GRACIAS, PRESIDENTE, GRACIAS


GRACIAS: 
Al hombre grande que protagonizó el cambió más radical en nuestro país, 
al hombre que gobernó limpiamente, 
al hombre que defendió, en pie, el atentado a la libertad, 
al hombre que se granjeó el afecto de los españoles,
al hombre del "puedo prometer y prometo..." cumplido,
a quien -en palabras del Rey- fue "amigo leal y colaborador excepcional"
GRACIAS:
al hombre que fraguó una familia unida en la adversidad, 
al hombre grande del sufrimiento silencioso, 
al hombre fuerte del dolor callado, 
al hombre callado ante el “no reconocimiento” por su labor. 
GRACIAS: 
Al hombre grande, a quien atrapó el silencio de la enfermedad,
 a quien, a pesar del recuerdo borrado en su memoria, nos dejó la huella
“del bien hacer",
“del buen obrar",
“del político cabal”. 

 En silencio te has ido hoy, pero, en silencio te habías ido ya hace tiempo. 

GRACIAS, ADOLFO SUÁREZ, 
GRACIAS, PRESIDENTE, MUCHAS GRACIAS.
PARA TÍ, POR TÍ, ELEVAMOS ORACIONES.
                                                                                                      A. Castro