El Gran Sillón de la RAE en disputa

La Real Academia España estará en breve descabezada y anda por ello en estos días deshojando la margarita de quién sustituirá a Víctor García de la Concha, el director saliente. Tres sillones pujan por el Gran Sillón: D (Darío Villanueva), h (José M. Blecua) y k (José A. Pascual). No sé qué votarán los ilustres académicos en la segunda votación que tendrá lugar la semana que viene (ayer ninguno alcanzó la mayoría absoluta), pero sospecho que Villanueva juega con ventaja: su letra tiene mayor dominio en la región de las letras españolas que la minusválida h y que la esporádica k. Añádase a ello que su sillón es mayúsculo y los otros dos son minúsculos. Y obsérvese además lo siguiente en la figura de las susodichas letras: las tres orientan sus relieves hacia la derecha, pero, mientras que la D presenta una turgencia, a modo de barriga, harto poderosa, indicio de un claro estado de bienestar, y se mantiene estable sin necesidad de muletas, la h y la k no sólo son cuerpos raquíticos, sino que además precisan de un miembro para apoyarse y tenerse en pie. Por todo ello, parece claro que Villanueva reúne más condiciones para ganar. Aunque, tratándose de la RAE, nunca se sabe.

(Emblema de la corporación de 1868)