JUEVES SANTO// ¡ Lávame, mi Señor !

                                     ¿Lavarme Tú a mí los pies?
                                     Hazme comprender que, el camino del servicio
                                     es una llave que abre la puerta del cielo.

                                              ¡LÁVAME, MI SEÑOR! 
                                    Para que, mis manos, puedan acariciar rostros dolorido,
                                    para que, mis pies, puedan acompañar hermanos perdidos.
                                    ¡Sigue habiendo tantos pies que lavar!

                                             ¡LÁVAME, MI SEÑOR! 
                                   sigue habiendo tanta oscuridad que iluminar
                                   tantas cadenas que romper,
                                   pan y vino para el pobre quiero ser.

                                             ¡LÁVAME, MI SEÑOR! 
                                   Porque, si algo tiene el Jueves Santo,
                                   es Misterio de amor y de ternura
                                   Misterio de Sacerdocio y aroma de Eucaristía,
                                   Misterio de tu presencia que siempre permanecerá
                                   y estallará en el altar.

                                            ¡LÁVAME, MI SEÑOR! 
                                  Y así, cada vez que comamos de este pan,
                                  porque, cada vez que bebamos de este vino,
                                  recordaremos tu querer y tu deseo
                                  nos llenaremos con tu Memorial y tu Palabra
                                  con tu gesto de siervo arrodillado.
                                                                                                 (J. Leoz)