Jugar mientras conduces ES POSIBLE

Tanto cacharrito, tanto Internet de las cosas, tanto móvil, tablet, reloj, gafas, pulsera, ¡tanta leche!... y oye... ¡¡¡que KITT, el coche fantástico, sigue sin existir!!!.

El glamour y chulería de David Hasselhoff van aparte, practica todos los días frente al espejo y lo conseguirás. ¡Tú puedes!

"Smart cars"

Lo cierto es que se está trabajando en ello, pero claro, no se tarda lo mismo en hacer un coche que una pulsera. El camino se está marcando: BMW y Chevrolet apuestan por los iPhone y su Siri Eyes Free, y parece que ya ha salido algún modelo y se esperan más durante este mismo año. Otros como Ford apuestan por un sistema Sync de Microsoft, sobre el cual tengo unas ganas enormes por ver cómo reproducirán de forma sonora los pantallazos azules (apuesto a que sonará como los pitidos de carga de juegos del ZX Spectrum).

Audi parece hoy por hoy la más atrevida, y apuesta por su propia pantalla Virtual Cockpit integrada en lugar del clásico cuadro de mandos, y apuesta por la estandarización de Android y se alía con Google y otros fabricantes como General Motors, Honda y Hyundai para crear la Open Automotive Alliance.

En fin, aparentemente la baraja está lista y sólo queda echar las cartas. La referencia por ahora es el CES2014, que es donde se han presentado todas estas novedades de los coches, y según eso aparentemente este mismo año se empezarán a ver cosillas en la calle. De hecho, si comparamos las fotos que se están mostrando ahora de los cuadros de mandos de Audi con el de KITT la verdad es que por ahí ya vamos ganando.

Audi Virtual Cockpit
Más Audi, ¡leche!
KITT, vintage a tope pero... ¡más mono!

¿Y qué harán estos smart cars, o como vayan a llamarlos?. Navegador GPS, claro. ¿Y aparte?... ayudas para aparcar, que el coche te lea los wasap y correos, ayudas a la conducción... ¡BOBADAS!. Vale, seguro que el coche conduce mejor que mucha gente pero ¿de verdad te vas a fiar hoy por hoy de lo que conduzca?.

A mi todo eso me da igual. Yo lo único que quiero es que ya que tiene tanto cacharro y tanta gaita, cuando tenga un viaje en el que vaya yo solo conduciendo no tenga que estar aburrido oyendo música o cualquier chorrada que pongan en la radio. Lo que yo quiero es que... ¡PUEDA JUGAR!.

Sin matarme al hacerlo, claro.


¿Cómo puedo jugar sin usar las manos ni apartar la vista?

Esta es la pregunta clave: ¿es posible?. Previsiblemente, al menos cuando la cosa esté lo bastante avanzada, el interfaz con el smart car tiene que ser fundamentalmente a través de la voz. Cada vez que quieras que el coche haga algo, le hablas. Para que reconozca que quieres hablar con él, supongo que al principio seguramente tengas que pulsar un botón o una palanca del volante, pero lo normal es que llegue un momento en que el coche esté continuamente activo esperando a que le digas algo, y que reaccione ante una palabra clave: su nombre. Incluso, se podría poner en "modo conductor solitario" y que reaccionase ante cualquier cosa que le dijeras sin tener que decir su nombre.

Se ha trabajado mucho en reconocimiento de voz últimamente. Antes en inglés todavía, pero en español no reconocía ni papa. Ahora con los avances del Siri de Apple y el Google Now, más otros "outsiders" como Sherpa (que además es español), el reconocimiento de voz está mejorando cada vez más. Ya se puede hablar con el móvil y mientras lo hagas con cierta calma, funciona bastante bien. Cualquiera podéis hacer la prueba con vuestro smartphone, si no lo habéis probado aún. Creo que todavía le falta un puntito para que sea más cómodo, para poder hablar con menos cuidado y que te siga entendiendo, pero no me cabe duda de que se conseguirá.

El coche, por supuesto, también responderá con la voz. La síntesis de voz también funciona muy bien actualmente. Cualquiera que hayáis usado un GPS en vuestro móvil lo habréis visto. Existen otros motores de síntesis de voz más avanzados, que a menudo son de pago. El reto en este caso es conseguir que la voz tenga alma. Que sea capaz de entonar un poco, no sólo leer. ¡Diablos, al menos como lo hacía KITT, que tampoco era el alma de la fiesta!

Entonces, de lo que se trataría es de encontrar un tipo de juego que se pueda jugar sólo con la voz, hablando con el coche. Y que no sea el "veo veo", vaya.

El caso es que existe un tipo de juegos que encaja perfectamente con esta forma de comunicación: las aventuras conversacionales.


Aventuras conversacionales

Sin gráficos: Fotopía

Las aventuras conversacionales, o interactive fiction (IF) como se las conoce en inglés, son un tipo de juego antiiiiiiiiiiiiguo. La primera se considera que es Adventure, data del año 1975 y se programó en Fortran en un PDP-10. O sea, tela. Sin embargo, vamos a ver cómo su simplicidad y su falta (o no necesidad) de gráficos juegan muy en su favor en este caso.

Distribución típica, con gráficos arriba: Alien

En una aventura conversacional, se te cuenta una historia y se te pone en situación y describe tu localización actual mediante texto. Entonces tú, el jugador, escribes también por texto y en lenguaje "natural" lo que quieres hacer. El juego devuelve el resultado de tu acción otra vez como texto, y así sucesivamente, de forma que se crea una conversación entre el juego y tú. La historia va evolucionando con lo que vas haciendo, y se te van presentando retos y puzzles a resolver.

de computeremuzone.com
Puede que te suenen porque en España tuvieron su época dorada en los años 80-90, cuando Aventuras AD lanzó para los ordenadores de 8 bits juegos como La aventura original, Don Quijote, El Jabato o La Diosa de Cozumel. Incluso, por entonces llegaron a España varios juegos en inglés, especialmente El Hobbit, y que obligaron a muchos jóvenes de la época a tirar de diccionario. Aunque ya por entonces la mayor parte de los juegos tenían gráficos descriptivos de las localidades, lo cierto es que dichos gráficos eran normalmente superfluos y no afectaban al desarrollo del juego, y su objetivo fundamentalmente es hacer los juegos más atractivos a la vista (cosa que nos importa poco mientras conducimos).


Este tipo de juegos, evidentemente, encaja perfectamente con un interfaz de voz. Tú dices lo que quieres hacer, el coche responde. Curva cerrada a la derecha, te callas y te concentras. Vuelves al juego, dices lo siguiente... te puedes tirar un montón de tiempo así. Y creo que a la vez, aparentemente no es tan inmersivo como para que pierdas la concentración en la conducción.

Y además... ¡son un tipo de juegos muy divertidos! (incluso si no los comparamos sólo con el veo-veo).

Esta sería una hipotética transcripción de una conversación entre KITT (obviamente llamaríamos así a nuestro coche) y tú, que dé paso a una sesión de jugar una aventura:


KITT: Buenos días, Andrés

Andrés (reemplázalo con tu nombre para disfrutarlo más): Hola, KITT

K: ¿Dónde vamos?

A: Vamos a casa

K: ¿A casa, a la calle Ríos Rosas?

A: Sí, eso es

(KITT programa el GPS y tú mientras arrancas y te pones en camino)

A: KITT, vamos a jugar a Olvido mortal

K: Cargando Olvido mortal. Continuamos la partida que dejaste ayer. ¿Correcto?

A: Sí

KITT: Oficinas
Estás en una especie de oficinas.
No ves ningún cartel que te indique qué lugar es este. La cola se extiende por la alargada localidad, enorme. Por detrás, una pared te impide ver dónde acaba. La fila de gente continúa por una puerta abierta en la pared.
En el otro sentido, las cabezas te impiden ver qué hay al principio de la cola.

La mujer de delante en la cola parece ser la única persona que te presta algo de atención.


(un chalao se te cruza en ese momento y te centras en lo tuyo)

A: Perdona, KITT, ¿puedes repetir?

K: Oficinas.......... (y repite toda la descripción, ¡más majo!)

A: Resumen

K: Despertaste en la cola sin recordar quién eras ni dónde estabas.

A: Inventario

K: Llevas: una cartera (que está cerrada)

A: Abre la cartera

K: Abres la cartera, descubriendo un carnet de identidad y una foto.

A: Mira el carnet

K: Es un carnet de identidad normal y corriente. La foto del carnet está un poco difuminada, pero se ve lo suficiente.

"¿Es posible que ese sea yo?. Desde luego, la cara me resulta familiar, pero no soy siquiera capaz de asegurar tajantemente que sea la mía."


(...)
(y así pasa el tiempo y cuando te quieres dar tiempo estás ya en casa... ¡y no quieres dejar de jugar!)



¿Qué tal, te convence?. ¡¡¡A mi sí!!!

Otra buena noticia es que muchos de estos juegos son multi-plataforma y se ejecutan sobre una máquina virtual. O dicho de otra forma: es muy muy fácil adaptar un intérprete de estos juegos para que se ejecute en un coche y se juegue con la voz. Y automáticamente, en cuanto tengas hecho el intérprete, tienes disponibles cientos, miles de juegos, listos para jugar.

En español, el mejor sitio donde encontrar juegos es la web del CAAD, el sitio donde se reúnen todos los "chalaos" de este tipo de juegos y aúnan esfuerzos alrededor de la aventura. Una de las grandes ventajas que tienen estos juegos, además, es que casi cualquiera puede programar uno. No hace falta ser programador, ni tampoco saber dibujar ni componer música. Esto ha hecho que se cree una comunidad alrededor de ellos y que se sigan programando juegos. En inglés, por otra parte, la comunidad es aún más activa y para descargar juegos tenemos el Interactive Fiction Archive.

Si queréis probar con alguno de estos juegos, ¡qué demonios!. ¡Prueba alguno de los que he hecho yo! Sí, así a lo tonto y mientras hablaba de "esos chalaos" en tercera persona, os metía de tapadillo mis juegos (hechos hace ya un buen montón de años, en el 2001, ahí es ná): Olvido mortal, que ya habéis probado un poco con KITT pero podéis jugar online aquí, y Akbarr.

Forma original en forma de libro: Akbarr


Conclusión

Esto no es más que elucubrar pero, ¿por qué no?. Está todo ahí: los coches ya produciéndose integrados con tecnologías móviles como Android e iPhone, los motores de reconocimiento y síntesis de voz a un puntito de ser cómodos y molones, justo ese puntito de más que daría el interés por el mercado de los coches... y las aventuras conversacionales ahí, listas para que las juguemos charlando con nuestro coche mientras hacemos un viaje.

¿Y vosotros, qué pensáis de todo esto?...

¿Y tú, KITT?. ¿Te apetece que juguemos?.