Un minuto para la reflexión: AMOR SIN MEDIDA

Algo en nosotros, sigue siendo necesario y urgente:
llenar de AMOR el corazón, la vida, el alma...

No, no dejar un resquicio, una rendija,
por donde pueda entrar algo que no sea AMOR.

          Vivir de tal manera,
          que a las puertas de Dios,
          la tarde aquélla,
          en que vayamos a ser examinados,
          podamos decir con el poeta:

 “Hay tanto AMOR en mi alma, 
que no queda ni el rincón más estrecho para el odio” 

         Y... la tarde aquella, comenzará la VIDA.
                                                                                                  (Retrasmisión de la Cope)