ASÍ INVOCAMOS AL ESPÍRITU DE DIOS: Solemnidad de Pentecostés

El Espíritu de Dios permaneció siempre presente en la tierra, por eso, los hijos de los hombres entendieron que podían invocarlo.
Desde entonces, una y otra generación nos hemos unido a esta invocación, que hoy, fiesta de Pentecostés, también nosotros la hacemos nuestra.
Invocamos al Espíritu asi:

               Ven, MISTERIO inefable de Dios
                                             y surgirá una tierra nueva.
               Ven, VIENTO impetuoso
                                             y borrarás nuestras miserias.
               Ven, LUZ deslumbrante
                                             y nuestras tinieblas se desvanecerán.
               Ven, agradable COMPAÑÍA 
                                             y no tendremos más soledad.
               Ven, FUEGO ardiente
                                             y nuestros corazones se abrasarán en el AMOR
               Ven, BRISA suave
                                             y sentiremos la serenidad de su Presencia
               Ven, FUERZA salvadora
                                             y la debilidad no nos aplastará.
               Ven, LIBERTAD eterna
                                             y ya no seremos esclavos.
               Ven, ALEGRIA gozosa
                                             y nuestras tristezas se convertirán en júbilo
               Ven, PLENITUD del ser
                                             y nuestro vacío se verá colmado.
               Ven, PORTADOR de la Vida del Padre
                                            y nuestras vidas serán sus testigos en el mundo.
               Ven, ESPIRITU DE DIOS 

               Ven, ESPIRITU DE DIOS,  y que  tu Presencia Invisible sostenga
nuestra débil esperanza.
                                                         ¡ VEN ! 
                                                                                                      A. Castro