22M: Nueve columnas preparadas para “tomar Madrid” y “conquistar” los derechos perdidos

La columna de Cataluña comenzó ayer su recorrido. Las marchas organizadas desde Murcia-Alicante, Valencia, Navarra-Aragón, Euskadi, Galicia, Asturias, Andalucía, Extremadura lo harán en las próximas fechas y desde Europa una nueva columna, formada por la Marea Granate, arrancará desde Perpignan. Todas ellas llegarán entrarán en la capital el 22 de marzo con un objetivo claro: “Tomar Madrid, conquistar los derechos perdidos y hacer una demostración de fuerza unitaria de la sociedad organizada”, explica Irene Montero, portavoz de la columna de Madrid.

La llegada a Madrid de estos colectivos se hará en una manifestación organizada que arrancará en Atocha a las 17.00 horas y conducirá a los manifestantes hasta la plaza de Colón. Sin embargo, este no será el final de la movilización. Las columnas, advierten, vendrán a Madrid “para quedarse” y no se marcharán hasta que el Gobierno dé marcha atrás en sus políticas de “retirada sistemática de derechos sociales, civiles y políticos a la ciudadanía”.


Como ya comentó Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores, a cuartopoder.es, y tal y como se ha vuelto a poner de manifiesto en la rueda de prensa celebrada este miércoles en el Ateneo de Madrid, las columnas, a su llegada a Madrid, mantendrán una “mentalidad de guerrilla” para “poder adaptarse a cualquier situación” e irán celebrando asambleas para ir decidiendo en cada momento la estrategia a seguir ante la actitud que adopten las instituciones públicas. El objetivo, dicen, es acampar en la capital, pero se irá viendo según cómo evolucionen los acontecimientos el 22M.

Los motivos para tal movilización ciudadana, aseguran los organizadores, son más “evidentes” que nunca y “jamás fueron tantos”. Los portavoces de las marchas de Madrid, Murcia, Extremadura y Valencia han enumerado unos cuantos: Por el fin del pago de la deuda ilegítima; por el fin a los recortes en Sanidad y Educación; por una vivienda digna, por una renta básica, por un sistema de pensiones y un trabajo digno, por un Estado del bienestar completo libre de amputaciones privatizadoras y por un país que permita a los jóvenes formarse y trabajar en él sin tener que emigrar.

A estas reivindicaciones se han sumado, en la rueda de prensa, varios colectivos de trabajadores en lucha como los trabajadores de Coca-Cola, trabajadores de la Sanidad Pública, de Pan Rico, de la EMT de Madrid, de Metro Madrid y del Ayuntamiento de Alcorcón, así como otros colectivos como la Marea Azul, yayoflautas y la Corrala Utopía de Sevilla . Todos ellos mantienen su lucha particular, pero insisten en que cualquier solución a sus conflictos pasa por una “solución global”: “Se trata de la lucha de los trabajadores y se trata de la lucha entre clases. No queremos dinero, queremos un trabajo digno y no nos vamos a vender por un cheque, sea del color que sea”, ha señalado Alberto, trabajador de Coca-Cola de la planta de Fuenlabrada.

La lista de organizaciones que se han adherido a las marchas es imposible de resumir. Solamente en Madrid hay 130 organizaciones o asambleas adheridas y el número se multiplica en cada comunidad autónoma. La propuesta de las Marchas por la Dignidad del 22 de marzo surgió del Sindicato Andaluz de Trabajadores, del Frente Cívico-Somos Mayoría de Julio Anguita y de los Campamentos Dignidad de Extremadura y contó con el respaldo inmediato de partidos políticos como Izquierda Unida e Izquierda Anticapitalista y diferentes plataformas de convergencia como Alternativas desde Abajo y Suma, la gente primero.

La acogida ciudadana de las marchas, no obstante, ha superado toda previsión y cada día se adhieren nuevos colectivos. El objetivo marcado: reunir en Madrid un millón de manifestantes que digan basta y conquisten los derechos perdidos desde que comenzó la crisis.