El dedo de Ricardo Lagos, como los chilenos salieron de la Dictadura