Dice @EliasMattaW: “intervención de Venoco ratifica errores que nos han llevado a ésta crisis”, por @PartidoUNT

Prensa UNT 03 de octubre de 2014

Para el diputado del partido Un Nuevo Tiempo, Elías Matta, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, la intervención del Estado en la empresa Venoco, que pretendería resolver el tema de la escasez de lubricantes, evidencia que el gobierno ha decidido “profundizar la línea errada de conducta que nos ha hundido en la crisis productiva actual”.

“A cada alarma pública desatada por la escasez y el desabastecimiento real el gobierno responde con más expropiaciones y restricciones profundizando el problema en vez de caminar hacia su resolución”, señala preocupado el diputado zuliano.

Para Elías Matta la política arbitraria de “expropiaciones” desatada por el gobierno nacional, “es una de las prácticas más perversas del modelo económico fracasado que le han querido imponer al país”. Esta política se ha desarrollada violentando derechos fundamentales de los propietarios, al no reconocerse el valor de los bienes ocupados por el Estado, “sin que ni siquiera paguen el costo del bien a los dueños”.

Las irregularidades de estas ocupaciones son una señal terrible que inhibe cualquier tipo de inversión productiva en Venezuela, considera Matta, ya que le muestra al mundo que “en Venezuela no hay seguridad jurídica ni Estado de Derecho, no hay reglas claras que le permitan a los inversores convertir los capitales en las empresas, la producción y el empleo decente y productivo que tanto necesita el país”.

Con la intervención de Venoco se eleva la participación de la estatal PDVSA en el mercado de lubricantes a 64%, pero para Matta “esto no resolverá el problema real de la escasez de lubricantes para vehículos” porque el gobierno ha demostrado que no tiene ni la capacidad ni la vocación real para producir, “el pueblo sabe que cada empresa o tierra que es expropiada por el Estado reduce su producción hasta detenerse por completo”, señala el diputado zuliano que “lo que viene es más escasez y el gobierno será el responsable”.

La política de expropiaciones desarrollada por el Estado venezolano ha cambiado la estructura económica de Venezuela. Solo en alimentos “el Estado se ha hecho dueño de la mayor parte de las procesadoras de café, de los centrales azucareros, de los silos y frigoríficos, de casi la mitad de las fábricas de harina de maíz y de las arroceras, es dueño de plantas de producción de aceite comestible y de productoras lácteas, pero la producción estatal no ha logrado resolver el problema de la escasez de alimentos”.

Asimismo señala Matta que el gobierno controla hoy la totalidad de la producción de cemento y de cabillas en Venezuela, “y la escasez de estos materiales es pan de cada día de los constructores en nuestro país”. Aparte de la evidente escasez y el desabastecimiento, el aumento de las importaciones, la fuga de capitales y la generalización de la corrupción son fenómenos cuyo incremento “está ligado a la errada política de expropiaciones”.

Para Matta a esto debemos agregar que el Estado ahora está sometido a diversos juicios internacionales debido a los abusos cometidos durante las expropiaciones. En el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial, Venezuela enfrenta cerca de treinta arbitrajes internacionales por violentar contratos durante dichos procesos.

Agrega el diputado de UNT que hay que enmendar toda la política para que el país vuelva a producir, única manera de salir de la actual crisis, “las tierras que antes eran productivas y fueron ocupadas por el Estado, las industrias que antes producían y luego de ser tomadas por el gobierno prácticamente cesaron operaciones, deben ser devueltas a los verdaderos productores, para poder reactivar el aparato económico venezolano”.


Recibido por correo