¿Cuánto subirá el precio de la electricidad?

 
La actuación del ministro Soria desde su toma de posesión ha estado presidida por la idea de acabar con el llamado déficit tarifario y la deuda acumulada a partir de él. Por ello ha desarrollado una abundante producción de normativa incluyendo dos leyes(una se empezará a tramitar en septiembre), 8 reales decreto-Ley y una batería incontable de decretos y órdenes ministeriales.

Una de las consecuencias conocidas de este despliegue legislativo ha sido la paralización de instalaciones de producción con fuentes renovables a principios de 2012 y posteriormente una serie de recortes en las retribuciones que perciben, que amenazan con hacer inviables algunas de las instalaciones ya construidas. No es en modo alguno exagerado hablar de desmantelamiento de un sector industrial sobre el que algunos pensábamos que podía pivotar la recuperación económica. Por ello las quejas de todos los agentes que operan en este sector son continuas y razonables.

Para justificar este desmantelamiento el Gobierno ha indicado que pretendía repartir equitativamente las cargas de la crisis entre todos los agentes del sector y evitar una subida desmesurada de los precios de la electricidad.

No es cierto que el reparto de la carga haya sido equilibrado entre los distintos tipos de productores. Así, los que emplean energías renovables han sido mucho más golpeados que el sector eléctrico tradicional que produce con tecnologías convencionales. ¿Es cierto entonces que se ha evitado una subida desmesurada de los precios eléctricos?. Y la respuesta es que tampoco.

En el precio que cualquier usuario paga por la electricidad existen dos componentes. El primero de ellos, denominado peajes de acceso, permite pagar las partes del servicio eléctrico que no están liberalizadas. Es decir los costes de transporte y distribución, los incentivos para el uso de energías renovables, las anualidades correspondientes a la deuda eléctrica, el servicio de interrumpibilidad y otras partidas menores. El Gobierno determina semestralmente a través de una orden ministerial como se reparten los peajes entre los distintos usuarios eléctricos. El segundo componente es el que corresponde a las actividades liberalizadas y con él se pagan los servicios de comercialización y la producción en un mercado mayorista. En lo que sigue llamaremos a este componente, "la parte del mercado".

Dado que las comercializadoras repercuten por entero "la parte del mercado" a sus usuarios, el déficit de un año se produce porque las cantidades recaudadas a través de los peajes no alcanzan a pagar los costes reconocidos. Este déficit viene acumulándose desde que Rato era vicepresidente económico con competencias en energía en el primer Gobierno de Aznar, y ha generado una deuda reconocida de más de 26.000 millones de euros(ME). Pagar esta deuda representa un coste de 2.350 ME en 2013 para todos los usuarios eléctricos a través de los peajes.

Es preciso también resaltar que, aunque se habla mucho de asignación equitativa de costes entre los usuarios y transparencia en la formación de precios, lo cierto es que a través de los peajes, se ha venido produciendo una transferencia de rentas de los usuarios eléctricos domésticos a los grandes consumidores industriales, ya que las sucesivas órdenes de peajes han asignado de manera desigual los costes entre unos y otros. Como consecuencia de la última orden (IET/1491/2013), en vigor desde agosto, los usuarios domésticos pagan una media de 102 Euros/MegaWatioHora (E/MWH) mientras que el sector servicios y la pequeña industria paga 79,4 E/MWH y el sector industrial gran consumidor sólo 31,2. Entre estas últimas existen además 4 empresas muy consumidoras de electricidad que reciben un complemento de más de 700 ME en concepto de servicio de interrumpibilidad (supresión del servicio en caso de necesidad), que en realidad no prestan ya que existe una enorme cantidad de potencia de generación ociosa. Se trata por tanto de una descarada ayuda de estado a este sector industrial. No es de extrañar entonces que las tarifas domésticas en nuestro país sean de las más altas de Europa, mientras que el sector industrial se sitúa en valores medios.

Otra característica de la citada orden de peajes es que implica un cambio sustancial en la estructura de pagos. Los usuarios pagarán mucho más por la potencia que tengan contratada de lo que lo hacían hasta ahora, mientras que se reduce la cantidad que depende de la energía consumida. El Gobierno indicó que con ello pretendía hacer pagar más a las viviendas vacías. Y es cierto, pero también lo es que se desincentiva el interés de los usuarios por el ahorro. A título de ejemplo, para un usuario doméstico cuyo consumo sea igual a la mitad del consumo medio del país (unos 2000 KWH/año), el cambio de sistema comporta una subida del 10%. Para quién consuma el doble de la media del país, el nuevo sistema de facturación significa un ahorro de más del 25%. Se premia así el comportamiento despilfarrador y se desincentiva la introducción de equipamiento eléctrico eficiente, no sólo en el sector doméstico, sino también en el industrial. Todo ello para asegurar que en cualquier caso se paga el déficit de tarifa.

Tiene su ironía que en una orden de peajes que se tramitó a finales de 2012 y que finalmente no vio la luz tras ser sometida a información pública en la Comisión Nacional de la energía (CNE), se hacía justamente lo contrario, es decir establecer un sistema de progresividad que hacía que el precio de la electricidad subiera más para aquellos consumos domésticos que superaban los valores medios. Toda una prueba de incoherencia este giro de 180 grados en la política ministerial.

Con todo lo dicho, la electricidad en agosto ha experimentado una subida media del 3,2%. Pero no es la última subida que se hará este año ya que en el último trimestre se modificará el precio correspondiente a la llamada "parte del mercado" como resultado de la subasta CESUR. Un mercado de futuros eléctricos en el que se intercambia una muy pequeña cantidad de energía, pero que sirve de referencia para los precios que fija la administración para la Tarifa de Último Recurso. Como no es previsible que se mantengan las excepcionales condiciones de eolicidad e hidraulicidad de principio de año, es muy posible una subida importante.

En años posteriores se mantendrá la tendencia porque no se podrá incurrir en déficit. Aunque la memoria económica de la orden de peajes citada no prevé ningún déficit para 2013, el ministro Soria en su comparecencia en el Congreso el 17 de Julio, señaló que el déficit sería en 2013 de entre 2500 y 3000 ME. Si se tiene en cuenta que el volumen de facturación eléctrica en 2013, sin impuestos ni sistemas de medida, será de unos 32.000 ME, se ve que absorber el déficit significa una subida importante, que muy probablemente será repercutida preferentemente sobre los usuarios domésticos, como viene siendo habitual.

Además entre las medidas complementarias aplicadas está la hibernación temporal de centrales en ciclo combinado decisivas en la formación de precios, que comportarán subidas en la "parte del mercado" de los precios eléctricos también significativas.

El Gobierno dispone de cierto margen de maniobra para encajar todas las piezas descritas, pero en cualquier caso no es nada aventurado prever importantes subidas de unos precios que ya son inaceptablemente altos.

*Ladislao Martínez López es miembro de ATTAC

http://www.publico.es/465026/cuanto...

¡Solidaridad con el pueblo sirio, no a la intervención imperialista!

Imagen de la concentración en Burgos
Declaración de Izquierda Anticapitalista

La historia se repite. Todo parece indicar que nos abocamos a una inevitable intervención de EEUU sobre Siria. En una de esas amargas ironías a las que nos tienen acostumbrado los gobernantes norteamericanos, el premio Nobel de la Paz, Obama, planeaba la intervención de la OTAN en Siria mientras conmemoraba con un discurso de paz y derechos civiles el cincuenta aniversario del asesinato de Martin Luther King.

Poco queda de aquel 15 de marzo de 2011 cuando al calor de las revoluciones en Túnez y Egipto, en la ciudad de Daraa, una manifestación pacífica contra el régimen del dictador Bashar al-Assad fue reprimida a sangre y fuego por las fuerzas gubernamentales. A partir de ahí, Siria, por más de 6 meses, fue escenario de constantes protestas y manifestaciones pacíficas que al grito de “¡abajo el régimen!” o “¡queremos paz, queremos libertad!” fueron reprimidas por el Ejército y los aparatos represivos del régimen sirio ante la inacción de la comunidad internacional.


El escenario de aquel legítimo levantamiento ha ido cambiando y, hoy en día, dos años después, diferentes conflictos locales, confesionales, y sobre todo la injerencia de las diferentes potencias regionales y mundiales, se solapan, convirtiendo a Siria en un tablero de ajedrez donde la partida se juega en términos geopolíticos y el pueblo está padeciendo sus consecuencias con más de 100.000 muertos y más de un millón de refugiados, muchos de ellos niños y niñas.

Ante este escenario queremos declarar:
  1. Izquierda Anticapitalista está en contra de cualquier intervención extranjera en Siria. Por lo tanto, queremos condenar desde ya un posible ataque por parte de EEUU, (con la presión de Arabia Saudita e Israel), que sólo traerá más muertes y sufrimiento al pueblo sirio. Para nosotras y nosotros, la liberación social y la conquista de una democracia real por parte de los pueblos solo puede ser obra de los y las de abajo, sin injerencias extranjeras, con el apoyo de la solidaridad internacionalista de los oprimidos y las oprimidas del mundo. Ninguna de las potencias regionales o imperialistas que han convertido a Siria en un avispero tiene ningún interés por la democracia, la libertad y la justicia social.
  2. De la misma manera, Izquierda Anticapitalista condena el régimen de Bashar Al-Assad, que por más de 40 años ha demostrado un carácter dictatorial que, cercenando las libertades políticas, reprimiendo de manera salvaje cualquier tipo de expresión disidente, y aplicando recientemente políticas de ajuste neoliberal, ha pretendido mantener una falsa imagen anti-imperialista y “social”.
  3. Izquierda Anticapitalista siempre se ha posicionado con aquellas fuerzas de la izquierda revolucionaria [1] que, desde la primavera de 2011, se han manifestado junto al pueblo para acabar con el régimen. De la misma manera condena cualquier tipo de injerencia venga de donde venga. Sea ésta desde Estados que apoyan al régimen de manera logística o con la venta de armas (Rusia, Irán y China), o sea de aquellos otros que, por intereses geoestratégicos, han secuestrado la rebelión y han intentado convertir a la oposición en un atomizado conglomerado de grupos, muchos de ellos en la órbita del salafismo, que responden a intereses que nada tienen que ver con el espíritu de la rebelión que surgió en Daraa, Homs, Damasco o Hula durante los primeros meses de la rebelión popular en 2011. Entre estos últimos Estados cabe señalar a Arabia Saudita, Qatar, Turquía, Francia y Reino Unido, entre otros.
  4. El papel de EEUU e Israel ha sido de un apoyo calculado a una parte de la oposición sin darle la munición suficiente para desequilibrar la balanza. La gran tragedia del cálculo geopolítico es observar como estos actores, con gran interés en la zona, han jugado a que se mantenga una guerra de desgaste para los dos bandos. EEUU interviene en una guerra que ha alimentado conscientemente, ejerciendo su papel de “policía del mundo”, pasando a la intervención abierta en el conflicto bélico y abriendo otro frente en su política exterior de incalculables consecuencias. El imperialismo norteamericano es la policía del capitalismo: apoya y derroca regímenes en función de sus intereses, como ha quedado claro con su apoyo al golpe de Estado militar en Egipto. No tiene ningún interés humanitario, vende, utiliza y acumula armas químicas sin ningún tipo de escrúpulo. El futuro de Siria bajo un régimen dirigido por EEUU no es otro que el de Iraq o Afganistán.
  5. Izquierda Anticapitalista va a seguir denunciando y manifestándose en contra de las guerras imperialistas en todo Oriente Próximo a la vez que va a seguir apoyando a los pueblos oprimidos y movimientos populares que se levantan contra las tiranías que les oprimen. Una práctica consecuente con un internacionalismo político no corporativista sino basado en la solidaridad con las y los de abajo, con los oprimidos, en la independencia de clase. Una solidaridad de clase y no de siglas.
Llamamos a los pueblos del Estado español, los mismos que sufren la degradación socioeconómica provocada por las mismas instituciones internacionales que imponen la barbarie en Siria, a participar en las convocatorias en contra de la guerra imperialista.

Llamamos también a la solidaridad con el pueblo sirio en su lucha contra la dictadura de al-Assad: a apoyar a quienes defienden una Siria libre, independiente, democrática, que garantice los derechos humanos y sociales fundamentales de toda la población independientemente de su etnia, confesión religiosa o ideología política.

Ni la injerencia imperialista, ni la dictadura de al-Assad, ni el salafismo apoyado por Arabia Saudita son una alternativa para el pueblo sirio para vivir en libertad e igualdad. Como propuesta final, apostamos por una geopolítica independiente tanto de dictaduras "regionales" como de las potencias imperialistas: proponemos que el bloque latinoamericano, cuyos procesos democráticos, con todos sus defectos y límites, han inspirado múltiples luchas emancipadoras, lancen una alternativa internacionalista basada en una tregua, seguida de un proceso de mediación, y en el establecimiento de unas garantías mínimas para que los sirios y sirias puedan decidir qué modelo de sociedad quieren.

¡NO A LA GUERRA!
¡NO AL ATAQUE DE LA OTAN!
¡ABAJO EL RÉGIMEN DE AL-ASSAD!
¡SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO SIRIO!

El Banco Ceiss centra las protestas de los afectados por la hipoteca

Fuente: Diario de Burgos

Las plataformas de afectados por la hipoteca de Castilla y León han acordado y coordinado una campaña de actos y movilizaciones ciudadanas ante las sedes de Banco Ceiss, el grupo integrado por Caja España y Caja Duero, ante la negativa de los responsables del mismo a negociar una solución que evite los numerosos procesos de desahucios en marcha. Esta movilización, que se desarrollará en septiembre, también tendrá como destino a las instituciones públicas -Junta de Castilla y León y ayuntamientos-, a las que hacen también responsables «políticos» del drama que padecen muchas familias en la Comunidad.

 Este colectivo se mostró especialmente beligerante con Banco Ceiss, beneficiado con abundantes fondos públicos para su rescate, «porque es el que más casos de procesos de desahucio tiene y porque no está haciendo caso a ninguna de nuestras reivindicaciones y nos pone obstáculos constantemente», explicó el portavoz del colectivo, Alejandro Vidal, quien subrayó la «crueldad» en el trato a unas familias que están en una situación límite de «emergencia social».

En la asamblea celebrada ayer, que reunió a más de 60 personas procedentes de todas las plataformas constituidas en la Comunidad en la sede de Cáritas, se insistió en las reivindicaciones básicas de este colectivo:la paralización de todos los procesos de ejecución hipotecaria en los juzgados, la retirada de las demandas por parte de los bancos, la dación en pago de la vivienda hipotecada con la condonación de la deuda, el alquiler social «con un coste para el afectado proporcional a sus ingresos» (hasta el 20% de los ingresos) y un negociador común en cada entidad para abordar todos los casos que haya pendientes.

 A la Junta se le demandó la misma implicación que otras comunidades, como Andalucía o Cataluña, donde a las personas sin ingresos no se les pueden cortar servicios básicos como el agua o la luz. «Ha habido una amnistía fiscal para las grandes fortunas y no ha habido, en Castilla y León, ninguna consideración hacia personas con verdaderos dramas sociales», denuncian.

Siria: No al exterminio del pueblo en rebelión. Convocatoria en Burgos


Desde Izquierda Anticapitalista nos sumamos a la siguiente convocatoria de l@s compañer@s de Iniciativa Solidaria Internacionalista (I.S.I):
"Dada la inminencia de un probable bombardeo y ataque a Siria por parte de, al menos, EEUU y Reino Unido, os convocamos a una concentración para mañana jueves a las 20 horas en la Plaza del Cid".


Comunicado de la Corriente de Izquierda revolucionaria en Siria

El régimen dictatorial de Bashar Al Assad prosigue con la política de exterminio de nuestro pueblo. Al amanecer del 21 de Agosto vimos morir centenares de sirios, entre ellos muchas mujeres y niños, víctimas de armas de exterminio masivo como gases tóxicos y el uso indiscutible de armas químicos en los barrios orientales de Ghouta, en la periferia de Damasco. Todo ello en el marco del ataque más violento llevado a cabo por el régimen desde la mañana sobre estas zonas en rebelión.

Desde hace más de dos años la lista de las torturas y sacrificios infligidos a las masas de nuestro pueblo no deja de ampliarse. Es imposible enumerar los cientos de miles de mártires, de heridos, de encarcelados, los millones de huidos y refugiados. La tortura de nuestro pueblo, que ya no puede más, continúa. Sus gritos se pierden en el aire y un silencio mortal envuelve la conciencia de la humanidad.

La masacre y la coerción contra nuestro pueblo continúan, perpetradas por la máquina de muerte y destrucción de un régimen que supera al fascismo en incivismo. Se trata de una tragedia como el mundo no conoce desde hace mucho tiempo, la tragedia de un pueblo insurgente por la libertad y la liberación de las garras de un régimen dictatorial, salvaje por sus acciones represivas y salvaje por la explotación de los oprimidos de nuestro país, al servicio de un muy reducido círculo de burgueses.
Nuestra revolución no tiene aliados sinceros, a excepción de las revoluciones de los pueblos de la región y del mundo y para los militantes que luchan en todas partes para liberarse de regímenes oscurantistas, opresores y explotadores. Este acto criminal y odioso de la camarilla en el poder contra civiles aislados demuestra su cinismo frente a la vida humana, precisamente en el momento en que las fuerzas contrarrevolucionarias han empezado a organizar su ataque contra las revoluciones a nivel regional, bajo la dirección de Arabia Saudí y sus aliados.

El régimen ha aprovechado la ocasión para cometer su abominable masacre. Si embargo, nuestro pueblo en rebelión y con determinación, agotado por los golpes, continuará su propia resistencia contra los tiranos homicidas, impondrá su derrota y los castigos que merecen por sus crímenes.
Por nuestra parte enterraremos a los muertos y curaremos a los heridos. Estaremos cada vez más decididos y firmes en la lucha por la caída del régimen asesino y por la victoria de nuestra revolución popular.

Por la edificación de la Siria de la libertad, de la justicia, de la igualdad y de la justicia social.

¡Ni Washington ni Moscú! ¡Ni Riyadh ni Teherán!

Gloria a los mártires, recuperación para los heridos

Victoria para la revolución popular

Todo el poder y toda la riqueza al pueblo

Corriente de la Izquierda Revolucionaria, Damasco, 21 de Agosto 2013

Traducción de Tomás Martínez para Izquierda Anticapitalista

EUROPA, EUROPA

Por Eduardo Nabal.

Las agresiones y las ofensas simbólicas o explícitas contra el colectivo LGTBQ aumentan en la Europa de hoy, tomada, en su mayoría, por gobiernos conservadores y maltratada por la llamada “crisis económica”. Ya no hablo del genocidio de la Rusia de Putin ,sino de los italianos que abandonan su país debido a un machismo que siempre ha existido pero se ha visto reforzado y a la tensión entre las nuevas conquistas en materia legal y el amenazante retroceso que se palpa incluso en el Estado Español. Hace poco el novio de un amigo fue agredido en el centro Madrid (no sabe si por “moro” o “maricón”),otro conocido maltratado en un hotel del sur Nápoles ante la indiferencia de “los carabinieri” y en la “moderna”Francia gente como la feminista Simone Veil (que pasó su infancia en un campo de concentración nazi) se alía con la extrema derecha lepeniana alertada por el llamado “matrimonio entre personas del mismo sexo”. Esa misma derecha que se volvió en su día contra ella cuando aprobó la Ley del Aborto y que asesinó al joven Clement Meric.

Que tenga que ser un actor de tv estadounidense o una versátil actriz inglesa los que hagan gestos contra las matanzas y las leyes prohibitivas de Rusia es bastante triste, cuando el internacionalismo, en teoría, no conoce fronteras. Los recortes se van llenando de ideología. Se vuelve a desconfiar a de la sangre gay en las donaciones en varios países pero no a la hora de derramarla en púbico o en privado. Aquí se plantea la segregación por sexos en los colegios y los países árabes ven reforzada una homofobia que empezaba a ceder por el auge de los movimientos fundamentalistas. Ante tanta mala noticia siempre hay alguna buena o esperanzadora como que Chile haya expulsado ya al embajador de Rusia, Islandia roto relaciones con aquel país o que empiece a aparecer la primera gente dispuesta a ausentarse de las inminentes Olimpiadas de Sochi. Tal vez los que luchamos por nuestros derechos estábamos llamando a la puerta equivocada.

Crónica, fotos y enlaces de la IV Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista

Ayer sábado fue clausurada la IV Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista, celebrada éste año por primera vez en La Granja, Segovia.

Ésta edición de la Universidad ha reunido a más de 500 personas durante casi una semana para debatir en torno a diferentes temas; desde los derechos de los animales, pasando por luchas sindicales o sociales, la situación en Egipto, represión al activismo social y politico, feminismos y micromachismos en las organizaciones de la izquierda, mediactivismo, marxismo y cuestión nacional, deuda pública y crisis económica y un larguísimo etcétera.




 
Imagen del montaje del Forum
En lo que ya se ha establecido como uno de los eventos más importantes de la izquierda estatal, militantes, simpatizantes y amig@s de Izquierda Anticapitalista, Revolta Global, Antiapitalistak, Izquierda Unida, Segovia de Izquierdas, PAH, Frente Cívico y otros colectivos de todo el estado español hemos dedicado éstos días al debate colectivo, a las relaciones personales y políticas y a cargar las pilas de cara al nuevo curso político que se avecina tormentoso en cuanto a la lucha social se refiere.

Uno de los foros centrales
Pero sin lugar a dudas, uno de los temas más discutidos, tantos en los foros centrales con cientos de personas, en los talleres con unas pocas decenas, en el bar o la piscina ha sido la cuestión de la unidad de la izquierda. Para éste fin hemos contado con un importante elenco de dirigentes y representantes sociales y políticos; desde l@s diputad@s Tania Sanchez y Alberto Garzón de IU o Sabino Cuadra de Amaiur, Juan Carlos Monedero por el Frente Cívico o Gerardo Pissarelo por el Procés Constituent, así como con Pablo Iglesias, de La Tuerka o representantes de Ecologistas en Acción, Anova o la PAH.


Pancarta burgalesa
Como no podía ser menos éste año se ha reforzado el ocio cultural nocturno, con (entre otras cosas) dos brillantes representaciones teatrales con las compañias Germinal (“La excepción y la regla” de Bertold Bretch) y Turlitava (“Marx en Lavapiés”), así como con el inigualable actor Alberto San Juan, que representó su nueva sátira política: “Memorias de un joven capitalista español”.


El actor Alberto San Juan con su monólogo




Con el mitin final, en el que intervinieron 10 ponentes de diversos ámbitos de actuación (lucha por la sanidad pública, un activista portugués contra los recortes sociales, un trabajador de Mac Donald- Granada, representantes de Izquierda Anticapitalista…) y la posterior fiesta, cerramos una nueva edición de la Universidad de Verano marcado por la consolidación y la extensión de ésta actividad que nos ilusiona para volver a afrontar con energía posteriores ediciones.






Solo nos resta dar las gracias tanto a toda la gente que ha hecho posible el evento  y ha trabajado para que fuera posible, como a la gente asistente y a las y los ponentes, y esperar contar con todas y todos vosotros el próximo año.

 

Os dejamos aquí algunos enlaces a diversos foros o discusiones:

 

"Es importante estar en las instituciones, pero al neoliberalismo sólo se le vence con la movilización":  http://www.anticapitalistas.org/spip.php?article28786

 

La gran recesión: origen y desarrollo de la crisis capitalista mundial: http://www.anticapitalistas.org/spip.php?article28780

 

"IU no es el enemigo pero pactar con el PSOE no es romper con la Troika": http://www.anticapitalistas.org/spip.php?article28784

 

La lucha contra la Troika no descansa en verano: http://www.anticapitalistas.org/spip.php?article28783

 

Retransmisión en directo del Taller de Pablo Iglesias "Política y Medios‏": http://www.anticapitalistas.org/spip.php?article28782

 

 
 

Gervasio Puerta, buen viaje

Este jueves 15 de agosto, nos dejo nuestro gran amigo Gervasio Puerta, que mantenía una disputada lucha con su salud desde enero de 2012.
Sorprende que a la mañana siguiente no aparezca ninguna reseña en ningún “mass media”; pago típico en un país que no tiene memoria, perdón, un país que borra y niega su pasado.
Presidente de la Asociación de ex Presos y Represaliados Políticos Antifranquistas, durante más de 20 años, y en la actualidad, por temas de salud era el Presidente de honor, asociación donde se agrupan desde 1965 gran parte de los supervivientes de la represión política de la dictadura.
Nacido el 2 de junio de 1921 en Milagros, Burgos. Se alistó con 15 años recién cumplidos para defender a la República en julio de 1936 y, tras la victoria de Franco en 1939, fue voluntario en el Ejército francés frente a las tropas de ocupación hitlerianas. Fue recluido en el campo de Argelés-sur Mer, regresó a España donde fue detenido por la Policía Político y Social de la dictadura y encarcelado entre 1946 a 1950, y una vez más en 1961 hasta 1965 recorriendo las cárceles de Sevilla, Carabanchel y Burgos.
La gran mayoría de los que componemos LQSomos, conocimos a Gervasio en el 2003 en unas Jornadas del Maquis en Santa Cruz de Moya, acto que le encantaba y que no quería perderse nunca… y desde entonces nos hicimos compañeros de camino, pudimos compartir con él Jornadas, Homenajes, Actos… porque hasta enero de este 2013, Gervasio tenía una vitalidad desbordante para su edad, una conversación que cortejaba siempre y miles de historias que tuvimos la suerte de que compartiera con nosotros, como en esas estancias en su casa de El Arenal, en Ávila, que con la excusa de ir a recoger cerezas y la promesa, siempre cumplida, de hacernos una gran barbacoa, huíamos del estío madrileño y allí, alrededor de la mesa en su jardín, corrían las historias vividas, las discusiones políticas y las diferencias, que las poseíamos y compartíamos.
Recuerdos que prometemos no olvidar, tenemos muchas horas de vídeo, que aceleraremos en sacar ahora a la luz y tenemos muchas ganas de contar y hablar de ti.
Pero ahora, queremos compartir nuestro adiós y dedicarte un “somos”, y sobre todo arropar en estos momentos con un fuerte abrazo a Mari, tú compañera inseparable, un fuerte beso.

Carta de los revolucionarios egipcios

 
sr.jpg
Socialistas Revolucionarios.

Fuente: www.enlucha.org

Reproducimos a continuación una carta de la dirección de la organización egipcia Socialistas Revolucionarios, con el objetivo de aportar al debate interno sobre que posición táctica adoptar cómo organización frente a los recientes acontecimientos y el golpe militar en Egipto.

Masacres terribles y una violenta represión, una escalada enorme en los ataques a los cristianos e iglesias egipcias, la consolidación del estado militar represivo continúa a gran velocidad. Este es el desarrollo del momento político que estamos experimentando durante las últimas semanas.

Todo esto supone un desafío enorme a la revolución, pero también presenta oportunidades para prepararse para las futuras olas revolucionarias, que los y las Socialistas Revolucionarias podemos usar para construir de manera efectiva el movimiento, siempre que desarrollemos tácticas capaces de enfrentar las cambiantes circunstancias.

Para construir y desarrollar nuestras tácticas políticas, el Buró Político del Movimiento de los y las Socialistas Revolucionarias presenta este documento a los y las camaradas con el objetivo de establecer una posición para el movimiento alrededor de la que nos podamos unir, a través de un proceso de discusión profunda, colectiva y fraternal, y podamos desarrollar tácticas específicas para el período que está por venir en base a esta posición.

¿Revolución o golpe militar?

Después de que millones tomaran las calles para derribar a Mohamed Morsi y Al-Sisi hiciera su declaración echándolo de la presidencia, ha habido un amplio debate sobre como caracterizar estos eventos. ¿Fue una revolución de las masas, o un golpe militar con el objetivo de echar al presidente para establecer una dictadura militar? La respuesta a la pregunta "revolución o golpe" es muy importante para el desarrollo de una estrategia para los meses y tal vez años de la revolución egipcia.
Quien reste importancia a la intervención del gigantesco movimiento de masas que hizo despegar la nueva ola de la revolución egipcia trata de evitar las contradicciones inherentes a este proceso, y por tanto también los retos que tiene por delante la revolución egipcia y las oportunidades que depara el futuro. Como era de esperar los y las revolucionarias que restan valor a la intervención de las masas (o al menos consideren a las masas como un simple objeto del juego contrarrevolucionario) sufren hoy de una profunda frustración como resultado de lo que llaman la retirada o el fin de la revolución egipcia, y la negación de las oportunidades existentes.

Tampoco son los únicos cuando se trata de quitar importancia a la intervención directa de las masas en la caída de Morsi y el hundimiento de la legitimidad de las urnas con él. Casi todas las fuerzas que intervienen en la situación política actual, incluyendo las fuerzas internacionales, rechazan el papel de las masas.

La excepción son los militares, que anteriormente fueron devorados por el fuego del movimiento de masas, y por lo tanto no podían ignorarlo o pasarlo por alto. Más bien, las perspectivas y el desarrollo del movimiento de masas son el factor principal que determina sus políticas y su intervención. El establishment militar representa la esencia principal de la clase dirigente, el régimen y el estado. Es la punta de lanza de la contrarrevolución que se impone sobre el movimiento de masas como un hecho consumado, incluso cuando siembra el pánico acerca de las posibilidades de desarrollo del movimiento de masas y se esfuerza por todos los medios posibles en contenerlo en un marco específico que no ponga en peligro sus intereses de clase, o por la represión directa como ha ocurrido en el pasado.

Indudablemente el ejercito quiere contener el gigantesco movimiento de masas pidiendo la caída de Morsi dentro de los límites que el mismo establece y los pasos que calcula. Quiere evitar que el movimiento se escape del marco de la caída de Morsi para convertirse en un reto más profundo al régimen en su totalidad. El objetivo principal de los militares fue devolver a los millones de personas que llenaban y controlaban las calles a sus casas en el menor tiempo posible, y parar un movimiento a punto de derrocar la cabeza del régimen y librarse de él. Este objetivo era compatible con las aspiraciones de los militares después de la incapacidad de Morsi de abortar la revolución frente a la confusión que se había apoderado de la clase dirigente ante la revolución durante su año en la presidencia.

Después de la subida de Morsi al poder el año pasado, con la bendición de EEUU, el estamento militar y una gran parte de la élite empresarial, no logró conseguir los objetivos de la clase dirigente de enterrar la revolución egipcia. Al principio Morsi fue inicialmente una mejor opción para la clase dirigente, dado que adoptó el proyecto neoliberal y se alineó con los intereses empresariales. No tuvo reparos en aliarse con EEUU y fue cauteloso en no molestar al estado sionista, además de ser el primer presidente electo después de la revolución. Aún más importante, tenia una base en la mayor organización de masas de Egipto, una organización que trabaja en el terreno con centenares de miles de miembros, simpatizantes y seguidores. Serían capaces de absorber la rabia de la gente y convencer a las masas del proyecto neoliberal y los planes crueles de la austeridad que lo acompaña, ahorrándole a la clase dirigente el peligro de un levantamiento de masas durante sus intentos de tratar con la crisis económica (o al menos de mitigar sus efectos) a sus expensas.

En cambio, la crisis económica y la incapacidad de Morsi de implementar las demandas de la revolución (o de manera más precisa, su desafío explícito a estas demandas y objetivos) llevaron a un declive en su popularidad y la de su organización hasta el punto de que la clase dirigente y sus instituciones no podían seguir confiando en ellos ante las masas.

Cuando quedó claro que la rabia popular había crecido lo suficiente como para derrocar a Morsi, fue necesario que la institución más poderosa y cohesiva de la clase dirigente (los militares) intervinieran rápidamente para contener la rabia de las masas e implementar sus demandas. Fue necesario quitar a la apuesta perdedora del frente del régimen y reorganizar y unificar a la clase dirigente alrededor de nuevos líderes que aparecieran cómo héroes, llevando a cabo las demandas populares y uniendo a la gente en "un bando".

El ejército de hecho se vio atrapado entre dos fuegos. El primero el del movimiento de masas, y la posibilidad de que rompiera sus límites en el caso de que Morsi continuara en el poder. El segundo era el de la Hermandad y los islamistas en las calles, y la apertura de frentes complejos en el Sinaí y en menor medida en el Alto Egipto, en el caso del derrocamiento de Morsi. Para no mencionar las diferencias que desarrollaría con la administración norteamericana y la amenaza a lo que ellos llaman "el camino democrático".

El ejército escogió evitar el fuego del movimiento de masas, a pesar de las consecuencias. Decidió hacer caer a Morsi, mientra absorbía a las masas y paraba el desarrollo de su movimiento, y se enfrentaba al fuego de la Hermandad que era menos peligroso que el de las masas. En cuanto a la administración norteamericana, y la UE en menor medida, tienen unas relaciones estratégicas a largo plazo con el estamento militar egipcio que les permite absorber cualquier tensión provocada por el derrocamiento de Morsi. En consecuencia los militares entraron en pánico frente a la posibilidad del desarrollo del movimiento de masas y que se escapara de su correa de transmisión. La otra opción estaba llena de peligros, porque si el ejército no derrocaba a Morsi, y el movimiento de masas se desarrollaba en una dirección más radical y profunda, la confianza en el ejército de secciones más amplias de las masas, una confianza que había nacido de la ausencia de otra alternativa que pudiera tratar de manera decisiva con Morsi, se tambalearía. Este es un factor que podría haber apartado el movimiento de su alcance.

Para completar el trabajo de contener el movimiento de masas, los militares nombraron un presidente provisional y un nuevo gobierno con cara civil. El objetivo era preservar en primer lugar todos sus poderes y privilegios y su papel intervencionista en la represión violenta cuando fuera necesario. En segundo lugar, querían completar el proyecto de la contrarrevolución a nivel económico y político. Esto no significaba una retirada de los militares del poder, justo lo contrario. A pesar de la retirada de los militares tras la capa civil del nuevo gobierno, aún lo gestionan todo como hicieron durante el año y medio del Consejo Militar bajo el liderazgo del mariscal Tantawi y el general Anan. Así que hemos sido testigos de la masiva ola de protestas del 30 de junio y de los días que siguieron, y vimos a los militares cabalgando sobre la revolución después del 3 de julio con el objetivo de cortar el camino al desarrollo del movimiento de masas. El movimiento de masas podría haber desarrollado dimensiones mayores y más radicales, en concreto con el inicio de huelgas parciales en la Autoridad Pública del Transporte, los ferrocarriles, en Mahalla y entre los y las empleadas públicas y muchas otras. También estamos viendo el retorno de la clase dirigente con sus símbolos militares y viejos líderes con toda la fuerza, después de la expulsión de la Hermandad del estado, con el objetivo para los militares de dirigir a la clase dirigente y las fuerzas de la contrarrevolución para conseguir lo que Morsi no pudo hacer. Esto es, abortar la revolución y un movimiento de masas con una enorme confianza, que aún así estaba repleto de contradicciones en cuanto a consciencia y organización. Inevitablemente, debemos tratar con el movimiento incluyendo sus contradicciones y aprovechar las posibilidades que le son inherentes para preparar las fuertes olas de la revolución egipcia que están por venir.

Desde este punto de vista, el 11 de febrero no se parece mucho al 3 de julio del 2013, y de hecho es completamente diferente en muchos aspectos. Para empezar, la clase dirigente se vio forzada a quitarse de encima el jefe de estado y abrir la puerta a una mayor confusión entre sus propias filas. El estado estaba mucho más debilitado de lo hoy parece, después del colapso del Ministerio del Interior y la hostilidad extrema de los compinches de Mubarak. En segundo lugar, sin embargo, la clase dirigente se libró del jefe del régimen para unir sus propias lineas, barajar las cartas en su propia mano, y arreglar las grietas para prepararse para los ataques en todos los movimientos revolucionarios. Pero esto no significa que la crisis política y económica de la clase dirigente haya terminado. Frente al derrocamiento de Morsi, la Hermandad y sus aliados islamistas han buscado escalar su movilización en base a sentadas y marcha para restaurar su "legitimidad" derrocada por las masas al lado de su proyecto fallido hostil a los objetivos de la revolución. En el proceso han cometido crímenes atroces que no pueden ser perdonados en muchas áreas y provincias, así como su retórica sectaria y su incitación contra los cristianos, dirigiendo su rabia sobre ellos y atacando iglesias. Como Socialistas Revolucionarios debemos permanecer firmes contra esta agresión y cualquier ataque contra los cristianos de Egipto: esta es una cuestión de principios para nosotros.
Somos conscientes de que para la Hermandad esto es una batalla por su supervivencia y no se rendirán fácilmente. En paralelo a los ataques y crímenes de la Hermandad ellos mismos están enfrentando una represión violenta en manos de los militares y el Ministerio del Interior, empezando con la masacre en la sede de la Guardia Republicana, y terminado con el bárbaro desalojo de los campamentos de protesta en la Plaza al-Nahda y Raba'a al-Adwiyya, para no mencionar la matanza de tres de sus miembros en Mansoura, y mucho más.

Los crímenes de la Hermandad han llevado a la mayoría de las facciones de la izquierda a tomar una postura extremadamente oportunista y aliarse con los militares y dar apoyo al estado represivo, incluso repitiendo las mismas mentiras de la burguesía y los medios feloul (antiguo régimen), abandonando completamente cualquier posición revolucionaria o de clase. Su perspectiva esta construida sobre un análisis catastrófico que considera que los Hermanos Musulmanes y sus aliados son el peor peligro para la revolución egipcia, cuando en realidad, si la Hermandad presenta un peligro hasta cierto punto, las instituciones del estado que monopolizan los medios de violencia representan un peligro mucho mayor para la revolución. Esto se manifiesta en el retorno del estado represivo en toda su brutalidad, la Declaración Constitucional dictatorial, en las designaciones de los gobernadores locales de generales militares y policiales del antiguo régimen y el ataque a las huelgas del acero en Suez, etc.

Además de la posición traicionera y oportunista de los llamados liberales y izquierdistas en apoyo de los militares (liderada por aquellos que participaron en el gobierno de Al-Sisi), hay muchos que ven la batalla entre la Hermandad y el viejo/nuevo régimen como una batalla que no significa nada para la revolución y que la revolución no tiene ningún interés en su resultado. Desde esta perspectiva, las personas revolucionarias deberían tomar una posición neutral, como si las dos partes en el conflicto tuvieran la misma fuerza y representaran el mismo peligro para la revolución. Estos puntos de vistas son extremadamente de corto alcance. No ven el significado real de las acciones del gobierno actual, y la sonrisa en la cara de los militares frente a los islamistas cuando aplastan las sentadas de Raba'aal-Adawiyya y al-Nahda. Estas masacres son un ensayo general para aplastar la revolución egipcia, y se repetirán mañana contra cualquier fuerza de oposición genuina que aparezca en escena, particularmente el movimiento de los y las trabajadoras. Esto es lo que vimos en el ataque a la huelga del acero en Suez. Las masacres contra los islamistas son sólo los primeros pasos en el camino hacia la contrarrevolución, y debemos denunciar esto de forma clara y decidida.

Actualmente estamos expuestos a una gran cantidad de ataques por nuestra posición de condena de la violencia de las instituciones represivas contra los islamistas, y por nuestro ataques contra Al-Sisi como líder de la contrarrevolución. Pero esto no nos llevará a diluir nuestra posición creando un tipo de "imparcialidad" en nuestros ataques sobre los militares y los islamistas cómo si fueran iguales en términos del peligro que representan para la revolución. Estamos en el proceso de una contrarrevolución global y radical y el aplastamiento de las sentadas y protestas de los Hermanos Musulmanes es sólo el primer paso. No vacilaremos en nuestra firme posición contra los militares y su represión feroz. Poner en la misma balanza a los dos lados sólo reflejaría vacilación e indecisión en lugar de tomar una posición clara y enérgica contra el estado represivo. No podemos permanecer callados frente a las masacres de los militares que han matado a docenas de islamistas y no podemos apoyar al estado cuando aplasta sus sentadas. Tampoco podemos dejar de recordar los crímenes militares, y advertir sobre el Ministerio de Interior y exigir el enjuiciamiento de sus criminales en cada oportunidad. De la misma manera debemos advertir del retorno del estado de Mubarak y sus instituciones represivas con toda su fuerza, y dirigir nuestros ataques contra ellos.

Tampoco debemos hacer seguidismo de los intentos de quien apoyan al viejo régimen y sus matones para hostigar a los islamistas y matarlos en las calles. Hay una diferencia bestial entre la autodefensa de las masas, incluso por medios violentos, frente a los ataques de la Hermandad como vimos en Manial y Bayn al-Sayarat y Giza hace un par de semanas, y la violencia de las instituciones represivas y los matones del viejo régimen contra los Hermanos Musulmanes. Esta última no es violencia que defiende a los manifestantes y la revolución, sino un intento de estabilizar las cosas en manos del nuevo régimen sin oposición de ningún lado. El ejército, la policía y los elementos del viejo régimen no intervinieron, ni una sola vez, durante las últimas semanas, para proteger a la población local ni a los manifestantes en ninguno de los enfrentamientos. Es en este contexto que el movimiento "rebelde" Tamarod y la izquierda que esta pegada a las botas de los militares, hace un llamamiento a los comités populares a defender el estado y las instituciones represivas y ayudarles a aplastar a los islamistas. Esto son llamamientos fascistas y no los podemos aceptar ni repetirlos.
Debemos hacer frente a las mentiras de los medios que dan cobertura política acusando de todos los crímenes de los militares y el viejo régimen a los Hermanos Musulmanes. Debemos desafiar la narrativa odiosa que busca borrar la revolución del 25 de enero y sustituirla por la revolución del 30 de junio, en la que "todas las clases" participaron y donde no se "quemaron comisarías" y "atacaron a las instituciones". Esta narrativa presenta a la revolución de enero como una pura conspiración de la Hermandad, que requería una revolución contra ellos y no una revolución contra la clase dirigente, su estado e instituciones represivas. Además, oímos una retórica racista llena de odio contra palestinos y sirios.

El estado esta movilizando casi todas las fuerzas políticas y las fuerzas (anteriormente) revolucionarias tras él, y grandes secciones de las masas, con el objetivo de confrontar a los Hermanos Musulmanes y la alianza islamista en torno a ellos. En lo que llaman la "guerra contra el terror", están azuzando una repugnante atmósfera nacionalista, clamando que "no hay sonido más fuerte que el sonido de la batalla" con el objetivo de suprimir y mutilar las demandas de la revolución.

En cuanto a quien habla de "exclusión" [del proceso político] y "reconciliación", los Socialistas Revolucionarios no pueden construir su posición aislados de los estados de ánimo de las masas y sus orientaciones, a pesar de sus fuertes contradicciones internas. Estas masas no aceptarán la reconciliación con los Hermanos Musulmanes. Como uno de los comunicados de nuestro movimiento declaraba, "tocar el tambor de la reconciliación sugiere igualdad entre asesino y víctima, lo que es completamente inaceptable, sin llevar a un juicio justo a los asesinos de los mártires, todos los mártires". Si las masas, bajo la influencia de los medios y la propaganda burguesa, quieren excluir a la Hermandad, mientras atacan a los elementos del antiguo régimen y los militares, deberemos atacar también el retorno de los que apoyan al antiguo régimen y el retorno del estado de Mubarak bajo la bandera de Al-Sisi. Todos ellos son enemigos de la revolución egipcia y sus perspectivas de futuro, y Al-Sisi es mucho más peligroso que el líder de los Hermanos Musulmanes Muhammed al-Beltagi en todos los sentidos.

En estas circunstancias, debemos lanzar el eslogan "Abajo con el régimen militar.. no al retorno de los feloul... no al retorno de los Hermanos Musulmanes" de manera directa, clara, valiente y sin vacilar.

¿Tenemos miedo de quedar aislados?

No hay duda de que las tácticas de los Socialistas Revolucionarios dependen fundamentalmente de determinar el nivel de desarrollo de la consciencia de las masas y de la clase trabajadora en su corazón y su vanguardia por un lado, mientras por el otro evaluamos las posibilidades y oportunidades para el desarrollo y la profundización del movimiento de masas durante el curso de la revolución.

El movimiento de masas en la actualidad sufre de grandes contradicciones en su seno, y se enfrenta a grandes desafíos, y tal vez el mayor de ellos es la reconciliación entre una sección de las masas con las instituciones del estado, y particularmente los militares y el Ministerio del Interior: la cabeza y el corazón de la contrarrevolución. Aunque a pesar de la frustración masiva que afecta a grandes secciones de los y las revolucionarias que lucharon contra el Consejo Militar durante un año y medio de la revolución, y que continuaron su lucha contra el régimen de Morsi, no hay otra manera de jugar un papel real dentro de un movimiento de masas aparte de tratar con él con sus peculiaridades y entender sus contradicciones evitando sobredimensionar o exagerar su potencial actual.
La alianza entre elementos del antiguo régimen y los medios liberales, con los servicios de seguridad, militares y el Ministerio de Interior ha tenido éxito en gran medida a la hora de balancear a las masas protegiendo una falsa imagen de neutralidad de los militares y el Ministerio de Interior, a los que presentan cómo si estuvieran alineados con el pueblo contra Morsi, la Hermandad y sus aliados islamistas, en un intento de borrar los crímenes, asesinato y torturas del estado de la memoria de las masas. Muchas fuerzas políticas, de manera muy clara el Frente de Salvación Nacional, la campaña Tamarod y la Corriente Popular, han jugado los roles más sucios y oportunistas puliendo esta imagen a través del llamamiento a "cerrar filas". Elogian el papel nacional del ejército y las instituciones del estado a la hora de conseguir las demandas de la gente para terminar con el régimen de la Hermandad, que consideran el mayor y único peligro para la revolución egipcia. Aún así, esta perspectiva sólo representa una delgada capa de la consciencia de las masas. Es cierto que es una capa sólida, y casi todos los partidos están trabajando para reforzarla aún más, pero debajo se encuentra la consciencia genuina de las demandas de la revolución y sus objetivos de pan, libertad y justicia social.

No podemos perder de vista el hecho de que, entre estas contradicciones en la consciencia, grandes secciones de las masas tienen una gran confianza en si mismos, a pesar de todas las distracciones y la confusión de la "guerra contra el terror". Las masas han impuesto de forma genuina su voluntad y han derrocado dos presidentes y cuatro gobiernos desde el principio de la revolución. Esta confianza que permanece bajo la capa de conciencia contradictoria, es lo que ha impulsado a las masas a alzarse contra Morsi en primer lugar, y esto es lo que permite a algunos prepararse gradualmente para completar la lucha contra el nuevo gobierno, a medida que vaya haciéndose claro progresivamente que sus políticas económicas y políticas están opuestas a las demandas de las masas. Todo esto, a pesar de la esperanza parcial entre algunos sectores de las masas de que el gobierno satisfazca las demandas de la revolución.

A estas alturas debemos encontrar cada manera posible para alcanzar el núcleo de la consciencia de los pobres y las masas trabajadoras, en cuyos intereses fundamentales está continuar la revolución y implementar sus demandas. Debemos continuar enfatizando la gigantesca capacidad que las masas exhibieron en la ola del 30 de junio y en las olas previas a la revolución extendiendo las demandas genuinas de la revolución egipcia, y movilizándonos en cada provincia y lugar de trabajo. Pero esto no puede y no debe empujarnos a esconder o retrasar parte de nuestras políticas o principios con el objetivo de obtener un apoyo temporal más cercano de las masas tras nuestra retórica o eslóganes.
Al contrario, ocultar alguno de nuestros eslóganes o nuestra política para conseguir objetivos políticos a corto plazo tan solo puede llevar al oportunismo. Esta no es la manera en la que los Socialistas Revolucionarios trabajamos, y hemos evitado completamente el oportunismo mientras hemos construido nuestro proyecto organizativo entre las masas y por la victoria de la revolución egipcia. Por ejemplo, no podemos reducir nuestros ataques contra las mentiras presentadas por los medios del antiguo régimen y los liberales burgueses, o parar nuestros ataques contra los ensayos de la contrarrevolución que hacen hoy en día los militares y el Ministerio de Interior. No podemos parar de recordar la historia criminal del Consejo Militar y los compinches de Mubarak, y exigiendo que deben ser juzgados junto a los líderes de los Hermanos Musulmanes que estas semanas han destacado por incitar a la violencia y el asesinato, desatando un sectarismo repugnante. No podemos, en ningún caso, aflojar a la hora de dirigir nuestros ataques políticos contra el antiguo régimen y los oportunistas del gobierno de Beblawi, las tendencias claramente liberales de este gobierno, y la consolidación del estado represivo a través de la designación de nuevos gobernadores locales. No podemos aflojar en nuestros ataques en los enormes poderes y privilegios de los que disfrutan los militares según la constitución, y su control de cerca del 25% de la economía egipcia, y en la continuación del humillante acuerdo de Camp David, etc. Debemos tratar todo esto con principios.
Menospreciar el retorno del estado de Mubarak y la represión militar es tremendamente peligroso. El estado de Mubarak, que (es cierto) no ha desaparecido de la escena desde el inicio de la revolución, vuelve hoy con plenos poderes, libre de crisis internas, y con el apoyo de amplias secciones de las masas. Esta es la situación que nos obliga a ir inmediatamente al ataque contra este estado y sus símbolos, que no tardará mucho en empezar a lanzar ataques contra todo aquel que haga llamamientos por las demandas de la revolución.

Nuestra posición de principios puede resultar en un aislamiento temporal entre las masas. Nuestro mensaje no encontrará generalmente una recepción amplia entre las masas, a pesar de los esfuerzos que haremos a la hora de trabajar y hacer actividad en los lugares de trabajo, los campus universitarios y los barrios. Este aislamiento ya empezó antes del 30 de junio, como resultado de nuestra posición de principios contra los militares, el viejo régimen y la Hermandad. Pero no podemos permitirnos ningún grado de frustración, mientras las contradicciones continúen en la consciencia y la capacidad de las masas de organizarse a ellas mismas, el movimiento de masas seguirá siendo un vehículo que puede ser afectado por muchos factores que interaccionan, que lo fuerzan a seguir caminos tortuosos y no constantemente en un camino recto y hacia arriba. El contenido real del régimen represivo ahora en el poder se revelará ante los ojos de las masas que gradualmente empezarán la lucha contra él.

Esto no significa un aislamiento y una separación completa de las masas, dado que hay decenas de miles de jóvenes revolucionarios y revolucionarias que han luchado ferozmente contra el poder militar en las olas de la revolución egipcia y que completaron la lucha contra el régimen de Morsi. Su memoria aún está enraizada en los principios revolucionarios, tienen menos contradicciones en su consciencia y no apuestan por las instituciones del estado, concretamente no en los militares, la espina dorsal de la contrarrevolución. Estos y estas revolucionarias encontrarán atractiva la posición de principio de los Socialistas Revolucionarios, a la luz del enorme giro de la fuerzas políticas hacia el lado de los militares y el nuevo gobierno. Desde este punto de vista, la situación es mejor de lo que era después del 11 de febrero del 2011, cuando durante meses tan sólo los Socialistas Revolucionarios y unos pocos activistas individuales hablaban contra el Consejo Militar.
En las semanas y meses por venir, tenemos la oportunidad de atraer y ganar a algunos de esos revolucionarios y revolucionarias para reforzar nuestras filas, con el objetivo de jugar un rol más fuerte y estable en las olas de la revolución que están por venir. Pero al mismo tiempo también queremos integrar los trabajadores y los pobres que quieren hacer la revolución y participaron en la última ola del 30 de Junio por los objetivos de la revolución que nunca se llegaron a cumplir. Esto es de la mayor importancia para hacer cobrar fuerza al proyecto del Frente Revolucionario con los partidos de principios que no han girado hacia los brazos del estado y el nuevo gobierno, ni se han aliado con los islamistas contra el estado y que adoptan un programa con las demandas de la revolución y sus objetivos.

Socialistas Revolucionarios, 15 de Agosto del 2013, Egipto

Traducido de la versión inglesa.

Agosto carece de aromas, carece de música

Se acerca agosto al final y, aunque el otoño no asome en el calendario hasta el equinoccio de septiembre, allá por el día 22, el final de este mes siempre ha tenido aires de viento barredor. Con él desaparecen forzadas metáforas del paraíso, construidas sobre la arena ardiente y el mar apaciguado, asentadas sobre tardes promisorias que se expanden más allá del adiós crepuscular. Agosto es un mes sin aromas, un espacio que, por inodoro, deja escasa huella en la memoria sentimental. Si no, decidme, ¿a qué huele agosto? Las fragancias que preludian el verano ya se fueron y aún no han llegado las que traen prendida la luz menguante del otoño. ¿Por qué no huele a nada agosto? Con el olor engranan el pasado y el presente, como engranan ayer y hoy con la música. Pero tampoco tiene agosto música memorable (aunque tenga mil músicas de efímero regocijo). Me esfuerzo en encontrar una fragancia, por débil que sea, una música, por fugaz que sea, que me lleve de la mano a los agostos infinitos de la infancia, o a aquellos agostos flamígeros de la adolescencia. Vano afanes míos. Por muy principesco, imperial y augústeo que sea agosto, sin olor y sin música no existe. Es sólo un paso forzado hacia septiembre.

LAS CASAS DE BAÑOS EN LA CALLE DE LOS JARDINES.

“Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son, esta es mi insignia y blasón”. Juan López de Hoyos (1511-1583) afirmaba que este era el lema de los orígenes de Madrid, por la gran cantidad de aguas que en el subsuelo había.

Fotografía: M.R.Giménez (2013)
Plaza de Puerta Cerrada con el mural de Alberto Corazón realizado en el año 1989. 

La calle de los Jardines, situada entre las de la Montera y Virgen de los Peligros, albergó desde el siglo XVI varias suntuosas casas con espléndidos jardines y de ahí tomó su nombre. La frondosidad de aquellos era debida a la enorme cantidad de aguas subterráneas de esa parte de Madrid, que daría origen a partir del año 1629 a la creación de la casa de baños más antigua de la Villa titulada los Baños del Cura.

Fuente: Bvpb.mcu.es
Plano de Tomás López (1785) en el que se aprecian las manzanas números 291 y 292 de la calle de los Jardines, cuyo nombre no aparece en el plano. También se representa la pequeña plazuela que se formaba en esa vía. 

El italiano Domingo Lapuente, que residía en Madrid en el año 1628, consiguió un privilegio durante dos décadas para la instalación de una casa de baños en la calle de los Jardines, que sería la primera de la capital. El día 25 de agosto de 1628 obtuvo la licencia a condición de que las aguas fueran examinadas por los protomédicos del Consejo y que este servicio no se utilizara más que por “prescripción facultativa”, al ser exclusivamente considerado como medicinal. Es así como abren los baños denominados del Cura, que en el año 1815 estaban en el número 13 de la calle de Jardines, manzana nº 292.

Fotografía: M.R.Giménez (2013)
La calle de los Jardines, en la actualidad. Al fondo la calle de la Montera. La parte derecha de la foto correspondería a la manzana número 292, donde estuvo la Casa de baños del Cura.

En el año 1786 los baños del Cura tenían siete pilas: tres de piedra de una pieza y cuatro de barro de Colmenar aún más apreciados por ser más suaves y poderse bañar a la francesa. Contaban con todas las aprobaciones necesarias y sus aguas son de tan buena calidad que se beben. Las aguas residuales iban a parar a unos registros, con sus trampillas de madera, según las órdenes dadas por el Tribunal del Real Proto-Medicato (cuerpo técnico encargado de vigilar el ejercicio de las profesiones sanitarias). El coste por servicio, en el año 1832 ascendía a 6 reales sin ropa y 7 reales con ropa.

Ramón de Mesonero Romanos (1803-1882) los recuerda como “estrechos y sucios aposentos, de mezquinas pilas en el suelo y desnudez absoluta de adornos y atavíos”, cuando en el año 1835 fue a visitarlos y sólo encontró el rótulo de lo que había sido el ya desaparecido establecimiento.

El éxito obtenido por los Baños del Cura, propició la apertura de varios negocios similares. Es así como alrededor del año 1760, Eugenio de Mena abriría una nueva casa de baños en el número 51 (luego 53) de la calle de los Jardines, titulada Baños de Mena. 

(Nota.- Hay que recordar que los números de las casas de entonces no tenían el orden actual, la numeración par e impar se entremezclaba y variaba con bastante frecuencia debido a las nuevas construcciones. Todos los edificios correspondientes al siglo XVIII ya han desaparecido en esta calle).

Fuente: B.N.E. (1807)
Anuncio en prensa de los Baños de Mena.

La prensa informa que en el año 1807 los baños de Mena estaban situados en el número 53 de la calle de los Jardines, en la rinconada que hacía una diminuta plazuela (desaparecida) situada hacia la mitad de la vía, frente a los citados del Cura. 

Los precios por el servicio fueron variando con los años, así en 1811 un baño costaba a 8 reales y 9 reales con ropa; en 1815 a 10 reales y con sábana a 11 reales, ofertando también un baño con asiento a 12 reales y a 13 reales ese mismo con sábana, importes que se mantenían aún en 1821.

En el año 1835 Ramón de Mesonero Romanos también nos habla de los Baños de Mena, establecimiento entonces aún abierto: “Sencillez y naturalidad en el aparato, eso sí, como podrían ser los baños en tiempo de Adán; media docena de sillas y un arcón supletorio para sentarse: una tinaja de agua, emblema del edificio; una sala interior bien caldeadita, por supuesto, con los efluvios de los baños que la rodean, y basta una docena de aposentitos estrechos, conteniendo cada uno la menguada pila en que con dificultad una anguila podría revolverse”. 

El procedimiento utilizado para llenar las pilas de los baños era manual. Dos hombres sacaban el agua de los pozos y la depositaban con cubos dentro de cada una de ellas.

Los baños de Mena supervivieron hasta el final de la década de los años treinta del siglo XIX.

Fotografía: M.R.Giménez (2013)
La calle de los Jardines, acera de los números pares y manzana 291. En esta parte de la calle se concentraron la mayor parte de las casas de baños. 

Otro negocio de baños abriría, dos décadas después de los de Mena, en la calle de los Jardines, número 51 (que mantendría su numeración hasta que cerró) con el nombre de Baños de Canet.

Joaquín Canet anunciaba en el año 1786 que tiene ocho baños cómodos y decentes de piedra blanca y fina, siendo dos de ellos a la francesa. El establecimiento se hallaba situado en la manzana 291, al igual que el de Mena, y para llegar a la casa se indicaba que debía accederse por la Red de San Luis, a mano derecha.

Fuente: B.N.E. (1786).
Anuncio de los Baños de Joaquín Canet.

El precio por baño en el año 1817 era de 10 reales y 11 reales con ropa; cinco años más tarde, tal vez debido a la competencia, el importe había bajado a 8 reales y 9 reales con ropa, ofertando abonos que rebajarían el precio a 7 reales por servicio. El “Fontanero mayor” habría reconocido que el agua de los baños de Canet era cristalina, delgada y de la mejor calidad para el efecto.

Fotografía: M.R.Giménez (2012)
La calle de los Jardines desde la calle de la Montera.

Es muy probable que el negocio de los baños de Canet cambiara de dueño y pasara a denominarse Baños de la Cruz, durante la segunda década del siglo XIX. En el mes de junio de 1828 aparece por primera vez dicha marca en la prensa, precisando su dirección en la calle de los Jardines, número 51, a mano derecha entrando por la Red de San Luis, en la séptima casa de la derecha, donde estuvieron los de Canet.

Estos de la Cruz eran unos baños que sólo abrían durante el verano al precio de 8 reales sin ropa y 9 con ropa, rebajando el precio durante la década de los años treinta de ese siglo, en un real. Parece que siguieron abiertos y en uso hasta mediados del siglo XIX, momento en que la calle de los Jardines comenzaría su remodelación derribando las viejas casas y construyendo nuevos edificios. 







Fuentes:

“Panorama matritense” Ramón de Mesonero Romanos (1835-1838).
“Obras jocosas y satíricas de El Curioso Parlante” Ramón de Mesonero Romanos (1832-1842).
“Casas de baños en Madrid” María del Carmen Simón Palmer.
Es.wikipedia.org
Bvpb.mcu.es
Hemeroteca B.N.E.
Agradecimiento a Vicente Valdés por las facilidades para realizar fotografías.



Nekromanteia, rituales de los muertos: novela negra no, ¡negrísima!

Introducción

Hoy hablamos sobre "Nekromanteia, rituales de los muertos", una escalofriante novela sobre espíritus y...


Ejem. Después de que Jen... la sensacional Hulka de John Byrne, que tan excelsamente publicó Marvel, y que cada día está más guapa... me haya interrumpido, nos ponemos serios y como decía... con todos ustedes, ¡"Nekromanteia, rituales de los muertos"!. Una novela que no es para tomarse a broma, como vamos a ver.

El Protagonista

No es fácil ser Etham Loss... tu obsesión por el estudio de los misterios que hay más allá de la muerte te ha llevado a no valorar a los vivos, y tu absoluta falta de empatía hace que ni tú mismo seas consciente de tus propios sentimientos y que los evites continuamente, convirtiéndote así en un grandísimo hijo de perra. No tienes amigos, y ni siquiera piensas que te importe. Conoces varias personas dentro del mundo de la nigromancia, sí, pero ninguno se puede considerar realmente un amigo. Ni siquiera tu maestra en dicho arte, Noa, siempre queriendo demostrar su superioridad a ti. Ni tampoco otros, como Erictho, esa falsa vidente, o como Margoth, esa hedonista chiflada con demasiado contacto con la magia infernal. Y no hablemos de Darren, ese asqueroso necrófilo idiota, que te es útil para conseguir algunos cadáveres, pero de quien piensas que realmente el mundo estaría mejor sin él. ¿Parejas?. ¿Judith? Muerta. ¿Mara?... Mara... se acaba de suicidar. Y eso te obsesiona, te obsesiona capturar su espíritu, preguntarle por qué ha hecho tal cosa, apresarla todo el tiempo que puedas.

Aparte de eso tienes tus libros, tus conocimientos, tus conjuros... y un puñado de espíritus que a menudo te vienen muy bien para ocupar el cuerpo de alguien y enloquecerlo o matarlo. Al fin y al cabo, uno tiene que tener sus diversiones.

La novela





Uno de los mayores logros que tiene el libro es precisamente conseguir que no chirríe con un personaje tan amoral y falto de empatía como este. Especialmente, cuando es un libro muy en primera persona, es decir, muy centrado en el protagonista, siguiendo continuamente todas sus acciones y pensamientos. Uno de los motivos por los que consigue que sintamos cierta empatía o identificación por él es que está rodeado en general de personajes aún más detestables.

La estructura del libro me recuerda mucho a la novela negra, la de detectives solitarios investigando un crimen y metiéndose en un enorme lío casi sin darse cuenta, normalmente instigados por mujeres malas y de voluptuosas curvas. Sólo que la ambientación cambia por completo. No es un detective solitario borracho y autodestructivo pero duro, sino un nigromante igual de solitario y autodestructivo, pero obsesionado con la muerte... y también duro, claro. No es una mujer mala de voluptuosas curvas la que engaña al detective de primeras, sino que lo que le mueve y le mete en el lío es su propia obsesión por invocar el espíritu de su amante suicida. Y por supuesto, casi sin querer se meterá en un lío, en un enorme lío. Y la mayor parte del tiempo no tendrá ni idea de qué está ocurriendo a su alrededor ni por qué le ocurren las cosas, e incluso muchas veces actuará sin tener muy claro por qué, e intentando coscarse de algo investigando como puede (ya sea hablando con vivos o con muertos, o haciendo visitas a lugares alegres como cementerios o iglesias abandonadas...).

Lo que cambia es el entorno, especialmente la ambientación esotérica. Con eso de tanto invocar espíritus, lo cierto es que lo de estar muerto no es para tanto. La muerte de primeras no es tan definitiva como en otros, y que un personaje muera no significa ni mucho menos que no vaya a volver a aparecer para tener unos momentillos de charla con nuestro nigromante favorito. Y claro, os podéis imaginar que muere un montón de gente. El protagonista no está asediado por un señor feo que le sigue, sino que lo que le acosan son espíritus o "larvas" que quieren adueñarse de su cuerpo. Por otra parte, el lío en el que se mete en el protagonista no es algo como un simple asesinato, sino que lo que tenemos son multitud de cuerpos muertos pululando por la ciudad cual zombies, y cargándose aún más gente. Y cómo no, con el diablo y la magia demoníaca de por medio. Hay momentos en el libro realmente brutos y asquerosillos (no es para todos los estómagos, vaya).

Es decir, que me recuerda a la novela negra, pero deja a aquella en pañales como un simple "gris clarito" y a esta la podemos catalogar como "novela negrísima".

El libro está bien escrito, tiene muchas descripciones realmente desasosegantes. Si se puede leer de noche y bajo la luz de una vela mejor... bueno, si luego somos capaces de dormir, quiero decir. Está muy bien documentado todo el tema esotérico de la nigromancia, los rituales, símbolos, demonios (¡viva Tetragramatón!), incluso con citas de los, esto, "grandes del género", al principio de cada capítulo. Por otro lado, la portada es impresionante. Es de esas que llama la atención, que te deja muy a las claras cómo es el libro (chicos, os presento a Mara, ¿a que es mona?), que invitan a comprarlo y a leerlo.

Aunque el escritor es un "casi novato" (es su segundo libro, más alguna historia corta), el guión está muy bien estructurado. La información va cayendo a cuentagotas, bien dosificada, y nos invita continuamente a averiguar más. El ritmo está bien medido, y la resolución no decepciona. Eso no quita que existan en mi opinión algunos aspectos mejorables. Hay momentos en que se echa de menos algo mas de tensión dramática, quizá todos los personajes sean demasiado parecidos en algunas cosas (básicamente, en ser todos unos hijos de perra sin corazón) y llegue un momento en que falte algo de sentimiento. Por otra parte no me acabó de convencer el principio del libro. Hay varios capítulos al principio que dan sensación al leerlos de ser prácticamente introductorios, que no acaban de meterse en la historia. Está hecho así con un propósito, es parte de la dosificación de la información, pero el problema es que llegas al tercer capítulo y todavía no acabas de tener muy claro qué te están contando, parece todo algo inconexo. No es grave, y lo mismo es sólo una impresión personal. En cualquier caso, luego el libro ya despega y no para.

En definitiva, si te gustan las novelas del género negro y además te atrae el ocultismo y los espíritus que hacen cosas como hablar y controlar un cuerpo para asesinarse a sí mismos, no dejes pasar este libro.

Mi Cuba en La nave de los locos

Con mi mujer (a la izquierda) y mi hermana Lola
Hoy en La nave de los locos aparece una crónica mía de un viaje a Cuba ya lejano. Cuesta reconocerse en una vieja fotografía. Cuesta tomar conciencia del vertiginoso ritmo que adquiere (¿cuándo? ¿qué hacíamos entonces?) la vida. Fue en el verano de 1996.

"De la revuelta a la revolución"


César Castañón ׀ Punto de Vista Internacional

Cuentan quienes militaban por aquel entonces, que fue Daniel Bensaïd quien, a comienzos de la década de 1980, propuso que la Cuarta Internacional organizase un Campamento Internacional de Jóvenes Revolucionarios. En 1984 aquella idea vio la luz por primera vez. Desde entonces y hasta hoy los Campamentos organizados por la Cuarta Internacional son un referente para centenares de jóvenes anticapitalistas y revolucionarias/os, que cada verano se comparten experiencias de lucha y autorganización, trabajando colectivamente con unos objetivos comunes: cambiar el mundo y transformar la vida, en el camino hacia un mundo libre de opresión y explotación.

En esta trigésima edición los Campamentos tuvieron lugar en Grecia, la primera y principal víctima de las políticas antisociales de la troika, pero también la punta de lanza de la resistencia a los ataques del capital y del 1% contra la mayoría social. Quienes asistimos al campamento pudimos conocer en primera persona los debates y las posibilidades de la izquierda griega. Las compañeras de OKDE-Spartakos nos explicaron la experiencia de construcción de ANTARSYA, un frente de organizaciones anticapitalistas con fuerte presencia en el movimiento estudiantil, el movimiento antifascista y el sindicalismo combativo. A través de las militantes de Kokkino conocimos en profundidad los debates internos de Syriza después de su último congreso, y pudimos conocer las potencialidades que tendría un Gobierno de Izquierdas en Grecia.

Entre las más de 500 personas asistentes a esta edición se encontraban delegaciones procedentes de más de 20 estados y de 4 continentes. Las recientes movilizaciones de masas en Turquia y Brasil, gracias a la presencia de delegaciones de ambos estados, fueron uno de los principales temas de debate a lo largo de todo el campa; sin dejar por ello de lado las dificultades que atraviesan los procesos revolucionarios en Túnez, Egipto o América Latina. La importancia de trabajar en la recomposición de la conciencia de clase, y en la construcción de un sujeto revolucionario capaz de ser mayoritario, fue puesta sobre la mesa por la delegación italiana, que presentó un nuevo proyecto político: Solidaridad Internacionalista.

Bajo el lema "De Sao Paulo a Estambul, de Atenas a El Cairo, de la Revulta a la Revolución," los temas tratados fueron diversos. Este año se dedicó uno de los días a debatir sobre como combatir la amenaza fascista, que especialmente en Grecia es cada vez mayor. La experiencia del pasado siglo debe ayudarnos a no menospreciar los riesgos que la división de clase tiene en la lucha contra el fascismo. Otros temas no menos importantes en el campa fueron la lucha contra la opresión patriarcal, con talleres, formaciones y espacios de trabajo dedicados a la teoría y la praxis del feminismo y el movimiento LGTBI; y el ecosocialismo, en la difícil tarea de perfilar un modo de producción libre de explotación pero también capaz de adaptarse a los ritmos reproductivos del planeta.

Después de treinta años de Campamentos, algunas cosas han cambiado en el mundo. La geopolítica y las correlaciones de fuerzas entre quienes se benefician del capitalismo y quienes son explotadas por él ha evolucionado, el neoliberalismo ha desarrollado sus planes de privatización y mercantilización de todo cuanto nos rodea. Pero también están apareciendo en los últimos años nuevos movimientos de resistencia; generaciones enteras de militantes que reinventan las formas de lucha y trabajan desde una perspectiva revolucionaria para construir una sociedad liberada de opresión y explotación. Y aunque Daniel Bensaïd ya no pueda asistir a los Campamentos de la Cuarta Internacional, su trabajo y sus enseñanzas siguen ayudándonos a pensar en la estrategia y las tácticas necesarias para cambiar el mundo de base