Burgos: “REUNIÓN PATRONAL-SINDICATOS”.

 Hay evidencias que son incuestionables respecto a la provincia de Burgos.

La primera evidencia para Izquierda Anticapitalista es que Burgos por su ubicación es una de las provincias privilegiadas de Castilla y León, después de Valladolid. Es precisamente esta ubicación la que le ha permitido tener mayor desarrollo económico con diversidad de actividades. La base era agrícola pero su situación geográfica le permite desarrollar infraestructuras de transporte que le unen a los focos industriales y políticos como Madrid, País Vasco o al arco del Valle del Ebro en su orientación hacia Europa. Por no decir que hay salidas a zonas del Cantábrico como Cantabria, complementaria en el abastecimiento de productos con destino a Madrid, a la Rioja y a Navarra que tienen un importante desarrollo y diversificación de los sectores agropecuario e industrial de transformación.

De  hecho esta ubicación de Burgos, supone también la industrialización de la capital, Miranda de Ebro, Briviesca y Aranda de Duero (a lo largo de la A-1 que va de Madrid a Francia por Euskadi).
El impulso industrial burgalés genera un fuerte y muy variado sector servicios, en el que destaca el turístico (cultural, patrimonial, paisajístico, rural, etc.) y el auxiliar para la industria.
La segunda evidencia para IA es nuestra preocupación por el tejido industrial burgalés, defender su existencia, ampliarlo lo más posible, diversificarlo, impulsar el I+D+i con acciones específicas y presionando a la Junta para que no se pierda este referente. Coincidimos con otros agentes sociales en esa preocupación e interés.
Por eso nos parece importante la reunión inicial y las próximas que se den entre patronal burgalesa y sindicatos. Pero a IA nos parece un gesto claramente insuficiente.

Desde IA plantearíamos otras cuestiones igual de importantes:

1. Se debe de ampliar a todas las organizaciones sindicales de la provincia, sean centrales sindicales o sindicatos sectoriales, que tengan delegad@s. Por muy grandes o importantes que sean CCOO y UGT, también tienen representación sindical otras organizaciones como CGT, USO, CSI-CSIF, etc.
 
2. Habría que involucrar a las administraciones como la Junta, la Diputación, los ayuntamientos y a los partidos políticos. Se podría trabajar en mesas específicas, dejando para un Plenario con todas las organizaciones la aprobación y seguimiento de forma coordinada un plan de actuaciones específicas a desarrollar en periodos concretos. 

3. Habría que trabajar con un calendario regular que no exceda el mes y medio, o dos meses, entre reuniones de Comisiones y Grupos de trabajo, en el que haya un reglamento de funcionamiento por el que quienes se comprometen a ir planteen propuestas sobre un orden del día prefijado. No se trataría de unas “mesas de confrontación” o negociación colectiva, sino de aportar ideas concretas para revitalizar la económía burgalesa con propuestas innovadoras. Quien no acepte esos elementos de participación, no será convocado. 

4. Desde el punto de vista debería haber tres grandes Comisiones según sectores económicos: sector primario, sector secundario y sector terciario. Allí todos los integrantes definirán los grupos de trabajo  que hay que crear en cada Comisión y serán estos lo que se reúnan como máximo cada mes y medio entre dos reuniones y fijando los órdenes del día y el funcionamiento, o el desarrollo de las reuniones.

Si no se da participación a la pluralidad, el futuro y los resultados de las reuniones ahora empezados será escaso y parcial, quedando descolgados amplios sectores de la diversidad política y sindical de la provincia que tienen propuestas, que quieren compartir ideas y experiencias para mantener a Burgos como referente económico e industrial, ampliando su influencia territorial.