NO AL “RENTING” EN AUTOBUSES URBANOS.

Otra vez hemos conocido que el Ayuntamiento quiere renovar la flota de autobuses urbanos a través del “renting” que además se empeora desde la propuesta inicial del PP.
Una vez más IA quiere manifestar a este sistema de funcionamiento de autobuses urbanos por muchas razones, a la vez que nos preguntamos si hay algún otro tipo de intereses a la hora adquirir y ¿mejorar? la flota de autobuses urbanos más allá del lógico y único interés que no sería otro que tener una flota en cantidad y calidad suficientes para atender las necesidades de l@s ciudadan@s burgaleses/as.

Porque al principio iban a ser 6 los autobuses en “renting” este año para aumentar a 7 con opción de compra. Menos mal que Intervenciones paraliza el proyecto de “renting” con compra, pero no solo porque el “renting” sea un sistema gravoso para las arcas municipales, sino porque implicaría un crédito que se salta el Plan de Ajuste de Montoro.

La respuesta del concejal Rebollo fue entonces subir de 6 a 10 los autobuses en alquiler y en lugar de 10 años subiría hasta los 13 años, lo que costará 7,8 millones (600.000 años anuales).
Para IA lo que hay que hacer es comprar vehículos nuevos, renovando gradualmente la flota, teniendo claro qué vehículos se retiran y por qué tipo de vehículos se sustituyen teniendo perfectamente claros las rutas que en principio deben de cubrir, l@s vecin@s que van a transportar, buscando vehículos de calidad que atiendan las necesidades de personas con discapacidad y respeto al medioambiente.

No tiene sentido pagar esas cantidades por vehículos que no son nuevos, que harán una media de 70.000 kilómetros anuales y que incrementen el sobrecoste de mantenimiento (que por cierto exigimos que sea plenamente público y municipal para que mejore las carencias y problemas que da a la flota). Al final del contrato el Ayuntamiento carecerá de vehículos propios, teniendo vehículos alquilados que a lo largo de estos años darán más problemas.

Por supuesto que rechazamos la fórmula de alquiler y al final comprar, cuando los vehículos ya se han deteriorado totalmente por su uso y mantenimiento y están para el retiro definitivo o no cubren las expectativas de una ciudad que se pretende que sea moderna.

Izquierda Anticapitalista.