The Trotsky.


Es una película canadiense del 2009 que dura 120 minutos.
Por Antonio Fernández Munárriz.
Su director es Jacob Tierney. Es un actor, director y guionista canadiense de cine y televisión. Jay Baruchel es el actor canadiense protagonista de la cinta.

En el recuerdo: León Trotsky y Woody Allen.

El mimetismo del personaje de la película con el personaje histórico nos recuerda al falso documental de Woody Allen, “Zelig” (1983). Un hombre es conocido popularmente por adaptar su apariencia: El camaleón humano.
El joven protagonista de la película adquiere el físico, los gestos, la manera de hablar, vestir y comportarse del revolucionario ruso, León Trotsky.
El personaje real se enfrentó a Stalin, tuvo que exiliarse en México y terminó asesinado por encargo del líder ruso en 1940.
Las ideas de León Trotsky siguen siendo un referente en la izquierda de muchos países y fue importante su impronta en sindicatos de los EE.UU y Canadá.
El argumento.

El argumento va más allá de una comedia sobre adolescentes. Es una denuncia sobre la falta de valores y el hedonismo en la juventud actual.
Un estudiante comparte el mismo nombre que el personaje histórico y adapta su personalidad a la de él. En clave de comedia nos adentramos en sus difíciles relaciones de familia y con sus profesores debido a esta situación. A raíz de este hecho, que puede parecer un trastorno psicológico, nos adentramos en una sociedad consumista con un sistema económico depredador, duramente competitivo y que divide a la sociedad entre ricos y pobres. Un sistema injusto y nada igualitario que genera pocas oportunidades para la mayoría dejando a muchos en la cuneta. Situaciones cómicas que sirven también como denuncia.
Portada del DVD.

 Frente al carácter revolucionario y agitador del joven Trotsky; se encuentra a unos compañeros de instituto apáticos, con nulo compromiso social y que buscan el placer y la diversión ante todo. Un retrato del hedonismo en la sociedad canadiense, y más concretamente en la ciudad de Montreal donde está ambientada esta película.

La cinta se adelantó al Movimiento 15-M  y merece una reflexión desde esa mirada. Pertenece al cine independiente, que no solo busca entretener.





Trailer de la película: