SANA MIS OJOS, MIS OJOS DEL CORAZÓN

No fue el lodo, que pusiste en sus ojos,
ni fue el agua cuando él se los lavó,
fue su fe, que creció cuando pasabas,
donde él tirado estaba,
y pudo ver,  por primera vez.

Sana mis ojos, mis ojos del corazón.
Quita el pecado que no me deja ver,
sáname Jesús, que hoy quiero ver, Señor, tu LUZ