"...la gente sabrá castigar en las urnas lo que nosotr@s hemos de saber castigar en las calles."

¿Qué hacemos con el PSOE?
Por Victor Serge

Tanto por su participación en la Cumbre Social en Burgos (mesa de organizaciones creada por CCOO y UGT con otras fuerzas“vivas” y “luchadoras” para “pelear”contra la crisis; perdón por el necesario exceso de comillas) como por su indigna presencia en diversas manifestaciones sindicales y sociales de la ciudad (con un sonriente y mudo Luis Escribano, portavoz municipal del PSOE, dando paseos y dejándose ver) o todo un diputado Tudanca en misión parecida, éste partido se deja ver en determinados actos unitarios contra la crisis exigiendo al gobierno del PP lo que su partido no hizo durante casi 8 años de mandato.
Así, critican las reformas laborales y los recortes sociales del PP, sangrantes por descontado, pero olvidan su reforma laboral y sus recortes sociales, e incluso con la ayuda de los burócratas de CCOO y UGT, obvian también recordar un pequeño detalle: el Pensionazo que nos va a hacer trabajar más años para tener, quien pueda, una pensión mucho más baja y favorecer de paso a las empresas de seguros privadas.

En su hipocresía estúpida (pues las encuestas dicen que no ganan ni un solo voto a pesar de su disfraz de “luchadores”recientemente estrenado), creen poder capitalizar el rechazo de buena parte de la clase trabajadora contra el Partido Popular, y para ello cuentan además con el inestimable apoyo sindical burocrático y de otros partidos institucionales que no tienen reparos en firmar con el antaño enemigo lo que sea, y en ciertos casos, gobernar en coalición con las y los autores de tantas medidas antisociales.

Por supuesto que debemos diferenciar entre la dirección y las bases del PSOE, pero la gente auténticamente de izquierdas no podemos tolerar la presencia de sus dirigentes en las calles, como cuando aparecieron en una concentración de apoyo a l@s inmigrantes (recordemos las reformas de la ley de extranjería del PSOE limitando sus derechos, los CIE´s…)o las antes nombradas manifestaciones sindicales.

El discurso debe ser claro: el PP y el PSOE no son lo mismo, ni les vota la misma gente, pero sus dirigentes sí lo son en su mayoría; meros servidores de los poderosos, perritos falderos de la Merkel de turno y de las grandes empresas, gentes otrora socialdemócratas reconvertid@s en puros y llanos gestores del sistema que está matando a la gente de hambre y penalidades y devolviéndonos a la Edad Media de los derechos laborales y sociales.

En esto, deberíamos aunar esfuerzos junto a cualquier socialista honesto/a, pero teniendo en nuestro punto de mira a es@s dirigentes que hoy se ponen la camisa roja. La gente no es 100% estúpida y su memoria adormecida por el fútbol, la moda, la droga del olvido sanador y otras basuras, sabrá castigar en las urnas lo que nosotras y nosotros hemos de saber castigar en las calles.

"¿Dónde vas a encontrar mejor trabajo que éste, con los tiempos que corren..?"

Esclavismo en estado puro.

Por Antea Izquierdo

Inmersas como estamos en una gran crisis del sistema, que ha dejado en total deslegitamación al gobierno, los bancos y las grandes empresas, de los más de seis millones de personas que no tienen un trabajo remunerado, además de tener que sobrevivir con excasos medios economicos, tenemos que aguantar que los empresarios nos hagan saber que "nos hacen un favor" contratándonos y además tenemos que agredecerselo trabajando gratis.

Esta mañana he tenido la "suerte" de tener una entrevista de trabajo, que os quiero describir:


Cuando he llegado me he juntado con otras 5 personas que estaban citadas a la misma hora que yo, media hora después, dejando claro que nuestro tiempo no vale nada porque somos "personas en paro", se han dignado a llamarnos una a una para la entrevista, una vez dentro después de las preguntas de rigor que hacen a la posible trabajadora (donde has trabajado, etc.) la descripción del trabajo ha sido "es un trabajo de comercial, se trata de ir por las casas e intentar vender, mañana tendrías que venir de observadora y si nos gustas y a ti te gusta te explicariamos las condiciones". Empezamos mal si primero tienes que "observar" gastando un día de tu vida y luego te explican las condiciones que igual no te interesan, bueno yo he insistido y finalmente me ha explicado como funcionaria si estuviera contrada, "tendrias que venir a la oficina a las 9 de la mañana y hasta las 10:30 te "formamos" (con apuntes y todo!) sobre las 11h llegarás al destino en el que te toque trabajar ese día e iras de puerta en puerta hasta las 17h. que es cuando podrás hacer un pequeño descanso para comer, después de comer otra vez iras de puerta en puerta hasta las 20:30 o a veces hasta las 21h."

-Entonces son 12h. de trabajo?? Cuanto pagan??

-No, no! No son 12 horas. La primera hora y media es formación, tú solo estas sentada, trabaja la persona que te forma y además tienes tiempo para comer, en realidad solo trabajarias entre 8 y 9 horas al día. Y cobrarias unicamente por el producto que vendas, si no vendes nada ese día no cobras.

Bueno, después de este desproposito de "trabajo" cuando mi respuesta ha sido negativa a la pregunta "entonces, ¿vienes mañana a observar?" el empresario se ha indignado conmigo, porque "donde vas a encontrar mejor trabajo que éste, con los tiempos que corren, si en hosteleria trabajarías más de 12 horas" Se ha indignado, porque además de parada soy poco agradecida con lo que me ofrecen.

Lo siento señores empresarios, pero mi objetivo en la vida no es trabajar gratis.

Se que no soy la primera persona, ni la última que pasa por esto, por eso hago un llamamiento a todas las personas y en concreto a las personas en paro para acabar con esto ¡Nuestros derechos laborales no se venden!, Organizate y Lucha.

Estamos en paro, pero no paradas.

¡LUCHEMOS POR NUESTROS DERECHOS!

¡QUEREMOS UN SUELDO DIGNO Y UNA JORNADA LABORAL DIGNA!


La “caja negra” de la Transición

Raúl Camargo Fernández ׀ Viento Sur

Artículo 117 de la Constitución Española:
1. La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley.

Los escándalos de corrupción política y económica sazonan las portadas de los medios informativos día sí y día también. Las nuevas revelaciones de Bárcenas y los documentos que ha aportado al juzgado demuestran la financiación irregular del partido del Gobierno durante dos décadas y la existencia de una trama de cohecho continuada en la que empresarios del ladrillo pagaban dinero negro al PP para conseguir concesiones de obras públicas, dinero que era luego enviado a Suiza o repartido en sobres entre los altos dirigentes populares. Esta trama, que no desmerece al “Tangentópoli” que hizo saltar por los aires el sistema de partidos en Italia a principios de los 90, tiene contra las cuerdas al PP, pero confían en salir de allí magullados pero enteros porque cuentan con uno de sus aliados más fieles: los jueces.

Someramente, veamos otros casos que afectan a poderes fácticos del Estado. El caso Urdangarín ha tenido una peligrosa deriva para la monarquía, ya que los correos filtrados por el socio del duque de Palma, Diego Torres, implican directamente a la infanta Cristina y cubren de sospechas al propio rey Juan Carlos. A pesar de la valiente instrucción del juez Castro, este cruzó la frontera de lo jurídicamente admisible para las fuerzas del régimen cuando imputó a la Infanta. La rápida anulación de este procesamiento por parte de la Audiencia de Palma y el olvido interesado sobre la responsabilidad del Rey en el enriquecimiento ilícito de su yerno demuestran que no todos somos iguales ante la ley. Y, para completar el mapa del oprobio, en los últimos días, el Tribunal Supremo ha decidido no juzgar al anterior vicesecretario general del PSOE y exministro de Fomento, José Blanco, por prevaricación, ha rebajado de 6 años a 9 meses la condena al expresidente de Baleares, Jaume Matas, con lo que evita su ingreso en prisión y ha archivado también las investigaciones contra la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, por el cobro de dietas injustificadas de la Caja Navarra.
La intensa actividad judicial de este verano y estas decisiones parecen estar abonando la tesis que pregona Jesús Cacho, periodista conservador pero bien informado, sobre la existencia de una “Operación tijera”/1, que consistiría en un pacto entre PP, PSOE y la Casa Real, tres de los pilares fundamentales del régimen, para, con sus respectivas influencias en sede judicial, taparse las vergüenzas y dejar en nada los procesos que les acechan (Bárcenas, ERE y Urdangarin). No parece fácil, pero sin duda no sorprende en absoluto que este pacto inconfesable pueda tener lugar, ya que lo que aquí está en juego es la propia supervivencia del sistema bipartidista y de los “pactos de Estado” que desangran al país desde la Transición.

Pero el caso que más pruebas está dando del tremendo control político de la judicatura es el caso Bárcenas. Las revelaciones recogidas en el libro de Ernesto Ekaizer /2 ponen negro sobre blanco el manejo que tuvo el PP de la primera instrucción del caso Gürtel. Bajo la dirección del maquiavélico Trillo, los abogados del PP llegaron a personarse como acusación particular en un caso que juzgaba su financiación ilegal. El anterior juez instructor, Pedreira, cedió a las enormes presiones del equipo de Trillo y retiró la imputación a Bárcenas, al que solo el TS, ante las evidencias de su enriquecimiento, volvió a procesar. Las maniobras de Trillo también sirvieron para apartar del caso y hasta de la carrera judicial al juez Garzón, al que no defenderemos aquí por su connivencia con el cierre de periódicos y con las torturas a presos abertzales, pero que en este caso tuvo una actitud decidida; según informaciones recientes estaba preparando poco tiempo antes de ser apartado del caso un registro judicial en la sede de Génova que podría haber aportado documentación definitiva para el caso y para la suerte del propio PP.

El nuevo juez instructor del caso, Ruz, al que fuentes bien informadas sitúan en la órbita de los Legionarios de Cristo, descubre dos cuentas en Suiza de Bárcenas y , a partir de ahí, el caso se precipita y el PP pierde el control que había mantenido sobre él hasta entonces. Los papeles de Bárcenas publicados por El País en enero de este año y la subsiguiente querella de IU, ALA, Ecologistas en Acción y otros desataron el pánico en Génova, y las decisiones judiciales forzando la ley hasta el extremo se impusieron entonces. La querella de IU le tocó, por el sistema de reparto ordinario y legal, al juez Gómez Bermúdez, que es conservador pero tiene un enfrentamiento muy fuerte con el PP desde que le tocó juzgar el caso del 11-M. Este dictó rápidamente diligencias para tomar declaración al propio Bárcenas y a los empresarios que aparecían en sus papeles. De haber continuado esta instrucción, en el PP se temían que Bárcenas hubiera ido a prisión ya en marzo, que hubiera tirado de la manta antes y que Bermúdez hubiera hecho una instrucción agresiva, con registros y tomas de declaración de figuras públicas del PP. Por eso, la Sección 2º de la Audiencia Nacional, a la que pertenecía el juez más fiel del PP, Enrique López, anuló la declaración de Bárcenas ante Bermúdez en una decisión imposible jurídicamente, pero muy necesaria desde el punto de vista político. La instrucción posterior de Ruz ha sido muy cautelosa, siempre pegada al criterio de la Fiscalía y solo ha enviado a la cárcel a Bárcenas cuando era ya insostenible tenerlo en la calle por las mentiras a cuenta del origen de su fortuna.

Hay ya otra operación en marcha para declarar la nulidad del caso /3: Ruz es un juez interino y el titular de su juzgado, Miguel Carmona, debe reincorporarse en otoño y hacerse cargo del caso. El CGPJ acaba de decidir que mantiene a Ruz hasta otoño al frente del juzgado y que cuando se reincorpore Carmona, este decidirá que hace con Ruz. Pero por el camino, se le está buscando un puesto relevante en el extranjero a Carmona para que, si Ruz sigue incluso después del otoño, las defensas puedan alegar defecto de forma y forzar la nulidad /4. Las maniobras de todo tipo para que el caso Bárcenas, o el “caso PP” que es de lo que realmente se trata, se anule, van a continuar hasta el final y, lamentablemente, no podemos descartar que acaben triunfando.
La politización de la justicia, o el propio carácter reaccionario de una judicatura cuya matriz franquista nunca se depuró, son el último refugio de unas instituciones corrompidas de arriba abajo y su garantía de impunidad. La justicia, como dice el art. 117 de la CE, se administra en nombre del Rey, y ya sabemos que su majestad no es un modelo de virtudes, sino todo lo contrario. La Transición está dando sus últimos coletazos pero aún conserva su “caja negra”: una justicia a medida de los poderosos.

Raúl Camargo Fernández es militante de Izquierda Anticapitalista

Notas

1/ http://www.vozpopuli.com/blogs/2835... 2/ http://www.eldiario.es/politica/des... 3/ http://www.eldiario.es/zonacritica/... 4/ http://www.eldiario.es/escolar/PP-p...
30/7/2013

Los lugares de entonces

Volver a los lugares de entonces, donde al menos una vez nos sentimos guarecidos del pedrisco. Intuir, como entonces, que el mundo se rige por la amable armonía de notas invisibles, palpitantes en algún lugar del firmamento. Entrever de nuevo la vida que entonces se abría al otro lado del umbral, al abrigo de la inocencia. Y cifrar la dicha en no esperar lo inesperado, en una complacencia desnuda con lo todo circundante.  

Informe sobre situación internacional

Informe introductorio del debate sobre situación internacional, presentado en la reunión del Buró Ejecutivo de la IV Internacional.

Cuarto Informe sobre situación internacional

François Sabado

Los últimos días han estado marcados por los tremendos levantamientos de los jóvenes turcos y brasileños. También hay que añadir el movimiento en Bosnia, que comenzó alrededor de la defensa del derecho de los niños a tener una identidad. Estas movilizaciones sociales y políticas forman parte de un movimiento de resistencia social y política contra la austeridad, la desigualdad, los ataques a las libertades democráticas. Ya se trate de la defensa de un parque, la reacción al aumento del coste de los transportes o la defensa de los derechos democráticos, estos movimientos también tienen su especificidad. Son movimientos que están surgiendo, como en el caso de Turquía y Brasil, en países emergentes, que hasta ahora no se vieron afectados por la crisis. Esto le da a estos movimientos una bocanada del Mayo del 68, con una fuerte movilización de la juventud seguida por la de los sectores del movimiento obrero.

En Brasil, las medidas de austeridad señalan tal vez los preámbulos del agotamiento del "modelo brasileño". Pero la causa principal de estos movimientos es precisamente la contradicción entre un cierto crecimiento - aunque haya disminuido en Brasil - y las flagrantes desigualdades. En Brasil, la tensión se da entre las cantidades gastadas para el próximo "Mundial" y los recortes presupuestarios que afectan a la sanidad, la educación y la vivienda.
En Turquía es la oposición entre el crecimiento socio-económico y el régimen opresivo que el gobierno de Erdogan quiere imponer. Es demasiado pronto para sacar lecciones de estos acontecimientos, pero las nuevas generaciones políticas se están movilizando, hecho de capital importancia para la situación en estos países.

Vamos a destacar cinco cuestiones: la coyuntura económica, las nuevas tensiones en Europa, los elementos de la crisis política en Europa, la última información sobre los movimientos sociales, y las posibilidades de reagrupamiento político.

1. La coyuntura económica
a) La recesión o cuasi-recesión en Europa se confirma: -0,2 por ciento en promedio, 0,1 por ciento en Alemania, 0,2 por ciento en Francia.

b) Este es el sexto trimestre consecutivo de contracción de la actividad económica en Europa, el período de recesión más larga en la historia de la Unión Económica y Monetaria en Europa. El exceso de capacidad industrial, sobre todo en sectores como el del automóvil, está alcanzando proporciones alarmantes, dando lugar a nuevos planes para la liquidación de fábricas y puestos de trabajo.

c) La disminución de las tensiones en los mercados financieros no significa que las economías europeas sean inmunes a las nuevas crisis bancarias. Algunos grandes bancos internacionales incluso han reconstruido los mecanismos que llevaron a los productos financieros "tóxicos"; la crisis de Chipre demuestra que los rebotes de las crisis bancarias y financieras son siempre posibles.
d) Como resultado de la doble presión de las tendencias a la sobreproducción en sectores industriales clave y en los mercados financieros, las clases dominantes y los gobiernos adoptan políticas de austeridad más severas: el desempleo masivo, la congelación o reducción de los salarios, la reducción de los presupuestos sociales, los ataques contra la seguridad social y la legislación laboral (véase el acuerdo en Italia entre la patronal Confindustria y la CGIL, en contra de los acuerdos de negociación colectiva), el aplazamiento de la edad de jubilación y una mayor duración de las cotizaciones de pensiones. Poco a poco, los planes para la liquidación de los sistemas de pensiones se están poniendo en marcha. En los últimos años, y especialmente en los últimos meses, los contornos de una nueva configuración de las relaciones sociales en Europa están tomando forma: el "modelo social" en realidad está siendo liquidado. Esta austeridad es interminable.

2. Nuevas tensiones en Europa

Los efectos de la crisis económica combinada con el tipo de construcción europea han cambiado las relaciones intra-europeas en los últimos cinco años. Las diferentes zonas de Europa -Alemania y sus satélites en el norte, el sur de Europa (Grecia, España, Portugal), y ocupando una posición intermedia, Francia e Italia -han cristalizado aún más. En cuanto a Europa del Este y los Balcanes, algunos de estos países miembros de la UE - Polonia, los Estados Bálticos, la República Checa, Eslovaquia y Eslovenia - forman parte de un "segundo círculo" de satélites de Alemania (en el sentido de sumisión / integración y no, como Suecia y Dinamarca, sólo de integración), pero probablemente no ocurre lo mismo con Bulgaria, Rumania y Croacia, cuyas economías también están en la órbita de Francia e Italia, y por lo tanto más cerca del "Sur" o en un "segundo círculo" del Sur. Más allá de las declaraciones públicas sobre la necesidad de la unidad y la cooperación para un gobierno económico europeo, se ha establecido un nuevo equilibrio de poder, dominado por la burguesía alemana. La gran capacidad de la productividad, la innovación tecnológica, la investigación, el desarrollo, la densidad de una red de éxito internacional de pequeñas y medianas empresas, han consolidado la posición de Alemania en esta competición.

Pero sobre todo la reestructuración neoliberal de su mercado de trabajo y de su organización productiva le ha dado cierta ventaja. Las reformas Hartz-Schröder han empobrecido entre un 20 y 25 por ciento a la población activa, y los movimientos de deslocalización hacia el Este, con una política de dumping social, han ampliado las diferencias entre Alemania y el resto de países. Esto es lo que llevó a Oskar Lafontaine, ex presidente del SPD (socialdemocracia alemana) y fundador de Die Linke (La Izquierda en Alemania), un partidario de la Europa capitalista, a declarar el 30 de abril 2013, que "los alemanes aún no se han dado cuenta que impulsados por la crisis económica, los europeos del sur - incluida Francia - probablemente con el tiempo se vean obligados a rebelarse contra la hegemonía alemana ", y aboguen por una" salida del euro ".

Estas políticas de "austeridad sin fin" no sólo son defendidas por el capitalismo alemán – apoyado por la Democracia Cristiana de Angela Merkel y el SPD - que básicamente cumplen con las exigencias de rentabilidad del capital dominadas por la financiarización de la economía global. Los diferentes capitalismos europeos, las diferentes clases dominantes europeas, los diferentes gobiernos europeos que están al servicio del sistema globalizado, sólo pueden responder a la lógica interna de este sistema: lograr la tasa máxima de ganancia. Y François Hollande, "el Presidente de la República," encaja completamente en esta lógica: desviarse implicaría un enfrentamiento con el capital que es totalmente ajeno a los genes del social-liberalismo.

El problema estriba en los riesgos sociales y políticos de tal regresión histórica y en las grietas internas en la Unión Europea, pero las clases dominantes continuarán de la misma manera, siempre y cuando se acumulen los beneficios y las ganancias y dominen la relación de las fuerzas sociales. ¿Hasta cuándo?

Estos cambios en las relaciones internas europeas conducen a clarificar nuestra orientación hacia la Europa capitalista, combinando los planes de emergencia contra la austeridad a un nivel nacional y una perspectiva social y democrática europea, rompiendo con la Unión Europea, e iniciando la construcción de nuevas relaciones en Europa, al servicio de los trabajadores y los pueblos. Pero tan pronto un gobierno se dedicara a la seria aplicación de dicho programa, entraría en conflicto con las clases dominantes, enfrentándose a las demandas de los mercados financieros y a las exigencias de la Unión Europea. Existe una interconexión, pero los ritmos son desiguales, las crisis y los cambios en las relaciones de fuerza no son simultáneas, las historias y trayectorias de cada país son específicas. En este caso, cada pueblo y cada gobierno que empiece a romper con la lógica de la Europa capitalista deben "proteger su experiencia," todo proceso revolucionario debe proteger sus logros.

Con este método hay que tratar la cuestión de la salida del euro, que está siendo resaltada por una parte de la izquierda radical. Al profundizarse la crisis, la regresión social se identifica con la UE y el euro, y comprendemos el creciente sentimiento popular de rechazo hacia el euro y Europa. Sin embargo, esto es plantear el problema al revés, sobre todo si la salida del euro tiene lugar en una economía que sigue siendo capitalista, y por lo tanto, equivalente a una devaluación masiva que sería otra forma de austeridad contra los pueblos. No es casual que el Frente Nacional en Francia (y otras formaciones reaccionarias de Europa) se hayan posicionado contra el euro.

Lejos de elegir retroceder en el marco nacional, las fuerzas anti-capitalistas deben mantener el rumbo: una Europa al servicio del pueblo y de los trabajadores. Pero no debemos cerrar los ojos ante el hecho de que hay una contradicción insalvable entre el tipo de construcción de la UE y el euro, y la implementación de un programa contra la austeridad. Es por eso que nunca hemos compartido las concepciones de la "reforma" o "reorientación" de la UE. Cuando la Troika lanza un ultimátum al pueblo griego, "o bien se acepta el memorándum (políticas de austeridad) y permanecen en el euro, o se rechaza el memorándum y salen del euro," hay que esquivar esta trampa, y entendemos plenamente la consigna lanzada por SYRIZA en Grecia "ningún sacrificio por el euro!" Y así, se preparan para el conflicto, para la confrontación.

No es responsabilidad de un gobierno anti-austeridad optar por el abandono del euro, lo que hay que hacer es ir hasta el final en el rechazo de la austeridad y así preparar a la población para romper con la lógica del capitalismo. Se trata de que la Unión Europea decidiera expulsar a cualquier país - que en términos legales no es tan fácil - que no aplique sus planes. Y si la UE va tan lejos, es responsabilidad de un gobierno de los trabajadores elegido para hacer frente a la crisis, extraer todas las consecuencias de la ruptura (y por supuesto, estar preparados).

3. Los elementos de la crisis política

a) El momento actual es una combinación de todas las crisis, económica, social y política. El capitalismo neoliberal en crisis tiende a socavar la democracia y a desarrollar medidas autoritarias en el plano institucional. El cierre de la televisión pública griega es un buen ejemplo de los ataques contra la democracia: se habló incluso de un "golpe de Estado". Ya la subordinación de los gobiernos del sur de Europa al régimen de la troika (UE, FMI, BCE) y al poder de los mercados financieros y los grandes bancos ha marcado el cambio. Las clases dominantes están demostrando que están dispuestas a cuestionar los derechos y las libertades democráticas para imponer sus "dictados de austeridad".
b) La crisis también está agravando la crisis de la representación política. Las bases sociales, políticas y electorales de los partidos tradicionales están siendo desestabilizadas y erosionadas. Italia está obligada a establecer una gran coalición que reúne a Bersani, Letta y Berlusconi para hacer frente a la gran inestabilidad causada por los 8 millones de votos obtenidos por Beppe Grillo y los millones de votos perdidos por la derecha, el centro-derecha y el centro- izquierda. La inconsistencia del movimiento de Beppe Grillo, después de sólo unos meses en el Parlamento, pone de manifiesto la profundidad de la crisis. En Alemania, las encuestas también predicen unos resultados electorales que conducirán a una gran coalición entre los democristianos y los socialdemócratas.

c) En esta situación de crisis, normalmente los partidos gobernantes son rechazados , pero en un movimiento que refuerza a la derecha y a los partidos de la extrema derecha. Por eso, hemos tenido manifestaciones en Francia de cientos de miles de personas contra el matrimonio entre personas del mismo sexo. Este tema ha despertado a una vieja Francia católica, reaccionaria, anti-Dreyfus, que ha existido durante décadas en el país, pero ha vuelto a aparecer con este tema, animada por un clima general de desmovilización y desmoralización de la izquierda por las políticas de los socialistas. También hay que señalar que a raíz de la movilización masiva de la derecha radical, que también escapa parcialmente del control por parte de los partidos de la derecha tradicional, presenciamos el activismo de los grupos de extrema derecha con ataques a izquierdistas y activistas antifascistas.

d) En Francia, la crisis política y ética es enorme. Las políticas del Partido Socialista son rechazadas abrumadoramente. Pensamos que el destino del PASOK griego - el colapso total - fue una singularidad griega y la socialdemocracia se puede debilitar pero no colapsarse hasta ese punto. Cuando analizamos las recientes elecciones en Francia, no podemos descartar este tipo de colapso para el PS. Incluso no pudo entrar en la segunda vuelta de las elecciones. Si las tendencias actuales continúan, la situación puede ser catastrófica para el PS en las próximas elecciones municipales y europeas en 2014. Pero lo que es más preocupante en términos de las relaciones de las fuerzas político-electorales es que este colapso del PS beneficia a la derecha, sobre todo al Frente Nacional, que se ha convertido en el centro de gravedad de la vida política francesa. A pesar de que no hay, en este momento, una parte importante de clases dominantes detrás del FN - que son el capitalismo globalizado - no podemos descartar una recomposición política de la derecha, con una derecha tradicional que se ha roto: sectores que llegan a acuerdos con el Frente Nacional y otros que giran a una amplia reconstrucción de la izquierda con el centro. En algún momento, la relativa autonomía de los factores de la crisis política puede llevar al país a una situación crítica.

4. Nuevos movimientos en las economías emergentes y los límites de las movilizaciones sociales de los países en crisis

Tenemos que distinguir entre las nuevas movilizaciones que han surgido en los llamados países emergentes de las de los países en crisis. Debemos seguir atentamente las dinámicas y el contenido de las movilizaciones en Turquía y Brasil. Estas movilizaciones comienzan con los ataques a los niveles sociales y democráticos dando a estos movimientos un aire de mayo 68. Los países emergentes están, a su manera, afectados por la crisis, pero de una manera única y con una situación material (en relación con el estado de estas sociedades) más favorable que en los países de crisis. En Europa, debemos tener en cuenta los días de acción y manifestaciones en España y Portugal. El 27 de junio, Portugal se prepara para una nueva huelga general de un día (1). Hay que tener en cuenta también el repunte de las movilizaciones sociales y democráticas en Grecia tras el cierre de ERT (la televisión pública). A pesar de una situación difícil para la movilización social en Grecia, después de 29 días de huelga en todo el país, el movimiento popular es todavía capaz de resistir otro ataque. En términos de resistencia democrática pueden obtenerse victorias parciales, pero en el nivel socio-económico, las luchas no son capaces de bloquear los despidos, la congelación o reducción de los salarios, la pérdida de miles de empleos en el sector público, los recortes en gasto social (2). En resumen, la austeridad continúa y cada vez peor.Los días de la movilización coordinada a escala europea han puesto en evidencia la situación al nivel que le corresponde, pero no constituyen referencias para los trabajadores y los jóvenes en cada país. Se están produciendo nuevos ataques, incluyendo una nueva reforma del gobierno socialista, que continúa y acentúa las políticas de la derecha, y también un proyecto de directiva europea, que impone la competencia en el sector de los servicios, incluida la salud, la seguridad social, las pensiones, la protección social ... Debemos seguir e intervenir lo más activamente posible en estos movimientos sociales, a la espera de una recuperación parcial en la coyuntura económica.

5. Noticias de la izquierda radical y revolucionaria

Las relaciones de fuerzas políticas son desfavorables a la izquierda revolucionaria.
Syriza sigue siendo la referencia para una buena parte de la izquierda radical en Europa. Su congreso en julio (3) será una prueba para medir su capacidad de relanzar un programa anti-austeridad y de soportar las enormes presiones de las clases dominantes y de la Unión Europea.

En España, Izquierda Unida, dominada por el Partido Comunista Español (PCE), mantiene el electorado que las encuestas le otorgan, mediante la combinación de acciones en contra de la austeridad y del realismo institucional, como en Andalucía, donde se confirma su participación en el gobierno con el PSOE.En el estado español, en Cataluña, así como en el País Vasco y Galicia, el nacionalismo radical de la CUP, Sortu y ANOVA resulta fundamental para la construcción de una alternativa política a la izquierda de la izquierda. Los compañeros de Izquierda Anticapitalista han participado recientemente en reuniones para construir una "alternativa anticapitalista desde abajo". En estas reuniones han intervenido activistas de los sectores radicales de Izquierda Unida, sindicalistas, activistas de diversas asociaciones y militantes de la izquierda revolucionaria. Estas reuniones, en las ciudades de todo el país, están abriendo nuevos espacios de debate entre los activistas. Se enfrentan, para convertir estas reuniones en un marco sostenible para una alternativa anticapitalista, con la política de Izquierda Unida, centrada en las cuestiones institucionales.

En Francia, las elecciones recientes no han beneficiado al Frente de Izquierda. Es el Frente Nacional quien está rentabilizando el colapso del PS. El Frente de Izquierda convocó una manifestación de decenas de miles de personas contra las políticas de austeridad, con el apoyo del NPA, pero la capacidad de movilización de la izquierda radical no es hoy día lo suficientemente fuerte como para cambiar el equilibrio de fuerzas. Tendremos que esperar hasta las próximas elecciones municipales y europeas para ver si, frente a la subida del FN, la izquierda radical también puede dejar su huella en la situación.

Por último, cabe señalar que hay algunas iniciativas interesantes sobre el reagrupamiento de los revolucionarios en el Reino Unido, involucrando a activistas de Socialist Resistance, de Anticapitalist Initiative y fuerzas que vienen de la crisis del SWP. Estos activistas también están participando en iniciativas surgidas del llamamiento de Ken Loach para la constitución de nuevo partido anticapitalista.

En Alemania, una reunión de reagrupamiento anticapitalista se llevó a cabo por iniciativa de una serie de corrientes, incluidos los miembros de la Cuarta Internacional en el país, con Olivier Besancenot y Charles André Udry.

También cabe destacar las iniciativas en Bélgica, concretamente en Valonia, para discutir la posibilidad de reunir a sindicalistas contra la austeridad para valorar las posibilidades de crear un nuevo partido sobre la base de estos grupos de activistas sindicales.


Notas

(1) Este informe se emitió con anterioridad a la huelga general convocada en Portugal el pasado 27 de junio.

(2) Desde que este informe fue escrito, ha habido una huelga victoriosa en el EPSM (establecimiento público psiquiátrico) de Caen... El plan de austeridad y reestructuración brutal del EPSM (cierre o reestructuración de los servicios, la reducción de días de descanso y una disminución de media hora en la hora de las comidas, descualificación de puestos de trabajo ...), anunciado repentinamente en la prensa y a través de cartas al personal, provocó una movilización sin precedentes de todas las categorías del personal, que durante varios días bloquearon las admisiones al hospital, y expresaron su enojo y su rechazo a pagar por el supuesto déficit del hospital con el lema: "Para nosotros la respuesta es no ¡El personal no va a pagar el déficit!"

(3) Este informe fue presentado con anterioridad al Congreso de Syriza celebrado el julio de este año. Para conocer la valoración de dicho proceso congresual puede consultar la siguientes dirección: http://puntodevistainternacional.or...

Que vuelvan las “Slutwalks”

Por Ana Villaverde.

Este verano hemos asistido una vez más a una demencial evidencia pública de la violencia sexual que subyace en nuestra cultura. Esta vez, las imágenes que han tenido eco en los medios de comunicación han sido los tocamientos masivos por parte de “jaurías de machos” sobre los cuerpos de mujeres durante las fiestas de San Fermines. Sin embargo, por desgracia, bien podrían haberse correspondido a otros muchos sitios y contextos. La violencia sexual está directamente relacionada con uno de los pilares básicos de la opresión de género: el control del cuerpo y la sexualidad de las mujeres. En las culturas machistas, existe aún la creencia de que los hombres tienen el derecho de acceder sexualmente a las mujeres, sin tener en cuenta sus preferencias o deseos.

Uno de los motivos más preocupantes que hacen que las mujeres se echen atrás a la hora de denunciar agresiones sexuales es la duda acerca de su propia responsabilidad en lo sucedido. Y por desgracia, el mensaje que manda la ideología dominante es muy claro. Se produce lo que la socióloga Inés Alberdi denomina una “doble victimización”, al considerar que la mujer es responsable de lo que le ha sucedido por haber traspasado los límites que se le imponen por su condición de mujer, es decir, por haber ido a ciertos sitios a determinadas horas, por su forma de vestir, por su comportamiento, etc. De alguna forma, se acaba asumiendo que la mujer tiene la culpa, como si su actitud hubiese provocado la situación. En el caso reciente de los San Fermines, otra vez, mucha gente ha situado a las mujeres en el punto de mira por quitarse la camiseta. Cuestionarlas por el simple hecho de desnudarse en público y considerar, por ello, que son tan culpables o más que los agresores tiene su origen en la idea de que las mujeres no somos dueñas de nuestro cuerpo. Por lo tanto, en caso de utilizarlo como “no debemos” según la moral imperante, nos exponemos a lo que pueda pasarnos y se entiende que debemos asumir las consecuencias, por muy terribles que sean.

En 2011, el movimiento de las Slutwalks (marcha de las putas), fue capaz de organizar una respuesta masiva en las calles con un mensaje claro: NADA que una mujer haga con su propio cuerpo puede justificar nunca una agresión sexual. El movimiento se inició en Canadá a raíz de las declaraciones de un policía, Michael Sanguinetti, quien afirmó que las mujeres debían dejar de vestirse como “putas” (sluts) para evitar ser violadas. A modo de respuesta, más de 3.000 personas (mujeres en su mayoría) marcharon por las calles de Toronto reapropiándose del término “sluts” para señalar que ni la forma de vestir ni el uso que una mujer haga de su sexualidad pueden justificar una agresión sexual. El movimiento se extendió por todo el mundo y desde Estados Unidos, Reino Unido o México, hasta Australia y Nueva Delhi, se convocaron marchas con un gran éxito de convocatoria.

El hecho de convocar las marchas bajo el término “sluts” constituyó una fuente de controversia en el seno del movimiento feminista. Algunos sectores criticaron que esa palabra había tenido siempre unas connotaciones despectivas para referirse a las mujeres que viven su sexualidad de forma distinta a la norma y a las trabajadoras del sexo. Según algunas feministas, su uso había funcionado tradicionalmente para perpetuar la vieja división entre las mujeres “puritanas” y castas y las mujeres “putas” y sexualizadas, cuestión que ha sido objeto de combate durante décadas por parte del movimiento feminista. Además, hubo quienes argumentaron que uno de los objetivos de la cultura dominante en la actualidad es convertirnos a las mujeres en objetos sexuales y, en este sentido, defender el derecho a vestirse de forma provocativa podría significar hacerle el juego al sistema.
Por otro lado, organizaciones de mujeres afroamericanas también rechazaron formar parte de las marchas con el argumento de que el término “slut” era utilizado durante la esclavitud por parte de los traficantes de esclavas para vender una imagen sexualizada de las mismas y justificar sus violaciones. Así, consideraban que nunca podrían verse representadas por un término que ha constituido un elemento central de su estigmatización histórica.

Frente a estos argumentos, las convocantes de las marchas, pertenecientes en su mayoría a la nueva ola del feminismo, defendieron que de lo que se trataba era de darle la vuelta al significado de los términos, desafiar al machismo desde su propio lenguaje, para defender con ello el derecho de las mujeres a vivir su sexualidad de forma libre y tener la apariencia que deseen sin que ello signifique la condena de la sociedad. Tampoco se trataba de una defensa de la apariencia provocativa ni de los tacones, como algunas criticaron. De hecho, en las marchas hubo mujeres que acudieron en pijama (prenda con la que habían sido violadas) para señalar que en la apariencia no estaba el motivo. La idea central era señalar que vestirse de tal o cual forma o comportarse de otra bajo ningún concepto puede servir para justificar agresiones sexuales.

Quizás no fue del todo acertado utilizar el término “slut”, y las convocantes podrían haber tenido en cuenta las críticas de algunos sectores que no podían verse representadas bajo ese lema, pero que seguramente sí coincidían con el mensaje central de las marchas. Pero lo que es evidente es que las Slutwalks, al grito de mi cuerpo es mío (y mi apariencia también), sirvieron para llamar la atención sobre un aspecto clave de la desigualdad de género. A la luz de algunos comentarios que se han escuchado a raíz de lo sucedido en los San Fermines, no puedo dejar de echar de menos aquellas movilizaciones y pensar que urge retomar un movimiento contra la violencia sexual, aunque haya que revisar los términos.

Ana Villaverde es militante de En lucha en Granada.

Fuente: www.enlucha.org

Bootstrap 3 y el marcado semántico

Probablemente estés ya hasta las narices de Bootstrap. Artículos y artículos, herramientas que lo usan o generan código compatible, y lo peor de todo... muchas webs con lo que yo llamo "pestuzo Bootstrap", que no se molestan casi ni en cambiar el estilo que trae por defecto, así que son todas igualicas. Por otra parte, también es posible que no lo hayas usado jamás e incluso que ni sepas lo que es.

Acaba de salir la primera release candidate de la versión 3 de Bootstrap, una versión que imagino que puede ser polémica (igual es por eso que la han sacado un Sábado veraniego casi de Agosto), así que aprovecho la ocasión para escribir este artículo. Empezaré contando qué es Bootstrap y qué tiene de bueno, sobre todo para los que no lo conozcáis aún (¿en qué cueva os habéis metido?). Incidiré en cosas que no me gustaron de su planteamiento general, especialmente contaré cómo se puede ir más allá y mejorar la separación entre contenido y presentación, haciendo nuestro código más semántico. Finalmente, aprovecharé que llevo varias semanas usando Bootstrap 3 para contar qué puedes esperar de esta versión y por qué tiene algunos cambios realmente interesantes para el futuro, junto a otros frustrantes para los que ya estaban usando la versión 2.

¿Por qué Bootstrap?

No hay nada que haga a uno sentirse más como un perro apaleado que programar el front de una web. Desde los primeros años de la web, se ha maltratado sistemáticamente todo lo que tenía que ver con su programación, casi siempre por motivos comerciales. Primero la guerra entre Microsoft y Netscape hizo que cada uno usara el JavaScript que le daba la gana. Luego la guerra entre Microsoft y... el resto del mundo, hizo... que en general Micro$oft interpretara cualquier posible estándar de la web como le diera la gana. Programar JavaScript y CSS significaba, básicamente, perder días y días pegándose en dura batalla con los navegadores, fundamentalmente con todas y cada una de las versiones de IE, ya que era con diferencia el navegador más utilizado y encima ninguna versión era igual a la anterior (ni tampoco se acogía a los estándares).

de html5code.com
Perdón, ¿estoy hablando en pasado?. Me temo que eso aún no ha acabado. Internet Explorer 8, aún uno de los navegadores más usados, sigue haciendo lo que le da la gana con muchas cosas. No he probado aún lo suficiente IE9 para saber si también es así, aunque algo he oído de que avanza bastante respecto a las versiones anteriores en cuanto a su estandarización pero todavía no acaba de cuajar. ¿Quizá IE10?.

Los estándares intentan moverse, modernizarse. No es normal que después de tanta guerra estemos casi en el mismo punto que hace 20 años. Se crea HTML5, sí... y después de varios años, todavía es una "candidate recommendation" y cada navegador implementa las partes que quiere. CSS3... más o menos lo mismo, con la coña de que tiene partes aprobadas y otras que aún no.

El precio de todo esto es enorme. Hacer una aplicación web es muchísimo más costoso de lo que debería, y la web avanza mucho más lentamente de lo que sería normal.

Como ocurre a menudo, las soluciones las ha ido proporcionando la propia comunidad. No necesitamos estándares de iure, tengamos estándares de facto. Así, especialmente en el campo del JavaScript fueron surgiendo librerías que encapsulaban las diferencias entre los navegadores, fundamentalmente en el acceso a DOM: MooTools, Prototype... y sobre todo la que finalmente parece que se alzó como la ganadora, jQuery.

Sin embargo, la revolución real está ocurriendo ahora mismo. En cuestión de estos últimos meses. En estos momentos, Internet Explorer ya no es el rey, y está en un declive cada vez mayor. Y ahora están saliendo productos que crean una capa por encima de HTML-CSS-JavaScript. Productos con una pinta estupenda, y que facilitan la programación del front. Entre ellos, seguramente el más popular ahora mismo sea Bootstrap.

Primera impresión

La primera impresión es muy buena. Bootstrap utiliza un curioso sistema para facilitar muchísimo el diseño de la web. Lo que predica es lo siguiente: utiliza HTML5 estándar para hacer la web, y coloca estratégicamente determinados "class" en cada elemento para conseguir:
  • Un sencillo pero potente sistema de layout, basado en filas y columnas.
  • Varios componentes prediseñados. Algunos de ellos, con código JavaScript listo para hacer que esos componentes sean dinámicos, sin que tengas que hacer nada de primeras. Así tendremos botones, pestañas, menús con varios niveles, componentes de paginación... un gran número de elementos que HTML no incorpora, pero que se utilizan habitualmente como interfaz de usuario en muchas webs.
Este es un ejemplo de código HTML (de Bootstrap 2). Obsérvense los distintos class que tiene:

<div class="container">
<!-- Main hero unit for a primary marketing message or call to action -->
<div class="hero-unit">
<h1>Hello, world!</h1>
<p>This is a template for a simple marketing or informational website. It includes a large callout called the hero unit and three supporting pieces of content. Use it as a starting point to create something more unique.</p>
<p><a href="#" class="btn btn-primary btn-large">Learn more »</a></p>
</div>

<!-- Example row of columns -->
<div class="row">
<div class="span4">
<h2>Heading</h2>
<p>Donec id elit non mi porta gravida at eget metus. Fusce dapibus, tellus ac cursus commodo, tortor mauris condimentum nibh, ut fermentum massa justo sit amet risus. Etiam porta sem malesuada magna mollis euismod. Donec sed odio dui. </p>
<p><a class="btn" href="#">View details »</a></p>
</div>
<div class="span4">
<h2>Heading</h2>
<p>Donec id elit non mi porta gravida at eget metus. Fusce dapibus, tellus ac cursus commodo, tortor mauris condimentum nibh, ut fermentum massa justo sit amet risus. Etiam porta sem malesuada magna mollis euismod. Donec sed odio dui. </p>
<p><a class="btn" href="#">View details »</a></p>
</div>
<div class="span4">
<h2>Heading</h2>
<p>Donec sed odio dui. Cras justo odio, dapibus ac facilisis in, egestas eget quam. Vestibulum id ligula porta felis euismod semper. Fusce dapibus, tellus ac cursus commodo, tortor mauris condimentum nibh, ut fermentum massa justo sit amet risus.</p>
<p><a class="btn" href="#">View details »</a></p>
</div>
</div>
</div> <!-- /container -->

Hacer una web con este sistema es realmente fácil, y aunque no toques apenas nada la web ya te quedará con una pinta bastante decente.

La distribución "normal" de Bootstrap trae un fichero .js y un fichero .css. Para personalizar los estilos, se supone que hay que añadir más reglas CSS, o al menos eso es a lo que parece que te invita.

Sin embargo, aunque esta es la forma de programar que propone Bootstrap, lo cierto es que no nos deberíamos conformar con eso. Eso sí, me gustaría recalcar que es una forma muy interesante y rápida por ejemplo para crear prototipos de una web. Pero si estamos haciendo algo serio podemos exigir más.

Personalizando con LESS

Modificar directamente el CSS tiene un problema, y es que estamos perdiendo una de las ventajas más importantes que realmente tiene Bootstrap, y es que está hecho en LESS. De hecho, Bootstrap se puede considerar una librería de LESS unida a otra de JavaScript.

LESS es un lenguaje que se construye sobre CSS, añadiendo características muy cómodas, fundamentalmente:

  • Anidamiento de reglas, que mejora mucho la legibilidad y te facilita el que haya un orden dentro del fichero (los ficheros CSS tienden naturalmente al caos más absoluto)
  • Variables: puedes meter valores comunes como colores, tamaños de padding, etc. en variables, y utilizarlas luego en otras reglas
  • Funciones y operaciones: también puedes crear valores que resulten de aplicar una operación sobre otro valor, como por ejemplo poner un color que sea un 20% más oscuro que otro (el cual puede estar, por ejemplo, en una variable).
  • Mixins: esto es lo más importante que aporta LESS. Los mixins son conjuntos de reglas que puedes usar en distintos sitios. Es decir, permite crear componentes reutilizables de CSS.

La librería LESS de Bootstrap está en general bien diseñada. Hay un fichero "variables.less" que tiene un montón de variables con las que se pueden controlar y personalizar muchísimos aspectos de la presentación por defecto: colores, fuentes, espaciados de márgenes y paddings... Otro fichero, "mixins.less" contiene un montón de mixins muy útiles de propósito general.

El resto de ficheros .less están dedicados a componentes o partes específicas: botones, tablas, barras de navegación, etc. En ellos se encuentran los estilos por defecto para todos estos tipos de elementos, junto a opciones de presentación de cada uno según sus clases.

Imagino que Bootstrap no incluye los ficheros LESS en la distribución normal porque intenta facilitar al máximo el que cualquiera pueda usarlo. Es decir, trata a los usuarios como idiotas. En mi opinión esta es un arma de doble filo, porque lo que está consiguiendo con ello es que mucha gente personalice muy poco lo que viene por defecto, consiguiendo así el efecto "pestuzo Bootstrap" que hay en tantas y tantas webs, y que comentaba al principio del artículo.

Créeme, trabaja directamente utilizando los ficheros .less, y creando otros less propios que redefinan las variables y pongan tus estilos. Es mucho más cómodo y a la vez mucho más potente (salvo que seas un idiota, claro).

Marcado semántico en Bootstrap

Hace muchos, muchos años, en una galaxia muy, muy lejana, el layout de las páginas se definía directamente dentro del propio HTML usando tablas. Entonces surgió la creación de layouts con CSS, la que se ha venido usando desde entonces. Lo cierto es que esta forma de crear los layouts era un coñazo integral porque cada versión de Internet Explorer interpretaba (y sigue interpretando) las propiedades CSS, y especialmente las que permiten formar layouts, como le daba la gana. A pesar de esto acabó triunfando, y una de las grandes ventajas que defendía el layout por CSS es que gracias a él se podía separar el contenido, la información que queremos mostrar, de la presentación de ese contenido. Se trataba de hacer marcado semántico, dentro de lo posible.

de coding.smashingmagazine.com
¿Cuál es el problema de la forma de hacer layouts que propone Bootstrap?. Pues precisamente esto, que volvemos a mezclar dentro del HTML el layout de la página con el contenido, aunque sea en forma de .class. Pues para eso volvemos a las tablas, ¿no?...

Es prácticamente imposible que el contenido de tu página sea semántico puro y no piense un poco en el layout. Ahí están los div, que sobre todo sirven para agrupar cosas que imaginas que pondrás luego juntas en el layout. Pero sí pienso que es bueno intentar separarlo lo máximo posible.

En mi caso es fundamental esta separación. Trabajo en un producto reutilizable, que se instala en varios clientes y que en cada uno puede cambiar la presentación. Tengo que intentar evitar al máximo el que tenga que modificar el HTML cuando lo único que necesite sea cambiar aspectos de presentación. Aparte de eso, aunque tu producto no sea reutilizable, pienso que en general es una buena práctica.

¿Entonces?. ¿Pasamos de Bootstrap?. No es necesario. Como ya he comentado antes, BS está basado en LESS. Y esa precisamente va a ser la solución.

Al principio descargué la última versión oficial de BS, la 2.3.2. Algunos de los class de Bootstrap se pueden considerar realmente semánticos: este div va a ser una barra de menú, o un elemento de paginación... Pero otros son claramente de presentación, como por ejemplo si un botón va a ser grande o pequeño, o si una barra de botones se va a poner alineada a la izquierda o a la derecha.

En seguida me di cuenta de que para la mayor parte de los casos, no era realmente necesario poner los class dentro del HTML, aprovechando las capacidades de LESS. Así, por ejemplo, si quiero que los botones de un formulario sean pequeños, no necesito poner el HTML así:

<form class="form-login">
(...)
<button type="button" class="btn btn-small">Ver cambios</button>
</form>


sino que puedo hacer esto otro:

<form class="form-login">
(...)
<button type="button" class="btn">Ver cambios</button>
</form>


y luego en el .less:

.form-login {
.btn {
.btn-small;
}
}

Alegría, saltos, fiesta... pero espera... esto no ocurre para todos los casos. O mejor dicho, había un caso fundamental en el que esto no funcionaba: precisamente, el sistema de grid para el layout.

Escondidos entre los .less de Bootstrap encontré unos mixins que me podían ayudar: makeRow y makeColumn. Sin embargo, no funcionaban bien. No era lo mismo poner los class que usar estos mixins. Mi gozo en un pozo.

Cuando estaba pensando alternativas, encontré que estaba en desarrollo una versión 3. Miro los cambios y ¡bingo!, han cambiado enterito el sistema de grid. Ahora el sistema de grid es mobile-first, y no diferencia entre "filas fluid y no fluid", todas son fluidas. También han cambiado el nombre de los class.

Vuelvo a hacer la prueba y, esta vez sí, compruebo que funciona. Esto es un ejemplo de un grid en Bootstrap hecho con marcado semántico:

<div class="wrapper">
<div class="content-main">...</div>
<div class="content-secondary">...</div>
</div>

Y su LESS:
.wrapper {
.make-row();
}
.content-main {
.make-column(8);
}
.content-secondary {
.make-column(3);
.make-column-offset(1);
}

De hecho, aunque hasta hace poco no estaba y yo tuve que llegar a ello a base de hacer arqueología en el código, estos mixins y la forma de usarlos ya aparecen dentro de la propia documentación del sistema de grid (bueno, a mi me ha servido para copiar el ejemplo...).

No sólo esto, sino que la librería LESS está realmente mejor diseñada. No es sólo el sistema de grids, en general todos los componentes están mucho más basados en mixins, es mucho más fácil hacer marcado semántico ahora que en la versión 2.

Así que sí, querido lector, te lo puedo decir: se puede hacer marcado semántico con Bootstrap.

Bootstrap 3: qué más me voy a encontrar

Si ya eras usuario de Bootstrap 2, tengo una noticia realmente mala para ti: no es sólo que tu código anterior no sea compatible. Es que ha cambiado un montón, muchas veces en cosas muy pequeñas.

Lo primero que te vas a encontrar es que ha cambiado el aspecto por defecto. El diseño actual pretende ser más "aséptico", menos intrusivo. Los botones y otros elementos no tienen detalles como gradientes, es un diseño más plano, más "metro". Esto es fácil de ver, basta conque vayas a la página principal de Bootstrap, porque lo que se está mostrando ahí ya es la versión 3.

Lo segundo que te vas a encontrar es que han cambiado el nombre de un montón de clases y variables. La intención es hacer los nombres más homogéneos, y en verdad lo han conseguido. Pero olvídate de que tu código funcione con ellos, claro. Los más obvios son los del sistema de layout, cuando antes se ponían las columnas con elementos como "span3" y las filas muchas veces con "row-fluid", ahora hay que utilizar cosas como "col-3" o "col-lg-3", y las filas van siempre con "row". Pero hay que decir que no se han cortado nada, han cambiado muchísimos nombres.

En cuanto a los formularios, ahora los componentes ocupan por defecto el 100% del ancho disponible, y han cambiado por completo la forma de agrupar campos.

de soyouwanna.com
Los iconos también se han rediseñado por completo, ahora se dibujan con una fuente (es decir, son glyphicons). Bueno, y han cambiado los nombres de los class, claro.

Han desaparecido muchas opciones de presentación de los distintos elementos, muchos "-inverse" por ejemplo, y muchas formas de agrupar tipos de elementos. También han desaparecido elementos enteritos, como los thumbnails. A cambio, aparecen otros nuevos como los panels y los list groups.

Si además pretendes que tu código sea compatible con IE7 o Firefox 3.6, ni intentes actualizarte: BS3 ha dejado de ser compatible con ellos.

Pero bueno, lo mejor es que chequees tú mismo la gran lista oficial de cambios realizados para la versión 3.

Habrá que ver a partir de ahora qué harán todas esas webs que generan código Bootstrap de forma gráfica, o que venden temas ya prediseñados, y que al fin y al cabo pueden considerarse una de las ventajas de usar Bootstrap: su popularidad. ¿Se actualizarán?, ¿no se actualizarán?, ¿se mantendrán compatibles con las dos versiones? (posiblemente la mejor opción). Algunas de ellas son estas:


En definitiva, si eras usuario de Bootstrap 2, actualizar tu HTML a BS3 no será nada sencillo. A pesar de eso, opino que los cambios en general son para mejor, la librería está mejor organizada, es mucho más fácil hacer HTML más semántico, los nombres son más homogéneos, y se han eliminado muchas opciones que eran quizá demasiado intrusivas.

Aunque bah! la verdad es que todo eso me importa un pimiento. Como no llegué a usar nunca la versión 2, lo único que realmente quería es que me dejara hacer marcado semántico, y ahora... ¡se puede!.

Ante la terrible tragedia de Compostela

Aquí dejamos, por su obvio interés, el comunicado que han sacado nuestrxs camaradas gallegxs respecto a la tragedia ocurrida éste miercoles.

Comunicado de Esquerda Anticapitalista Galega

El terrible accidente de tren en Compostela se ha cobrado ya 78 muertos y decenas de heridos. Desde Esquerda Anticapitalista Galega queremos mostrar nuestra solidaridad con las familias y los heridos en estas horas tan difíciles para el pueblo gallego y también para otras nacionalidades. El dolor por las muertes y el sufrimiento del accidente no pueden ser paliados con palabras. Lo único que podemos hacer es respetar a los muertos, cuidar a los heridos y apoyar a las familias.

Ese respeto consiste precisamente en delimitar las esferas de lo que es objeto de debate público y lo que no. Para nosotros los aspectos personales, la forma y las expresiones de dolor de los directa o indirectamente implicados en la tragedia quedan fuera del debate público. Creemos que los que se dedican a hurgar en las historias personales y en las heridas trágicas de las familias son los que no saben donde están los límites de la ética. El dolor no puede ser una mercancía bajo ningún concepto.

También queremos mostrar nuestro rechazo al linchamiento público, a la criminalización y condena ya establecida “a priori” a los que está sometido el maquinista que conducía el tren durante el desgraciado accidente. Queremos que se delimiten sus responsabilidades con imparcialidad, pero sospechamos que la velocidad de su detención se debe a que están en juego contratos para la construcción del AVE en Brasil, tal y como informa “El Pais”(1). Si se determina que el accidente fue evitable técnicamente, automáticamente se perderá la opción de optar a la concesión. Si se dicta que fue un fallo humano, es muy probable que obtengan la concesión. Pase lo que pase, nos negamos a sumarnos al discurso demagógico que culpa de toda la tragedia al trabajador. ¿Por qué no estaban instalados en el tren los sistemas de gestión de tráfico que requiere la alta velocidad? (2) En todo caso, exigimos una investigación de los responsables políticos: sabemos que si el trabajador ha cometido un error lo pagará, los de abajo siempre pagan sus errores en este sistema. Pero queremos dejar claro que para nosotros cualquier muerte provocada por la austeridad o por las políticas neoliberales que saquean recursos públicos para aumentar los beneficios privados también son criminales.

Por último, resaltar la maravillosa generosidad y solidaridad popular del pueblo gallego. Los trabajadores y trabajadoras de sanidad (incluidas muchas desempleados), los bomberos, las psicólogas (muchos voluntarios), que han demostrado el valor de lo público sobre lo privado y su imprescindible servicio social. Deberían tomar nota los políticos y los empresarios implicados en casos de corrupción. Cada vez está mas claro a quien hay que recortar.

Los miles de ciudadanos y ciudadanos gallegos que han colaborado en la donación de sangre dejan claro que los pensamientos del pueblo están con las víctimas. Deseamos que se aclare cuanto antes la tragedia y por supuesto, la recuperación de los heridos cuanto antes, así como mostrar nuestra total solidaridad con las familias de los fallecidos.

(1)http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/07...

(2)http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/07...

Sólo el pueblo salva al pueblo

Brais Fernández || GrundMagazine

Hoy es el día nacional de Galiza más triste que se recuerda. Decenas de personas han fallecido en un trágico accidente (79, según el último recuento). La información empieza a fluir confusamente, se empieza a gestar un relato del drama. El dolor de las familias impregna a toda la sociedad gallega, un pueblo que trata de comprender lo que ha ocurrido. Soy consciente de que no hay nada más oscuro que apelar al “instinto”, pero algo nos impulsa a intentar comprender. No lo podemos evitar: el impacto de la tragedia y la información confusa proporcionada nos impulsan en esa dirección. No voy a especular sobre las familias ni sobre su dolor. Es un tema que merece el absoluto respeto, lejos de la actitud carroñera de los mass media, de su afán sensacionalista, que no entiende que hay esferas que no son asunto suyo. Solo estamos autorizados a interrogarnos sobre lo público y a solidarizarnos con las familias de los fallecidos y con los heridos.
El pueblo gallego, y también los pueblos de otras partes del Estado, demuestran su exquisita sensibilidad y solidaridad con las familias donando sangre masivamente, con mensajes de apoyo en medio de la enorme confusión de la tragedia. Precisamente, esa solidaridad popular no tiene nada de “política”, tal y como se emplea cotidianamente, y sí de política con mayúsculas, de la política real. Las enfermeras en paro que se han ofrecido voluntarias a la hora de colaborar en la atención a los heridos, los psicólogos que acuden gratuitamente a apoyar a las familias, los bomberos que suspenden su huelga para arrimar el hombro en las tareas necesarias, no lo hacen por “política”: lo hacen por humanidad. Los mismos que están siendo atacados permanentemente a base de recortes y despidos son los que hoy son imprescindibles para paliar la tragedia y lo hacen generosamente, demostrando que la cooperación y la generosidad son superiores al individualismo y al “sálvese quien pueda” que nos tratan de imponer. Ante una tragedia terrible, el pueblo cuida del pueblo. Es por eso extraño que se acuse de “politizar el incidente” a los que dan las gracias a los trabajadores públicos por su labor. Los únicos que politizan el caso son los políticos que recortan en los derechos de todos y que hoy van a hacerse la foto con los trabajadores y las familias de las víctimas, apareciendo como salvadores; mientras ayer despedían, recortaban e insultaban a los trabajadores del sector público. Unos intentan ayudar, trabajando invisiblemente, mientras otros, hipócritas, intentan visibilizarse. ¿Dónde está esa eficacia de la que hablaban cuando defendían lo privado? La tragedia ha sido horrorosa, prefiero no imaginarme lo que hubiera pasado si todos esos servicios estuvieran privatizados.

Ayer a Pablo Iglesias le insultaron con dureza en Twitter simplemente por agradecer el esfuerzo a los trabajadores públicos. Hay algunos a los que la visita de Rajoy y el Rey (cómplices o responsables en los recortes de los servicios públicos) no les parece política, pero agradecer el trabajo de los empleados públicos sí. Hoy, el relato que se instaura es el del “exceso de velocidad” (que seguramente sea cierto) y el de “la responsabilidad del conductor” (que desconozco). No voy a entrar a fondo en detalles técnicos, no soy ni mucho menos experto, pero hay que poner toda la información encima de la mesa. El tren carecía del ERTMS, un sistema de gestión de rutas compuesto por un freno automático especial y por un mecanismo de control automático de velocidad. Un sistema que como han recordado los sindicatos de maquinistas, está implantado en casi toda Europa y que en el Estado español posee el AVE, un tren con billetes para gente con un poder adquisitivo altísimo, casi de lujo. Los conductores también están fuertemente presionados para llegar puntuales, con reducciones salariales en el caso de no cumplir los horarios. No se trata de acusar a nadie hasta conocer toda la información pero es un derecho básico para la ciudadanía conocer lo que ha ocurrido.
Respetar el dolor de las familias es lo más importante hoy, como entiende todo el pueblo gallego, que lo expresa a través de su solidaridad, su cariño y su respeto hacia las víctimas. Dentro de toda está horrible tragedia, que nada ni nadie podrá paliar lo suficiente, hemos demostrado que somos capaces de cuidarnos entre nosotros, de que solo el pueblo salva al pueblo.
 
http://www.grundmagazine.org/2013/e...

La madre de todos los horrores

A esa incertidumbre, madre de todos los horrores, me refería en mi entrada anterior: toma uno un tren cualquiera, camino de un descanso, de una reunión de trabajo o de vuelta de un viaje, sin saber que en un kilómetro maldito alguien o algo ha torcido, cuando no segado, el curso de tu vida. El verano, por alguna extraña razón que se me escapa, siempre ha sido estación de desastres colectivos. Acaso las altas temperaturas deterioran algún pistón del colosal engranaje y este falla donde menos lo esperamos. Simples mortales, estamos condenados a morir. Nos sobreviven una mesa barata, un pedazo de asfalto, la balaustrada hortera de un parque provinciano... Nos sobrevivirán, en estos tiempos de exposición y subasta, nuestras páginas en las redes sociales. Yo me iré, y seguirán estos silenos bailando por un tiempo. Es certidumbre que no hace sino aumentar el desasosiego de la incertidumbre mencionada. Nunca me dijeron que vivir suponía esquivar un tren desbocado, un coche enloquecido, un rayo vengador, una enfermedad parásita, una bala perdida, la cornisa podrida de tu propio edificio...

ACCIÓN DE LA P.A.H: CRÓNICA DEL ENCIERRO EN CAJA 3

Esta mañana alrededor de 60 personas nos hemos encerrado en Caja3 – Caja Círculo. Esta entidad que hasta ahora se había dedicado a dar excusas a las personas que no pueden hacer frente al pago de su hipoteca, perdiendo sus papeles o siempre esperando “noticias de más arriba” ha cambiado de opinión tras dos horas y media de ruidoso encierro de la Plataforma de Afectad@s por la Hipoteca.

El encierro ha comenzado a las 10h. Comunicando por parte de la Plataforma que no abandonaríamos la sucursal, ni silenciaríamos nuestros gritos hasta que se diera solución a las personas afectadas, solo ha hecho falta una hora para que los responsables de Caja3 salieran de su oficina con una propuesta formal para dos de las nueve personas afectadas y se ha cerrado una próxima reunión para solucionar los casos de las otras personas; recordemos que la entidad no ha querido dar salidas a nadie a lo largo de seis meses.

Una vez más se ha demostrado que la presión social y la movilización en la calle es el único camino para lograr anteponer las necesidades de las personas a los beneficios de la banca.

¡SI SE PUEDE, JUNTAS Y MOVILIZADAS!

Contra las nuevas directrices machistas y homófobas de la Reproducción Asistida en la Sanidad Pública

Declaración de Izquierda Anticapitalista

El gobierno del Partido Popular continúa anunciando iniciativas cuyo objetivo es acabar con el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. Si bien en el último año la principal ha sido la intención de Alberto Ruiz Gallardón de restringir el acceso a la interrupción libre del embarazo a niveles que no se han vivido en el Estado español desde la dictadura franquista, recientemente el Ministerio de Sanidad ha presentado las nuevas directrices para el acceso a la reproducción asistida en la Sanidad Pública limitándolo a “parejas heterosexuales con problemas de esterilidad”.
Ante la ambigüedad de la anterior regulación hace años ya que en numerosas Comunidades Autónomas como Catalunya o Madrid el servicio ha estado vetado para las mujeres solas o parejas de lesbianas que deseen concebir un hijo o hija sin la participación de un varón. Sin embargo, el cambio anunciado por Ana Mato homogeneizaría a la baja el acceso a los servicios públicos de reproducción asistida, limitándolo a mujeres en parejas heterosexuales que hayan presentado problemas de esterilidad o, dicho de otro modo, que lleven como mínimo un año entero llevando a cabo el coito vaginal sin contraceptivos). La absurdidad de las nuevas directrices tendría el perverso efecto de obligar a las mujeres que deseen ser madres solas o con otra mujer a practicar el sexo durante un año entero con un hombre para demostrar que son estériles y merecen el acceso al servicio.

El gobierno del Partido Popular, así, embiste con una nueva intentona de limitar los derechos a crear (o no) una familia, no solo en función de la opción sexual de los y las futuras madres, sino también del modelo de convivencia escogido y el nivel socioeconómico. Tras la fundamentación aparentemente científica y neutra de las nuevas directrices presentadas, se esconde de nuevo el proyecto ideológico neoconservador del partido en gobierno, el cual concibe la familia como una unidad exclusivamente formada por parejas heterosexuales, y veta la posibilidad de modelos familiares antagónicos a las preferencias de la Conferencia Episcopal. Ello supone de facto, a su vez, una nueva discriminación en base a recursos económicos, ya que las mujeres que no cumplan los requisitos impuestos en las nuevas directrices se verán obligadas a pagar los aproximadamente 5.000 euros que cuestan los tratamientos en una clínica privada y, en caso de no poder permitírselo, deberán renunciar a su deseo de (y derecho a) ser madres.

Más allá de imponer a diestra y siniestra quién puede tener hijos y quién no, con este nuevo protocolo, así como con otras acciones legales como el recurso de constitucionalidad de la ley de matrimonios del mismo sexo o la ley de salud sexual y reproductiva, el Partido Popular define de nuevo los estrechos límites entre los que la capacidad de las mujeres de elegir sobre su vida, su cuerpo y su futuro se mueve, y delega la elección a jueces, médicos, políticos y burócratas. Si las mujeres no quieren ser madres se las mete en la cárcel y si las que quieren ser madres no cumplen los requisitos de feminidad se las despoja de sus derechos. En definitiva, el derecho al propio cuerpo sigue siendo pisoteado cada día.

No es nuevo para nadie que en tiempos de crisis el cerco sobre los derechos sociales y las libertades de la ciudadanía se cierra, como así demuestran las políticas reaccionarias sobre la autonomía de las mujeres que el gobierno popular y otros gobiernos conservadores en el Estado llevan tiempo preconizando. Es también en estos tiempos donde la resistencia feminista, la autodefensa y las respuestas en la calle se hacen más necesarias que nunca. Ellos continúan aprovechando la crisis para erosionar nuestros derechos y libertades. Nosotras continuaremos plantándoles cara.
 
Defendamos el acceso de todas las mujeres a la reproducción asistida en la Sanidad Pública!

Basta ya de políticas homófobas y machistas! Derecho al propio cuerpo ya!

Grecia: Congreso fundacional de Syriza

Amelie Poinssont (Mediapart) Y Stathis Kouvélakis (Contretemps)


Syriza acaba de celebrar su Congreso fundacional que marca un punto de inflexión en la evolución de esta, hasta a ahora, coalición electoral que acaba de constituirse como partido unificado en un contexto político, externo e interno, preñado de contradicciones. Los artículos de Amelie Poinssot (Mediapart) y Sthatis Kouvélakis (Plataforma de izquierdas" de Syriza) nos permiten acercarnos a lo que ha dado de sí este congreso.

Los múltiples desafíos de la nueva Syriza

Amelie Poinssot (Mediapart)

El 12 de junio de 2012, Syriza se hizo con la segunda plaza en las elecciones legislativas. El 27% de los votos y los 72 escaños obtenidos en la Asamblea General de Grecia, fueron toda una sorpresa en Europa. Con el paso del tiempo, la sorpresa creció más aun: según los institutos de sondeo, la izquierda radical oscila entre el 20 y el 28% de intención de voto, pisándole los talones a Nueva Democracia (partido en el poder). Estos resultados son tanto más sorprendentes en cuanto que, desde su creación en 2004, Syriza no había logrado pasar mas que del 4% al 5% en las elecciones. Si bien una parte de este éxito electoral puede ser interpretada como una forma de rechazo a las políticas de austeridad, lo cierto es que en sólo una década esta formación, a pesar de sus contradicciones internas ligadas a su constitución, ha destacado en el escenario político griego. Syriza está compuesta, originalmente, por una coalición de diversas formaciones de la izquierda y de la extrema izquierda, de ex-comunistas pro-europeos, maoístas, trotskistas y, también, por ecologistas radicales: una constelación que ha sido objeto de diversas críticas por parte de sus detractores.

Sin embargo, estos días Syriza ha sufrido un cambio de imagen: la izquierda radical ha realizado su “congreso fundacional” en la metrópolis ateniense, en el que sus diferentes componentes se han disuelto para fundar una nueva estructura, la “Syriza-EKM” (EKM siglas en griego de “Frente Social Unitario”). Una etapa decisiva en la historia de este joven partido, ya que todos sus componentes han acordado un programa político común, unos nuevos estatutos, una imagen común hacia el exterior más homogénea, más coherente con su electorado y frente a sus adversarios. Durante cuatro días, en el centro de congresos de Palio Phaliro, a poca distancia del Pireo, 3.500 delegados intercambiaron puntos de vista antes de votar la declaración de principios del partido, la elección de un nuevo comité central y la reelección de Alexis Tsipras para la presidencia.

En esta declaración de principios, Syriza se reafirma en sus fundamentos, “un partido fundado sobre el pensamiento marxista y la larga historia del pensamiento emancipatorio, que trata de avanzar teniendo en cuenta todo este importante aporte teórico”, y en sus objetivos: “cambio democrático del sistema político”, “organización de una sociedad basada en la propiedad y la gestión social de los medios de producción”, “acabar con la dominación de las fuerzas neoliberales y anulación de los memorandum de austeridad”. Aquí encontramos las grandes líneas de su programa, a saber, la paralización de la privatización de los servicios públicos, la garantía del acceso a bienes comunes fundamentales como el agua, la educación, la sanidad, … La instauración de una renta básica, y ayudas para toda la gente desempleada del país (actualmente la duración máxima de indemnización por desempleo es de un año para quienes hayan trabajado a jornada completa).

Para financiar todo esto, el partido propone la puesta en marcha de un nuevo sistema fiscal, más justo y eficaz, que afectaría a las fuentes de riqueza hasta ahora protegidas, como las propiedades de la Iglesia, así como relajar la presión presupuestaria que está padeciendo Grecia a través de una renegociación de su deuda con el objetivo de anular una parte y poner en moratoria el resto.. De forma más general, el partido defiende una política de recuperación, basada en el aumento del gasto social y el apoyo a la producción, en particular en el sector agrícola, siguiendo una política de protección del medio ambiente y de desarrollo sostenible.

Entre las y los delegados, la mayor parte vienen de la vieja guardia de la izquierda griega. Pero también encontramos a jóvenes militantes. Syriza contaba con 14.000 miembros antes de las elecciones del año pasado... Hoy cuenta con más del doble: 35.000.

Athina Arvaniti de aquellos que se han unido a Syriza después de las elecciones: “Yo encontré en Syriza al único partido que permitiría cambiar las cosas, dar la vuelta a las políticas de austeridad y batirse por una sociedad más igualitaria, más justa. No es que me reconozca en todas las posiciones del partido, pero es donde encuentro una razón para la lucha y para la esperanza”. Athina Arvaniti ha sido activista durante mucho tiempo en los movimientos sociales. Reside en el municipio portuari de Perama (antiguo buque insignia del sector naval griego hoy en quiebra). ha formado parte de las asambleas de base de su barrio, un colectivo construido a partir de la experiencia del movimiento Indignados hace dos años, y que trabaja en la recogida y distribución de alimentos para ayudar a decenas de familias necesitadas, mientras les animan a luchar contra la política de austeridad.
Muy presente en las manifestaciones, esta madre de familia no había militado jamás en un partido político. Para ella, su adhesión a un partido no es un fin en sí mismo: “Todavía hay mucho trabajo que hacer, hace falta que la gente se apropie del combate de la izquierda, hace falta que la gente comprenda que debe movilizarse y ¡deben hacerlo primero por sí mismos! Para esto, hace falta también que los miembros y cuadros del partido no se limiten a las palabras y estén más presentes en las organizaciones, los movimientos, … Syriza debe participar además en los procesos sociales”.
Si Athina llama a una mayor presencia sobre el terreno, los miembros de Syriza están, en realidad, muy implicados en los colectivos de solidaridad creados en numerosos barrios de la metrópolis ateniense y en otras ciudades del país. Algunos militantes han impulsado estructuras autogestionadas, como los dispensarios de medicinas básicas de Tesalónica: el partido no ha hecho publicidad de esto, pero cada vez hay más gente trabajando sobre el terreno. Por encima de todo, lo que se trata de cambiar es su tejido de simpatizantes: “El voto a Syriza era esencialmente urbano – nos explica el portavoz del partido, Panayotis Skourletis. Ahora, por primera vez en la historia, tenemos miembros del partido en las zonas rurales. Y los núcleos del mismo crecen en las pequeñas ciudades de provincia”. En el sector de Corinto y sus alrededores, por ejemplo, el partido cuenta hoy con siete secciones, frente a una única con la que contaba hace un año. En Arta, en el noroeste del país, hay cinco secciones cuando hace un año solo había una.

Toda esta ola de adhesiones, si bien alegra a los miembros históricos del partido, le plantea, evidentemente, nuevos desfíos: estos nuevos militantes no tienen el mismo pasado político, algunos vienen del Pasok (partido socialista) o del KKE (partido comunista), otros apenas están politizados… Muchas identidades diferentes pueden influir en la línea del partido. Se impune igualmente la pregunta sobre su representatividad: hasta el congreso, cada formación que componía Syriza tenía derecho a veto, lo que excluía del proceso de decisión a todos estos nuevos militantes no miembros de partidos preexistentes a Syriza. Aun más, los dirigentes asumían una doble función: eran al mismo tiempo cuadros en su formación de origen, y cuadros en el seno de las instancias de Syriza.
“Por razones funcionales, pero también por razones democráticas, había que reformar los estatutos, nos explica Natacha Theodorakopoulou, miembro del comité central, reelegida en el congreso. El objetivo es llegar a ser un partido más representativo y mejor organizado. Esto no impide que sigamos siendo una izquierda plural: las diversas tendencias continuarán existiendo en el partido”. Para el politólogo Georges Contogeorgis esta refundación tiene tanto de cambio como de salto hacia adelante: “Si bien las organizaciones componentes de Syriza son oficialmente disueltas, estas van a seguir existiendo en el interior del partido, nos explica este universitario, muy crítico con el sistema político griego. La mentalidad y la orientación de Syriza no va a cambiar fundamentalmente.”
Entre las tendencias encontramos a la “Plataforma de Izquierda” de Panagiotis Lafazanis. En las reuniones preliminares al congreso, en diciembre pasado, remarcó la necesidad de una moción, apoyada por la cuarta parte de los delegados, que se caracterizaba por un programa económico más radical que el que marcaba la línea mayoritaria, y que no excluía, por ejemplo, la salida de la zona euro. En esta ocasión presentó cuatro enmiendas a la declaración de principios del partido; enmiendas que, si bien no han sido apoyadas por la mayoría, sí han dejado su huella, por ejemplo, en el no reconocimiento de la deuda y en la propuesta de una negación absoluta a pagarla: estas propuestas trascendieron más allá de sus propias filas. El domingo, para la elección del comité central, la lista de la “Plataforma de izquierda” obtuvo el 28% de los votos, consiguiendo una representación nada desdeñable en el seno del comité central.

Entre las corrientes minoritarias, las opiniones son, de hecho, más variadas sobre la nueva forma de Syriza, algunas incluso profundamente contrarias: “Esta es una tentativa de control, de centralización en detrimento del pluralismo que nos enriquecía”. Se le reprocha a Alexis Tsipras el haber hecho durante los últimos meses un discurso centrado más en las organizaciones que en las cuestiones políticas, y de querer evitar las cuestiones delicadas, como por ejemplo, la moneda única o de la negación del pago de la deuda: “¿Hasta dónde debe negociar Grecia el pago de la deuda? ¿Hasta alcanzar el escenario chipriota? ¿Hasta que la deuda detenga la financiación? El partido no dice nada”, apunta Lafazanis. Los componentes reticentes a la autodisolución, como el partido de Manolis Glezos, miembro del Parlamento y de la resistencia griega, han experimentado un fuerte crecimiento en los últimos meses.

Alimentado por el miedo de ver a Syriza transformarse en un partido monolítico y por los desacuerdos con la estrategia de Tsipras, las críticas se han multiplicado en las filas del partido, pero también entre sus electores. Tsipras ha ido decepcionando desde que durante este invierno multiplicara sus intervenciones en el extranjero y en diversas instituciones internacionales: mantiene un doble discurso, radical en Grecia, pero muy centrista en el exterior.

Otros, en cambio, defienden el rol que Syriza debe jugar en el extranjero. Es el caso de la diputada Rena Dourou, convencida de que este congreso fundacional es internacional: “Grecia ha sido la cobaya de la austeridad a nivel europeo, hoy debe convertirse en el modelo de una estrategia radical en términos de democracia y justicia social”. Numerosos delegados extranjeros han estado presentes en el Congreso, por ejemplo, procedentes del Front de Gauche francés...

Pero internamente, la cuestión de una estrategia europea parece una cuestión poco importante en el seno de Syriza, incluso cuando estamos cada vez más cerca de las elecciones de 2014. “¡Podemos tener elecciones antes!”, teme Natacha Theodorakopoulou. De hecho, las cuestiones nacionales son múltiples, y hoy también presionan: después del cierre brutal y unilateral de la televisión pública el mes pasado, el gobierno se prepara para votar en el parlamento, a finales de la semana, una ley para aprobar, entre otras cosas, el despido de 4.000 funcionarios y la transferencia de otros 12.500. Así, los sindicatos del sector público y del sector privado han convocado una huelga general para mañana.
El jueves se espera al ministro alemán de finanzas Wolfgang Schäuble, y el viernes se debe votar la ley para la creación de un nuevo medio audiovisual público que bloquea la entrada de los trabajadores de la antigua ERT... Frente a un Gobierno que no cuenta mas que con el apoyo de 155 diputados sobre 300, la izquierda radical debe jugar su rol como primer partido de la oposición, y Alexis Tsipras debe reclamar, ya, la convocatoria de nuevas elecciones.

Pero Syriza no podrá evitar, tarde o temprano, la delicada cuestión de las alianzas políticas: por sí misma, y aun cuando las estimaciones de voto son altas, no obtendría la mayoría necesaria. A la izquierda del Pasok, no hay nada más que el ortodoxo partido comunista – hostil a cualquier acercamiento a la izquierda radical – y Dimar (“Izquierda democrática”), nacida hace tres años de una escisión... de Syriza.

15/07/2013
http://www.mediapart.fr/journal/int...

Traducción VIENTOSUR

9+1 notas sobre Syriza tras su congreso fundacional

Stathis Kouvélakis

1. El congreso de Syriza se ha desarrollado en un contexto de inestabilidad política creciente como consecuencia de la crisis que ha seguido al cierre de la radiotelevisión pública (ERT) por el gobierno de Antonis Samaras y la salida de ese gobierno de una de sus tres componentes (el partido de la Izquierda Democrática -DIMAR). El nuevo gobierno bipartito de la Nueva Democracia y el PASOK ya no puede contar más que con una mayoría parlamentaria muy estrecha (153 votos de 300), como ha mostrado la votación en el Parlamento del 17 de julio sobre el nuevo paquete de recortes presupuestarios en la función pública. Hay más: la amplitud de la reacción popular al cierre de ERT ha marcado el fin de la relativa apatía que reinaba en el frente social desde la votación del precedente Memorándum en noviembre pasado. El bloque en el poder sale indudablemente debilitado de esta prueba de fuerzas. La caída del gobierno actual bajo la presión popular aparece como un objetivo más realista que hace algunos meses. Sin embargo, falta cruelmente una estrategia y una táctica que aborden frontalmente la cuestión.

La posición de Syriza sigue estando desde este punto de vista a un nivel declarativo, marcado por la distancia entre una retórica de conflicto, pero vaga, y la línea concretamente seguida en momentos claves del enfrentamiento social del último período (huelgas abortadas o rotas en el metro, los estibadores y la enseñanza secundaria debido a medidas requisitorias adoptadas por el gobierno). En cada una de estas ocasiones, la dirección de Syriza ha dado pruebas de una gran prudencia, evitando todo objetivo de desarrollo de la protesta y culminando con la retirada del apoyo a la huelga de los enseñantes que sin embargo estaba aprobada por más del 90% en Asambleas excepcionalmente masivas.

2. Al anunciar el congreso del partido en mayo, la dirección buscaba un único objetivo: hacer de la constitución de Syriza como partido unificado la ocasión para “tomar las riendas”, con el objetivo de marginar a la oposición interna y estabilizar una forma partidaria en ruptura con aspectos decisivos de la cultura política y organizativa de la izquierda radical. Por decirlo de otra forma, el objetivo era llegar muy rápidamente a una “forma partido” tallada a medida para anclar en las realidad organizativa una línea de “recentramiento” que la dirección prosigue encarnizadamente desde el otoño de 2012 -línea que se ha traducido en la confusión creciente de las posiciones de Syriza ( y de su percepción por los sectores sociales que le conceden su confianza) sobre las cuestiones clave (anulación de los Memorándum, deuda, salida del euro, rechazo a las privatizaciones) /1.
Para hacerlo, la dirección del partido ha impuesto un congreso a marchas forzadas (con un plazo de menos de un mes entre la publicación de los textos preparatorios y la votación en las secciones) y una agenda enteramente volcada hacia cuestiones internas, lejos de las preocupaciones estratégicas y de los imperativos de elaboración programática que una coyuntura tan volátil como ésta exigen.
Esta agenda “introvertida” se ha estructurado alrededor de tres puntos claves:

- la llamada cuestión de las “componentes”, con un ultimátum de dos o tres meses máximo para su disolución en el marco del proceso de “unificación” de Syriza /2.

- un derecho de tendencia vaciado de contenido, con la supresión de las llamadas “listas separadas”, forma desviada de designar la representación proporcional de las minorías en las instancias.

- la modalidad de elección del presidente del partido, por el congreso y no por las instancias de dirección (el comité central).

3.- Esta agenda interna solo tiene sentido a condición de ser situada en el contexto más amplio de la percepción de Syriza por los representantes del bloque en el poder y de la evolución interna que conoce este partido desde hace un año.

Para los medios y las fuerzas políticas sistémicas, las “componentes” y las “tendencias” de Syriza, su famosa “cacofonía”, son la forma codificada de designar el radicalismo de Syriza, que esas “tendencias” encarnan frente a una dirección (encarnada por Tsipras) que representa el “realismo” y la línea del recentramiento. La dirección, y más en particular Tsipras, está por tanto sometida a una presión constante proveniente del sistema para que “haga limpieza” en el partido y afirme su autoridad (“Tsipras, corta cabezas” es una de las exigencias preferidas de los comentaristas mediáticos autorizados...) librándose de las voces discordantes. Son blanco particular las voces que le critican por su izquierda y que son presentadas como otros tantos obstáculos a la “imagen” de Syriza como “partido responsable de gobierno”.

En el seno mismo de Syriza, los extraordinarios éxitos electorales de la primavera de 2012 se han traducido en una dinámica contradictoria. De un lado, una ola significativa de afiliación (el número de afiliados se ha duplicado más o menos en algunos meses y ha alcanzado actualmente los 35.000), así como éxitos en ciertos sectores, más en particular en el movimiento sindical, punto débil tradicional de Syriza -éxitos relativos sin embargo en la medida en que la influencia sindical sigue siendo significativamente inferior a la del PC griego (KKE), que solo ha conseguido menos del 5% de los votos -alrededor la sexta parte que Syriza. Pero esta ola tiene también otro aspecto, bastante más ambiguo. En una sociedad traumatizada por la depresión económica y formada por decenios de “partitocracia” (el “sistema” forjado por Nueva Democracia y el PASOK que se han alternado en el poder desde la caída de los coroneles en 1974), la adhesión a un partido que aparece como a las puertas del poder puede también tener la significación de la reconstitución de una relación clientelista, a la que se añade una relación de obediencia al líder carismático. Si este fenómeno está aún lejos de ser mayoritario, no deja de alterar de forma ya significativa la composición del partido y alimenta de forma esencial la proliferación de “afiliados pasivos”, que no se manifiestan más que el día de las votaciones para el congreso y cuyos lazos con la organización se basan principalmente en las relaciones personales que mantienen con uno o varios cuadros locales.

4. Este fenómeno, en parte espontáneo y perfectamente previsible para quien esté al tanto de las realidades griegas, ha sido sin embargo claramente impulsado, en nombre de la necesaria “ampliación”, por la dirección del partido a partir del otoño de 2012. Las decisiones tomadas a partir de ese momento -ausencia de toda verdadera estrategia de intervención militante y de construcción del partido, decisión de congreso o de conferencias nacionales organizadas a toda prisa, con un número de delegados enorme, semejante al de las instancias nacionales o federales, constitución de poderosas redes de tipo personal alrededor de ciertos cuadros dirigentes (en general también parlamentarios) -conducen inevitablemente a un partido de tipo “recogelo todo”, un catch-all party como dicen los politólogos que siguen a Kirchheimer. En otros términos, un partido electoralista, de vida interna atrofiada, principalmente soldado alrededor de su líder y de un discurso que viene de arriba, principalmente dirigido -vía los medios- a una “audiencia nacional”, pero siempre modulado de forma que guste a los diversos “públicos” (más “radical” y “lírico” cuando se dirige a la militancia, más “sobrio” y “pragmático” cuando se trata de reunirse con Schaüble o el FMI).
5. Los aspectos más problemáticos del congreso fundador de este “nuevo Syriza”, partido ya unificado, derivan de estas tendencias profundas, que conducen a su mutación en “partido de gobierno” de tipo gestionario: un número de votantes desproporcionado en relación al de los participantes en las discusiones internas, un cuerpo ingestionable de 3.500 delegados, ausencia de discusión estructurada en las dos primeras jornadas (en las que los delegados podían tomar la palabra), ausencia de informe de actividad de las instancias salientes, discurso de apertura de Tsipras adaptado a las exigencias de un mitin electoral y no a las de la instancia deliberativa del partido.
A esto se ha venido a añadir el clima particularmente agresivo respecto a la oposición interna (reagrupada en la Plataforma de Izquierdas /3) que culminó la noche de la última sesión del congreso, en las votaciones sobre la representación sobre los tres puntos que afectaban al funcionamiento interno sobre los que se había focalizado la discusión (disolución de las componentes, representación de las tendencias y modo de elección del presidente del partido). Hubo escenas chocantes para un congreso de la izquierda radical (representantes de la Plataforma de Izquierdas abucheados, “peinetas”, insultos, con Tsipras aplaudido cada vez que subía a la tribuna antes incluso del comienzo de sus intervenciones), que llevaron a la salida de la sala de los delegados de la Plataforma de Izquierdas y de un número significativo de delegados de la mayoría.

6. ¿Cuál es el balance del congreso? Desde el punto de vista del contenido programático y de la elaboración estratégica, muy escaso, incluso inexistente. Los documentos adoptados se limitan a repetir, a menudo al pie de la letra, las formulaciones adoptadas (ahí también de forma más bien expeditiva) en la conferencia nacional del pasado noviembre. De todas formas, esos textos de compromiso, trufados de formulaciones alambicadas y ambiguas, no han sido verdaderamente difundidos o apoyados públicamente por la fracción mayoritaria de la dirección, que se ha apresurado a proporcionar “interpretaciones” de acuerdo con la línea del “recentramiento” y del “realismo”.
Así, en diciembre pasado, apenas algunos días después de la conferencia nacional que había confirmado la posición de Syriza en cuanto a la anulación inmediata de los Memorándum por votación parlamentaria en caso de victoria electoral, los responsables de la cuestiones económicas, y principales figuras de la dirección después de Tsipras, se descolgaron con declaraciones en los medios para precisar que Syriza “no actuaría de forma unilateral”, evitando sistemáticamente utilizar los términos de “anulación” o de “derogación”, reemplazados por referencias tranquilizadoras a la “negociación” con “nuestros socios europeos”. El propio Tsipras ha multiplicado las declaraciones “conciliadoras” de este tipo, en particular en sus desplazamientos al extranjero, más en particular a Alemania, donde se reunió con Schaüble, y a los Estados Unidos, donde se entrevistó con representantes del Departamento de Estado y del FMI.

7. La Plataforma de Izquierdas ha intentado dar un contenido político a un debate programático casi inexistente y ha presentado cuatro enmiendas que afectaban a los puntos estratégicos más sensibles: deuda (puesta en cuestión de la legitimidad de la deuda como tal, denuncia de los acuerdos existentes y recurso si fuera necesario al cese del pago para obtener su anulación); eventualidad de salida de la zona euro (opción válida que se trata de preparar seriamente si, o más bien cuando, un gobierno Syriza se encuentre, como el de Chipre, confrontado al chantaje de la UE y del BCE); nacionalización del sector bancario en su totalidad, compromiso claro de anular el conjunto de las privatizaciones en curso y renacionalización bajo control popular de sectores estratégicos de la economía (telecomunicaciones, energía, infraestructuras viarias y aeroportuarias); estrategia de alianzas reafirmando la línea de un gobierno de izquierdas antiausteridad, con exclusión de apertura al “centro” o a las fuerzas de la derecha soberanista. El conjunto de estas enmiendas ha sido rechazado, pero ha recogido entre un tercio y un 40% de los votos, siendo las enmiendas sobre la deuda y el euro las que han recibido el apoyo más amplio. En este sentido, se puede decir que, sobre la cuestión de la línea política, la dirección ha podido imponer su punto de vista.

8. Sin embargo, respecto a los objetivos que se había fijado, este congreso representa un serio revés. La agenda en tres puntos evocada anteriormente y focalizada en la “puesta en orden” del interior del partido, ha salido malparada en este momento fundador del “nuevo Syriza”.
Sobre la cuestión de la disolución de las componentes, y del ultimátum que les estaba dirigido, la dirección ha tenido que resignarse a un compromiso (la formulación adoptada habla de “disolución en un plazo razonable y tras un acuerdo”) como consecuencia de la actitud extremadamente firme de Manolis Glezos. Figura emblemática de la Resistencia, que goza de un prestigio inmenso y de una estatura de héroe nacional, Glezos no se ha contentado con defender el derecho de las componentes a preservar su autonomía. Ha atacado a Tsipras de forma directa y personal, rechazado con fuerza el modelo de un partido “presidencialista”, minando así la autoridad moral y simbólica de la dirección y de su líder.

Sobre la cuestión de la representación de las minorías, la mayoría puso todo su peso en la balanza, ejerciendo lo que puede ser calificado de un golpe de fuerza, llevado a cabo por Tsipras en persona: tras haber propuesto un sistema que concedía, mediante un subterfugio “técnico”, una ventaja automática a la lista mayoritaria, el bloque mayoritario impuso a las tendencias (minoritarias) que querrían presentarse como tales la obligación de constituir listas separadas, figurando en papeletas diferentes.

Fue suprimida la posibilidad existente hasta ahora de elegir, en una misma papeleta, una lista y luego añadir, con ciertos límites, candidatos presentados en las diferentes listas. En cuanto a la lista mayoritaria, no se presentó como una lista de tendencia, o de un acuerdo entre tendencias (lo que sin embargo es), sino como la “lista unificada”, simple adición de candidaturas individuales representando a la “diversidad del partido” como tal. Se trataba de forma evidente de hacer aparecer a las minorías como un “cuerpo extranjero”, simplemente tolerado, y dar a la lista mayoritaria un estatuto simbólico de detentador único de la legitimidad partidaria.

La operación, sin embargo, se volvió contra sus inspiradores. En lugar de debilitarse, la Plataforma de Izquierdas se reforzaron sensiblemente (ver más adelante) y, ayudada por la presencia de pequeñas listas “independientes”, hicieron que la lista mayoritaria quedara en el 67,5%, es decir, siete puntos menos que en la conferencia nacional de diciembre pasado.

En fin, sobre la cuestión de la elección del presidente por el congreso, la dirección ha salido ganando, pero al precio de adoptar en los estatutos una disposición “flexible” que autoriza a cada congreso a decidir libremente sobre el modo de elección del presidente. Sin sorpresas, este congreso se ha pronunciado a continuación a favor de la elección directa del presidente. Pero en la votación mediante escrutinio secreto, Tsipras ha realizado lo que puede ser considerado como lo contrario de un éxito, totalizando el 72% de los votos (74% de las papeletas válidas, expresando los votos nulos en su casi totalidad diversas formas de rechazo del procedimiento y/o de la persona de Tsipras).
9. Sin embargo, se puede considerar que la principal contrariedad de la dirección se encuentra en el refuerzo de la Plataforma de Izquierdas, que ha franqueado el umbral simbólico del 30%, es decir un progreso de cerca de 5 puntos en relación a la conferencia nacional de noviembre pasado (30,16% vs 25,6%), y esto en un marco altamente conflictivo, enteramente preparado con el objetivo de obtener su marginación. No hay duda alguna de que el clima de intimidación ha suscitado una fuerte resistencia entre una parte de los delegados, más allá de las filas de quienes habían apoyado de entrada las posiciones de la Plataforma.

El resultado ha causado un verdadero choque en el seno de la dirección, que ha evitado cualquier comentario oficial (sus representantes se han vuelto invisibles desde el anuncio de los primeros resultados). La prensa y los medios muestran un nerviosismo manifiesto en las filas mayoritarias, si bien, de una forma general, intentan tratar bien a Tsipras. Los interrogantes se vuelven cada vez más apremiantes en cuanto a la línea que seguirá en el período que se abre, búsqueda de compromisos o continuidad del enfrentamiento interno, a riesgo esta vez de provocar una crisis interna prolongada.
Por su parte, la Plataforma de Izquierdas ha hecho público por primera vez un comunicado diferenciado precisando que su esfuerzo por obtener la “radicalización y el anclaje en la izquierda de Syriza y por la unidad del conjunto de la izquierda radical proseguía en mejores condiciones”. Signo de que su éxito es comprendido como un impulso para desplegar su intervención de forma aún más visible en el seno del partido e incluso más allá.

9+1. En conclusión, se puede decir que este congreso fundacional ha creado, sin duda, más problemas de los que ha resuelto o ha intentado resolver. Constituido ya en partido unificado, dotado de estatutos, de documentos de carácter programático y de una dirección elegida, Syriza continua apareciendo, sin embargo, como un partido profundamente dividido sobre cuestiones estratégicas fundamentales, que están en el centro del debate nacional y europeo. Es evidente que la confrontación entre los partidarios de un planteamiento “realista”, preocupados por acceder al poder “en frío”, de no romper con el marco europeo y de tener buenas relaciones con los sectores estratégicos de las fuerzas dominantes, y los que plantean el enfrentamiento abierto y la ruptura con el marco actual de la UE, afecta al corazón de las cuestiones que se plantean hoy a la izquierda radical del Viejo Continente. La aportación esencial de Syriza, y de la dinámica que ha sabido crear en la primavera pasada, es haber sabido plantear en el seno de la izquierda radical la cuestión de una alternativa de poder en términos concretos. Queda por saber si lograr este objetivo se hará a costa de la radicalidad o si se sumará a la larga lista de experiencias de la izquierda de gobierno que se ha atascado rápidamente en las arenas de la gestión del sistema. Sin duda, el congreso de Syriza habrá sido útil en que al menos habrá permitido formular los términos del problema de una forma más clara y más fácilmente perceptible por las fuerzas sociales y políticas comprometidas con un proyecto emancipador.

18/07/2013

http://www.contretemps.eu/intervent...

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Notas

1/ Sobre la evolución de Syriza es interesante el artículo de Baptiste Derickebourg, “Tomar el poder sin perder su alma” en la entrega de junio pasado de Le Monde Diplomatique así como el texto de Philippe Merlière, “Alexis Tsipras entre radicalisme et réalisme” en http://blogs.mediapart.fr/blog/phil...

2/ Desde 2004, fecha de su creación, hasta la conferencia nacional del pasado noviembre, Syriza existía como alianza entre una docena de componentes distintas, que cubrían la casi totalidad del espectro de la izquierda radical. La más importante de sus componentes era Synaspismos, el partido de Alexis Tsipras, él mismo constituido de corrientes distintas, que iban de la social democracia moderada (la actual Izquierda Democrática salió de ahí, pero una parte significativa de esa corriente ha permanecido en Synaspismos) al neocomunismo de Corriente de Izquierdas (ver nota 3).

3/ La Plataforma de Izquierdas se constituyó bajo su forma actual en la conferencia nacional de noviembre de 2012 por la convergencia de dos principales componentes, que cuentan con más de un decenio de existencia bajo diferentes configuraciones: 1) la Corriente de Izquierdas de Synaspismos, esencialmente formada de militantes que abandonaron el PC griego (KKE) en la escisión de 1991. Controla la mayor parte de las secciones de empresa, el sector sindical, y conserva una fuerte presencia en ciertas secciones y federaciones regionales, esencialmente en el norte de Grecia. 2) las tres componentes de origen trotskysta de Syriza (Kokkino, DEA y APO), ya reagrupadas bajo el paraguas de Rprojetc/Red Roja. En el congreso se han sumado a la Plataforma una componente salida del PASOK, DIKKI, así como una organización de cuadros sindicales que abandonó el KKE en 1995 (KEDA). Alrededor de una docena de parlamentarios de Syriza de un total de 70 se reconocen en la Plataforma, entre ellos uno de los portavoces del grupo parlamentario, Panayiotis Lafazanis, antiguo dirigente del KKE y diputado desde hace mucho de la emblemática segunda circunscripción de El Pireo, la más obrera del país, de la que es igualmente su figura pública más conocida.

18/07/2013

Stathis Kouvélakis es profesor de Filosofía Política y miembro del Comité Central de Syriza