA, M. (2006): Industria farmacéutica. Un negocio con efectos secundarios. Consulta Web: [http://www.icariaeditorial.com/libros/traficantesdesalud/docs/Playboy_febrero06.pdf] Abiyán 30 de julio de 2014.

[9] Película del año 2013, dirigida por Neill Blomkamp.

[10] NGOZI ADICHIE, Chimamanda (2009): The danger of a single story. Consulta web: [http://www.ted.com/talks/chimamanda_adichie_the_danger_of_a_single_story] Abiyán 01 de agosto de 2014.

[11]RFI. Un sérum expérimental contre Ebola testé sur deux Américains infectés. Consulta web: [http://www.rfi.fr/afrique/20140805-serum-experimental-contre-ebola-teste-deux-americains-infectes/] Abiyán 05 de agosto de 2014.

[12] Chimamanda, (2009) op.cit.

[13] POZO, A. (2008) op.cit.

[14] Radio France International.Ibíd.

[15] Ver Chimamanda, N. A (2009) op.cit.

[16] Boletín de los misioneros de África y misioneras de Nuestra Señora de África. Sistema sanitario y salud en Africa. Consulta Web: [http://iespoetaclaudio.centros.educa.jcyl.es/sitio/upload/salud_africa.pdf]