7 DÍAS, 7 DONES - Día 7º : Don de TEMOR DE DIOS

 PARA ORAR
 SÚPLICA AL ESPÍRITU SANTO PIDIENDO ESTE DON

 Espíritu Santo, si a la hora de comprender tus dones he tenido que abrirme a un significado diferente al que el diccionario atribuye a las palabras que los denominan,
es en la interpretación del don de Temor de Dios
donde necesito mayor ayuda
para comprender debidamente
lo que quiere decir la formulación del séptimo don.

El don de Temor de Dios evita el engreimiento vanidoso,
la conducta pretenciosa,
el modo de actuar con protagonismo,
la inconsciencia en el camino de la vida.
Evita el error de avanzar por sendero engañoso,
que se aparte de la voluntad divina,
y convierte nuestra vida
en un verdadero cántico de alabanza
y de sensibilidad agradecida.

¡Ven, Espíritu Santo!,
derrama sobre mi el don de Temor de Dios,
por el que jamás caiga en la insensibilidad
ni en la inconsciencia,
que me hagan vivir afirmado en mis capacidades
de manera orgullosa y prepotente.

Espíritu Santo, hazme humilde,
reconocedor constante de la fuente de mis destrezas,
y de dónde proceden las de los demás,
para manifestar con mi modo de vivir y de actuar
la actitud que canta el salmista:
“Mi corazón no es ambicioso, ni mis ojos altaneros.
 No pretendo grandezas que superan mi capacidad,
sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre” (Sal 130)
(P. Ángel Moreno de Buenafuente)