El despertar de las zonas populares, @JulioDemocrata2



Por Julio Cesar Reyes,27/09/2014

En el Barrio todos somos iguales, compartimos lo cotidiano, las carencias y olvidos sociales, cuantos recuerdos de la UNIÓN comunitaria en mi TACAGUA VIEJA acá en la Caracas La Guaira en Catia. Como olvidar aquella solidaridad del vecindario en aquella vaguada del 99 que afecto al Edo. Vargas y algunas zonas de la Carretera vieja, en esa tragedia NO importo si eras blanco, rojo, azul o amarillo, eras un Venezolano mas pasando por un mal momento con la naturaleza. Hoy quiero de manera de reflexión, hacerle un llamado a la Dirigencia del PSUV en Caracas, pero en especial de Catia, !Basta! de seguir etiquetando a los Vecinos, de poner barreras que dividen y afecten en deterioro la convivencia en los sectores Populares a través de "Guerras" absurdas de ideologías y partidismo...Los que asumimos hoy el reto de tener una postura distinta en cuanto la visión y acción con el que el sistema actual maneja a Venezuela, no lo hacemos porque pertenecemos a la CIA ni por llevar acuestas planes de guerras de 4ta generación ¡GAMELOTERA! nos toco estar de este lado por la preocupación de ver como merma cada día mas, la calidad de vida del CATIENSE.

Queremos ser parte de las soluciones a los temas sociales de nuestros Barrios, queremos estar presente y aportar en la búsqueda de soluciones y tomas de decisiones de nuestra COMUNIDAD no queremos tener que escondernos y callar por no coincidir con el Gobierno de turno, queremos seguir siendo ¡VECINOS A SECAS! hoy los temas de SEGURIDAD, EDUCACIÓN, SALUD, ESCASEZ Y ALTO COSTO DE LA VIDA nos tocan por igual, en estos tiempos tan conmocionados, en estos días pasados conversaba con mi suegra (Fiel seguidora de la “Revolución” y su Comandante Eterno) y se notaba preocupada por el alza del pasaje del transporte público…ya que mi suegra trabaja en el estado Vargas. Allí pude notar que lo único que nos diferenciaba era las “Benditas” etiquetas colocadas por las dirigencias Políticas (Izquierda y Derecha) me decía: Julio ¿cómo hago si yo gano sueldo mínimo y no me alcanza para nada?, y comenzó a refutar cosas como, ¡Que le costaba conseguir la Harina de Maíz! como cualquier ciudadano, que no encontraba pasta de diente, ni jabón, ni papel higiénico y que lo poco que conseguía estaba costoso y no le daba el sueldo.

Comencé ahondar en los distintos temas, le Pregunte por la salud, educación y algunos temas sociales de la comunidad, y en ese compartir de angustia nos dimos cuentas que su preocupación es la mía, no podemos seguir callados ante las carencias sociales y de servicios públicos en las zonas Populares, no podemos acostumbrarnos a ver hermanos caídos ante la violencia desbordada y apoyada en la impunidad de un Sistema Judicial Corrupto arrodillados a las fuerzas política del Gobierno, no podemos hacernos de la vista Gorda ante el mal estado de las vías y aceras de estas zonas tan vulnerables, debemos recordar siempre que en estos 15 años entro al País la más grande fortuna, gracias a la venta del Petróleo. No podemos justificar los hospitales y escuelas sin insumos,  la faltas de políticas de salud para los mas desprotegidos, la falta de medicinas para los virus de gripe y otras patologías, anaqueles vacíos y el aparato productor casi nulo, sin contar con las expropiaciones que en nada aportaron para obtener una dirección positiva en el  cambio de rumbo político, social y económico.

Cuanto olvido hoy sufre Catia por parte de la Alcaldía de Libertador y Jorge Rodríguez, los 15 años chavistas en nada han solventado las luchas por la dignidad y mejoras en la calidad de vida del catiense, eso me hace reflexionar “Que sus luchas son las Nuestras”, que debemos ubicarnos en temas que nos unan como vecinos por el bien de todos y de la convivencia, que las autoridades están al servicio nuestro y debemos demandarles respuestas ante el Olvido y para los cuales fueron elegidos, no podemos seguir siendo “El papelillo de las piñatas” de los politiqueros, debemos convertirnos en un gran movimiento social capaz de diagnosticar, proponer y llevar a la acción las soluciones dentro de las comunidades con la ayuda de las autoridades competentes.