Crónica de una formación feminista

Por Yaiza Iturrate

El pasado 11 de octubre, Antea Izquierdo, por la Secretaría Feminista de Izquierda Anticapitalista, acudió a Torrelavega para impartir unas jornadas de Formación Feminista. Con una asistencia de unas 20 personas, entre miembros de los colectivos burgalés y cántabro y personas interesadas en el contenido que iba a tratarse, el ambiente contribuyó a un debate e intercambio de ideas sobre el feminismo, en los que todas las participantes contribuyeron con su visión.

La tarde comenzó con el contenido más teórico, definiéndose conceptos como androcentrismo, patriarcado, sexismo, micromachismo, etc. También se resumió la cronología de la lucha feminista desde sus inicios en el siglo XVIII hasta nuestros días, nombrando las figuras y obras más representativas de cada ola, entre las que se encontraban mujeres tan conocidas como Olympia de Gouges, Simone de Beauvoir, Betty Friedman o Alexandra Kollontai; y otras menos conocidas como Kate Millet, Flora Tristán o Sojourner Truth. De las lecturas recomendadas cabe destacar “El segundo sexo”, “Mística de la feminidad” o “La dialéctica del Sexo”.

Respecto a los planteamientos feministas defendidos actualmente por nuestra organización, se planteó que el patriarcado es un sistema cultural, político, económico ideológico que surgió con anterioridad al sistema capitalista, aunque este se apropiase del mismo y aún en nuestros días se beneficie de él; la importancia de la defensa de los derechos sexuales y reproductivos y la paridad tanto en el ámbito de las mujeres que ostentan el poder como en los movimientos sociales. El debate se abrió con la pregunta ¿La izquierda ha superado las actitudes machistas? Pero fueron otras materias, algunas relacionadas y otras no tanto, las que polarizaron la mesa redonda.

La discusión sobre la relación que debe existir entre el movimiento de liberación de la mujer y el de liberación de la clase obrera siempre ha ocupado un lugar importante en las organizaciones de revolucionarias, y tuvo su reflejo en nuestra mesa debate, mostrándose diferentes posturas sobre la estrategia de interacción entre ambos. Por un lado, se habló de como la Revolución Rusa de 1917 trajo consigo, en un principio, grandes avances en los derechos de las mujeres que fueron recortados posteriormente por el régimen de Stalin. Se planteó también como estos recortes fueron apoyados por las masas, dada la falta de conciencia feminista desarrollada en la etapa anterior y en el breve período anterior al auge de la burocracia. 

Este último punto, se enlazó con la apertura de una discusión sobre la necesidad de la educación feminista, dentro del entorno familiar y escolar, pero sin perder de vista su condición de medio y no de fin en sí mismo, dada imposibilidad de lograr la liberación de las mujeres dentro del sistema capitalista.

Finalmente, hubo una confrontación respecto a dos tesis a la hora de plantear el método de trabajar el feminismo dentro de las organizaciones de izquierdas. De un lado la idea de la necesidad de crear espacios exclusivamente de mujeres, y por el otro la creación de espacios mixtos en los que los compañeros pudiesen participar. La defensa de los espacios exclusivamente para mujeres se enfocó en la búsqueda del empoderamiento de estas y en la dinámica más distendida que estos pueden generar en las compañeras que los conformen. La tesis de los espacios mixtos se fundamentó en la necesaria inclusión de todos los sujetos afectados por el problema del machismo en esos foros, pudiéndose avanzar más de esta forma en su resolución. En este punto no se logró alcanzar un
acuerdo, aunque se sugirió una propuesta intermedia de coexistencia de ambos espacios, lográndose de este modo el empoderamiento de las compañeras y la eliminación de actitudes machistas de los compañeros.

Lo que puso de relieve esta jornada de formación, es lo interesantes que son este tipo de actividades dentro de organizaciones que tienen el feminismo como una de sus prioridades, dando la oportunidad de discutir diferentes enfoques de una cuestión, fomentando la reflexión de aspectos que quizás habíamos pasado por alto, permitiéndonos conocer gente cercana a nuestras ideas y ayudando a avanzar en una cuestión como es la opresión de las mujeres en el sistema capitalista que afecta a la mitad de la población mundial. Este tipo de actividades brillan por su ausencia en la mayoría de partidos, por ello Izquierda Anticapitalista debería marcar la diferencia fomentándolos en todos los colectivos locales, potenciando así la formación, indispensable para la lucha por la liberación de las mujeres.

“A vosotros, obreros que sois las víctimas de la desigualdad de hecho y de la injusticia, a vosotros os toca establecer al fin sobre la tierra el reino de la justicia y de la igualdad absoluta entre la mujer y el hombre. Dad un gran ejemplo al mundo (…) y mientras reclamáis la justicia para vosotros, demostrad que sois justos, equitativos; proclamad, vosotros, los hombres fuertes, los hombres de brazos desnudos, que reconocéis a la mujer como a vuestra igual, y que, a este título, le reconocéis un derecho igual a los beneficios de la unión universal de los obreros y obreras.”, Flora Tristán.