“LA ESTACIÓN VIEJA. FUTURA ESTACIÓN DE AUTOBUSES”.

Antigua estación, ahora en desuso
Una vez más salen noticias de lo que se va a hacer con la antigua estación del tren y por quinta vez queremos dejar clara nuestra posición política. Ante la situación económica que hay y el problema de endeudamiento público por parte de los ayuntamientos, desde IA volvemos a pedir que se replantee este proyecto para facilitar inversiones y proyectos estrictamente necesarias para la ciudad una vez que se sabe que el proyecto de antigua estación del tren costará 2,7 millones de euros y tardará un año en ejecutarse.
Por eso desde IA volvemos a pedir que la vieja estación de trenes, se convierta en la nueva estación de autobuses y ello por las siguientes razones:
1. Nos seguimos adhiriendo a la propuesta que en su día hizo la Asociación de Vecinos “Nuestro Barrio” para poner en ese espacio la nueva estación de autobuses, al considerarlo el lugar más adecuado por muchas razones.

Primero. Es un espacio integrado en la ciudad. Se evita el fiasco que ocurre con la estación de tren “Rosa de Lima” que ha quedado aislada, débilmente comunicada especialmente con el transporte público,, incómoda, fría, donde nadie tiene interés por ocupar los espacios existentes destinados a la cafetería o a distintos comercios.
Segundo. Sería fácil acceder desde distintas zonas de la ciudad, bien a través de líneas de autobús urbano y hay espacios para paradas de taxi. El bulevar aledaño, apenas tiene tráfico y está acondicionado con carriles específicos para el uso de estos transportes públicos.
Tercero. Permite tener zonas amplias de estacionamiento para autobuses y hay salida por el bulevar a las distintas carretas nacionales que parten de la ciudad y que enlaza con otras grandes vías de la ciudad. Al irse Correos, su pabellón postal anexo a la vieja estación del tren, este espacio aumenta la capacidad de estacionamiento de autobuses y permite crear instalaciones complementarias.
Cuatro. El viejo edificio de la estación del tren queda protegido arquitectónicamente y precisaría pocas reformas o modificaciones al mantener el carácter de estación de pasajer@s. No nos parece lógico que se haga un centro de ocio infantil y juvenil que implicaría grandes inversiones y remodelaciones, y que difícilmente tendrán rentabilidad a medio plazo, sobre todo si se privatiza, porque las rentas familiares y el desempleo hacen que los burgaleses y burgalesas reduzcan el gasto y el consumo.
2. Nuestra propuesta es realista y económica, integradora y funcional. Pensamos que en los tiempos actuales es necesario acometer los servicios necesarios con cabeza.
3. El espacio liberado de la actual estación de autobuses en la calle Miranda, tiene muchas posibilidades de tener otra ocupación y uso en la zona sur, como viviendas de alquiler para jóvenes y personas de rentas bajas.
Estas propuestas tenemos intención de difundirlas para que se pueda generar un movimiento de apoyo o consenso sobre las mismas.