UN NIÑO, UNOS MAGOS, UNA ESTRELLA...

 Como palabras entrecortadas...
           Magos y estrella. 
           Hombres y Niño. 
           Búsqueda y encuentro. 
           Tiniebla y luz. 
Sorpresa y fascinación. 
Capacidad de asombro. 
Almas de niño. 
Admiración desbordante.
Y después...
          Ojos abiertos a la Luz.
          Corazones cargados de acogida.
          Voluntad decidida a salir. 
          Vidas rendidas al atractivo de la Vida. 
 Sólo fue preciso esto: 
               Una estrella que guía,
               corazones fascinados, 
               desarraigo total, hombres caminantes, - contemplativos de la vida- , 
               y... un Niño.
 Sobre unas pajas descansa: 
               la FUERZA oculta, 
               la LUZ escondida, 
               la PALABRA inefable, 
                         ¿Ocultamiento?
                                  ¡¡¡ Manifestación !!!
               Lugar de encuentro.
               Derroche de Amor. 
               Misterio de Epifanía. 
Y entonces... 
               la estrella se oculta en la Luz, 
               los Magos encuentran al Rey,
               los sueños se hacen Realidad
               y... 
               el hombre se postra ante el Niño, - adorador en espíritu y verdad-, 
               y le ofrece sus dones. 
Y de pronto,
              aquellos ojos, 
              aquellos corazones, 
              aquellas voluntades, 
              aquellas vidas... 
              no pueden ocultar al Amor... 
y deciden
              recorrer nuevos caminos, 
              regresar por nuevos senderos,
              abrir nuevas rutas. 
                    Aquella ESTRELLA...
                                       aquel NIÑO...
              les habían fascinado.
Ellos no sabían que habían pasado 
              de buscadores a contemplativos, 
              de contemplativos a adoradores, 
              de adoradores a testigos.  
       
                         ¡ El NIÑO Aquél...!  
                                   ¡ La ESTRELLA aquella...
 Y regresaron rebosantes de gozo. 
                                                                              A. Castro