El Chavismo es una secta destructiva, @carlosvilchezn


Por Carlos Vilchez Navamuel, 05/10/2014

Ya lo habíamos comentado en un artículo anterior cuando afirmamos entre otras cosas  que el  Partido Socialista Unido de Venezuela, el PSUV, más que un partido político, se convirtió en una secta religiosa, y peor aún en una secta destructiva como veremos más adelante, donde todos repiten lo mismo, visten igual y solo ellos tienen la razón.

Allí mismo señalamos también como empezó la secta a formarse, y dijimos “Desde que el presidente Maduro afirmó que Chávez se le apareció en forma de un pajarito chiquitico, el mundo chavista convirtió al difunto en algo sin igual. El mismo Hugo Chávez se habría encargado de ello tal vez sin pensarlo, Ludmila Vinogradoff, lo asentó en un artículo cuando dijo “Si alguien supo explotar al máximo el fetichismo religioso se llama Hugo Chávez, pero para construirse una mitología alrededor de su figura”. Y más adelante agregó “Así lo muestran las consignas que corean ante su cadáver en la Capilla Ardiente de que ahora el “supremo” comandante “no ha muerto, sigue vivo”.  

Y añadimos que “Es triste y lamentable, pero Venezuela ha sido gobernada en los últimos 15 años por un pequeño grupo de “locos de poder” que entonteció a su pueblo, de la misma forma que lo hizo Hitler en su momento en Alemania”. Ya lo dijo hace un par de años el psiquiatra Franzel Delgado Sénior cuando afirmó: “El chavismo opera como una secta destructiva”. Y nos la describe como “Un grupo organizado que emerge en el seno de una sociedad con las intenciones de destruir las instituciones y valores y obligarles a asumir los de la secta”. http://www.carlosvilcheznavamuel.com/el-manicomio-chavista/

El psiquiatra Delgado explica también cuales son la características de una secta destructiva y nos dice que: “Primero: tienen una estructura piramidal. Segundo: guardan una sumisión incondicional a un líder, a quien se le debe obediencia absoluta pues se considera predestinado a cumplir una misión que sólo él puede lograr y crea, al crecer la secta, una estructura dictatorial. Tercero: hay anulación de la crítica interna y prohibición del pensamiento individual. Cuarto: hay persecución de objetivos económicos enmascarados bajo una ideología destinada sólo a reforzar el poder del líder. En nuestro caso, la secta no tiene que producir dinero porque le entra por las peculiaridades del país. Quinto: la manipulación de los adeptos para lograr los fines que persigue la secta. Sexto: ausencia de control de una autoridad superior sobre la secta. Séptimo: en las sectas destructivas se fabrican palabras, frases y consignas para descalificar a quienes no pertenecen a ella, que son considerados inferiores. Octavo: hay uso de un color y vestimenta particular para identificarse y darse fortaleza de grupo. Noveno: hay prohibición de abandonar la organización, y quien lo hace es severamente penado”.  http://www.soberania.org/Articulos/articulo_6851.htm

Con esta información todos los ciudadanos podemos estar alertas e identificar rápidamente a los líderes que quieren emular a los Castro, Chávez y al mismo Maduro que han seguido estas directrices para manipular a sus pueblos.