¿Quién me desvela este misterio?




Seguro que alguno de vosotros se ha topado alguna vez con este individuo que se jacta de vencer la gravedad terrestre en las plazas públicas y otros espacios de concurrencia, para pasmo de los asistentes. Lo fotografié en Lisboa, después de escudriñar debajo de sus pies en busca del truco y así poder contar que lo había pillado en un desliz. No hubo forma. Se me antoja que es una metáfora de la virtualidad en que vivimos en esta época, siempre a medio camino entre la levitación seudomística y el aterrizaje forzoso en el suelo. Si alguien conoce el artilugio que esconde el misterio, ruego encarecidamente lo comunique a quienes, como yo, intentamos levitar todos los días y solo logramos sumar magulladuras.